dimecres, 30 de novembre de 2016

Me encontró mi sueño

Dicen por ahí que los sueños son importantes y que, cualquier día, cuando ni siquiera estás mirando, ellos te encuentran. A mi me pasó... Uno siempre miraba otras cosas, era la atractiva cotidianidad a la venda y a mano, asequible, como todo aquello que quieren que nos parezca natural. Y, en pleno jolgorio, apareció la discreción, la seriedad, el sentido... sí, me encontró mi sueño preferido…


La fiesta del amor en paz

Nuestra barquilla lleva hoy
el motor apagado y los remos a bordo,
va como a mi me gusta...
a merced de las aguas
de mi Ebro tranquilo y mágico.
Solo y sin ser víctima de ningún viento,
se acerca a unas cañas y allí se para...
mientras yo te beso, mientras tú me besas.
Y el tiempo se detiene...
sólo el paso de un vuelo de flamencos,
se une a la fiesta del bello amor en paz.


Tú entre naranjos

Tengo un huerto de naranjos
que me regaló mi padre
y voy a veces a oler los azahares,
y a comer del árbol tanta dulzura
de agradable acidez…
¡Qué bonitos son los naranjos!
Por allí saltan pajarillos cantores,
por allí se respiran las mieles de la paz,
por allí te sueño, por allí te veo,
con tu cara dorada del sol,
cual naranja delicia
y con tintes de rojos de amor.
Tú entre naranjos, el mejor azahar...


dimarts, 29 de novembre de 2016

La belleza inspira

Pensé en no mirarte de reojo
y hacerlo de frente y sin tapujos.
Pero me gustaba tanto contemplarte
desde mi silla estratégica en el aula de psicología.
Me extasiaba gozar de la afinidad complementaria
que tu sonrisa hacía con tus ojos de felina azul.
Un día perdí los miedos, que no los respetos,
y te vi de frente... juro que mejoró mi poesía.
La belleza, cuanto más cerca, más inspira.

Arco iris

Por el puerto, en la escollera, a la altura del carbón,
un surtidor de agua fija el negro mineral
para que no esparza sus contaminantes polvos.
El sol hace un arco iris de la lluvia fina,
y yo me imagino un vuelo de mariposas atravesándolo,
agradecidas por la vistosidad de los colores,
pero es una gaviota patizamba quien se acerca a beber
de un charquito que se formó al pie de la negra montaña.
¡Qué bello el arco iris con fondo negro,
como la vida, cuando pierdes la esperanza!


Tanatorio

En el tanatorio todo el mundo acude con la sensibilidad a flor de piel. Hay reencuentros de aquellos que solo se producen en tristes circunstancias. Se presentan los amigos y los menos amigos... unos de corazón y algunos por el qué dirán. También sucede aquello de: ¡Dios mío y ese es aquel! y luego uno dice: ¡No te pasan los años! Es una buena reunión familiar y de amistades, lástima que el motivo sea tan cruel...

dilluns, 28 de novembre de 2016

Quizá no te des cuenta



Quizá no te des cuenta, pero hoy...
te he cantado un bolero de silencios.
Te decía, con palabra cierta y firme,
que no descifro el desconcierto de tus ojos,
que tu sonrisa hecha para acariciar mi alma,
está como ausente, que pareces no estar,
y no eres aquella que pone
las guindas al sol desde siempre.
Quizá no te des cuenta, pero hoy...
te he cantado un bolero de silencios,
para ver si me miras con los ojos de siempre…


Como perlas al sol

Del cielo lloverán pétalos de rosas blancas,
y entre ellos se pasearán algunas estrellas,
de aquellas que al llegar al suelo se convierten en rocíos.
Se proclaman claroscuros, de blanco y negro en disimulo,
por donde salen los rayos de luz cegadora
que magnifican la excelencia de muchas existencias.
Y del cielo seguirán lloviendo pétalos de rosas blancas,
y rayos de luz que los iluminen.
Los rocíos de estrellas son como perlas al sol…


La verdad no es muda

Siempre admiro a la gente que se siente segura de sí misma, que sabe lo que quiere, cuando y cómo lo quiere y lucha por ello. Son personas con ideas, ideales diría, y van de frente, sin miedo, porque no venden nada superfluo, sólo muestran, ofrecen, su verdad, única y sincera, y ésta siempre arrasa frente a tanta mentira trilingüe. No, no, la verdad nunca es muda, ni la callan fácil, ni la mueren raudo…


diumenge, 27 de novembre de 2016

Mala gente...

Hay gente que va de apagavelas,
ahoga-euforias, corta-surtidores,
contrasentidos, de pa contraria,
sentido y dirección…
Hay gente que va de nubla-cielos,
de proclama entuertos,
de abastecedora de fríos glaciares,
de tam tam de la flauta del mal,
de telonera del terror…
Hay gente que va y que viene,
y siempre acude y vuela,
para hacer coro con el desconcierto,
y música y jolgorio con el mal más peor…


Fulles de tardor

Sempre que arriba aquest temps, no em puc pas d’estar d’escriure alguna cosa sobre les fulles caigudes dels arbres caducifolis, especialment dels plataners. Recordo que de nen, i no tan nen, omplia llibretes de fulles per assecar que, després, resseguia en un paper i m’extasiava de la bellesa i perfecció de les seves formes. Avui encara me les miro i, a cops, en recullo alguna i me la observo com aquell que mira un quadre del millor pintor, com és sens dubte la sàvia natura.


Mi sueño cumplido

Siempre te asocio con la suave caricia de una brisa
que se cuela en los calores del estío.
Tú eres aquel sol que bendice los inviernos,
aquella lluvia fina como las sonrisas dulces
que emerge en las sequías de los veranos
que inventaron los poetas.
Siempre te pienso entre los azahares de un naranjo
y en los trinos de los gorriones.
Tú eres mi bien, mi sueño cumplido…


dissabte, 26 de novembre de 2016

El meu amic ha traspassat...

És un dia trist, negre, plujós, sense cap mena de gràcia… El meu amic restava a l’hospital, ja inconscient, sedat per amortir el dolor. Voldria pensar que m’ha reconegut, però no, ha traspassat al cap de poca estona. Era el meu amic de joventut, ens varem quedar sols, allargant la llibertat mes enllà dels trenta, fins que ens van pescar, quan ja pocs ho confiaven. Crec que vam tenir sort, va costar però va valer la pena.


Avui, amic, penso en tots els bons moments que van passar junts, en les minivacances a Barcelona pel pont de la Constitució, en els diumenges a la tarda escoltant al Barca, camí de Sant Carles de la Ràpita, en els berenars al Perelló, en cada estona que vaig tenir el plaer de gaudir-te. Hi ha persones que tenen una reserva al Cel, allà on son els pares i els avis, la bona gent. Ara hi seràs tu, i tots plegats seran encara més feliços. Josep, sempre al meu cor, sempre amb tots nosaltres... mai t’oblidarem!


Me fundo en alegrías

Alegría, luces, flores,
músicas, evidencias al sol,
lo diáfano expuesto sin complejos,
por la calle del medio,
fotógrafos, taquígrafos,
lucideces razonables y razonadas,
muestra, proclama patente...
a través de unos ojos
que no pueden ni quieren negar nada.
Cielos que se aclaran
y el día explota en ciertos,
fruto de un gran amanecer.
Dices que me quieres y yo...
me fundo en alegrías.


Una ventana con vistas


Parece que las rosas blancas
se han esparcido por el mar.
Tiene buen gusto el mar...
y las rosas blancas también.
Y yo paseo y huelo...
aromas de sal perfumadas,
y bebo nostalgias y sueños,
y sueño cómo seria un otoño contigo,
un invierno compartiendo...
un fuego de leña y un café cargado,
y una ventana con vistas...
a los reflejos de la luna.


Ruidos, sonidos...

Dos ruidos...
se encuentran,
se gritan,
se separan...
gritando.
Dos sonidos
se escuchan,
musitan
palabras
convincentes.
Los sonidos
no tienen
ruidos,
nunca
mal suenan.
Los ruidos
siempre
chirrían…


divendres, 25 de novembre de 2016

Rocío de estrellas

Ella, alguna vez me sonreía,
como en porciones estratégicas,
con mesura, que no con miseria,
pero yo pensaba en aquello de Bécquer:
”Ya que así me sonreís,
sonreídme al menos”...
y cuando lo hacía, me veía impregnado...
de una lluvia de rocíos de estrellas,
y mi alma estallaba en burbujas
que se codeaban con los mejores rocíos,
y todo mi ser era sonrisa...
y la tuya tan preciada mi existencia.


Jaula dorada

Y me preguntaba un pajarillo desde su jaula dorada:
¿Siguen siendo verdes los parques?
¿Cómo es la brisa en la montaña?
¿Cómo brillan las estrellas en la noche?
¿Y los niños aún sonríen?
¿Y los jóvenes aún se besan en las aceras?
¿Y los viejos aún recuerdan adormecidos en su parque olvidado?
Ya ves, aquí en la jaula sólo se observa el lento transcurrir del tiempo,
en espera de que alguien me abra la puerta...
o se la deje abierta en un buen descuido lleno de buenas intenciones.


Una presència que no imposa

Una flor de les que sí fa maig,
una llum que fa més clara la claror,
una paraula a punt i senzilla,
una veu dolça i contundent a la vegada,
una mirada neta i penetrant...
que forada qualsevol imprudència.
Una presència que no imposa,
però que fa màgiques totes les estances,
amb la fàcil solució que tenen els problemes
quan hi ha la capacitat adient
i el cor preparat i a disposició de l’amor...
no imposa, només estima.


dijous, 24 de novembre de 2016

Hablar con la luna

Si hablas con la luna verás que es sabia
y que sabe todo de los amores que cobija.
Ella tiene la gracia de esconderse oportunamente,
o aparecer menguante y con sombras,
y también aportar un plus de luz,
cuando todo está claro y decidido.
Si hablas con la luna, igual te enteras...
de mis noches de insomnio,
preguntando por ti a todas horas…


Amable y dialogante

Semana de lluvias...
incluso se cuela algún frío invernal,
huele a Navidad, a diciembre congelado,
a reno y montañas nevadas, a luz...
aquella luz que todos buscamos
a través de una estrella.
La gente se volverá amable,
incluso el PP quiere ser dialogante,
¡que remedio!
Ironías de la vida...
de una semana lluviosa,
fíjense a dónde he ido a parar...
a los conceptos de amabilidad y convivencia,
...y el cacareado diálogo.


La conversación de los silencios

¡Qué bien hablan los silencios,
cuando no hay ruidos
que enturbien los recuerdos,
y las nostalgias de las afinidades
se proclaman entre gozos!
En mi paz exquisita mi madre me sonríe,
y mi padre aplaude con los ojos,
y yo noto la caricia...
de sus más emotivos sentimientos.
¡Qué bien se expresan sus silencios...
en lúcida y amorosa charla con los míos!

dimecres, 23 de novembre de 2016

Frío

Confieso que me gusta el frío,
con abrigo, con café...
y con un buen fuego de leña.
Me suena a recogimiento,
a meditación, a paz, a hogar,
y después un sofá y un libro,
y una mano amiga, tu mano,
que da confianza, ternura, comprensión…
Me gusta el frío, sobretodo...
cuando no se instala en las almas
y las viste de la más cruel de las indiferencias.
  
 

Sonríes y se me pasa...

Te gusta la playa...
y casi formas parte del paisaje.
Te has quedado dormida
y una ola acaricia tus pies,
flirtea contigo,
parece que quiere quedarse,
y yo la miro con cara poco amiga,
hasta que veo que se va,
y respiro tranquilo.
Te gusta la playa...
el sol también se enamora de ti
y yo tengo celos,
pero luego te giras, sonríes...
y se me pasa todo pesar.


Y allí estabas tú...

Fui de flor en flor...
con el peligro del cardo oculto en disimulo,
de nube en nube, las negras incluidas,
de sueño en sueño...
por los vuelos más aguerridos del alma.
Hice parada, de fonda y calma, sosiego y paz…
Y me di cuenta que aquí también hay rosas en el mar
...y en los bosques romeros.
Y por allí andabas tú, entre el sosiego, la paz,
las rosas y el romero, un mar que huele bosque,
y un bosque que cobija las sirenas soñadoras…


dimarts, 22 de novembre de 2016

Un mar de sal y cielo

El mar es mi rincón de de pensar preferido,
desde allí busco la luna y me subo,
y allí soy yo, una libertad ida,
que sueña más que piensa,
y va atravesando nubes...
para acabar cayendo, otra vez,
en el mar, un mar azul de sal y cielo,
repleto de aromas que dejaron sus esencias
los besos que terminamos no dando.

Cartas

Aquellos tiempos en los que se escribían cartas,
poemas en verso salidos del fondo del alma,
pero pulidos con el sentido que el amor le da a todo,
en el reposo y la paz de la concordia…
Cartas desde una celda, desde un cuartel de infantería,
o desde un barco en alta mar…
Cartas que la novia recibe y se pone de rojos latentes,
y luego contesta en su penumbra de luces,
mandando destellos del alma tan enamorada y feliz.


Aprendí de ti

Aprendí de ti a ver el sol como algo normal
que nos proporciona la claridad más absoluta.
No es que el sol no sea mágico, que también,
pero lo espectacular es ver cuanta verdad hay en ti,
más allá de la luz de las luces…
Aprendí a gozar de la paz que se desprende de tu aura,
a alejarme del despropósito y a instalarme en el sosiego…

dilluns, 21 de novembre de 2016

Y yo te miraba...

Y tú dormías,
y yo te miraba...
el vaivén acompasado
de tu cuerpo.
Estabas plácida,
como sonriendo,
como agradecida
con gesto agraciado,
como regalada,
como bendecida…
Y yo te miraba,
te miraba, te miraba…


Brazos que abrazan y abrasan

Dame un soplo, un anticipo,
un conato de sonrisa, un envite de ojos,
una actitud que me acoja y cobije
y me haga sentir los azules
del cielo en la tierra.
Lánzame una trenza, un camino,
unos brazos de abrazo
que abracen y abrasen.
Muéstrame el sendero...
que ya huelo las rosas y las músicas
del edén en el que habitas, dame pista…


Un ser mágico

Avanza el otoño, pronto los jubilados contaremos refranes e historias tras el fuego. Hablaremos de todo, adjetivando mucho y musitando nostalgias y vivencias del alma. Incluso se escapará algún… si no fuera por... todavía haría, seria, el ser mágico que fui, el hombre que saltaba las acequias y subía a saltos los peldaños, aquel que las enamoraba fácil, aquel del que aún queda un poco, una reserva...


diumenge, 20 de novembre de 2016

Fantasía en sueño...

Primera fila,
fantasía en sueño,
burbuja,
vuelo, nube,
imaginación,
sonrisa...
en bendiciones,
lluvia de esencias,
pétalos de alma,
luz de luces
sin sol,
fantasía
en sueño, tú…


Vuela, vuelo...

Vuela
la hoja,
un vaivén,
una cadencia
moldeada
en brisa
de mayo…
Vuela
el vuelo
de un sueño
extasiado…
Vuela, vuelo…


He ido sin ir

He ido por los sitios sin ti...
sin gracia, sin rumbo, insípido, amorfo.
He ido por mil o más nubes incomunicadas,
perdido por los espacios sin norte,
por los abismos sin fondo,
por las inmensidades sin horizonte.
He ido sin ir, sin estar, sin ver, sin verte… a ti.

dissabte, 19 de novembre de 2016

Te espero en la próxima esquina

Si alguna vez me buscas...
en tus ansias de reencontrar lo auténtico,
date un garbeo por las playas desiertas,
donde los horizontes parecen inalcanzables,
y los suspiros pasean al compás...
de las nostalgias bien seleccionadas.
Búscame por entre los pinos
de un bosque Mediterráneo,
contemplando cómo juegan las ardillas,
y si no me encuentras, es que ya he vuelto
y te espero en la próxima esquina,
a la luz de la luna de otoño…


Hacer presentes de los futuros

Me gustaría colmarte de besos,
regarte con lluvia de pétalos,
de rosas blancas, por supuesto,
repletas de perlas de rocío perfumados.
Me encantaría escribirte versos,
con los teclados del alma,
y dejar a Bécquer compungido
y a Neruda con espasmo…
Sería feliz de jugar contigo,
con las hojas en vuelo
de un bosque con vistas al mar.
Siempre me place complacerte,
y hacer presentes...
de los futuros que soñamos.


Y, por allí, nosotros dos...

Y ella me escuchaba con una placidez no aparente,
y yo le contaba, con el verbo justo y la dicción diáfana,
de la casa en el campo, cerca del monte y del mar,
con la naturaleza a mano y la vida por vivir a dos, 
maravillosa, sin más música que las olas del mar...
y los trinos, siempre en cortejo, de los pájaros,
...y nosotros a tono sin desentonar.


divendres, 18 de novembre de 2016

Olerte

Oler a tomillo,
azahar, romero,
lavanda,
a jardín...
de rosas blancas,
a campo repleto
de girasoles,
a dulces
de la abuela,
oler a madre,
a ternura,
a ensueño,
a albricia,
a magia,
a milagro,
oler a nostalgia,
a clavel,
a estrella
y mariposa,
oler la luz
y el mar,
el ayer,
el mañana
y el hoy,
desde el
amanecer…
“olerte”.


Viejo pescador

Sentado en un banco, expectante,
contempla la llegada de las barcas.
Era un lobo de mar...
un aguerrido y talentoso de las redes.
Conserva la barba, ahora ya blanca,
y la pipa que, quizá algún nieto,
se la cambió por una de nueva y recta.
Su cabeza levantada, no pierde detalle,
da la impresión que aún se ve maniobrando,
lanzando la cuerda para el amarre,
soñando y dando las gracias al cielo...
por otro regreso, con pesca... y con vida.


¿Verdad?

Siempre ponía los puntos...
sin saber muy bien sobre qué íes,
pontificaba... vete a saber desde qué puentes,
hablaba ex-cátedra, con poca credibilidad,
pese a su fluidez de rapsoda avezado
y práctico en farsa y engaño.
Cuánta gente nos vende la moto,
o así lo pretende, y se queda tan pancho,
cuánta gente se escucha a sí misma
y se queda sin público... ¿verdad?


dijous, 17 de novembre de 2016

Esperanzas azules

No es lo mismo ver que mirar,
yo te veo y te miro,
te veo pasar y te repaso...
pese a saberte de memoria,
como aquel estudiante
que repasa y repasa
lo muy sabido y estudiado.
Se de ti, vives en mis sueños,
pero cuando te veo...
cuando más te veo, más te miro,
más me convenzo y me reafirmo
en la excelencia y en la confianza
que lo vive mi corazón emocionado.
Te veo, te miro y vuelvo a ser aquel niño,
que hizo azules las esperanzas verdes...


Luz, mucha luz...

No sé si salió de la fragua de Vulcano...
o fue una estrella fugaz que el sol fulminó en un ataque de celos,
el caso es que se presentó junto al amanecer,
con un brillo intenso, entre angelical y diabólico,
pero arrebatador, como para convencer...
al personal ávido de que se le amplíen los espectros.
Luz, mucha luz, entre angelical y diabólica, divina, cegadora…

Unidos somos invencibles

Cuando veo a los míos activos y observo que los problemas de algunos no son más que benditos problemas a los que les lleva la realización que han mamado, y los serios, que también tenemos, se afrontan con el temple y arrojo adecuados, mi alma se complace, y me siento partícipe de todo sentimiento noble y de sangre que nos hermana en la lucha diaria. Unidos somos invencibles, como muy bien dijo mi lúcido sobrino…

dimecres, 16 de novembre de 2016

Lágrimas saladas

Por la playa,
camina sola,
cabizbaja,
descalza,
melena...
al viento.
Suspiros
y lágrimas,
se disputan
las válvulas
de escape…
Se acerca
la roca,
la del primer
beso furtivo,
se aceleran
el alma y el ser,
corre, llega,
la roca tiene...
un aroma fiel,
una ausencia
infiel, vacía.
Camina sola,
sus lágrimas
son también
saladas,
como el mar…


Un cerezo en flor

Un cerezo florido,
como nevado,
al que despiertan...
los rocíos matutinos.
Parece una paz de invierno,
una nevada,
cuando los hogares
avivan los fuegos...
y se preparan las brasas,
la brasa y la alcachofa...
se abrazan.
¿Hay nada mejor,
después de la poesía
de un cerezo en flor?

La duermo conmigo

Cabeza alta, impasible al ademán, presiden los ojos,
aquellos ojos que nunca buscan nada...
que siempre encuentran todo, y yo por allí, entre lo encontrado,
como pez en la red de arrastre, sin más, casi a la espera,
casi a la orden de que un día, por fin, se decida...
y haga una zarzuela, conmigo de estrella.
Mientras, ella es dueña de los espacios de mi mente
y yo la duermo conmigo y la sueño a placer…


dimarts, 15 de novembre de 2016

Tu sonrisa

Un río grande,
un manantial inmenso,
una fuente frondosa,
un brazo de mar bravío,
una ráfaga de sol rojo...
que se resiste a dejar la tarde.
Tu sonrisa lo invade todo,
un tsunami sin malicia,
una música sin metales,
un aire de paz y bien,
un viento, un huracán,
tu sonrisa emerge...
como luciérnaga en la noche,
...y vemos.

Primaveras...

Las mariposas se columpian
en la brisa cálida de una tarde,
que absorbió un máximo de sol.
Las hojas secas del otoño
tienen complejo de pétalos,
y se colorean en sus crujidos soleados.
La gente pasea, mientras puede,
y goza de cualquier resquicio
que le suene a primavera…
Y, qué son las mariposas y las hojas,
aunque sean otoñales...
con pretensión de pétalos de rosas,
sino primaveras, al menos...
en el alma del poeta soñador.

El hogar que te cobija

Caminos cortos que no llevan tan lejos,
espacios conocidos,
aromas que la paz te lleva a través
de todo aquello o aquella que ya está bien a tu lado,
parece que desde siempre y para siempre.
Dicen que nada es para siempre, pero...
aquel siempre habitual que siempre está y persiste
pese a las inclemencias de los tiempos,
es el alto en el camino corto, el hogar que te cobija...
el hogar donde se vive en paz.


dilluns, 14 de novembre de 2016

Sumemos...

No me hables de dudas,
no me cuentes misterios,
no digas por decir...
que me dejas inmerso en la oscuridad
a la que conducen las penumbras.
Háblame más bien del sol que sale,
limpio y sin timidez,
y va llenando de luz hasta los rincones
donde habitan las violetas…
Sonríele a la vida,
incluso a aquello que te cuesta
comprender y te domina…
Seamos positivos, sumemos…