dimarts, 19 de setembre de 2017

Recompensa

Llega un momento...
en el que se evaporan
las lágrimas del baúl de los vacíos.
Día nuevo, para renacer,
para recuperar las ganas...
de andar por los caminos,
conociendo ya alguna experiencia
a tener en cuenta…
Pareces nuevo, otro,
alguien que se lavó el alma
y le luce la cara de nobleza,
en espera de otra prueba...
para más castigo o gloria.
A veces se da la afinidad...
como una recompensa merecida.

Si quieres, callo...

Si quieres te cuento...
cómo cantan las calandrias,
cómo huelen las rosas rojas,
aquellas que parecen aterciopeladas,
cómo aromatizan los romeros,
cómo viajan los suspiros
por las nubes del amanecer,
cómo planean las golondrinas
por las calles de los pueblos,
con terrazas donde anidar.
Si quieres me callo...
y tú le pones el traje de gala...
a la imaginación,
y te lo cuentas a placer… y a la carta.

Insuperable

Hem dinat a Deltebre, amb el nostre fill Pere, al restaurant Gràcia, un seguit de picadetes: xapadillo d’anguila, anques de granota, ortigues arrebossades, pop a la gallega i navalles del Delta… per beure, un Llàgrimes de Tardor, i de postres una quallada amb mel. I per acabar, un cafè curt i concentrat… Insuperable, la companyia i el menjar típic del Delta.

dilluns, 18 de setembre de 2017

Aquellos tiempos

Vivía instalado en la esperanza,
en la ilusión de que el amanecer me hiciera caso
y acelerase la claridad que activa la vida,
y hacía mis montajes, y sufría en silencio...
cada ausencia, y celebraba como un poseso
el solo hecho de verte pasar, incluso alguna mirada,
algún gesto, algún indicio escurridizo en tus ojos,
me sonaban a música de tambores cercanos.
Siempre recuerdo aquellos tiempos...
en busca de la gloria, del todo o nada.

Sin fríos interiores

Y después de los veranos, los otoños,
más acordes conmigo...
aunque a mi lo que me gusta
es irme de excursión
allá por donde crecen los espárragos y
y viven los conejos, con el río cerca,
que se llena y se vacía,
a merced de las inclemencias del tiempo.
Un caracol de paseo por la humedad,
algún mosquito rezagado, manjar de rana.
Y después de los calores, los fríos,
sólo por fuera, solo por los descubiertos...
en los interiores no hay frío posible.

Donde los sueños duermen plácidos

Ríñanme el día que no viaje por las nubes,
que no sueñe despierto,
que no me detenga en los amarillos otoñales,
que no me interne en las decadencias invernales,
que no me recree en las playas y soles de agosto,
desde la sombra acogedora de un chiringuito cercano…
Y luego se alegran conmigo y viajamos juntos
por donde los oxígenos son puros...
y los sueños duermen plácidos.

diumenge, 17 de setembre de 2017

Los árboles y la lluvia

Me encantan los árboles,
sobretodo las encinas...
y los olivos centenarios.
Me place la lluvia...
porque siempre puedo imaginarme
que llueven gotas de ilusión,
pétalos de amor con esencias nobles
por los rocíos que embellecen
las hojas donde beben los gorriones.
Me conmueven los árboles y la lluvia,
se complementan, se necesitan,
me emocionan…

Mi vida contigo

Cual pompa de jabón, cual vuelo de hoja, cual gota de lluvia,
cual suspiro en alas de una mariposa emocionada,
cual alivio de un sí incondicional, cual total afinidad,
cual misterio aparente que no apaga la dulzura de unos ojos,
cual un renacer remontando a aquella primavera tan inolvidable,
cual amanecer... así es mi vida contigo, apasionante.

Sin fríos interiores

Y después de los veranos, los otoños, más acordes conmigo,
aunque a mi, lo que me gusta es irme de excursión
allá por donde crecen los espárragos, y viven los conejos,
con el río cerca, que se llena y se vacía...
a merced de las inclemencias del tiempo,
un caracol de paseo por la humedad,
algún mosquito rezagado, manjar de rana...
Y después de los calores, los fríos, sólo por fuera,
en los descubiertos, sin fríos interiores que ya no sienten...

La luna cómplice

Hoy la luna le ha pedido...
más ración de luz al sol.
Hoy la luna es aquel ojo de fiesta
que contempla su belleza en el mar,
y engalana el ambiente…
Hoy la luna acudirá a mi cita y será testigo,
junto a mis músicas habituales,
del vuelo emocionado...
de nuestras estimadas mariposas.
Hoy la luna, dejará de ser indiscreta
y será admirable y cómplice...

Vuelo o suelo

Un garbeo plácido por tus sueños,
un vuelo conjunto por los amaneceres,
un despertar de suave intensidad.
Estamos a mano, a punto de abrazo,
a toque de latido, a gozo de afinidad,
a suspiro de paz y bien…
Es hermoso el vuelo pareado,
pero el suelo de hogar no se queda atrás,
ni se trata de vuelo o suelo... sino de nosotros.

Directo al alma

Hoy te hablaré de los susurros, de los cuchicheos,
de las dulzuras con voces sensuales,
que pululan orbitando por tus órganos sensoriales.
Hoy te hablaré de las músicas
que se inventan las hojas de la higuera
cuando nos acogen en los descansos en diseño de lujo.
Hoy haré hablar a los silencios, que ya no se contienen,
y verás la verdad en formato original, con todas sus luces,
que cual cometa impactan y convencen.
Hoy, pues eso, perfecto dardo, directo al alma.

divendres, 15 de setembre de 2017

Disimulos consentidos

Voy observando brisas,
colecciono tonalidades de la luna,
verdes que se cansaron de la primavera
y señorean con el otoño,
previo paso por el verano.
Voy contando hasta cinco,
antes de extasiarme...
con la evolución de la belleza.
Tengo mis reservas...
de hojas acorazonadas,
allá en mi cuaderno
de los disimulos tan consentidos…

Te veo...

Y te veo en el color de la manzana en el árbol,
en los frutos del bosque, en los brotes nuevos,
casi inesperados, que se adelantan a la primavera.
Y te veo jovial en mis sueños y despiertos,
y te veo en el amanecer y en el lucero del alba,
y hasta en lágrima de San Lorenzo,
que supera la emoción de las luciérnagas.
Te veo en el color natural de la manzana en el árbol.

Puedo abonarte el camino

Si me hablas, no lo hagas del tiempo,
que sea porque tengas algo que decirme...
yo siempre espero poder escuchar tu corazón.
Mientras, eso sí, puedo abonarte el camino
y contarte de mis mares interiores,
de mis mariposas a punto, de mis brazos abiertos,
de mis paseos por entre los azahares a la luz de la luna…

dijous, 14 de setembre de 2017

¡Feliz curso!


Música de escuela, caras de ilusión, de incertidumbre, de sueño… Empieza el curso, el patio copiará vida, y hasta las palomas tendrán su comedor de algún resto de “bocata”. El barrio se emociona con el griterío de los niños a la hora del patio, y yo bajaré a darme un garbeo por el recinto, y aplaudiré a los maestros y a los niños. ¡Feliz curso!

El mejor de la historia

Soy muy de pagar impuestos, pese que sé dónde van y lo que hacen con ellos, también lo que no hacen... Pero bueno, hoy quiero hablarles de Messi, y diría que para verle jugar se tendría que hacer pagar un impuesto de lujo, como tributo al mejor jugador de la historia del fútbol. Además es sencillo, humilde, agradecido, fiel y millonario claro, tiene arte en sus piernas y ángel en el corazón. Cuando alguien pretende venderme alguna moto, yo siempre le digo: “Hace diez años que veo jugar a Messi cada domingo" y la causa termina…

Poner llena la luna

Si quieres te hablo de mis miradas al infinito,
de mis sutiles conversaciones con la luna,
a la que hacía enrojecer y ponerse llena.
Si quieres te cuento cómo te pienso
y gozo de tu compañía...
en mis paseos nocturnos por los sueños.
Si te place te digo que eres la emoción
que enciende mi alma…

dimecres, 13 de setembre de 2017

La codicia

Antes de tener un perro, tuvimos un gato, especial, cariñoso, muy sociable. Tenía sus espacios, los utilizaba correctamente y le dábamos libertad para andar por la terraza, hasta que, un día, reparó en una jaula de canarios que había en la terraza vecina... y le venció la tentación. Cuántas veces, teniéndolo todo, la codicia te endurece el alma... y te zampas todos los canarios del vecino.

Hablar con las musas

Hoy me reúno con las musas,
allá donde el bosque deja de tener caminos
y apenas la luna tiene un resquicio
para enterarse de lo nuestro,
la luna, siempre curiosa ella…
Les pediré a mis musas que se inspiren
allá por lo recóndito de las esencias
y me elijan las músicas acordes...
con mis palabras llenas de amor,
que le pongan realidad al sentimiento
para que éste llegue nítido...
y sin ninguna retórica de rapsoda.

Somos...

Debemos ser dos gotas de agua
que debieron salir de un mismo río,
o de una fuente de agua fresca y pura
de un bosque natural por inventar,
o dos gotas de una lluvia...
de una nube blanca que, pese a todo,
es benefactora y llueve generosa.
Somos dos emociones incandescentes,
en perpetuo vuelo... sería, seguramente,
antes de ser gotas de agua.
O quizá, más bien somos...
dos proyectos realizados
después de ser lluvia y emociones.

dimarts, 12 de setembre de 2017

Hablar con el viento

Hoy no tenía buena cara...
en lugar de pasear sus cielos,
paseaba sus miedos,
sus vacilaciones, sus dudas.
No, no tuvo el acierto...
de quedarse en casa,
para hablar con el viento
de una ventana discreta,
oxigenar su cabeza,
recuperar su sonrisa
y la luz de sus ojos,
y entonces salir,
no a comerse el mundo,
sino a mi, que estoy riquísimo...
incluso sin patatas.
Supuesto y fácil suponer,
te espero con la felicidad
...de toda esperanza.

Me releo...

A veces releo mis pequeños escritos, y me digo: anda que bien suena, y es hasta profundo, y tiene una cierta lucidez, y alguna pretensión de solución. Otras, me digo que observo una cierta pobreza poética, sobretodo en la forma, y estaría bien de borrar y reconstruir, más que nada por respeto a los que tienen a bien leerme... pero quizá perdería un poco de espontaneidad, que a veces tiene alguna gracia. Mis respetos a todos y todas, incluso a mi…

Mis respetos a todas las mujeres

Alguien me dijo una vez que las mujeres saben muy bien cuándo tu mirada se pierde por su cuerpo. De joven procuraba mirarlas a los ojos, con mirada franca, limpia, directa. Luego te das cuenta que si a lo de franca, limpia y directa, también le has dado un repaso por las curvas, pues es un bagaje que siempre resulta asequible y alargador. Todos mis respetos a todas las mujeres, que son un encanto, ¿verdad? ¡Arriba las mujeres!

dilluns, 11 de setembre de 2017

Tú y el río

Y al cerrar los ojos, tú acudes rauda,
siempre, y yo te invento un lugar en las moreras,
mirando al río, que se permite el lujo de formar un islote,
y facilitar el tránsito de los ánades y los flamencos.
La proximidad de nuestros silencios se extasía
en la contemplación de tanta belleza natural.
Gozar de la imaginación, con la ventaja que tiene...
de poder inspirarse en ti y en el río.

Vamos a gozar y a gozarnos

Vete a ver las amapolas, los frutales en flor,
las rosas de colores y concéntrate en el blanco.
Vete a ver el mar y cuéntale que te cuente
de sus experiencias veraniegas,
y verás que en él caben los ciertos y los circos,
y que termina cansado de tanto hospedaje consentido.
Vete a ver el río que baja entre chopos y parece tener prisa
por abrazar el mar, que es su padre final.
Mejor ven y vamos de la mano,
a gozar y a gozarnos por la vida bucólica…

Sentirse amado

Hay gente que se acostumbran a que los cuides, y si alguna vez no lo haces, lloran como niños recién desmamados. Es muy edificante experimentar la sensación de que te quieren, de que se preocupan por ti, y ves como de forma natural, muestran amor y prevención, para llenarte de cariño y protección. Pienso que el bien devuelve bien, y sentirse amado en una existencia de brotes naturales es una auténtica bendición, ¿cierto?

diumenge, 10 de setembre de 2017

Vale la pena


Siempre he pensado en el típico "abrazafarolas", al que se le ha aparecido una luz, e incluso un soporte en forma de farola, que le calma los excesos y le invita a la reflexión, para reconducir sus comportamientos. Pienso que la vida, a veces, no siempre, te da la oportunidad de volver a la coherencia, al estar de acuerdo y en paz contigo mismo, y vale la pena... ¿verdad que si?

En tiempo de los abuelos

Estar con tu amor a la luz de un candil,
sin más música que la que arranca la brisa
a las pequeñas hojas de una encina centenaria…
Aquellos tiempos de los abuelos que no tenían luz,
y se reconocían por la voz,
en el saludo previo al trabajo de sol a sol…
La cara blanca de moda,
la tentación de un tobillo al descubierto,
la caída de ojos, el lenguaje de los abanicos…
Estar con tu amor a la luz de un candil,
y alguna vigilancia, una carabina, vaya.

Aquel atardecer

Campos abonados
donde amanecen
las magias en vuelo,
aromas de jazmines
que fueron rosas
y retienen la esencia.
Y aquel rocío perla,
aquella suavidad
de trinos agudos,
aquella brisa
moldeando las acacias.
Y aquel atardecer
que parece...
un principio de día,
o de vida regalada…

dissabte, 9 de setembre de 2017

Momentos

En la paz de mi casa, silencio salteado...
pasa un tren que se hace oír por mi ventana abierta,
y una ambulancia que pide paso con mucha insistencia,
un accidente, un enfermo reclama urgencias.
Y de repente, la pelota y, a su vez, los niños,
y los gritos y los goles, cierro los ojos...
son momentos, la vida está hecha de momentos
...de los que dependen los futuros.

La política ha muerto

Estoy en un bar de Tarragona, reservado, sin bullicio, casi se presencia la calma de la mar cercana, una música de aquellas que te deja escribir, y cuando reparas en ella te envuelve, como si la musa de la inspiración se activase en suavizados lúcidas. Un café con leche y un mini de atún, y un repaso a la actualidad deportiva. De política ya no se habla, ha muerto del todo, ahora la corrupción hace su justicia.

Una cría de elefante

Un niño pequeño, una hoja tierna,
un brote de vida en el árbol que renace,
un principio, un origen, una esencia,
perfumes de bosque que ofrece aromas de verdad,
antes que la codicia humana active sus maldades.
Me gusta ver como emerge la vida
y me emociono cuando veo... una cría de elefante.

divendres, 8 de setembre de 2017

Montar tu nido

Soñaba en raptarla, subirla en mis alas,
y llevarla por entre la arboleda frondosa
de una montaña verde…
Soñaba en hacer el nido por lo desconocido,
por donde no se contemplan los paseos,
por donde la vida a dos es posible y respetada.
Y luego resulta que cuando te casas,
te casas con su familia, con la tuya,
y montas tu nido entre ellos.
A veces sale bien…

Naturaleza

Buscaré un ambiente...
con tantas hojas verdes,
que el más puro de los oxígenos
acaricie tus pulmones.
Y la fuente eterna en roca viva,
surtidor de vida, te aclamará
lanzando sus gotas,
como rocíos que alegren
la hermosura de tu cara.
Siempre hay una rana
que croa en el nenúfar,
y una ardilla que vuela,
y un pájaro en cortejo…
Siempre hay un lugar virgen
...donde llevarte.

¡Buenos días!

Verte dormir, despertar,
verte despierta y, al poco...
se huele a ti y a café,
todo va tomando forma y sentido,
y el día se pone en marcha,
hablamos, decidimos, concretamos,
vivimos nuestra lógica
y natural existencia…
Quizá un paseo, una lectura,
un refresco de fruta natural.
Seguro que un abrazo...
sella nuestra cordial afinidad,
mientras la vida sigue,
y que no pare, así de maja…

dijous, 7 de setembre de 2017

La calma de los jubilados

En aquella silla de aquel bar,
movido en sueños de vida,
me encontró la luna en mi mesa,
con mi Pilot y mi cuaderno Oxford.
Allí les hablaba de las idas y venidas,
de las prisas por cumplir los horarios
y de la calma del jubilado
que observa y da voz...
a sus silencios contando lo que ve,
o lo que cree que ve o inventa.
Aquella mesa, aquella silla,
aquel cuaderno, aquel Pilot…
forman parte de mi vida,
...y el café claro.

Bellezas

Madre mía, qué había en el fondo de tus ojos…
Las bellezas con ojos y sonrisas tonificantes,
cuando tienen interior y fundamento,
llevan gracia y energía en brillos…
Belleza noble, con sentido, con criterio, con verdad.
Y no, no todas las bellezas son iguales,
por muy de azules que vayan pintados los ojos,
o muy ensayadas que estén las sonrisas…
Belleza interior, que es la esencia
...de toda hermosura que se precie.

Acude a las flores

Y si estás triste, observa a las flores,
detente ante los azahares, huele y respira,
extasíate ante la flor del cerezo,
verás como se te ponen los ojos como platos,
al contemplar un árbol que parece invadido por la nieve.
Admira las orquídeas, que parecen burbujas de ángel
que ennoblecen las almas…
No dudes entre clavel y rosa, y quédate con ambos,
son todo un regalo, aunque la rosa, si es blanca...
es mucha rosa, y en ella culmina el arco iris.

dimecres, 6 de setembre de 2017

Un buen programa

Una música, un café, un libro.
El café, corto, cargado, aromático.
La música, suave...
sin mucho andante ni alegro,
más bien de pausado violín,
al que sólo un saxo,
esta vez sí, lejano,
pueda recomponer sus alegatos.
El libro, cualquiera de Alberto Moravia,
autor que te cuenta...
sus historias tan interesantes,
que ya en las primeras páginas
parece que tu andas por allí,
desempeñando tu rol...
con todo entusiasmo.
Buen programa, ¿no?
Y luego a andar una horita,
y Teresa en clase,
saboreando delicias escolares...
¡Último curso!

El sol descansa oscuro...

Cuando cae la tarde y el sol se duerme,
la luna señorea ufana,
las luciérnagas reinan en el campo,
y el aullido de un lobo indefinido,
el ruido de una supuesta tempestad,
y una paz y un consenso de afinidades,
y tú de la mano por los senderos de siempre,
algún pajarillo rezagado entona,
dedicado a nosotros, una oda al sol,
que ya no brilla y descansa en oscuros…

Solitario pensador

Un acantilado sin flor, con fondo marino azul,
espejo del cielo y brisa música que interpretan las olas,
rítmica soledad, donde el alma se serena.
Algún pajarillo encuentra seguridad en los vacíos inaccesibles
y se cobija en las rocas, más allá de los miedos agresores.
Solitario pensador que meditas en la roca libre,
entre la sal de los suspiros de un mar que olvidó el verano…

dimarts, 5 de setembre de 2017

Amanecer

Amanecí en una fantasía delirante,
sólo verdes bosques de esperanza,
música y maracas,
río eufórico en busca de tranquilidad,
suave brisa, noche plácida,
algún canto espontáneo...
de amor incontenido,
y una luna constante en su forma
...de emocionar y emocionarse.
Amanecí en una fantasía y desperté...
en la exquisita libertad de tus brazos.

Aquella paz activa

Aquella media sonrisa insinuante,
aquella gracia en el disimulo contenido,
aquel movimiento ágil,
aquel andar eléctrico,
aquella juventud de plenitud,
para dar sin vender...
vida y razones de vivir.
Aquella magia, aquella luz,
aquel amanecer...
de todas las primaveras por venir,
aquel amor, aquella paz activa,
causa del vuelo...
de todas las mariposas ilusionadas,
que se activan en dulce pasión…

Crecer cual rosa

En mis sueños, los pétalos de rosas blancas...
te llueven constantemente, luego reparo en el bosque
y maldigo a los vientos que deshacen las rosas.
Pétalos en vuelo que, una vez así,
se ve que tienen buen gusto...
y te llueven, y se confunden con tu aroma,
y aumentan las bellezas de tu alma noble.
En mis sueños, los pétalos de rosas blancas...
te llueven, y tú creces cual maravillosa rosa.

dilluns, 4 de setembre de 2017

La guinda perfecta

Y en la sinfonía de colores
los neones se vuelven locos,
resaltando los supuestos mágicos
de las esencias de la noche.
La fiesta está, pese a todo, amortecida,
los brillos son solo camuflajes,
engaños que esconden
la falta de realidad…
A la noche le falta la estrella,
y a mi vida tus ojos,
tú presencia es la guinda perfecta,
a toda avidez de luz natural…
Luz de ojos, sonrisa eléctrica,
noche, paisaje…
acude hasta la luna llena.

Mirando fotos

Mira qué jóvenes...
qué guapos, qué delgados.
Mira nuestro hijo, tiene tus ojos...
y todas las gracias, o así lo vemos.
Mira, estamos en Sevilla,
y aquí en Granada, en Cádiz,
en Santiago de Compostela,
en Cudilleros, en la Concha,
en Santurce, en Pamplona.
Mira que te miro y nos vemos,
incluso por Francia e Italia.
Bello mundo, sobretodo...
mi hermosa Catalunya,
bellas fotos, y tú entre ellas,
el toque sutil…

Amanecer amigo

Amanecer, no te aceleres...
que la veo dormir,
que la veo soñar,
que la veo volar,
que la veo sonreír…
Parece que sepa que la miro,
o sueña que la miro,
o sonríe porque la miro…
Y a mí que más me da,
si descansa bien,
si sueña bonito,
si como siempre sonríe
como los ángeles no caídos…
Se bueno amanecer
y tarda un poco,
no me prives del espectáculo
de gozar del paisaje…

diumenge, 3 de setembre de 2017

El Delta amarillea

El Delta del Ebro se empieza a teñir de amarillo, lo que conlleva la ilusión de la cosecha, la culminación de un trabajo bien hecho. Pese a todo, este año, la gente no parece muy convencida de sus logros, y se auguran unas pérdidas de entre un 30 o un 40%, ojalá sea menos. De todas formas, la belleza es incuestionable y en el ambiente se nota que se van calentando motores... nunca mejor dicho, las cosechadoras y los tractores con carreta ya se dejan ver por la calle...

Dejar de ser ido...

Andar despacio contigo, correr sin ti,
volar con la placidez de los flamencos,
que siempre parecen saber...
que tienen seguros los espacios.
Ir como un ido a por ti,
y allí dejar de ir, correr, volar,
y allí dejar de ser ido, y planear contigo
...como los flamencos.