dissabte, 31 de gener de 2015

Piedrecitas, corazones...

Me encantan los pequeños ríos,
que pasean raudos sus aguas cristalinas,
que dejan ver sus piedrecitas multicolor,
de diferentes formas, cantos rodados…
Son como trocitos de corazón,
que los malos hados de los arroyos vecinos
destrozaron por entre los despropósitos,
y que un duende bueno ha recogido
y los ha dejado a purificar…
A mi me encanta mirarlas,
y alguna casi recuperó su forma,
y blanquea su color y se le acerca,
con ternura, otro corazón recuperado…
¿Habrá boda de corazones recuperados?

En ti, por ti, tú

En ti se complació la primavera
y te hizo secuencia de ensueños,
de brote a explosión, resplandor,
luz propia en planeta jardín…
Por ti se paralizan los tiempos
y se alargan los amaneceres,
que flirtean pendencieros con la luna.
Tú eres la cúspide del deseo,
donde habitan las musas y las sirenas
que transmiten la inspiración a los poetas.
La belleza te eligió de templo
y el arte se quedó sin alas porque…
en ti se complació la primavera,
y te hizo secuencia de ensueños,
de brote de explosión, resplandor…

Buen humor

Me levanto temprano de un buen sueño,
de un buen dormir y un gran despertar.
En el baño, cual Narciso maduro,
me enamoro de mi barba blanca…
me da un aspecto de docto científico,
de poeta resabiado, lúcido y amusado,
de sabio reposado y creíble.
Uno piensa que una cierta edad…
ya la tiene, de despistes va bien servido,
de pose no me costaría mucho…
así que, señores, soy un hombre luz.
Bien… no me cuela no como broma,
pero quién me iba a decir a mi
que me vería, con años, con barba,
larga y blanca, y con intentos de humor…

Allá por donde...

A veces pienso en enmudecer los silencios
y nunca poner nombre a los senderos,
y perderme por entre los troncos caídos
que el viento les hizo polvo la rodilla…
aquel pasillo estrecho que huele a moho
y que a veces no tiene salida transitable…
Entonces uno se para en reflexiones
y se siente en su hábitat soñado,
pero no sé si soy una liana libre
o el hilo de agua que sale de un repliegue,
no sé si soy una ardilla voladora
o un matorral con falta de buen sol…
El caso es que estoy bien, encantado,
allá por donde el hombre aún no dejó huella…

divendres, 30 de gener de 2015

Coneixement de Catalunya

Qui més en sabia d’aquestes coses era el meu company Francesc Llobet, al cel sigui. Ell em parlava del “Joanet de Prades”, un ventet gelat; de “fer cagar el Tió, una tradició que no fem al Delta; de la clotxa o el xató o el menjablanc de Reus, per anomenar algun menjar típic, sense oblidar les calçotades de Valls, evidentment. Em sembla veure’l parlant-me de la setmana del barbuts o de l’ou com balla, a la Catedral de Tarragona. Jo també li parlava d’allò propi i típic del Delta de l’Ebre i li agradava molt quan li parlava d’un bon suquet de granota o d’anguila o d’angules, i li va encantar de conèixer el “col, arròs i fesols” que feia l’àvia o les nostres “paracotes” amb figa i els “xapadillos”. Entranyable Francesc Llobet, gran amic, gran persona. Descansa en pau!

Me conformo

Como decía nuestro amigo Bécquer,
mientras haya esperanzas y recuerdos
habrá poesía, mujer hermosa a parte.
Y, pensando en todo esto...
acudo a los buenos recuerdos del pasado,
con los titubeos del amor y los deseos
lo infranqueable y lo derrumbado…
Acudo por lo edificado y por la dicha,
que me lleva al hoy y a la esperanza
y, a esta verde y encantadora señora,
le pido que los gozos futuros que quedan
sorteen las sombras… y si no, pues,
me conformo con querer, y con un vino,
un verso, una flor… una Teresa, claro…

El caso es que estás

Eres bella como un azul flameado
por reflejos de sol y baños de misericordia.
Hermosa como los pétalos en plenitud,
como una aparición inesperada de la verdad.
Delicia de mi sueño favorito, luz,
que siempre me llegas, sin precio.
Divina como aquellas gotas mágicas
que en los conjuros encienden los fuegos.
Sonrisa que alumbra el día y la noche
y no importa donde esté el amanecer,
y pasa del ocaso y de las lluvias de ocasión.
Presencia donde los ayeres son hoy y mañana,
qué más da… el caso es que estás…
bella, hermosa, delicia, divina,
sonrisa, presencia…

Nieve en el puerto

Cae la tarde y la nieve...
resiste a la noche del puerto,
una alarma de gaviotas en vuelo
rompe los silencios blancos,
la calma, sin frío, brilla…
Las barcas descansan atracadas
en amarre discreto al muelle,
y a merced de un vaivén de brisa,
y un rociado de harinas blancas.
Una presencia entre los nadies nocturnos,
las farolas son abrazos de luz
a pocos nadies de lo oscuro.
Cae la tarde y la nieve también,
y la blancura resiste la noche… del puerto.

Ruidos

Y me contaron de los truenos y estruendos.
precediendo raudos relámpagos amarillos.
La voz del eco en el abismo inmenso
era un ruidoso crujido de lamentos.
Un grito alado de flamencos en vuelo,
cual paso de aviones taladrando ambiente.
Una inspiración, un soplo, una musa,
y, de repente, sin vuelo, sin noche, sin sueño.
Una plaza sin niños, una calle vacía,
la vida, un ruido de barco, olas…
Después de la lluvia… el viento ladeado,
y algunos idos se van del todo, se van…
Los ruidos nunca son música,
la tempestad ronca, ruge, brama, rueda…

dijous, 29 de gener de 2015

Desvaríos

El mirlo no suele ser blanco,
ni la cigarra poeta de cantos.
El reloj no es una ruleta loca,
ni la noche un cúmulo de desolaciones.
Las olas no se escapan del mar,
el mar las mece a ritmos distintos.
A ti, poeta, que sales del suspiro de la alondra
te cuento mis desvaríos puntuales…
Mi acoso al jardinero que corta las rosas
sin darse cuenta de que, en cada “cumple”,
se endulzan los aromas y la belleza,
coge nobleza y señorío y trono…
Vuelve gaviota al puerto que el viento se va,
los barcos te esperan, los lujos no tanto…

Las pequeñas grandes cosas de la vida

Hallo la felicidad en las pequeñas cosas de la vida…
Paseo urbano por la parte donde empezó la ciudad,
por los senderos indefinidos por donde perderse…
Una tapa, un vino y unos amigos,
una soledad, un silencio, una multitud…
Alguna comida de mi abuela, original,
de mi madre única, de mi suegra, especial,
de mi mujer, un poco de lo mejor de cada una…
Escribir en una libreta con un Fine 0’5,
un diario y algún poema cotidiano,
donde las idas y venidas de la vida
me llevan a través de los tiempos
por los espacios que transité y amé…
Pues sí, por las pequeñas grandes cosas de la vida…

Nunca es tarde

Me encandiló por entre los agravios de la insensatez…
sus ojos de gata tempranera sacudían sinrazón,
con un desparpajo que incluso parecía inteligente…
Me recordó a mis épocas de tontez profunda,
donde mi supuesta capacidad muy superior
estaba por encima de los bienes y males circundantes.
Pobre pobreza, miseria, la del que no quiere ver
y se monta una realidad a medida de su estupidez,
y siempre hay una claca que aplaude, comprada,
un espejo que miente y te engaña del todo…
Siempre hay una mañana con ducha,
que te luce y repara, te despierta y te acoge,
siempre hay un después para el orden y el sentido.
Nunca es tarde para un nuevo amanecer…

Ganó el Barça

Con un árbitro malísimo, miope diría, y unos ayudantes testimoniales, sin función, y el campo como para que la pelota dé saltos de conejo, y el ambiente… curtido en mil batallas de impotencia. El Barça ganó en el Calderón, bien, con justicia, al contraataque y poniendo los… digo las agallas a nivel de un Atlético que siempre juega al límite de la legalidad y que, en la segunda parte, la traspasó con creces. Posiblemente me tenga que tragar alguna cosa que dije sobre Luis Enrique... lo haré con placer si el Barça vuelve a funcionar como ahora. El primer gol del Barça, una “delicatessen” de los tres tenores: Messi hace un nudo a Turan y la cede a Suárez, que la pasa entre dos defensas a Neymar y éste define como lo que es… todo un crack. Felicidades a todos los culés y mi respeto al perdedor…

dimecres, 28 de gener de 2015

De vaqueros y vacas

Una calle del Oeste con viento y polvo,
restos de un matorral, arrastrados,
papeles, melenas al viento, risas.
El Salón preside, ofrece, tienta,
salen humos, chicas alegres, vaqueros.
La música, de gran ritmo, invita…
Suena a descanso del trabajo duro,
a feria, a visita obligada, tentación.
Es como la prueba de los puños,
y, a veces, del fuego y las pistolas,
el más fuerte, el más rápido…
Mientras, fuera, cerca, entregado,
un predicador suaviza y hermana…
y, allá a lo lejos, las vacas pacen tranquilas.

La mejor belleza

El arbolito, de tronco ya considerable,
lo han dejado como un cucurucho,
esfera casi perfecta de hojas verdes…
Me acerco y veo cortadas sus ramas,
podado para darle esta forma redonda.
No digo que no quede bonito, original,
pero no puedo abstraerme
del seguro sufrimiento del árbol,
que en su estado natural,
tendría su propia belleza…
Diciendo esto, pienso en mi prima,
cuando con veinte años, preciosa ella,
la vi que se pintaba la cara
y no sabía qué ponerse encima…
Le dije que fuera desnuda,
mejor belleza… ¡imposible!

Vieja y bella calle

La calle es larga, estrecha, interminable,
Parece el habitáculo ideal, propicio,
por donde circulan los silencios con misterio.
Por allí solemos pasar más de algunos,
de esos que no vamos a ninguna parte
y nos paramos a contemplar cualquier esencia
que nos ofrece la calle vieja y las casas a juego.
Hoy, de una puerta cercana, se oye la vida…
un niño lloriquea, la joven madre le canta,
y, al acercarme, huele a caldo de gallina y apio,
también me suena a calor de hogar y familia,
con la colaboración de algún abuelo en la reserva,
y el marido en la barca con los inciertos y peligros,
pero es la que da el pan… y la leche.
La calle tiene gancho, es auténtica, tiene ángel…

Quizá no sepa

Amo el ruido de la fuente, como lluvia...
de gotas cumplidas, profundas al caer.
Es un placer ver el roce de las hojas
que el viento convierte en ceceo ambiental.
Me encanta el juego de unas ranas,
columpiándose en los nenúfares amplios.
Da gusto contemplar, en paz y soledad,
los mil ruidos con que despierta el bosque.
Me obsesionan los amaneceres primerizos,
porque aún no los alcanzó el maquillaje
y alargan la naturalidad, en lo posible…
Tengo hora y espacio con las musas,
vienen del mar y las montañas verdes
y alguna vez llego a la hora, me encuentran,
y gozo de sus soplos, aunque tal vez...
no sepa plasmarlos.

dimarts, 27 de gener de 2015

Amor, aroma...

En la distracción, en la vida, en el placer, en el honor y la gloria, entre el cocinar, y en el cocinar… el amor de los amores. Uno, jubilado y tal, de buen ver, mejor estar y conducir consentido, ha hecho un postre fácil y amoroso… He rallado unas manzanas y le he puesto unas mieles encima y unos gajos de naranja, cual rosa o margarita… y he hecho un plato flor, un postre de dulce natural. Y, en el llegar de la abeja reina, le comenté aquello tan manido… las rosa con las rosas, amor, aroma…

Olor a Xarxa y Delta

Impasible, con gorro y guantes…
me he ido entre los vientos,
cerca de las aguas azules del puerto.
Los amarres del Azzam no tienen gaviotas,
tampoco toman el sol, ausente hoy.
He subido a la Rambla,
he vuelto por la estación hasta La Xarxa.
Unos boquerones llevaban...
un vino incorporado, no tocaba.
Por eso la vida es bella y las normas...
tienen el encanto del incumplimiento ocasional.
Además, hoy en La Xarxa se habla del Delta…
harina de arroz, siluros, anguilas y angulas…
Hoy La Xarxa huele a mar…y a Delta del Ebro.

Apareciste tú

Como un torrente en furia,
empujado por el desagüe de las nubes
y a favor de un desnivel de precipicio…
Así apareciste en mi vida loca,
y con la furia… la cordura.
Unos ojos así no agreden,
sólo impactan las entrañas que alumbran,
como el trueno que precede a la luz.
No fue un ataque agresivo programado,
tampoco una pesca en la pecera,
fue una aparición sublime, oportuna,
en el momento justo,
aquel en el que a los antílopes
se les acaba el campo…
y les llueve un menú de amapolas.

Cerca del río

Allá, cerca del río amplio y caudaloso,
donde los anfibios señorean entre cañas
y alguna culebra de agua toma el sol…
Allá, a orillas de mi casi azul grandote,
me fui a soñar un día los futuros…
y contemplé el entorno plano y limpio,
hasta un invisible horizonte sin obstáculos…
Una base de aguas y verdes y azules,
un silencio de pájaros en vuelo…
Es la paz, aquí habita la razón,
aquí está la luz que te muestra el camino,
y uno no se va, nunca se va, de aquí...
Aquí están los futuros y tú...
aquí, contigo, a orillas del río Ebro.

dilluns, 26 de gener de 2015

El tiempo te desnuda

El tiempo pasa... cual cóndor acelerado,
y el ayer ya es un mañana sin momentos.
La ilusión y la realidad van deprisa,
y en nada son recuerdos, son olvido…
El hoy te vuela, osado, intrépido,
y el futuro es un escape de la esencia eterna.
El tiempo pasa y se lleva lo posible,
lo que pudo ser y soñaste… alguna vez.
Sí, sí… pasa y te lleva a ritmo de destinos,
y en su cesta globo va tirando miserias,
plenitudes, espasmos, creencias, lamentos,
suspiros, voluntades, latidos, gemidos…
El tiempo pasa... cual cóndor acelerado,
y al final te desnuda ante el mundo…

Un nosotros

No sólo los idos hablan solos,
también los cuerdos lo hacen,
y buscan en la noche y en el diálogo
una interpretación de los deseos,
una luz en los misterios y las dudas…
Y si le digo esto…, y si le cuento…
que la veo en cada estrella,
que siempre reluce y me impacta...
Y si le cuento que me cuente
y nos contamos los sueños…
Y si vuelvo de los idos nocturnos
y hacemos un dúo del solo,
y un uno del dúo, un tú del yo,
un yo del tú… un nosotros…

Con el coraje a punto

Alguna vez necesité un aclarado
y, curiosamente, me fui a un sitio concurrido,
nadie me conocía, parecían no estar,
y me confundí… no entre ellos,
sino por el mundo de las alternativas…
Elegí a la única y hablé contigo,
y entre el ruido de bullicios varios,
conversé, hablamos, estuve seguro,
me gusté, todo estaba preparado, a punto,
como en un guión de película creíble…
Tu contestabas lo previsto, fingiendo…
una supuesta sorpresa que tus ojos
la filtraron como producto de aceptación.
Después, ya con el propósito fijo, claro,
fui a por ti, con el coraje y la lección a punto…

Oído por ahí...

Dicen que Dios está en la lluvia
y que por eso el agua es vida...
Cuentan que hay conejos buenos
que te regalan fresas rojísimas…
Anuncian que una tormenta
se escapó de la cárcel de las paces.
Se proclama la locura total
como máxima expresión del amor.
Se comenta sobre el amarillo del semáforo,
el riesgo amado por los intrépidos…
Me soplan que los soplos atosigan
y su oxígeno envenena, mata…
Dicen que Dios está en la lluvia
y por eso el agua es vida…

diumenge, 25 de gener de 2015

Entrevista de trabajo

La empresa es importante, solvente, respetada. El personal para estas elecciones, ingenieros. La entrevista selectiva, luego… un máster. Los forman a su gusto y necesidad… serán trabajos de prestigio, reconocidos, remunerados, quizá de por vida. En general, los aspirantes velan por la casa, pero uno, buena gente donde los haya, lo enfoca diferente y habla de la humanización del trato a los empleados, por aquello tan simple de que, a mejor felicidad, es muy posible un mayor rendimiento. También habla del respeto mutuo, de todos para con todos y, sobretodo, a la empresa… El chico dio una respuesta diferente, humana. El chico fue elegido y la empresa dio un paso al frente…

Versos musicales

Tus notas buscaron los versos de un poema,
y del piano de tu alma brotó el amanecer.
Una guitarra, que transformó sus lamentos
en gemidos de esperanza, se unió al concierto.
Mientras, el poeta roció de poesía el sonido,
música que, cual humedad de mar,
penetra por los poros abiertos del amor.
A lo lejos, llora un violín ilusionado,
y un chelo amigo y en abrazo
le seca, con pausa, las lágrimas en celo.
A lo cerca y a lo bajo, un contrabajo...
marca los ritmos de entrada del rey,
cómo no, el saxo que amamos y nos ama,
sabedor de los versos de todos los poemas
que, cual chispa, salpican las notas y hacen música...

En diferido o en paralelo

Hoy reparo en las estacas inmutables,
instaladas en la inconsciencia eterna,
viendo pasar los tiempos entre dictaduras
de pseudodemocracia comprada…
Son como un castillo inconsciente,
donde les inyectan un maná abundante,
excesivo, producto de la usurpación al pueblo.
Cuántos quisieran ver los castillos derrumbados,
en las cumbres atrozmente borrascosas,
evidentemente todos, todos menos…
los que habitan como prósperos dioses
gracias al sudor sin premio de los obreros…
Hoy reparo, otra vez, en la estaca crónica,
que sigue en su mejor vigencia, robando,
en diferido o en paralelo, al sufrido pueblo…

Vagar

Vagar por los accesos diurnos de la luna,
por los crepúsculos al ocaso del sol,
por los principios rojizos del amanecer…
Vagar por entre los copos de nieve en la playa,
por el humo por donde se escapan las ideas,
por los resquicios por donde entran los rayos de luz…
Vagar por un desierto de espejismos dorados,
por los mares amarillos de trigo con amapolas,
por los suspiros que se columpian en la cresta de las olas.
Vagar por entre las espigas verdes de la esperanza,
por entre el vuelo de un conjunto de pájaros,
por entre la armonía rítmica de ese mismo vuelo…
Vagar por entre soluciones y sorpresas,
por lo desconocido y atractivo,
por las ramas altas donde no llegan las envidias…
Vagar haciendo día de la noche, lanzando luciérnagas…

dissabte, 24 de gener de 2015

Toca calçotada

Dia, dissabte 24 del mes de gener. Hora, les dues de la tarda, si el temps d’hivern no en fa de les seves. Lloc, Restaurant Montoliva (Vilallonga del Camp), província de Tarragona (Catalunya). La calçotada, per a la gent del Delta, és sempre una novetat il·lusionant, i tot un protocol a seguir per assaborir com cal la qualitat. El pitet a punt, els calçots amb la teula i tota una exquisida varietat de brasa, també quelcom escalivat, carxofes, fins i tot mongetes i, evidentment, un vinet negre adient i de la zona. Us la recomano!!

La buena gente

¿Debe ser cierto lo de los ángeles guardianes? No sé si hay uno para cada uno de nosotros, pero lo cierto es que “sí” hay gente que va por la vida ejerciendo de madre del buen consejo. El otro día les hablaba de las personas que te dejan revalorizado al frecuentarlas... Hoy me rindo a la memoria de la gente que son solución sin coste adicional, que el bien y lo correcto, la ayuda y el aliento lo llevan en sus genes… se les nota sanos, cuerdos, felices, y su bondad florece en sonrisa. Los hay que no creen que haya buena gente, y a mi me entristece a lágrima invisible…

Aparece un beso

Nunca fui un experto bailarín,
pero la noche era cálida y serena,
el ritmo lento de un saxo lejano,
con graves suaves, como suspiros…
Me acerqué con reparo decidido,
y le hablé del tiempo y de la luna,
ella me contó del encanto de la noche,
y bailamos, sin bailar, despacio…
Era lo de menos, quizá la excusa,
la mediación, al abrazo deseado.
Quizá el calor nos llevó al refresco,
al apartado, donde siempre hay un jardín,
donde también llega el saxo al aroma,
y la luna se escondió discreta,
y apareció un beso, a modo de luz…

Soñar

Al sueño se le vence durmiendo,
soñar es otra cosa y es gratis…
y uno sueña y cuenta y ejerce,
y abraza, consigue, conquista…
todo aquello producto del esfuerzo.
Creo que lo llaman constancia,
método, orden, incluso sudor,
lágrimas, los más osados…
Hay sueños estúpidos,
donde se pretende que te toque...
la lotería, sin comprar el décimo,
o aprobar un examen final
sin haber estudiado una pizca…
Está bien soñar, pero despierto,
con los pies en el suelo,
cerca de lo posible,
envuelto de realidad,
aunque sea en vuelo…

divendres, 23 de gener de 2015

Estalla el amor

Después de volar por entre las luces,
aquellas que el sol le prestó a la luna,
aterricé en un bosque de aprecios,
de senderos repletos de alientos…
Allí por donde los verdes preñan de flor
y el olvido no es más que un recuerdo,
y la vida te sale al encuentro,
y el pasado es un empuje al presente,
y el presente es la luz de tu día,
es el rumor que se anuncia
con el vivo reflejo de tu esencia…
Y después de la luna, el silencio,
y en la meditación, el encuentro,
y en el encuentro… estalla el amor.

Buen trabajo...

Me vacié hasta los lípidos crónicos,
galopando acelerado por las ideas bucólicas,
y planté en el infierno un campo de amapolas,
a juego con sus fuegos, rojos diferentes...
y en los cielos trencé los azules perpetuos,
y los hice lianas de mis vuelos eternos…
Llené de rosales la plaza pública más grande,
y le puse música al vuelo de los pétalos,
y me fui por las escuelas de la vida
y les conté a los maestros mi legado:
“Los niños nunca tienen la culpa de nada”...
Y me quedé tan cuerdo, tan lúcido,
y aún me sobró tiempo para proclamar
una tregua en el ejercicio de las furias inmaduras…

Estados y equilibrios

Me aburren las tertulias concurridas,
aquellas donde todos hablan a la vez,
incluso los que saben lo que dicen,
que, en general, no suelen ser muchos...
Yo soy más bien de celda libre,
donde predominan los sonidos del silencio
o de la barca de remo parado,
que va río arriba a merced de las olas
que desde el mar la empujan por el río…
Uno se encuentra en la ausencia de los gritos,
allá por donde pace el respeto educado
y reina el diálogo pacífico.
Uno siempre busca el equilibrio justo
entre aquello que le venden y le atrae
o aquello que compras porque te conviene…

Activo y feliz

Estoy contento, me levanto temprano,
como necesitado de más día, acción…
Parece que el cielo me ha querido dar la gracia
de asomarme a la poesía y contemplar,
en lo más simple y natural, la belleza…
Hoy haré una ruta urbana por el frío,
y me abrigaré y regalaré a los ojos
mil rincones de la Tarragona hermosa,
y posiblemente me pase, seguro,
que nunca tenga suficiente del gozo,
como cuando era más joven
que todo me parecía insuficiente
hasta que llegó mi amor y la poesía…
Estoy contento, quizá me regale
un almuerzo con vino tinto y tenedor…
¿Ustedes gustan?

dijous, 22 de gener de 2015

Puertas

Acorté el amanecer y me vestí de ilusión,
desafié las inclemencias entre los claroscuros,
y, como llovido de las alturas azules,
me posicioné en tu portal acogedor,
donde, pocas horas antes...
nos juramos evidencias.
Fuí el primero en verte, junto al sol,
y, cual Goethe reclamando “Luz, más luz”,
me extasió la plenitud de tu presencia
e hicimos, de la mano, el camino siempre corto
que te lleva a otra puerta, sin mi…
Pero… otra vez reducí la tarde
y acudí raudo a escuchar el timbre que libera,
y después, del beso y de la mano,
hicimos largos paseos con la luna,
y, en la puerta de tu casa…
tu madre me invitó a pasar,
y tu padre comentó si fuera hacía frío…

No valía la pena, o sí...

Me cuentan las lenguas libres sin trabajo
que la vieron compungida, como triste,
con la mirada perdida y el ademán enajenado…
Los enterados de siempre, “sobretodo”,
me hablan de que sale a deshora
y que pulula por los oscuros
entre los desconocidos de la noche.
Nadie sabe de mi soledad y vacío,
donde cada recuerdo es una muerte…
lenta, a base de pinchos de silencio…
Dicen... que la vieron, que no era ella,
digo… que me vi, que no era yo…
Sólo una bifurcación sin fin,
por entre los árboles sin hojas ni aromas…
Quizá no fue tan mágico, quizá instantáneo,
porque la realidad era ésta...
no, no valía la pena… o sí…

He vuelto

Hoy reconduje un desespero nefasto,
y lo convertí en anhelo ilusionado,
me regresé de los olvidos hirientes
y me presencié en las esperanzas razonables.
Hoy cabalgo por la calle del medio,
por los soles tempranos, las mañanas prontas,
hasta que me acogen los atardeceres rojos.
Hoy desperté de aquel mal sueño
y abracé hasta las farolas de la vida,
y vi las opciones, los espacios y lo momentos,
y en mi revivir oí latidos parecidos,
corazones con alma por la calle central…
Hoy, por fin, confirmé mi recuperación,
soy un ánimo que circula libre,
un ente renacido con capacidad para amar,
con necesidad de amar… y de amor.

Latidos a coro

Su peca en la mejilla era natural,
parecía una gotita de miel de romero,
el poso de un lucero que anida feliz,
allá por lo ondulado, cerca de los labios.
Me encantaban sus pobladas cejas
que, acertadamente, nunca depiló
porque sombreaba sus pestañas a placer.
Su pelo, deliciosamente peinado,
acudía raudo y se marchaba oportuno,
como queriendo mostrar en porciones la belleza.
Lentamente, sus ojos se abrían paso
y se despertaba el día, poco a poco…
En sus pequeñas orejas reluce un pendiente,
y en la calle, en la puerta, se relaja un suspiro,
y en nada… habrá latidos a coro…

dimecres, 21 de gener de 2015

Del fútbol y la vida

Disfruté de ver jugar el Barça en Coruña,
es como si, de repente, se hiciera la luz
y se recuperaran los automatismos, el orden,
la posición, la alternancia, las opciones,
aquello de ser menos previsibles porque…
los apoyos en la ocupación de los espacios
están contemplados y pueden sorprender…
Si a todo eso le unimos la clase innata
y altamente trabajada que tienen todos,
es una gozada para los amantes del fútbol.
A veces me recuerda a la vida misma,
cuando la familia tiene salud y trabajo,
y el amor florece a cada instante
proclamando, a voces, la alegría de vivir…

Escribir, una pretensión...

Últimamente escribo un poco cada día...
Me relaja, ocupa mi mente y mi tiempo,
lo hago plenamente consciente de mis estados.
A veces de puro “chocheo”,
otras, de excursión por la infancia, el pueblo,
otras, perdido por el amor de juegos de juventud,
Me presencio en la Escuela de Magisterio,
y en los patios del colegio, por el mar,
por el río y el bosque, veo los rostros sonrientes
de mi familia traspasada…
Mi mujer, de encanto a delicia permanente,
mi hijo, pura bondad y plenitud,
Tarragona y su puerto y sus gentes…
Supongo que no estoy a la altura,
pero me frecuento con la belleza
a través de los tiempos…

Ella

Porque ella es todo, y mi locura...
de la que habla el poeta italiano,
es la causa que termina sin discusión,
es el norte y el presente, es la luz,
la compañía, el esplendor, la caricia,
el mañana que regresa de la precipitación,
el soplo que oxigena los misterios
y se recrea en las aclaradas de las dudas
para presenciarse y pacificar el corazón.
Una oda a la ella de la paz,
otra a la ella de la furia del deseo,
un canto a la proximidad, al amor…
Todo existe, nada existe, ella existe,
yo existo… cuando ella existe.

Los yates del puerto

El día está de un gris frío de gorro y guante,
pero yo quería ver el mar, el puerto, los yates…
Y en eso estamos… el único frío en la nariz.
Una parte del puerto ya es de los jeques,
dueños de los dineros de los petróleos,
y allí campan, en exclusiva, las grandezas…
El Azzam, padre de los lujos grandes,
el Catara, que se hace mirar su relucir,
el Lady Marina, que suena a excursión,
y hasta el Brazil, el más modesto él,
te lleva fácil por entre las rosas blancas de las alturas.
El paseo es grato, una avionetas hidro recogen agua…
debe haber algún incendio,
y las gaviotas siempre humanizan los lujos…

dimarts, 20 de gener de 2015

Tu ausencia

He andado por aquellos caminos frondosos
que nunca nos llevaron a perdernos
en el más allá más lejos del desencuentro…
He revivido cada paso...
por donde se bifurca el camino,
para seguir por el sendero de la belleza natural.
He vuelto a captar la cadencia de tu proximidad,
el realce del entorno brillando con tu luz…
Me paro y reparo en que voy solo,
y en el abrir de los ojos, oscuridad,
con tu ausencia se ausencia la belleza,
y ya no estallan los claveles,
las rosas ya no sueltan sus pétalos,
y los soles ya no regalan sus reflejos azules.
Tu ausencia es el frío del invierno,
la arena ardiendo en el verano del desierto,
las hojas muertas del otoño,
una primavera sin luz…

La profesora de Literatura

Llegaba siempre después del timbre,
como desgarbada, con su pelo limpio,
pero suelto, con el volumen al viento,
su falda de colegiala, desigual,
con dos botones delanteros, estratégicos,
camisa de colores, sin joyas..., un reloj,
supergrande, un bolso enorme…
y su cara de muñeca del mañana.
Se sentaba sobre la mesa, curioso,
y empezaba a hablar, con voz suave,
como la musa que surgió de los sueños,
y se hacía el silencio en clase,
y en abrazo te llevaba en vuelo,
allá por la belleza donde te acarician…
...las letras.

Árboles

Evidentemente, me extasío tendido
ante la belleza de un cerezo en flor,
de un almendro con tendencias rosadas,
o de la aromática belleza de los azahares.
Últimamente, me encantan las moreras,
que las podan para que sean parasoles
y en invierno muestran sus ramas,
como las varillas de un paraguas.
Qué decir de una encina bicentenaria
que reina en el bosque espeso,
sombreando matorrales y acogiendo fauna.
Punto y aparte merecen los olivos
que, cual iluso que pretende esconder años,
muestra rugosidades y estrías y repliegues
que tienen cierta gracia cómica,
aunque también una respetuosa dignidad…

Poeta enamorado

El poema va de más a más,
le arrecia la cordura, la fuerza,
el orden, el sentimiento sincero,
que se desliza suavemente firme
por el teclado que rompe la noche.
El poeta se envuelve en el poema,
escribe al dictado de su verdad
y va musicando emociones del alma
y mostrando suspiros con su sonrisa.
El poeta enamorado lo plasma fácil,
y ajardina con pétalos las palabras,
y se le cuela algún verso de luz
entre tanta poesía de latidos…
y entonces, el poema va de más a más,
y el poeta es poema, verso, poesía…

dilluns, 19 de gener de 2015

Se han hecho amigos

Me encanta la convivencia de los pájaros
en un marco de ensueño y paraíso
como es el Delta del Ebro…
Y así como en el último viaje vi aterrizar
un vuelo de ibis, cual estorninos…
por su negrura espesa aunque más señorial,
hoy he visto su deambular con las gaviotas,
chapoteando por los arrozales inundados…
Curiosamente, no hace mucho,
en la otra parte del río, vi un grupo de cigüeñas,
ante el respeto de las garcetas comunes
y alguna garza real seria, majestuosa…
Más fácil parece la proximidad
de las gallinas de agua, de los ánades
y de las fochas que se frecuentan en el desagüe...