dijous, 31 de desembre de 2015

Aprendiendo a vivir

Termina el año con sus cosas,
incluso buenas y algunas menos…
Otro año más de jubilado,
con las gracias y desgracias
que supone el evento…
Duermo y camino y hago revisiones
de chapa y pintura y, de momento,
parece que no tengo nada malo,
inminente, solo me encuentran años, dicen.
Me siento aquel vivido, que no vividor,
que ha aprendido a callar, aunque no mucho,
y va aprendiendo a vivir...
degustando mucho más despacio
sus apetencias selectivas del momento.

Moderadamente felices

Flores, música, luces, fotógrafos.
Trajes nuevos, fiesta, burbujas en copa,
sonrisas, deseos, anhelos,
familia, amigos, personas, humanos…
Acaba el año, y empieza el otro,
cargado de buenos propósitos:
Perder esos kilos de bar,
por lo de las tapitas con vinos o cervecitas,
dejar de fumar, ir al gimnasio, coger la bici,
visitar los senderos a buen ritmo,
porque el que mueve las piernas...
mueve el corazón…
Todos los excesos son malos,
y diría que todas las inhibiciones también.
¡Sean moderadamente felices, o más!

Estaría bien

Me gustaría frecuentarte...
ser tu partener en los cortos, de momento,
y acabar siendo el del beso, al final de la película,
dando a entender que a partir de aquí,
empieza una maravillosa vida en común.
Me encantaría ser asiduo en tu mano,
en el paseo por el bosque eterno,
donde pacen los aromas de las violetas,
que antes fueron rosas muy imprudentes…

dimecres, 30 de desembre de 2015

Noche blanca

Una sonrisa, un abrazo a la vida, al mundo,
una lluvia de pétalos de rosa blanca,
como gotas de rocío que espolvorean
los espacios mágicos por los que circula
la nueva luz que emerge de tus ojos fuente,
manantial de todos los suspiros
que acaban en beso encadenado.
Es blanca la noche, reina la niebla,
las calles se llenan de trotes juveniles.
Pasa un Papa Noel gordísimo,
y de sus ojos saltan estrellas de fuego,
se musiquea paz y regalos, luz…
Luz, más luz, dijo alguien desde la oscuridad…

La sinrazón del amor

Pareces como rebuscado, cabizbajo,
meditabundo, como intentando averiguar...
no sé qué misterio profundo.
Pues analicé pros y contras,
tuve una conversación con mi corazón,
abierta a la razón real, y averigüé...
que te quiero, es como un reflejo,
un toque de atención, un soplo certero,
que se planta lúcido y te cuenta sin pausa,
que no hay nada que hacer…
No hay causa, y si la hay ha terminado,
no hay razón, es la sinrazón del amor,
con la que de repente, un día...
el menos pensado, despiertas.

Belleza escrita

Poesía, belleza, verdad, después de un paseo...
por las nubes repletas de fango y de dudas.
Palabra, prosa, verso, después de un deambular...
por las calles empinadas llenas de precipicios.
Misterio, tempestad, lluvia, después de un vuelo...
por las acacias urbanas contaminadas.
Deseo, delirio, delicia, después de un aclarado...
de conceptos y de la expresión relucen perlas de verdad,
como espejos que no deforman…
Niebla, nieve, silencio, después de un sueño blanco
por la razón de los silencios protectores.
Un asomo por las inteligencias para recreo...
de la ignorancia supina, un soplo de luz,
después de respirar la vieja oscuridad…
Que bella, la poética verdad...
escrita en música, el verso rítmico.

dimarts, 29 de desembre de 2015

Desarrollo integral... ¿les suena?

Los niños ya no juegan ni en el parque. En un columpio, uno no se columpia, está con una maquinita, conectado con otro, que se lo mira de reojo desde otro columpio. En casa están aparcados, no molestan, no rompen nada, como si no tuviésemos hijos, comentan los padres liberados de sus obligaciones. Aunque no tuve mucho tiempo para profundizar, soy partidario de las nuevas tecnologías en la enseñanza de los niños, pero sin olvidar nunca que hay un tiempo para cada cosa y que cada cosa tiene su tiempo, muy bien Interpretado, y basado en el mejor desarrollo integral de los educandos, para conseguir, en lo posible, niños más auténticos, felices…

¿Ustedes creen?

De todo hay en la viña, dicen, buenos y malos, incluso peores, con certificado de veracidad, de caducidad, con marca acreditada, oficialmente buenos, o ambiguos, o chaqueteros, o dudosos. Que falles tú, que eres el bueno legal, imperdonable, con las etiquetas hemos chocado, amigo Sancho. Cuando decimos que de todo hay en todas partes, y en todas partes cuecen habas, decimos bien, e incluso voy más allá…siempre pienso que habrá algún bien en el mal y algún mal en el bien. ¿Es posible o desvarío?

Chicos, chicas, niños, niñas...

Él era un chico malo, de los que dicen...
que gustan a las chicas libres, liberadas.
Él era un matasiete y calavera, atrevido,
osado, hecho y echado para adelante,
venciendo siempre las suaves resistencias ofuscadas.
Ella salió del frío, como la espía, apareció...
entre la niebla y la duda y se subió al carro de bajada.
Pronto los vieron alejados de las lunas del día.
Chico malo, niña nueva, niña mala, chico viejo,
chicas, chicos, niños, niñas,
buenos, malos, mejores, peores, normales…
Y los regulares... pues eso, a Melilla.

dilluns, 28 de desembre de 2015

Los Santos Inocentes

De niño, en mi pueblo, solía engañar a mi madre o a mi abuela, o a mi prima, diciendo que otro miembro de la familia quería verlas urgentemente. Después, nos reíamos y mi abuela se quejaba de que sus piernas ya no estaban para hacer viajes en balde. De profesor solía colgar, en la espalda de algún alumno presumidillo, o de otro más apocado, para darle importancia, lo que en catalán llamamos “la llufa”, que no era más que un muñeco de papel, más o menos grotesco, pero siempre divertido. Los Santos Inocentes, cada vez hay menos, o más…

Enlunados

Estábamos enlunados, un poco salidos...
para entrarnos uno al otro.
Retozamos en la era y en la plaza,
nos mostramos al mundo y al pueblo,
sin andar ya por más ramas.
Y en el baile del barrio,
con las madres con silla y ojos avizores,
vigilantes, ejercimos el retoce suave,
para ser visto de tal manera
que no resuene por todas las casas de la villa,
como aquel que pasea inmadurez y vicio,
como pasto de las criticonas rurales habituales.
Estábamos enlunados...
era amor del bueno, imparable.

Vaya con la niña

Vaya niña, que presumida te veo,
y en lugar de los tejos, casi te tiro una teja,
que te caiga cerca, que te roce poco,
pero que te sirva de aviso...
que torres más altas del cielo supuesto,
cayeron buscando los suelos...
de encanto infinito, terrestre.
Vaya con la niña no tan niña,
parece que maduras en verde y en atascos,
ignoras y pateas los suspiros,
y haces estrecha hasta la calle
a la que tienen derecho las esperanzas.
Es eterna la estación del merecer,
o no, veremos tu suerte,
tus méritos ya los conocemos, escasos,
altivos, como de otra sociedad por inventar,
o ignorada aquí en el suelo…

diumenge, 27 de desembre de 2015

Mesa navideña

Hoy montaré una mesa con manjares navideños,
y no faltará ninguna de las apetencias de los comensales.
Bajaré del cielo a mis padres y a los padres de los que ya están aquí,
a los abuelos de todos, a los tíos y padrinos…
La mesa será toda una ilusión, sin ausencias de aquellas que hacen...
que para muchos sean odiosas estas fiestas.
Hablaremos pausadamente e incluso completaremos
algún episodio que no nos dio tiempo a saldar
y nos daremos una conformidad y un abrazo
que abarque todo el amor que nos dimos.
Mientras, la vida sigue, aquí en la Tierra como allá en el Cielo.
¡Abrazos navideños amigos!

Hojas perennes

Un cándido sobresalto de proximidad,
las rosas se asoman al sol
y suavizan el asalto de su aroma a tu paso.
Amanece la luz haciendo día intenso,
en progresión hacia el umbral,
donde se ciegan los inciertos y reinan...
las verdades de las almas nobles, sanas.
Se oyen pasos seguros,
lejos del paseo y de las dudas,
firmes, como camina el amor,
más allá de los otros dictados de siempre,
a los que no hay que hacer caso.
En las andadas profundas del amor,
siempre se oyen sonidos de ola suave,
de las hojas perennes
y de las fuentes cristalinas…

La vida sigue

Estoy de revisión de chapa y pintura de mi cuerpo serrano... La próstata bien, no hay nada malo, ahora vamos a por la tos de exfumador. La prueba de la alergia, ha salido negativa, parece ser que no soy alérgico a nada. Ahora me he de hacer un TAC y después visitar un otorrino y, cuando tenga todos los resultados, el doctor dará su veredicto y tratamiento. Mientras, uno sigue haciendo de las suyas... he cogido el bus y me he pasado de parada, pero como siempre voy con tiempo, aún he podido desayunar en mi bar preferido y hojear los periódicos. La vida sigue, el Barca campeón del mundo y de todo, la política, pues eso, la mamá de mi mujer, que en gloria esté, la pandereta ronronea ronca…

dissabte, 26 de desembre de 2015

Escuela de padres

En la escuela de padres, solo acudían aquellos que, posiblemente, ya eran portadores de los conocimientos necesarios para ser padres. Era triste comprobar que a algunos matrimonios jóvenes, más interesados en ganar dinero para que al niño no le falte de nada que en estar cerca de él, cuando son del todo insustituibles, no aparecían por las aulas ni por casualidad. Supongo que los padres tenemos el ejemplo de nuestros padres y de los ofrecimientos de la vida, pero siempre me gustaron este tipo de escuelas con gente preparada y ducha en experiencias, profesores expertos en diferentes situaciones, que pueden abrir los ojos de los padres inexpertos que, pese a su buena voluntad, desconocen e interpretan mal aquello que llamamos amor filial, que les ciega y les conduce a comportamientos absurdos. Siempre se critica, con mucha facilidad, a los profesores en general, y yo solía decir que por cada profesor que no está bien preparado para ser profesor, hay diez padres que no están preparados para ser padres. No quisiera ser desagradable, pero me contemplan más de cuarenta años de experiencias y no debo andar muy lejos en mis apreciaciones. Mis respetos a todos los padres y profesores con voluntad de aprender, colaborar y entenderse. ¡Sean felices! ¡Feliz Año!

El éxtasis dorado

Eres el grito en la noche,
el aullido del lobo que no ataca,
el tam tam de la montaña,
el cu cu de la rana enamorada,
en el nenúfar...
Eres el sonido de las olas, que llegan...
rendidas a sus camas de arena.
Eres el chapoteo de las gotas
que esparce el agua de la fuente.
Eres el suave crujido de las hojas
que en otoño inundan los caminos
y son pisadas por los pasos
de los amantes de la noche
en plena meditación…
Eres aquello, todo aquello,
que evapora la rutina
y conduce al éxtasis más dorado.

¡Jesusita preciosa!

Desde mi mesa, una penumbra, el día llega manso, sin prisa, toca ir de compras, ropas de abrigo, de bonito, para las fiestas guapas, navideñas, un bautizo… En algunas casas tienen Niño Dios o Niña, de carne de sus carnes, gran festejo y manifestación de amor,casi nada, un niño o una niña. Recuerdo el nacimiento del mío, del nuestro mejor, y la locura colectiva, en sus procesos más edificantes que nos provocó a todos. Mi primita Teresa y su marido Juan, tienen este año, Jesusita preciosa, se llama Tessa...

divendres, 25 de desembre de 2015

¡Es Navidad!

Es Navidad cuando un canario resurge de su rama en nieve y gorgorea a los rocíos de colores por la luz del amanecer.
Es Navidad cuando el hombre niñea y recupera sus encantos, cuando llueve, incluso a gusto de los no habituales, y en el atardecer de todos no han habido anticipos fraudulentos.
Es Navidad cuando vemos palomas con ramas en el pico, porque suena a nido, y el nido sabe a amor.
Es Navidad cada vez que los ojos que soñaron conmigo, despiertan conmigo, mejorando el sueño soñado.
Es Navidad cuando la madre llora de alegría, viendo como ríen sus hijos.
Es Navidad cada vez que un suspiro errante, encuentra los indicios adecuados hacia el abrazo correcto.
Es Navidad en toda mesa donde reina la paz y preside el amor, y el pan llega para todos.
Es Navidad cada vez que alguien intenta explicar que la verdad no es utópica, aunque lo parezca.
Es Navidad cada vez que te regalan una comprensión, un apoyo, una sinceridad, una conversación, un ánimo.
Es Navidad cada vez que encuentras un silencio a modo de espacio, para estar con los tuyos ausentes, y renaces.
Es Navidad cuando contemplas una rosa y te regala con precisión el mejor aroma de la persona amada.
Es Navidad cuando en plena delicia de delirios, reparas en la mano que te acaricia el alma, y entiendes por qué se inventó la música, y quieres que todo el mundo sea también feliz.
Es Navidad hoy, que al abrir los ojos, veo amor en mis proximidades.
Es Navidad, amigos, cuando intentamos hacer de cada día otra Navidad.
Mis más sinceros deseos de Paz, Salud, Amor, Prosperidad y toda clase de bienes de toda índole, para todos mis amigos y familiares. Gocen ustedes de la Navidad de cada día y sean felices en la medida de lo posible.
¡Abrazo Navideño!

dijous, 24 de desembre de 2015

La muerte y el tango

La luz le llegó a través de un túnel,
y la música por un hilo musical...
que salió de las tinieblas
desterradas del infierno terrenal,
y el sol le llegó desinflado como filtrado
por una de las lunas de Plutón.
El agua le brotó de un abismo,
como un ahogo húmedo a cien grados,
hirviendo dudas.
La paz pasó de largo,
el pánico la frecuentaba,
y el miedo se instaló en la superficie
del deseo inconfesable.
La muerte vino para quedarse,
es la única realidad indiscutible,
siempre injusta, y… esta vez,
bailaron un último tango dramático.
Y luego, en el regreso del ocaso,
la música seguía sonando,
el tango vivo, la muerte se alejaba…

Mañana...¡ Navidad!

Pienso en una mesa con todos, con su mejor sonrisa,
vestida de fiesta y jolgorio, como con el deber cumplido,
como si nada, porque toca y es san queremos,
y todo merecemos y festejamos.
A algunos, el hado de bondad les dura incluso por Fin de Año
y por Reyes, después ya a competir, a luchar, a subsistir,
a veces a humillar, incluso perseguir, conquistar, destruir, engañar.
Y a esperar la próxima Navidad, alguno hasta puede anclarse
en la proclama navideña y resarcirse en sus aras de bondad.

¡Feliz Navidad!

Por estas fechas, en mi colegio de los Hermanos de las Escuelas Cristianas de Reus, La Salle- Reus para ser más concretos y precisos, decíamos que Jesús nace dentro de tu corazón, y entonces cada uno tenemos una luz interior que es necesario que dejemos brillar. No me dirán que no es bonito y edificante, tanto que yo lo extendería a todas las fechas de la buena gente, para que cada día fuera Navidad.

Es Navidad cada vez que abrazas, que comprendes, que cedes y concedes, cada vez que hablas y abrigas sentido y decencia. Es Navidad cada vez que de tu corazón brotan motivos de amor y esperanza, de entrega y tesón con todas las causas de justicia social. Es Navidad cuando procuramos extender la bandera de la paz y escondemos la espada que no ha de estar al servicio de nada y de nadie. Es Navidad cuando somos consecuentes y, en lugar de armarnos hasta los dientes en el nombre de la paz, enriquecemos las escuelas de cultura y saber y, en muchos casos, de pan para tantos niños necesitados. Es Navidad cuando colaboramos a que ese mundo que parece utópico e inconsecuente, por lo que se dice y lo que se hace, sea ya de una vez, razonable, asequible, habitable, comestible, pero no para unos pocos falsos dioses ricos, sino para todos los seres vivientes, tan humanos y tan libres.

¡Feliz Navidad, amigos, de corazón!

dimecres, 23 de desembre de 2015

Sonrisas...

  • Me han dicho que tu hijo va a natación, ¿qué tal le va?
  • Nada mal.

  • ¿Es aquí el curso de jardinero?
  • No, se equivocó de planta.

  • ¿Saben por qué la reina de Inglaterra no compra nunca en Galerías Preciados?
  • Porque tiene el Corte Inglés.

No es lo mismo la calle Conde de Asalto, que el conde dando saltos por la calle.

Era tan delgado que le hicieron un traje de mil rayas y le sobraron novecientas noventa y nueve.

Era tan alto que se bebió un yogur y cuando le llegó al estómago estaba caducado.

Un cura predicaba en una iglesia tan estrecha que en lugar de decir “El Señor esté con vosotros”, abriendo los brazos, lo hacía moviéndolos en vertical, de abajo hacia arriba.


Maravillosa Tarragona

El tiempo podría ser perfectamente del mes de abril,
aquel que le robaron a Sabina.
No se mueve nada, no caen ni las hojas muertas.
Me acerco al mar, despacio, me descalzo,
oigo el oleaje lento y cansino...
que parece transportar descansos y suspiros,
como soplos del verano y de los vientos controlados,
como brisas que acarician.
Toda una sensación de paz, sosiego,
tu propia música no la interrumpe nadie,
nada descontrola tu templanza.
Paseando, a las cuatro de la tarde...
por la imperial y maravillosa Tarragona.

Nuestro tango

Te vi y te gocé a plenitud,
como en un tango de abrazo firme,
de roce enérgico, de distancias,
al alcance del deseo que propone la música.
Y ladeamos seguros del cobijo mutuo,
de la mano que siempre está presta,
de la mirada que no se pierde...
pese a parecer que se va por otros lares.
Pues sí, hoy lo pienso así...
fue como un tango lo que hice contigo,
el mismo tango que lo que hiciste tu conmigo
y hoy, después del glorioso ayer,
seguimos bailando, sin modificar el tango,
quizá algún acorde, una cadencia… quizá.

dimarts, 22 de desembre de 2015

Gracián y yo...

Los libros, sin doctor,
el doctor, sin libros,
los ignorantes...
con librerías enteras,
dice el señor de Gracián,
y así nos luce el pelo,
en este país adoctrinado,
que no madura,
ni el tiempo,
ni la decepción…

Decimos Baltasar y yo...

Ruso,
americano,
del Barça,
del Madrid,
de derechas,
de izquierdas…
Todo va al revés,
en consecuencia
de aquel desorden
capital...
La verdad es muda,
la mentira trilingüe,
decía Baltasar de Gracián.

Sabernos

Me cuentas,
te hablo,
proclamas,
expongo,
razonas,
razono,
proporción
como igualdad
de dos razones…
Me escuchas,
te escucho,
aprendemos,
nos sabemos,
queremos,
nos queremos,
sabernos…

dilluns, 21 de desembre de 2015

Mirando al cielo

Caen lluvias que no habían caído nunca,
como lágrimas de los sueños en reserva
que nunca se atrevieron a pulular
por las noches más apacibles...
ni por las de cumbres ferozmente borrascosas.
Llueven chispas de nube, trozos de cielo,
estrellas azules, aves del paraíso...
que luego serán flores.
Llueven sensaciones, luces de colores,
llueven emociones, intenciones.
Algo pasa en el ambiente, se calma el frío,
nieva como sin querer, pero blanquea,
llueven almas blancas, deseos puros,
abrazos, besos, sonrisas…
Las doce ya van tocando… es Navidad, dicen.

¡Salud, amigo!

Tengo un amigo acomodado, apático, estable. No se casa ni por prescripción facultativa, no circula por las cercanías del peligro, ni acude, ni vuela, ni corre... hacia ningún alpiste que oportunamente le recomendamos sus próximos. Se le ve feliz, e incluso hace de trotaconventos, y es arreglador de entuertos y facilitador de contactos con posibilidades aceptables. Pero él, impasible al ademán, sin inmutarse, sigue solo, aunque parece que es, un poco, patrimonio de la humanidad… Salud amigo, que no te pesquen si este es tu deseo, aunque estás en peligro inminente, porque eres muy buena gente y sano...

Nos vimos

Buscando un ayer, fácil, conocido, estable, a mi gusto y a gusto del prójimo,
me encontré un mañana un futuro justo, diáfano, prometedor,
como salido del mejor ayer que pude soñar.
Parecíamos resurgir de los laureles que nunca nos merecieron,
y nos vimos una continuidad, en nuestro bosque especial...
ya saben, encinas con fuente, pinos con ardillas y todos los duendes
que no caben en los vicios urbanos.
Me vi en su espejo y paré de buscar, ella parecía esperar...
y asomaba, miró, nos vimos, los dos.

diumenge, 20 de desembre de 2015

¡Vaya padre!

Columpiaba a su hijo, con fuerza, el niño lloraba, con ganas, con pánico, y comentaba el hombre, hay que hacerlo fuerte. Llorar ensancha los pulmones, y vencer el miedo es edificante, decía. Y yo le hubiese roto la cara, para que dejara de decir sandeces, pero pasé de largo, y a la vuelta, los volví a ver, con el padre empujando al hijo por el tobogán más largo, el hijo llorando, evidentemente, y el padre convencido de hacer una gran labor. Amigo mío, o no, los pulmones también se oxigenan y hacen grandes con unas buenas risas de felicidad, sin miedos ni traumas.

Lluvia de rosas

Una compañía, una presencia, una proximidad,
un color, un calor, una ternura, un aprecio,
un abrazo, un amor, un sentimiento, un afecto...
con efecto interior de un alma danzante de júbilo,
un deseo de persistencia, una fiesta constante,
un hormigueo, un parpadeo de pupilas chispeantes
que acarician las cuerdas del arpa
que nunca se duerme, un sueño de sueños al día,
sin sueño, una realidad solidificada,
anclada en la delicia del delirio, un tiempo...
escrutado de los tiempos perdidos, ganados al destino.
Te miro y me llueven como rosas de colores,
todos estos dardos tan certeros…

Un amanecer con tu luz

Llegaste como la lluvia que alimenta
y hace florecer los campos olvidados.
Como la sonrisa que enciende el alma
y te transporta al mundo de la excelencia.
Apareciste en un amanecer regenerado,
con cielo nuevo, con sol preciso, precioso,
como un marco de acogida, con pretensión...
de primavera perpetua y amor sincero.
Y se hizo la luz, como a aquel miope y daltónico,
al que le ponen las gafas precisas...
y, de repente, repara y concreta las distancias
y ve el mundo en sus colores naturales.
Ver la vida en colores, gracias a un amanecer...
con la luz de tu presencia, dulce e impagable.

dissabte, 19 de desembre de 2015

Los yates de los ricos

El paseo de hoy por el Serrallo, puerto marítimo de mi encantadora Tarragona, me ha llevado a visitar la zona donde amarran los yates de los jeques y de los ricos...Me he fijado en el sitio y parece un gran patio bien resguardado, como una propiedad particular, del poder, evidentemente. Allí estaban el Katara, el Dynasty, el Magestic, el Lady Creta, etc. Uno que llevaba una gran Z como distintivo, también se hacía mirar, a parte de otros más pequeños. Espectacular todo lo visto, que rica... la riqueza de los ricos.

Siempre hay quien te pone en tu sitio

No, no me considero muy inteligente, pese a mi diez de literatura, o a que alguna vez resolvía problemas que nadie de la clase los hacía. En mi tontez de adolescente, un poco creído y tal, me gustaba discutir hasta los últimos extremos, sobretodo en los casos en los que sabía que no tenía razón. Me encantaba rizar el rizo y ver hasta dónde podía llegar, incluso controlaba el tiempo que hacía durar la estupidez. Son pecados de juventud. Una vez, un payés sin estudios, me vapuleó en una partida de ajedrez, y me puso en mi sitio, muy normalito… Y lo agradecí mucho.

Un coto cerrado a descubrir

Si te dicen que caí por la senda de los caminos turbulentos,
es porque antes sucumbí en la duda,
y con ella vivo sin vida por los reinos de lo incierto.
Fui cobarde, tuve miedo, me gustaba todo de ti...
tu abertura, incluso de miras, tu accesibilidad,
la fluidez de tu diálogo que me ponía en tu onda
pasando por los otros horizontes del saber.
Pero la teoría de la que todos hablan bien, la admites para ti,
o quieres mejor un coto cerrado a descubrir por tu mano...
que siempre consideras experta.
Diría que a todos nos gusta comprar la moto,
no que nos la vendan, ¿verdad?

divendres, 18 de desembre de 2015

El Nadal al poble

Ara ve Nadal, matarem un gall, i a la tia Pepa n’hi darem un tall… A les cases del poble, teníem un galliner i ens criàvem un bon capó i algun que altre pollastre de casa, amb panís, arròs i fulles verdes, també restes del menjar de cada dia. Les dones feien uns canelons boníssims, tal com han de ser, d’un rostit a la cassola de pollastre de corral i potser alguna altra carn de confiança, i allò era una delícia natural de primer grau. La meva sogra era la que en sabia més.. ma mare feia millor el suquet d’anguila.

Tú mejoras mi mundo

Haces lo de siempre, como si poco,
como si nada, como sin querer,
queriendo mucho, como sin meritar,
porque nunca obras para que te vean,
como hacen aquellos...
que son templos de la hipocresía.
Haces lo que produce el motor de tu alma noble,
lo que el amor te dicta, sin esperar recompensa.
Tú te sientes valorada, enriquecida,
proclamada y dichosa...
porque eres consecuente y sincera,
y yo y el mundo entero te queremos,
hago de ti otro yo, mejor de mi otro tú,
mientras el mundo sigue mejorando
a pasos de sincera progresión.

¿Bailamos?

En el baile, un coro de simpáticos… El gracioso de turno, en el centro, no de atención, diría, más bien como tapadera de los objetivos consensuados. Empezaba un nuevo baile, cada oveja esperaba su pareja, y las risas y las comedias, se fundían en busca de otro después. Algunos ya no volvían, otros lo hacían pecho en alto, y otras aumentaban el brillo de sus ojos. El baile, a veces, parecía una escenificación de sentimientos, bañados de abrazos al compás de los lentos del incomparable Nat King Cole.

dijous, 17 de desembre de 2015

De alma a alma

Allá en la fuente que mana palabras,
como surtidas del alma sin depurar,
palabras, sonidos que vuelan y taladran,
ímpetus que se quedaron...
por los ciertos abonados de verdad.
Allá donde vuelan los suspiros entrecortados,
en que la emoción precipitada retarda...
los plazos previsibles y parecen quedarse
suspendidos en plena meditación,
por una suave brisa condensada en la esperanza.
Siempre llega el tiempo del directo,
cuando el alma habla y llega a voces,
sin grito ni aspaviento... de alma a alma.

L'oncle Joanet

Cada any per aquestes dades, recordo a l’oncle Joanet i a la seva gosseta “ La Pastora”. La mare el convidava a dinar, gairebé tots el diumenges, i ell portava una ampolla de cava “Dubois”, i recordo que, en obrir-la, molts cops, al tap, ens deia que en teníem una altra de regal. L’oncle vivia sol, i tenia una mena de llaga a la cama que mai se li curava del tot. Era un personatge entranyable i tenia molta estimació per tots nosaltres. Havia estat escolanet i era molt entremaliat i divertit, amb unes expressions molt naturals…

El falso amigo

No me espanta el brillo del puñal en la sombra
tras el que se esconde el traidor y el cobarde.
No me preocupa el sobresalto
del atraco inesperado del ladrón,
experto en espacios desconocidos
y en montañas turbulentas.
Si tengo pánico al falso amigo,
al que di mi confianza y apoyo...
y la vende al mejor postor,
porque en el fondo... no tiene escrúpulos,
y para él, todo es comerciable,
hasta la mismísima dignidad de origen sanovital.

dimecres, 16 de desembre de 2015

¡Sonrían, por favor!

El pato más desagradable es… el antipático.
Era tan pequeño… que la cabeza le olía a pies.
Era tan alto… que para cordarse los zapatos tenia que hacer noche en las rodillas.
Era tan delgada… que se tragó un hueso de aceituna y la gente creía que estaba embarazada.
¿Saben por qué las puertas de las iglesias son tan altas? Para que pueda entrar el Altísimo. (Con perdón, no quiero ser irreverente).
Era tan pequeño… que para bajar los peldaños de las escaleras, se tenía que tirar en paracaídas.
Era tan delgado… que lo alquilaban para limpiar los macarrones por dentro.
Era tan feliz… que tenía una Teresa en su vida.
Sonrían por favor... ¡Feliz Navidad!

Todo pasa...

Recuerdo que me salían los colores, era como un tímido...
de aquellos que no terminan nunca el proceso de su realización
y, para completar el conjunto de beldades inoportunas,
sudaba en frío, cada vez que pretendía un paso al frente.
Necesitaba un campo abonado, donde las mil versiones de la prudencia...
sesteasen sin pánicos y tuviesen un despertar de hojas con rocío,
donde contactar con los rostros ya pálidos,
después de sonrojos y sudores, fuera posible.
Suerte que todo pasa y ahora sólo me pongo rojo...
en los desafíos al sol que menos calienta.

Atracción de los polos... no opuestos

La media naranja, el alma gemela,
entes de la misma hornada, hechos en serie,
a gusto del disgusto de otras miras.
Parece que los polos del mismo barrio...
se aburren por sabidos,
y los opuestos se atraen definitivamente.
Pero cuando descubres aquellos ojos
que parecen dar alas a tus suspiros,
buscas descubrir alguna afinidad,
en las ideas, en los gestos,
en los gustos, formas y fondos.
A veces, muchas veces...
los polos que no son tan opuestos,
también se atraen bastante bien.

dimarts, 15 de desembre de 2015

Ella y él

Ella salió de una desesperanza y atravesó hasta lo inoportuno,
y se presentó después de los lavados pertinentes,
buscando un amanecer definitivo, al fin…
Él se cayó de un pulular por improperios,
y estaba en plena reparación de rictus indomables,
a base de agua del Carmen milagrosa, sin alcohol…
Se vieron a la luz de un candil, como final de un despropósito,
se otearon a la palpa, encendieron sus sonrisas y, poco a poco,
brillaron sus ojos y sus almas empezaron la regeneración,
un nuevo paseo con apoyos de alivio…

Farolas, Navidad i un Priorat

No soy un abrazafarolas, pero me gustan,
porque iluminan los senderos de la noche
y disimulan, y acogen, y abrazan...
las corrientes etílicas
de los amantes de los vinos tintos.
Cierta vez en Galicia,
después de algún Ribeiro fresco,
que me pareció muy suave,
contacté con una farola redondeada,
para paliar las embestidas
y me saludó con cariños,
y me invitó al descanso...
y a la moderación, y le hice caso.
Aprendí que hay vinos que entran muy bien...
pero no salen tan fácilmente.
De todas maneras…
¡Feliz Navidad, con un buen Priorat!

El meu pessebre

De la llenya asclada en feia un portal i les muntanyes d’un poble amagat entre els núvols, blancs de neu... esquitx de farina que em donava la mare. També hi havia un riu generós, amb grans meandres, per on nedaven els ànecs i anaven a beure tot un seguit d’animals, de plàstic o de terra, és clar. L’aigua la representàvem amb un paper de plata que anàvem guardant de les xocolates i d’altres embolcalls. Encara no hi havia el caganer, ni el pixaner. Hi havia un respecte a la Llum del Món… ens deia el mossèn.

dilluns, 14 de desembre de 2015

Una mano amiga

Pasean de la mano, lentamente,
muy lentamente, los años pesan, ella cabizbaja,
él, pese a lo cejijunto de su expresión,
dibuja una sonrisa, procura hablar y distraer.
Deben ir por los ochenta...
ella ya abrazó los principios del alzheimer,
él deshaciendo este abrazo y mostrándole el suyo.
Ella, en un principio reconoce su mano,
y se aferra a la vida, y a mi me sonríe,
y hasta parece conocerme…
Avanzan, sin detenerse, poco a poco, y yo pienso...
...que no nos falte nunca una mano amiga,
la Teresa nuestra de cada día, de cada noche…