dimarts, 30 de setembre de 2014

Mis respetos a la muerte

Dicen que el viento cimbrea los pasos viejos,
donde el cúmulo de años sestean perdidos…
Viejo elefante que sigues tu senda
y, sin provocar estropicios circundantes,
vas a tus soledades a morir en paz…
Ya no serás quinta rueda de nada,
ni pararás las salidas ni los encuentros.
Ya no serás referencia,
ni ejemplo a no seguir,
ni estorbo ni vigía…
He oído hablar de la paz del final,
del buen aspecto del difunto,
de la sonrisa postrera a la vida…
Después de una vida con honra,
sin problemas para nadie,
una paz en la muerte…

Me sentí como bien...

¡Oh, el amor enamorado y vivo!
Se deshace en atenciones múltiples
hasta desatar, cruel,
el sentido del ridículo…
¡Cuánto te quise entre los vuelos
de las mariposas incontroladas!
¡Cuánta luz emanaba tu amistad,
tu trato correcto, tu proximidad dulce!
Un día se cerró el cielo y la esperanza,
con confianza,
mientras te servía un refresco,
me dijiste que querías a otro…
Fue con naturalidad,
haciéndome partícipe de tu confianza,
mostrándome tu alma…
Y yo, te quise tanto que,
entre lágrimas internas,
te visioné feliz… con otro,
y me sentí… como bien…

El primer beso

¡Qué limpio el primer beso con respuesta…
espontáneo, sin premeditación ni alevosía!
Sólo el vodka con naranja fue testigo,
contemplativo en principio,
aunque mejoró futuros de glorias previstas.
Pero me recreo en el suceso, sin por qué,
en la sinrazón de la razón concreta,
en lo que se emana del alma,
siempre sin orden de nadie, ni prisa,
porque los instantes de éxtasis
y trueno los queremos duraderos,
como las hojas perennes.
¡Qué puro el primer beso de a dos…
con mariposas en vuelo de a dos!
¡Qué bello! el tiempo lo imprime e inmortaliza…

Amo a mi pueblo

Continua la lluvia… de reflexiones,
recuerdos de vida, nostalgias y presentes.
Uno viaja del asfalto al campo, el pueblo,
siempre con miras al mar y pájaros,
siempre con el silencio de las paces interiores.
Me recreo en el gozo de las melodías,
impactos certeros con poesía bucólica…
pueblo que despierta a las mañanas
y las embelesa con voz naturaleza.
La moza del cántaro, la vaca que muge,
un amor de perro guardián de esperanzas…
Las voces amigas del barrio sonoro,
sonidos familiares, orejas consentidas…
Mi pueblo amado, mi raíz eterna…

dilluns, 29 de setembre de 2014

El destierro elegido

Cuando te sales de los cerrados elegidos
te pierdes por entre los laberintos desconocidos.
Tu espacio, tu jardín a mano, ella,
una ventana abierta para entrar las musas,
una fuente donde se ofrece la montaña
y un césped natural por donde los deslices
son mansos y de juego...
Al contrario de los utópicos, yo amo lo fácil,
lo cercano, lo propio y nítido y real…
yo veo el flotar de los nenúfares
y el recorrido de la hiedra abrazando
el muro antiguo más versado.
Me quedo, con permiso, por mis aires,
que huelen al destierro elegido…

El paquete que dejó la musa

Quisiera escribir poesía en verso,
o una prosa poética penetrante.
Quisiera ser ritmo y vuelo,
surco y sendero, plácido,
con hojas que ofrecen
los mejores oxígenos.
Quisiera un cuaderno limpio,
una tablet inmaculada a llenar,
un espacio por donde transcurrir
la indomable voluntad del placer,
del verbo amar y concordia.
Quisiera unas manos libres,
una mente clara, una voluntad firme,
una codicia serena…
porque tú eres mi poesía a soplos,
el paquete que dejó la musa, tu.

Y después de la lluvia, el sol

El cielo plomizo se abre suave,
unas gotas inmaduras acosan,
un paraguas negro, familiar,
nos enlaza, huelo a ti, tú,
y casi canto bajo la lluvia…
que no decaiga,
que no se acabe el encanto
de los cielos de plata
y proximidades de oro.
Mi brazo derecho te estrecha y centra,
mientras mi izquierdo se moja…
es como la protección de la propiedad,
una ilusión, una verdad.
El camino no me disgusta, quizá sea corto
y, como todo lo bueno, acaba pronto,
pero deja poso y vida, una vida contigo,
con el sol, después de la lluvia…

El lenguaje de las miradas

Nada puede evitar, ni una invasión en negro,
que mire la caída de tus ojos con sonrisa cómplice.
Siempre me encanta verte escondida
detrás del libro de los saberes sensatos,
o tecleando la inspiración de los silencios…
Lo confieso, soy un enamorado, de ti, claro,
pero me crezco con el lenguaje de las miradas,
porque muchas penetran en poema hasta el alma,
mostrando luces de bienvenida y abrazo.
Un vino tinto en copa grande y un roce,
una caricia, suave y con temple, de yema,
de proximidad, una comprensión… complicidad total,
y el momento toca diana floreada,
efectos de la sonrisa cómplice… en tus ojos.

diumenge, 28 de setembre de 2014

Acabó el verano, ¡viva el otoño!

Y llovía, llovía, fina, con gracia.
La inmensa ventana que da al patio,
acariciada de rocío en sus cristales,
da la sensación de la paz del refugio…
Se ha dormido bien…
en la monotonía cansina
del goteo suave y bello.
No hablaré de la barbacoa, sólo plancha,
pero igual haremos los honores.
La lluvia nos recoge y aproxima,
la gente habla y el celular descansa,
la tablet duerme y el ordenador espera.
La semana promete "otoñear",
y la bicicleta tendrá que esperar.
Se acabó el verano… ¡viva el otoño!

Hoy se lo cuento bajito

El ruido de una efervescencia en vaso cómico, me transmite efecto de reparación precisa. Pues sí, mi "raspera" habitual, aquella que yo achacaba al mucho hablar, explicando Naturales, más el tabaco, pues resulta que el aire acondicionado mas el placer de los fríos con cubitos también me la han devuelto, con lazo. Estoy un poco afónico, así que hoy no cantaré… y a lo mejor llueve. El mejunje que bailaba en el vaso, un Efferalgan mas un Flumil Forte, parece que te hacen un aclarado preciso y acabas hablando y con la cabeza despejada.

dissabte, 27 de setembre de 2014

La interioridad del lobo

Se desliza fácil la lágrima,
que ha salido cristalina y triunfante,
cuando la emoción ha estrujado sus esencias.
Proceder de padres y templos de abuelos…
un afecto en cada centro,
cada esquina tiene un suspiro de adorno dorado.
La garganta se pone a nudos
cuando los recuerdos se atropellan.
No, no hay peligro de ahogarse,
sólo el impacto del latido vigoroso
se abre paso triunfante, cierto,
por entre la interioridad del lobo…
Emociones, impacto de sentimientos,
suspiro con lágrima… cristalina.

Infulgente con los orgullos trabajados

Siempre fui indulgente con los miedos, aquellos que proclaman los indefensos en la timidez de la insuficiencia… También comprendí lo contrario, cuando la muestra de orgullo era un producto de constancia y esfuerzo. Pecho fuera, cara alta y firme, vale lo que cuesta, aun sin humildad. Un alumno consume horas y trabajo, los profesores y compañeros lo ven crecido, algunos no saben lo que le cuesta mantener su estatus y su tipo. No seré yo quien reniegue de respetos, pero si entendí a estos alumnos y busqué equilibrios y elogié esfuerzos…

divendres, 26 de setembre de 2014

Ocupa el llano

No, no me gusta el túnel ni la cárcel,
ni el cuadro, ni el recuadro cerrado,
ni el ascensor, ni el capricho mundano.
Muchas veces, mejor entiendo
la abertura entre el quicio y la puerta, resquicio,
o la luz al final del túnel,
o el reflejo en un cuadro con recuadro…
Se proclama, con frecuencia, en demasía,
el aflorar de la inconsciencia.
Pues sí, pues no, me quedo, me voy,
ponte un tapón hasta que sepas
dónde poner tus huevos inmaduros.
Hazte un aclarado reflexivo y lúcido…
y, después de tanto vuelo, ocupa el llano.

Seamos serios

No hace falta el silencio, no se rueda,
no hay película, ni actores, ni actrices.
La vida es otra cosa, debería…
donde los silencios a voces
y las voces del silencio, magnifican.
Ortega hablaba de las circunstancias,
además del yo, claro…
yo hablo de la verdad del yo…
y de las circunstancias.
Al final, lo que cuenta es que, por tu culpa,
no llore ningún ateniense de los mundos,
y que, por tu razón, los haya,
que sean menos infelices, sin lágrima.
Seamos serios, diáfanos, honrados…

Lontananza

Recuerdos en lontananza más lejana,
por entre los entrecielos de las humedades,
allá donde el bosque se hace exilio,
allá donde el mar reduce los espacios
para el goce del idilio de las ballenas…
Lontananza para el beso del alma,
preludio del precedido de caricia,
final feliz del vuelo de inicio…
Llanura de chopo e higueras,
sin piedra ni monte,
apenas duna errante a merced del viento.
Lontananza de los juegos de niñez,
de aquellos de pueblo y padres,
con un más allá, origen, todo amor…

Paseo por el río

Unas brisas con césped, río seco,
en el cauce crecen plantas, flores blancas.
La paz pasea, las tórtolas ronronean.
Es viernes, era la previa a la dicha.
Ahora te unes a la previa de la dicha de los demás.
Pero es verdad, todo el mundo hace mejor cara,
es aquello de vivir la ilusión del sueño próximo,
como un anticipo, muy logrado, de la realidad.
Llevo el aura de la bonanza, casi no duelo a lo pisado,
y observo el entorno y reparo y me paro,
sin contar tiempos, en lo bello y minúsculo,
en lo verde e inmenso, en el azul cercano…
El alma revive primaveras, pese al otoño…

dijous, 25 de setembre de 2014

Silencios multitud

El aroma de un invento vivo,
ameniza la mañana tibia.
No hay ni un susurro de hoja,
ni una palabra de coche o tren,
y el mar es una abatido… batido.
Los cohetes de Santa Tecla volaron,
dejaron silencios de regalo,
la mente descansa, se serena el alma.
La playa vacía, la casa en silencio,
Teresa en la escuela, cerca.
Los colegios callan por fuera…
Escuchando el silencio, voces,
en la paz, voces, y en el misterio…
Un amor de silencios multitud…

Lucca

Como surgida de un poema de nostalgias,
donde los hados cargaron los dardos de Cupido,
dios del amor con belleza y delicia…
Lucca, dos meses de perrita en sol,
encanto de misterios con sueño y amor,
irrumpe con gracia y propiedad.
Bastó nada, y se procuró todo,
su carita dulce de perdón sincero,
su rabito imparable de contento y fiesta,
su alegría y parabienes para todos…
Juguetona, ya tiene hueso y cama,
y muerde la cinta de correa en el paseo,
y se sienta cuando tiene bastante…
Cualquiera que la viera se enamoraba, seguro.
Lucca, la perrita de mi hijo,
tierna como un brote, un amor…

Son las once: toca patio...

Son las once, suena la música,
mejor que el timbre o la campana,
la música abraza y conduce y alegra,
y te lleva al patio del deseo…
Niños, hoy no bajaré, pero escucho,
mi balcón tiene ritmos… flores.
Los alumnos pequeños son como pétalos,
como notas de un piano que explotan
en sonidos disonantes y estridentes,
y aquí está el canto de libertad,
en carrera imparable de sueño y gloria…
Aun bajaré a ver el patio…
pocas cosas hay tan bellas y reales,
aquí todo es posible y natural y sincero.
Patio de amigos, proyectos,
miradas, abrazo y juego,
patio de infinitos entre rejas doradas…

Las sonrisas de la vida

Qué bonitas las alegrías de la huerta en flor…
mejor en fruto, y el arroz al secadero..
o quizás a la era como siempre.
Qué bonitas las vendimias doradas, o negras,
de vinos que vienen a dignificar mesas y comidas.
Qué bonita la lluvia que lo hace posible,
y el payés que lo ingenia y lo borda.
Qué bonito el canal que acerca el agua,
y el humano que no la desperdicia.
Qué bonito el día que amanece temprano…
y es corto pese al tiempo hasta la noche.
Qué bonitas las sonrisas de la vida,
con fruto y lluvia, uva y día, de vino y rosa…

dimecres, 24 de setembre de 2014

Te inventaré

Te pintaré en colores de recuerdo,
en el álbum de mis vivencias,
donde todo es plácido y reluce
y me lleva y me extasía en fino y suave…
Pintaré tus presencias divinas,
por los lugares más recónditos,
de los que mis ojos serán espejo…
Esparciré los cuadros de colores
en la fuente testigo de algún beso,
cerca de la balsa con nenúfares,
por el banco incómodo que transformamos,
por el camino húmedo con setas.
Me llegaré al bosque en cada trazo,
te veré en cuadros esparcidos,
te inventaré por cada espacio en que te amé…

dimarts, 23 de setembre de 2014

Silencio... ¡la música!

Allá por donde los preludios de los conciertos
afinan las pautas para que se cumplan los deseos,
los delirios rocían las notas, las musas sonríen.
El alma artística del músico se eleva
cual ascenso sublime de la armonía.
Se levanta el ansia del telón, lento,
el silencio más rítmico invade la sala,
una luz incipiente, se corta la nada…
Parece que todo se detiene,
la noble guapa ya no se acuerda del vestido nuevo,
el palco del galán con monóculo se atenúa,
ya no hay risa ni muestra superflua…
Los genios dormidos salen de sus cuerdas
y explotan en trompas y timbales,
trompetas que proclaman la belleza del sonido puro,
incluso con final rítmicamente estridente…

Una de consejos

Hoy me siento como bien, relajado. He dormido fácil y he despertado abierto y positivo y contrarrestando. También desperté generoso, así que les cuento… ¿Por qué no escuchar también al otro? El señor Montoro al señor Sala Martín, la señora Díaz al señor Antoni Bassas, la señora Saez de Santamaría a la señora Moliner, el señor Pedro Sánchez a un independentista castellano-manchego… que le haría un aclarado de su ineptitud. La falta de sensibilidad manifiesta, el desconocimiento de la realidad, la actual y la histórica, la pobreza intelectual envenenada por los malos soplos del interés, hacen difícil ponerte de buen talante, pero estas réplicas que les cito, hoy lo han conseguido. ¡Gracias amigos!

Mis decires

Hasta los gatos llevan zapatos
por los espacios del invento alucinado,
donde las ranas crían pelo en su croar
y los escarabajos peloteros, plumas…
Por los refugios siderales con niebla,
la voz de un quejido sin tiempo
se muestra en plañido azote…
Mientras, a las garzas incrédulas,
se les seca el campo y comen miedos.
Todo va al revés y en concéntrico,
la gente escupe al cielo y encima…
encima no le cae la porción de gloria,
sólo la inmundicia de su ignorancia…
Pero sí, todo el mundo es bueno,
y hasta los gatos llevan zapatos…

La niña despierta al pueblo

¡Tiene gracia la niña… no tan niña!
Llena la calle de ojos, abre ventanas.
Majestuosa i a la hora prevista,
pasa entre suspiros con latido.
Muestra soltura de modelo desenvuelta,
arte en los andares, porte y gracia,
casi distinción… y lo sabe y lo ejerce.
¡Tiene duende la muchacha… no tan niña!
Penetra sana la atracción al brote natural,
como una sonrisa sin estudio.
Tiene espacio, la guapa, en primavera,
a juego con las flores incipientes,
caminos por donde a marco y juego,
circula diva, madre del suspiro con latidos…
¡Tiene gracia la niña, moral del pueblo!

Luna curiosa

Parece que la luna tenga párpados,
y me encanta cómo gestiona los fuegos…
son como las puertas basculantes
del cráter de un volcán de iras con centella.
La luna, mi amiga, cansada de afectos,
se mira en el agua del lago y se apaga.
Vano esfuerzo de su persecución al sol,
luna, lince de la noche y estratega
de un lento amanecer donde te azuleas
y arrinconas camuflada para admirar al rey…
Después, volverás a reinar en la noche,
y tus pestañas nube repartirán intensidades,
luces con las que soñarán algunos,
sombras que agradecerán las manos que se pierden…
Luna curiosa que enamoras al amor…

dilluns, 22 de setembre de 2014

La sal del cholate

Buscad por donde van las águilas,
por entre los insomnios negros,
aquellos olvidados…
en un rincón de la noche.
Buscad por los cielos pequeños,
aquellos tapados de lluvia espesa,
por los acantilados sin trampa
en cuyas aberturas habita la libertad.
Buscad por los arrecifes de coral,
donde habitan
los peces más cómicos…
No, no paréis, buscad al hombre,
como Diógenes en el ágora…
Buscadlo en lo profundo de la esencia,
catando las hojas de los peces,
las alas de los vuelos,
la sonrisa de los nardos,
las plumas de los cantos,
los vuelos del sueño,
la sal del chocolate…

A voces o en silencio

Les hablé del lenguaje de los abanicos,
quizá no tanto de la caída del pañuelo,
tampoco de las actitudes de recibo,
aquellas de las que hablaba mi madre:
"Cuando tu padre venía a pedirme baile,
yo le iluminaba o, como mínimo,
le allanaba el camino con mi mejor sonrisa".
Ahora le llaman, a todo esto y más,
expresiones no verbales, pero que muestran
sutiles manifestaciones que realzan
la verdad de lo auténtico o proclaman
la falsedad artística del malvado.
Miradas que se escapan y corren ciegas,
latidos con suspiro en notas musicales…
El amor tiene vías de vuelo y contagio.
El amor contagia a voces… o en silencio.

Plaza General Doménech Batet i Mestres


La plaza es un encanto completo,
 pasa del vacío más discreto al bullicio profundo.
Madres con niños, colegio cerca,
que calla o expresa, futuro, vida.
Señora que viene de la compra, con carro,
descansa en un banco, palomas cerca.
Jubilada avanzada con acompañante…
que conduce silla de ruedas.
Señor mayor con bocadillo y agua, y periódico…
remanso de paz para las gentes del barrio.
A las doce y media salen los niños,
invasión de padres y coches y…
La plaza es un encanto, tiene ángel…

Deltebre

Cuando llego al puente alto de L'Ampolla,
mi corazón acompasa sus latidos.
Se divisa la belleza, se huele a paja,
se huele a Delta, húmedo en esencias…
Aquí anida la vida en vuelos
y los brotes vegetales en agua.
Agua de mar y río, brumas y arrozales,
lagunas idílicas, paseos sin puertas,
campos abiertos y arenas volátiles…
Esos cielos terrenales y a mano
son habitados por gentes de paz y bien,
con orgullo de tierra y arte en su cuidado,
gente que no negocia lo que habla,
que va de cara en libre y abierto…
son voces sin amo, directas del corazón.
Deltebre, una realidad de los mejores sueños…

diumenge, 21 de setembre de 2014

¿Te acuerdas?

Nos escondíamos y preocupábamos todos,
siempre íbamos más allá de la realidad del juego…
Recuerdo la piedra empaquetada de colores,
con lazo y celofán, regalo atractivo,
que colocábamos, entre silencios cómplices,
en medio de la calle, lista para el engaño…
Se me presencia la ausencia de malicia,
la travesura limpia, la risa sana.
No, nunca nos saltamos los respetos,
pero sí provocamos cosquilleos y gracias,
y salíamos pícaros como reos sin pena…
Niñez, que vas creciendo con reparos,
niñez eterna que no tienes desperdicio…
¿Te acuerdas, entre sacos de arroz y Delta?

Golondrinas en Deltebre

Pronto volverán las golondrinas a sus calles,
mostrando sus pechos blancos luminosos,
aunque les llamen oscuras, mayormente…
Invadirán los caminos en vuelo raso,
y mostrarán cercanos sus nidos terrosos…
y unas cabecitas ansiosas con plumón escaso,
clamarán ansiosas madres y alimento…
en mi pueblo, Deltebre, bello en esencia,
donde anidan las bellezas selección,
emprenderán sus vuelos y trinos
y nos extasiarán en paisaje único…

Era

Era como la compensación, el complemento,
el número para hacer el cupo,
o la harina para espesar lo servido.
Desapercibida, como alternativa en suspenso…
Simplemente, no era, sólo apaño en apuro,
complemento y multiuso de a veces,
aquella luz apagada de cera,
aquella flor de vaso, marchita y olvidada…
El Señor no hizo maravillas con ella, lo sabían,
y la llevaban por cuestión de efectos,
contrastes, realces exteriores…
Quién pudiera, un día, escucharles el alma
y revestirlas con la condición de sus adentros…
Era, por supuesto, lo que no era por fuera,
sólo bella por dentro, coordinando las lujurias…

Volverás a ser hombre

Incendio en el alma en desaforo,
llamas y, después, las brasas
y, en penúltima instancia, cenizas,
para acabar en gélido y puro hielo.
Un tiempo prudencial para creer
que, a partir de ahora y siempre,
saltarás evitando la piedra del tropiezo,
y en el deshielo, cuando el agua se entibia
y se evaporan por completo
los malos augurios del ayer,
quizá mejorado y de ojo abierto,
mercadees los entornos de las sinceridades.
Hombre nuevo, que sales del fuego y del frío,
hombre… volverás a ser hombre,
con todas las imperfecciones humanas y benditas…

dissabte, 20 de setembre de 2014

Festes de Santa Tecla

He quedat amb els companys... avui toca esmorzar típic de les festes de Tarragona: espineta amb cargolins, braç de Santa Tecla i un xarrupet al qual anomenen "mamadeta" que passa sol entre aplaudiments. Després hem anat a La Xarxa... allí hem fet un Priorat per recordar que el vi també pot ser bo, i al final hem acabat al bar del barri regant amb una cerveseta els estralls... És a dir, he estat fent tot allò que no toca, però amb tot el plaer de trencar les regles...

Vuelo

Espejismos de playas que aparecen,
con sirenas cantoras ilustradas…
Motivos de lujuria en el deshielo,
campos de soledad, desiertos,
infinitos mares "cielados"…
Un sueño en pantalla, un alucine,
una presencia, un claro de reflejo…
Así te presumí y aluciné,
y te busqué una estría mágica,
entre la luz del espectáculo irreal…
En los siempres de lo cotidiano,
siempre se te cruza un irreal,
con luz y nube y llovizna celeste.
Vuelo hacia donde consumo caricia
y me aparco en el desahucio de la escaramuza…

Hablamos...

Y si hablamos de las distancias cortas,
donde afloran las verdades en piel,
los disimulos se evaporan espontáneos
y las sensibilidades se disparan por los ojos…
Y si hablamos del llegar de la esperanza,
de la culminación de tanto latido,
acelerado y constante,
y que ahora late en emociones confirmadas a compás…
Y si hablamos de la realidad del sueño,
donde la sonrisa no es mecanismo defensivo
y los ojos se ponen de puertas abiertas…
Y si hablamos de la pérdida del espacio,
porque tú eres encuentro y llanura,
montaña y río, mar y cielos…
Porque tú eres la poesía del espacio olvidado…

Olas que acarician...

Si quieres, te invento un espacio con pinos,
y ardillas voladoras, y hojas verdes,
un bosque con lago, ávido de luna,
donde los duendes juegan a encontrarse…
Si quieres, te llevo por un camino con río,
donde te rozan las cañas y los chopos,
y los pájaros amenizan los suspiros.
Un mar tranquilo de entretiempo,
por donde bailan los propósitos
conseguidos al vaivén de las olas.
Si quieres te subo en mi nube,
te acerco a mi cielo de agosto
y volvemos juntos, por los pinos,
los bosques con lago, caminos con río,
mares de entretiempo, olas que acarician…

divendres, 19 de setembre de 2014

¿Y si...?

¿Y si dejamos de ser locomotora…
como un AVE hacia Galicia,
o un aeropuerto sin aviones,
o una autopista sin tránsito…
o un caballo sin jinete,
o un aprecio sin desprecio?
¿Y si dejamos de pagar la bebida
después de jodernos a destajo?
¿Y si les cortamos la leche,
o al menos que se la ganen,
y se olviden del verbo usurpar?
Lo mejor sería irnos,
o si no… quemar los bártulos.
Nunca callarán al pueblo libre,
ni con los tanques del silencio…

En el sueño lo revivo

Con frecuencia las madrugadas me reclaman
porque el río se vacía de contenido,
y uno acude y vuela, pese al sueño,
aquel por donde las bondades allanan
los caminos y aligeran la vida.
Uno da gracias a las deidades
por cada despertar a la luz,
pese que los sueños me regalan
un más allá de lo concreto y específico,
un ideal… cuando éste es natural.
Uno siempre se aventura a despertar,
pero si algún día no es así,
lo mejor de aquí ya lo viví,
y en el sueño lo revivo…

Mariposas

Huelgan, yo proceso en directo
y sueño un reclamo de mariposas interiores.
Algo se cuece por los adentros
cuando ellas revuelan con nervio…
Y es que la vi de lejos,
y me posicioné en un salto de latido,
y me llenaron en vuelo… las mariposas,
y me posé en las cercanías de los columpios,
y vi volar las tuyas como amigas…
y todo era paz y bien en vuelo.
Benditas aladas de colores y aprecio,
crisálida de los amores en arrojo,
mariposas activas del alma,
canales de los amores puros…

Salí por piernas

En el quicio de un resquicio,
que da a la avenida del estropicio,
vi los desvalijos de los desahucios…
y me compungí con los desatinos,
y me alejé de los improperios.
A veces es cuestión de nariz,
y esencia, y estirpe, y estado…
No todo es habitable y progreso,
no todo es válido y lícito,
no todo llena y eleva y completa.
En el quicio de un resquicio,
que da a la avenida del estropicio,
vi los desvalijos de los desahucios
y salí por piernas del desatino…

dijous, 18 de setembre de 2014

Me absorbiste en disimulo

Te vi prudente, discreta, cuerda,
en aquel punto perfecto de estado,
donde armonizan el silencio y la dicción.
Te vi lúcida y oportuna, natural,
sin pose ni efectos especiales de película,
en otra escena donde había realidad…
Te vi, como extraída de un libro,
con las letras pegadas para ser leídas.
Uno, siempre ávido de lectura y saber,
accedió sin freno ni pausa…
y saboreando cada porción de nobleza,
descubrí la esencia detrás de las letras.
Te vi y no dejé de mirarte.
Te vi y me absorbiste en disimulo…

Seguidillas (anónimo)

No me mires que me miran,
que nos miramos
y verán en tus ojos
que nos amamos.
No nos miremos
que cuando no nos miren
nos miraremos.

No quiero que te vayas
ni que te quedes,
ni que me dejes sola
ni que me lleves.
Quiero tan sólo…
Pero no quiero nada.
¡Lo quiero todo!

La paz de la plaza

Los árboles de la plaza aún verdean,
pese a los latigazos intempestivos…
Unos bancos húmedos, vacíos,
sin palomas ni catedrales bien conservadas,
como diría un amigo mío…
tampoco niños, ni pelotas, patines…
Ha lloviznado y huele a remojo,
Los asfaltos se regeneran, se respira.
La plaza está vacía… son las doce,
se escuchan posibles silencios,
ecos de voces de niños, sin pausa,
noches con suspiros de fuego.
Despacio, sin prisa, con calma,
regreso al hogar donde cojo y recojo,
donde rindo y observo la paz de la plaza…

Abrir los ojos

Qué descansada y relajante vida,
aquella que huye del mundanal ruido,
y te pierdes y te encuentras por los sueños
que nunca creíste posibles.
Qué felicidad la de aquel libre,
que sale sin norte ni obsesión
y se cuela entre las rendijas
de los espacios libres con sol.
Qué placer cuando gobiernas tu barca
y las inercias te llevan plácidas
por los verdes azulados de bosques y mares.
Emoción, placer, consciencia de libertad,
suelo fértil donde uno puede abrir los ojos
y comprobar que existe… lo soñado.

dimecres, 17 de setembre de 2014

Oxigen de nen

Manquen cinc minuts per les onze,
l'escola del Serrallo roman en silenci.
Estic assegut a un banc de la plaça,
gairebé enfront de la porta d'entrada.
La pau és tan profunda i dolça
que sembla un lloc abandonat...
Fins i tot un colom es posa al banc
y em fa un so amenaçant
per haver-li envaït la intimitat.
Són les onze, sona la música,
comença l'esbarjo, el pati viu,
la cridòria és música millorada...
Respiro profundament, oxigen de nen...
m'apropo, observo, m'emociono, nostàlgia...

Volcán enamorado

El corazón late y se acelera,
arde en humos de suspiros…
que transportan gemidos de esperanza,
El volcán se activa a tu paso,
que logras mi empeño y mi arrojo,
y me brindas los prontos más lindos,
y me lanzas los dardos más bellos,
y me tiñes de verdes y azules de cielo.
El amor de primavera y de siempre,
que no conoce tiempos ni destino,
que cae acelerado y suena a flauta,
que no elige ni moldea o condiciona.
Corazón, volcán enamorado sin remedio…
Corazón enamorado… que no busca el remedio.

Mi reserva

No conocí el lenguaje de los abanicos,
pese que mi abuela me ilustró…
pero sí, en mis afanes de convivencia,
leí en tus ojos con tintes verdes
las expresiones con voz de luz…
y los vi aguantar la mirada en desafío,
y los vi esconderse en seguros humildes,
triunfando siempre, acogiendo en porciones.
Los ojos delatan la actitud general,
el alma proclama, el corazón asiente,
y entonces se iluminan los procederes…
y si alguna vez me miró de reojo
y sólo esparció media luz,
fue un espasmo cómico en amago,
fue un poco del todo reservado… para mi.

Lo dudo

Tal vez, quizá, un suponer,
un supuesto, una suposición,
un vacilar de defensa inútil,
una duda por lo inconcreto,
un incierto inseguro y perdido,
un es posible volátil, vacío,
un asentir mecanizado y sin sentido,
que sí, que no, me abro, persisto,
asomo, me esfumo, regreso, muero,
falsear, concretar lo ausente,
un aparecer con disfraz, engañar,
procesos de lo indefinido inconfesable,
lluvia de despropósitos interrogantes,
hormigas que te comen la personalidad
y te dejan, sin ciertos ni seguros,
a merced de los impulsos de las codicias…