dilluns, 31 de juliol de 2017

Las papilas gustativas

Pequeña criatura angelical, alada,
que no te atreves a volar
porque te han instalado
en las prudencias oficiales
del recatado recato obligatorio.
Y tu alma siente la jaula...
y el convencimiento
de que te están robando juventud,
y, poco a poco, vas limpiando...
la pista del ansiado despegue.
No haces mal a nadie,
aspiras a ser libre, a volar...
con la fuerza y energía de la edad,
después, cuando seas mayor,
las papilas gustativas,
ya no saborean tan bien,
o es otro tipo de sabor...
¿Verdad, amigos? ¿O no es así?

A mi edad... (2)

Uno se siente solución y consenso, abrazo y caricia,
suavidad que vaporiza y endulza la malicia…
Y es que está al quite y al servicio,
y es como un pulpo que llega a lo recóndito...
con el sabio proceder de la experiencia.
Y es el ente que equilibra y se desvive
por el triunfo y la paz de los espíritus.
A mi edad, no ahorro risas, ni beneplácitos,
ni enhorabuenas, y doy las gracias al cielo...
por cada afinidad que me circunda.
A mi edad, se me permite hablar bien de la gente,
aunque duden del menester,
y, sobretodo, se me permite ser agradecido...
por amar y ser amado.

Pasa la niña

Cada paso pisa, cruje, ella y el suelo,
se contonea y emana encantos,
absorbe miradas, proclama,
sentencia presencia,
y no hay más sol que sus alivios,
ni más noche que sus sueños de luna llena.
Cómo pisa su paso, cómo cruje, ella y el suelo,
cómo anda la niña, pura melodía sutil de suavidades,
aroma de las rosas blancas, que le rinden pleitesía…

diumenge, 30 de juliol de 2017

Juventud, no me abandones...

Juventud que nunca tienes suficiente de nada…
Avidez de vuelo por los bosques más frondosos,
en busca de ninfas, de duendes, del enano saltarín,
de la rana encantada, de que no la conviertan en princesa.
Soñar con los atractivos sueños de los soñadores eternos,
deambular en brisa por entre las hojas de un olivo milenario,
y tener cerca un pino que se deja circular por las ardillas en familia.
Juventud, no me abandones, al menos mentalmente...
llévame en vuelo, alguna vez, por los recuerdos cuerdos,
por las más sanas nostalgias donde hice algún bien,
donde amé mi entorno…

A veces sueño...

A veces sueño en un río con piedras,
incluso con alguna de grande,
donde sentarse y tener los pies en el agua,
algún trozo sin rocas y con truchas.
Árboles y cañas, y pájaros,
y un caballo que trote fácil por el margen,
y un lugar de mariposas,
caracoles de paseo después del rocío,
y perfume de pino y romero...
al primer conato de brisa.
A veces sueño que lo sueño…

El Balcó de l'Estany

Lluna plena damunt del mar, no sé ben bé, si és mira i es pentina, o s'està banyant plàcidament. Mentre, un saxo i una guitarra li canten a la vida i a l’amor. Una terrassa, una llum d’intimitat, un servei com cal, com mai, i molts plats, amb de tot i bo… però la Caravel·la, de nom suggestiu, t’apropa del tot al llindar de la sensació del plaer. El restaurant és el Balcó de l’ Estany, a l’ Ametlla de Mar, i és aquell somni que tots tenim alguna vegada, i que ara només cal apropar-se per fer-lo realitat. Els ho recomano de tot cor!!

dissabte, 29 de juliol de 2017

Vuelo y llegada

Una música,
unos pies que se van
y una mente que vuela.
Aquel verano,
aquella pista,
aquella arena,
aquella morena
de azabaches inmensos,
y yo aterrizando,
y el baile que empieza,
y la guapa se mueve
en perfecto compás.
Una música,
vuelo y llegada…
hacia la nueva vida.

Mejor no juguemos

Podríamos jugar al juego en el que tú eres yo, y yo soy tú. 
Es muy antiguo, lo jugaban los niños y lo pasaban pipa. 
Pero y ahora, a nuestra edad y conocimientos adquiridos, 
sobretodo de lo que sabemos cada uno del otro, 
no sé hasta qué punto podría ser lúdico y real, 
conociéndonos tanto, quizá sobreactuaríamos...
procurando siempre que impere el respeto, 
para no herir ninguna susceptibilidad. 
Bien, mejor no juguemos, vivamos nuestra realidad, 
no hay maravilla superior...

Observo...

Un tren que llega despacio...
y se toma un respiro en la estación.
Unos zapatos que pisan...
unas hojas secas que crujen.
Unas crías de gorrión que reclaman
madre y comida…
Unas olas del Mediterráneo
que huelen a sal y a gloria,
además de acariciar...
los pies que moja y regar las almas.
Familias de elefantes por su senda...
y sentido protector.
Una lluvia, debajo de un paraguas,
tras los cristales, desde el coche…
Otra lluvia, esta vez de pétalos de rosa
al paso triunfal de las mareas…

divendres, 28 de juliol de 2017

Pasear sin los otros

Pasaba por allí,
tú venías, con otro,
y yo me iba, con otra,
y otro día, sin otra,
tú venías, sin otro,
y yo te miro, despacio,
hasta llegar a los ojos,
y tú pareces gozarlo,
ni parpadeas,
y no aceleras,
te saludo,
me sueltas un buen...
hola, y adiós.
Y otro día, en el mismo sitio,
a la misma hora,
al hola no le sigue un adiós...
pasábamos por allí,
ahora paseamos por allí,
ella conmigo y yo con ella,
sin los otros...

Siempre estoy

Vuelo, corro, acudo, me presencio, estoy…
El sol me dijo que venías y lo noté en las flores,
todas con complejo de girasoles,
y lo confirmé con el trino de los pájaros,
emulando unas fugas en regreso muy andante.
Y de aquí para allá, como si nada, como el pez,
sin decir nada, pero estoy, siempre lo hago...
para, como mínimo, gozar del espectáculo.

Tú, la mejor rosa

Mis amigos saben que me gusta la lluvia… sin truenos,
pero no los vientos, aunque sí las brisas,
y tampoco hace falta que los cielos...
se enciendan furiosos de relámpagos en llamas.
Del sol... la sombra, porque está llena de bombones,
de la noche el día, y del día, el amanecer,
porque conlleva el despertar de los consensos de la calma.
De las flores, las rosas, y de todas ellas... tú.

dijous, 27 de juliol de 2017

Artistas en la calle

Por las calles peatonales y en las noches del verano… músicos callejeros, cantantes, algún saxo, una guitarra eléctrica, una flauta, un piano mecánico. El de la flauta suena bien, mientras cenamos en una terraza de Málaga, y le cuenta a un amigo que de la guitarra viven él, su mujer y tres perros… Me enternece un poco, me sensibiliza ver estas actuaciones espontáneas de auténticos artistas que no tuvieron la suerte de otros y que la calle recupera afortunadamente.

A mi edad

Estoy en aquella edad...
en la que discuto con silencios,
asiento con un ligero movimiento de cabeza,
aplaudo con las cejas y me ausento despacio,
sin dar muchas pistas de lo que me llevo,
o de lo que me dejo…
Hace tiempo que no grito,
sólo lloro por dentro... y de vergüenza ajena,
y río con los ojos, y mi sonrisa quiere ser...
un alivio de ida y vuelta,
y a veces abrazo, y otras me alejo,
y otras regreso y me quedo,
y consiento y comprendo…

Mejorar

Las buenas referencias nunca te limitan, te permiten incluso mejorar la referencia. Los buenos amigos, aquellos que llevan implícito un sello formal, una seguridad que conlleva su decencia inconfundible... La buena gente, honrada, aquella que nunca negocia su dignidad y con la que sabes siempre qué te vas a encontrar, son los que te muestran el camino y, partir de ahí, pues puedes mejorar… diría.

dimecres, 26 de juliol de 2017

Nosotros

Cuando no te veo... te imagino,
y cuando te veo... te miro, y tu lo sabes.
Siempre lo sabes, es como si un par de suaves dardos
se posan en tu oreja, sin clavarse, y tu te das la vuelta,
con sonrisa incorporada, y el mundo se para...
Me vienes, me acerco, todo parece que estaba previsto,
y sí, el mundo se detiene, pero nosotros no...
nos vemos, del todo, nos vamos, despacio,
y el mar nos da un soplo de sal,
y la noche saca su mejor luna…
o, a lo mejor, el sol de tus ojos hace amanecer,
suave brisa, rocío, luz…

Hablares

En nuestro viaje por tierras extremeñas, andaluzas, valencianas, catalanas etc, he escuchado con un cierto placer, las formas de hablar. A los extremeños les he captado un cierto aire canario, a los andaluces un “ozú” muy gracioso, a unos más que a otros, a los valencianos, con su “che” característico y en los pueblos utilizando menos el castellano, y en mi Cataluña el catalán, mi amado idioma, conviviendo sin ningún problema con los del habla de Cervantes. En Cataluña los niños hablan dos idiomas, uno más que Rajoy. Siempre recuerdo que en mis clases, los alumnos sacaban mejores notas de castellano que de catalán, porque el castellano es más fácil de aprender...

Le habla el alma

Vaya hombre… le trina el alma, es un poeta,
hace poesía de cada aprecio, de cada observación…
No, no se contiene, le fluyen las palabras,
y describe los entornos con encomiables y nobles adjetivos.
Me puede la sana descripción de la realidad,
cuando esta está en su punto,
tanto si es de belleza antigua,
de nueva creación, o adelantada al futuro,
como un plantel que ya está a punto de estallar
en primorosa verde sensación...

dimarts, 25 de juliol de 2017

Por supuesto...

Ella se sentía bien, feliz, no quería volar,
formaba parte del paisaje y se complementaba
con los excepcionales elementos naturales.
El sí quería volar, con ella claro,
hacia otros lares, con un árbol exclusivo,
con un nido desde donde se contempla la belleza,
pero sin exponerse a perderla.
No vuelo si no es contigo...
y acabaron formando parte del paisaje,
por supuesto, faltaría más...

Me gusta lo difícil

Aquel mirar que no mira,
aquella sonrisa que no sonríe,
aquella actitud indiferente,
aquella ausencia de entusiasmo,
aquel silencio extremado...
perdido por los oscuros del vacío.
Como una piedra en el zapato,
un Aquiles claudicante,
una pesadez en la cabeza pensante,
que no cesa de internarse
en los profundos misterios...
de tu aparente indiferencia.
Me costó entenderlo,
siempre me cuestan
...los procedimientos.
No querías parecer fácil,
y tuvimos la suerte...
que a mi me gusta lo difícil,
siempre lo he amado.

Hablar con las plantas

Hablar con las plantas,
mientras las calzas y las riegas,
contarle a las flores
de los silencios de la noche,
mirar de cerca y platicar
sobre la calidad de los aromas…
Poner a la luna por testigo,
que lo que me dijo y le dije
no tiene desperdicio,
y llega la mañana...
con todo cocido y la mesa servida.
Y luego dicen que las plantas
no escuchan, ni entienden...

Mis respetos

Admiro a la gente que tiene fe, viva, activa, y se entrega a vivir la vida, dándose, es decir, dando lo mejor de sí mismos a los demás. Me encanta la buena gente... aquella señora que se para en la esquina donde hay la Virgen que venera, y se santigua, y me sonríe, como quien dice: “He saludado a mi amiga, ella siempre me espera”. Aquel señor disminuido físico que también reza y sonríe, y da vida y esperanza a sus vecinos. Dentro del respeto que me merece casi todo el mundo, uno especial a la buena gente, tanto si tiene fe como si no la tiene, ¿verdad?

Rosas y jazmines

Las rosas, a todas, les llega el momento...
en el que huelen a jazmín,
por muy bellas y blancas que hayan sido.
Y no es que el jazmín huela mal,
tiene el dulzor y el compendio
de los encantos acomulados
a través de los suspiros provocados
y las esencias compartidas…
La rosa que ya se graduó en blancura,
llega a jazmín consolidando sus bondades,
y muchos sabemos de su arte,
ciencia y verdad…

Ya puedes abrir los ojos

Llegó el amanecer...
y los pájaros aplauden
la luz del nuevo día,
y los rocíos...
cual gotitas de cielo,
ponen perlas
en las rosas blancas.
Todo en orden,
dispuesto, preparado,
a punto, sólo falta
que abras los ojos,
y se magnifique lo excelso.
Tú debes ser aquella otra luz
que pedía Goethe,
y que hace diáfano lo bello,
por natural y luminoso.
Todo a punto, en orden,
ya puedes despertar...
¡buenos días!

diumenge, 23 de juliol de 2017

El caballero de la mano en el pecho

Mirar un cuadro, un paisaje, un pueblo, el mar, los cielos, acelerando la expectación y poniéndola a expensas de las emociones que te producen. Lo mejor es no ir muy enseñado, ni predispuesto, ni teniendo muy en cuenta lo que cuentan los expertos, y así tú valoras las sensaciones que te producen tus observaciones. Recuerdo que en el museo del Prado, mirando el cuadro del Caballero de la mano en el pecho, lo que más me impresionó fue la luz que se reflejaba por todas partes, y no tanto la pintura en sí. Pero de la emoción me tembló un poco la rodilla izquierda, de ver el Greco, claro…

Jamón y queso

Me pasa como a don gato, que resucitaba al olor de las sardinas, pero a mi me ocurre con el jamón ibérico, bien cortado, y con el queso manchego. Y no es que por tierras andaluzas no haya manjares de la tierra, pero amigos, en un momento dado, como diría el holandés volador, el trinomio, jamón, queso, vino tinto, se lleva la palma de mis preferencias, y lo digo porque acabamos de cenar aquí en Málaga y al aire libre, y la verdad, confirmo y reafirmo lo dicho, sin despreciar nada ni a nadie…

Animales en libertad

Y entre pueblo y pueblo, toros en libertad, paciendo, rumiando algunos, incluso una vaca lastimada cojeaba ostensiblemente, cerca de un pequeño canal… Más allá, caballos, también en libertad, controlada por supuesto, pero saltando y con aspecto feliz, y físico de bien alimentados. Unas yeguas con crías, sanas bellezas negras, que maman, aunque por su aspecto y tamaño, ya no deberían hacerlo. Toros, caballos, vacas yeguas, en libertad...

dissabte, 22 de juliol de 2017

Cuando te miro

Si fuera un poeta,
te regalaba mi pluma,
para que te escribas
con versos terrenales.
Sería edificante ver
qué cuentan las musas
de ellas mismas,
y captar la esencia
de la inspiración
que nos provocan.
Cuando la miro,
veo con sorpresa...
que ha descendido
un brazo del sol,
y por entre sus luces,
reinas en mis sueños
...más profundos.

Sin prisa

Dame una vez más tu mano,
tan suave, tan firme, tan tierna,
y andaremos despacio,
para darle más tiempo
al tiempo del paseo,
como hacíamos antes…
Vamos por los pueblos
que se cruzan por nuestra vida,
con el mapa en la mano,
mirando catedrales, museos,
edificios emblemáticos, ríos,
algún puerto de mar, algún parque…
Vamos observando, haciendo fotos,
y admirando paisajes, culturas,
costumbres, cocinas, bodegas, etc.
Siempre de la mano, sin prisa,
dando más tiempo al tiempo…

Sé y haz feliz a los demás

Siempre hay un camino
que te lleva a la fuente,
y un río que nace,
y una vida que empieza…
Siempre hay un amanecer,
y un sol que llega,
y unos ojos que se abren…
Siempre hay un niño
que dice mamá por primera vez,
y un papá que espera turno,
feliz e impaciente…
Siempre hay un después,
a veces no... por eso vive el hoy
y sé y haz feliz a los demás.

divendres, 21 de juliol de 2017

Tu naturalidad

Hablas pausado, despacio,
y en los entreactos sonríes,
cuando hablas dices cosas,
tienes contenido, te haces escuchar,
convences sin querer, sin avasallar,
sin aquella contundencia tan incontestable
que me hace dudar de las verdades.
Tienes la humildad de los encantos
y la ciencia de los conocimientos,
y te has ganado, con tu naturalidad habitual,
el reconocimiento del entorno,
además de mi respeto y mi alma, claro...

Revivo

Es posible que la lluvia se detenga,
que el sol se amanse como las fieras con la música,
que el viento venga en brisa, que la luna sea llena,
que las nubes estén llenas de estrellas que relucen
como los párpados que adivinan los poetas.
Es posible un parón, una prioridad, una proclamación,
una expectativa, un detenerse en el tiempo…
Y se abre el telón: son las ocho, después del sol, otro sol,
paseas sola, te muestras, existes, vivo… revivo.

Finos

Soy más bien de vinos tintos, sobretodo si son catalanes: Priorat, Terra Alta, Penedès… pero estos días que damos una vuelta por Andalucía (Jerez, Cádiz y la maravilla de los pueblos blancos) he redescubierto los finos: la Ina, Tío Pepe, Manzanilla, o uno más dulce que me dijo que era un Ximénez… y la verdad me han encantado, combinan bien con jamón y queso, y son secos y un poquitín rancios, que fresquitos entran muy bien. En Sanlúcar de Barrameda nos ofrecieron un plato de almejas que llevaba media botella de Manzanilla de regalo, muy bueno todo. Muy bien, se cuidan, buenos caldos, buenas gentes, ya saben… andaluces, simpatía a raudales.

dijous, 20 de juliol de 2017

Entrar o no...

Sé, porque me lo dijo la luna,
y mi madre que, desde el cielo,
charla con ella y con los ángeles,
que, como dice la canción,
cualquier noche puede salir el sol,
y todos los pájaros y las pájaras...
que parecían reinar en la noche,
seguirán siendo oscuros,
pero... a la luz del sol,
ya no engañarán a nadie.
Y eso es lo que siempre he querido,
que en cada puerta haya...
un letrero claro y nítido
de lo que se cuece en su interior,
y que la gente sea libre de entrar o no…
¿Verdad?

Pueblos blancos andaluces

Hoy les hemos dedicado todo el día, hemos visitado cinco: Arcos de la Frontera, Zahara de la Sierra, Setenil de las Bodegas, Grazalema y Ubrique, y la verdad es que me han impresionado... parece como si a la montaña le salieran rosas blancas y aumentaran su belleza natural, o igual podría ser como un vuelo de gaviotas y flamencos, con algún cisne blanco incorporado, que han aterrizado por la sierra, y plasman un paisaje de hadas y duendes, trovadores a caballo, Curro Jiménez impartiendo justicia, y al final del sueño, algún cacique con algún cortijo que me deshace todos los encantos. Estamos cansados pero ha valido la pena, preciosidad de paisaje... es de aquellas cosas que hay que ver, sí o sí. Me quedo con Zahara de la Sierra, aunque Setenil tiene algunas casas que salen de la sierra, y Ubrique es una panorámica de ensueño, y Arcos parece la belleza en sus orígenes. Si tienen ocasión vengan a verlos, no se arrepentirán.

Mano con mano

Y en la cama, dormida, en el séptimo cielo,
me ventilas la oreja, y se te escapa algún suspiro
de aquellos que anuncian rocíos de bienestar…
Sonrío, me hace gracia ver la bendita tempestad calmada,
reposando de sus acciones benefactores…
Me vence el sueño, y entro en el tuyo,
soñamos… soñamos que no soñamos,
estamos al alcance, mano con mano...

dimecres, 19 de juliol de 2017

Un antes y un después

Tenía mi trozo de bosque para el ensayo,
mi parte apartada de playa para el repaso,
incluso un acantilado de un océano
no apto para sueños, donde la creación...
volaba por todo lo enfurecido.
El caso es que escribí la partitura, y un poema,
sin versos, pero repleto de poesía de colores
y pétalos de amor en cada palabra…
Nunca te lo dije, nunca lo supiste.
Lo gocé en silencio, casi lo viví en silencio,
lo viví hasta que la esperanza perdió
sus verdes primaveras al sol…

A nuestro aire

Y si se tercia, voy a ver el mar,
y a hablar con las flores
y a contarle mi felicidad a una cerveza,
y a impregnarme de brisa en la noche,
y entrar en la piscina azul,
a jugar con los delfines que se visten
de olas que siempre acarician…
Y si se tercia, te llamo y te vienes,
y tú eres mar y flores, felicidad y cerveza,
y brisa y noche, piscina azul,
olas como delfines…
Y si se tercia, y ya estás aquí,
hacemos un vuelo a dos,
subidos en las alas de un albatros,
que nos pasee por las playas en la noche,
y nos deje en pleno vuelo, a nuestro aire,
para gozar de los azules...
con los que el cielo conforta los anhelos.

Los secretos de la noche

El lucero del alba,
un cometa travieso
que llega tarde a casa,
una estrella fugaz
que se aparta
del circuito habitual,
un carro de fuego,
y la luna, cual balneario
de soles suavizados
y baños de noches atrevidas…
Así, sin abrir los ojos,
te hablo de la luminosidad
de mis oscuros,
y te cuento los secretos
de las noches activas
y de los montes perdidos...

dimarts, 18 de juliol de 2017

El derrumbe del ido

Te dirán mil cosas,
pues hice quinientas o más,
pero no era yo, era un velero...
sin viento, sin patrón,
y, sin embargo, a la deriva,
sin más rumbo...
que el derrumbe del ido,
que perdió el “oremus”.
Si te dicen que caí
por la pendiente de lo fácil,
puedes creer que no me enteré
del cómo, sólo me interesaba
aquel atajo seguro
que lleva al abismo,
y allí, sin ti, y sin remedio,
abrazar la oscuridad
y no despertar...
¿Para qué?

Ángel no caído

En tu vaso has dejado
una huella de carmín,
bendito vaso,
feliz carmín,
diáfana visión,
proximidad...
con pruebas a tocar,
del vuelo de un ángel,
que no es caído,
sino que ha venido
para quedarse…
¿Y si fuera conmigo?

Llegó el momento

Hoy te hablaré despacio, bajito,
susurraré ternuras, musitaré caricias,
y tú, sin perder los estribos, verás vibrar tu tímpano.
Ocurrente y avizor, te contaré los avatares ocurridos,
con una capa de Quijote, con un baño de dulzura
que la propia Dulcinea, inspiradora del loco...
más cuerdo y decente de la historia,
me pondrá al abasto.
Hoy me pondré la ropa de la ducha y me lloverán estrellas.
Hoy saldré impregnado con la luz de los cometas primorosos,
y, raudo y sin reparos, te hablaré despacio, bajito,
susurraré ternuras, musitaré caricias.
Por fin, hoy sí, seguro…

dilluns, 17 de juliol de 2017

La corrupción

La suficiencia, la prepotencia,
la seguridad, el crónico mandar de la burra,
la visión superficial, el darlo por hecho,
la pisada del caballo, donde ya no crece la hierba,
lo indiscutible, la sinrazón,
el firme avasallador de la convicción sin condiciones,
la lluvia ácida, la sin respuesta, el pecho fuera,
el jeta, el cara dura, el injerto, la plaga,
lo normalizado a dedo, la corrupción...
como una forma de gobierno establecida,
instalada, perenne, sin remedio ni solución.

No pasa ni el cóndor

Calor sofocante, nadie… Parece que al infierno se le escapan las llamas, el suelo es un brasero que aviva Satanás desde el fondo del abismo cavernoso. Es alarmante... por muchas comarcas se superan los 40º de temperatura, y por otras se rondan, y el aire descansa o es transporte de fuegos. No llueve, no hay nadie, no pasa nadie, por aquí no pasa ni el cóndor soñador…

Olas mágicas

Mi amor
dejó de volar,
está bien,
cómodo,
atendido,
confortable,
abastecido…
Mis mariposas
ya encontraron
la playa virgen
que siempre
anhelaron,
y, ahora,
reposan,
en sus olas
mágicas…

diumenge, 16 de juliol de 2017

Los rocíos de mi alma

Te mando una gota de agua del Mediterráneo,
porque lleva incorporada un mechón de cielo…
Y un canto convencido y convincente,
con el que una soprano ilimitada,
acaricie una música de Mozart…
Y te envío un amanecer con girasoles,
para que veas cómo los hijos del sol
acarician el paisaje…
Finalmente, envuelto en un suspiro perfumado,
te acerco los rocíos de mi alma en celo…

Un sueño a dos


Y a la rosa, aquella blanca,
que no se pierde detalle de tus paseos,
le pediré que comparta sus músicas,
sus mejores danzas y el aroma...
que intercambió con tus esencias.
Y daré un paseo a tres, un sueño a dos…

Trujillo

Pensábamos ir a Badajoz, pero al final hemos ido a Trujillo, por consejo de todo el mundo amigo, y la verdad es que nos ha encantado… Tierra de conquistadores, Pizarro y tal, un castillo precioso, la iglesia de Santa María la Mayor, el aljibe árabe, las bodegas Habla, la puerta y la iglesia de Santiago, la torre del alfiler, el palacio de Orellana y muchos focos más de merecida atención que nos han encantado y ,además, hoy el calor ha estado más moderado, no pasó de los 40. Visita obligada si pasan por ahí. Buena comida extremeña, vino de aquí, que no es Priorat, pero se deja beber, y la gente, como ya he comentado, muy correcta.

dissabte, 15 de juliol de 2017

Exponer la sonrisa

Me acercaré a la plaza,
donde pasean sus miradas los curiosos
que van de pesca de otros ojos errantes,
en busca de destino…
Acudiré como el gorrión en festejo
a la fuente del cortejo,
donde sólo se escuchan cantos de esperanza…
y allí, entre el polvo que levantan
las firmes pisadas de tu juventud galopante,
expondré al sol mi sonrisa más sincera
y buscaré la tuya... que andará cerca.

Resucítame

Háblame con los ojos,
explícate en besos,
cuéntame en abrazos,
ponme en vuelo...
en una alfombra
que viaje con el aire
de tus suspiros.
Que sea tu sonrisa
la primera luz de la mañana,
y tu mano firme...
la mejor prisión
de un encarcelado dócil.
Haz que “ flipe”...
en cada suavidad de oreja,
y muera en cada instante
...de tu ausencia.
¡Resucítame!