diumenge, 31 de gener de 2016

Convivencias

Las palomas divertidas del puerto,
juegan con las gaviotas, juntas...
hacen incluso alguna excursión
por las partes bajas de la ciudad,
y ocupan algún árbol desnudo,
o alguna farola, que les muestra...
embelesada, los atardeceres rojos.
Al final del río Francolí,
conviven tal cantidad de aves,
que parece una reserva natural de éxito,
incluso los practicantes de remo,
que ahora proliferan por allí,
parecen convivir con un cierto...
y alegre respeto mutuo.

Cosas de mi Barça

Como una gracia de Piqué,
para los que no somos catalanofóbicos…
Como un gesto de Iniesta,
que la duerme y la mima y la angelea…
Como una parada de Bravo,
que desilusiona cualquier iniciativa…
Como una aparición de Neymar,
en plan genio renovador de sabiezas…
Como un toque, un tempo de Busi,
una posición, un saber estar,
una elegancia…
Luís Suárez, toda una verdad
de esfuerzo y constancia,
un prodigio, no exento de clase…
Y Messi, la esencia, el mejor de la historia…
Y un ilustre resto de grandes
y edificantes creadores de genialidad…

Cuando me doy...

No sé si soy la bomba o la leche,
pero en todo caso, un proceso en erupción,
al que el amor se le hizo progresivo
y avanzó mucho más allá de los contenedores
del mejor viento de la fantasía crónica.
A veces pienso que yo nunca doy nada,
simplemente me doy todo yo,
porque no se puede querer solo un poco,
en porciones, en fascículos de espacio,
tiempo o proporción…
Y cuando me doy, soy bomba y leche,
esencia y fragancia, pasión y constancia…

dissabte, 30 de gener de 2016

Príncipe encantador

¿Y si fuera un príncipe encantador,
más bien que no encantado,
que antes fue rana de estanque,
en bosque de morbosas fantasías,
y que ahora está anclado
en este cuerpo de curtidos y experiencias,
del que es portavoz en exclusiva?
Estaría bien ¿no?...
mi voz como de trueno melodioso,
clamando entre mis próximos urbanos,
sería una combinación lúcida,
entre la belleza que encarnan los príncipes
y la ciencia que suelen atesorar las experiencias…

Patos en el río

Un par de patos vienen hacia el río,
estiran sus patas y abren sus pies palmípedos,
se posan como haciendo esquí acuático,
con una cierta gracia y elegancia.
Son o serán pareja, y vienen a fijar espacios,
y a quererse sin vuelo y con ansias de nido.
Habrá juego de cuellos,
sin llegar al baile de los cisnes,
y también un murmullo de graznidos,
que son los suspiros de los ánades...
altamente enamorados de los ríos.

Ludopatía

En el casino, el ludópata está de mala suerte, le ha salido el premio gordo de una de las máquinas tragaperras, y ahora está invirtiendo en otra máquina que se resiste. Hace que se la guarden, mientras empieza con otra. El premio ya casi es historia, y piensa que así es como llegó, se da ánimo, aunque su cara desencajada no disimula sus tribulaciones. El pastel se va acabando y habrá que empezar con el último billete de reserva, reservado e imprescindible. No sale nada, está frente a la máquina, igual que frente a un banco, así que no podrás hacer nada, si ellos no ven que pueden hacer negocio contigo. El juego, uno de los vicios más lamentables y altamente peligrosos, error a evitar…

divendres, 29 de gener de 2016

Alejarse de los fondos

A veces nos sentimos solos,
vacíos, aislados, inservibles.
Se impone una limpieza de miserias,
y poner un alto activado
para poder actuar...
en condiciones de dar o merecer,
lo mejor de la vida.
Verte en la nada, te conciencia...
de que no hay nada más abajo,
y hay que aprender
de las experiencias negativas,
y a partir de ahí,
todo es alejarse de los fondos
sin destinos sugerentes…

Sueños y rosas

Se te han licuado los sueños
y aparecen en forma de rocíos,
deslizándose suavemente
por los pétalos azules de las rosas.
El invento es épico y poético.
Sueños como suspiros licuados
vagando felices por las rosas azules.
Y, mira por donde y como siempre,
voy a acabar hablando del mar
y de las rosas, sobretodo las blancas,
que parecen arrancadas del océano,
y de las azules que son las mismas,
que se han ido azuleando...
de sal y cielo y sol.

Destino

A mi no me pasó, a mi me pescaron
con el suave anzuelo de unos ojos
en territorio por explorar…
Y piqué, por supuesto y a gusto.
Pero en la mayoría de casos,
donde se forman los grupos,
las “pandas” de amigos y afinidades,
siempre debe haber...
un roto para un descosido,
o una sílfide para un Adonis.
Algunos lo llaman destino.
¿Y por qué no un roto y una sílfide,
o un Adonis con un delirante...
descosido ansioso?

dijous, 28 de gener de 2016

Dile que la amas...

Te alejas con las prisas del qué dirán,
pero con la calma y el sentimiento...
de autoconvicción.
Que vamos, que me aclaro y entiendo
aquello del “Vivo sin vivir en mi”,
o del me voy sin irme,
o del lárgate pero no te vayas…
Quizá nos gusta complicarnos la vida,
cuando sólo hay una y corta,
para malvivirla y desperdiciarla
a expensas de transformismos...
y malicias varias.
Dile que la amas, si la amas,
y deja el qué dirán, para que digan…

Bien... ya no busco

Busco espacios de luz,
como aquel que busca respirar.
Quizá el azahar en sus primicias,
o un conjunto de rosas amarillas,
que parece ser que existen.
Busco una luna atravesando
el palio que forman las moreras.
Busco unos ojos que acaricien,
igual que iluminan los espacios.
Busco un amanecer tempranero,
entrando apresurado por la ventana
y esparciendo estrellas de luz.
Bien... ya no busco, tengo Teresa y paz.

La voz que clama de tus ojos

He de averiguar la pista justa,
aquel resquicio en el que hacerme presente,
y hacer que mis verdades...
sean méritos creíbles a su alcance.
Siempre sueño en aquella sonrisa limpia,
en una tarde clara,
y con toda la promesa de primavera eterna,
pendiente de un suspiro efímero.
Dichoso el día en que se escuche
la voz que clama de tus ojos,
para acudir, raudo y veloz,
volando con los vientos...
de las furias anhelantes, sin freno.

dimecres, 27 de gener de 2016

Terulias

Uno que ya compartió carbonilla y brasero con su abuela, y también participó en los refranes que dicen los viejos tras el fuego, ahora acude a alguna charla, para contar anécdotas que, a veces, parecen las batallitas del abuelo cañón. Pero como también hay chocolate sin leche, y algún cómico visceral que hace disfrutar, hace que cada frecuentada sea una amena concertación de pareceres. Las mejores tertulias son aquellas a las que acudes sin tener ninguna obligación, ni para hablar a la voz de ningún amo... simplemente, san queremos…

El mar a través de tus ojos

Un te quiero, una ventana...
donde mirar los infinitos,
sin querer saber más, un te quiero,
más acá de los horizontes,
y las promesas de cielos estrellados.
Un te quiero cercano cercano,
que te lleve los sueños,
al aposento compartido...
de las ilusiones múltiples.
Y si cierro la ventana
y miro el mar a través de tus ojos,
y me pierdo en las montañas generosas
de tus curvas convincentes.
Pues eso, contigo están aquí,
todos los más allá, más lejos…

El pez que se muerde la cola

Dicen por ahí, los muchos sabios que en el mundo han sido, que lo importante es que hablen de uno, aunque sea bien… También se dice, que si hablan bien de ti, es porque te han fastidiado o pretenden hacerlo. Tampoco es tan importante ser popular, ser popular es tener un nombre, pero es la gente la que se encarga de poner los adjetivos, y en su análisis volveríamos a estar con lo mismo, como el pez que se muerde la cola, aún sin freír ni nada…

dimarts, 26 de gener de 2016

Anidamos

Ven y nos iremos a volar con las cigüeñas,
y nos buscaremos un castillo derrumbado,
en una cumbre borrascosa, donde reinaremos...
sobre las miserias y las decadencias.
Y alzaremos otro vuelo, en busca de una ermita
concurrida, venerada y llena de aprecios y respetos,
y a lo mejor descansamos unos días,
contemplando ruegos y pedidas…
Y por fin acudiremos a la catedral antigua,
llena de bellezas y de historias, presidiendo el pueblo,
con altas y solemnes torres, y allí,
en la cúspide que da a la plaza, cerca de las campanas,
participaremos de la fiesta, cerca de los coros celestiales,
y allí fijamos nido…

Mariquitas

En mis meditaciones sobre el equilibrio de las especies, ya saben, cocodrilos comiendo ñus, las hienas y los buitres, carroña, y las rapaces, a los pequeños reptiles que se les comen los huevos. Hoy me viene de gusto recordar a las mariquitas, bello insecto, que da un toque de distinción a los jardines, y además son carnívoras, ya que se alimentan de pulgones. Me contaron que en París hay sitios que se dedican a la cría industrial y masiva, de estas interesantes criaturas. No es lo mismo echar al jardín un bote de insecticida, que unos puñados de mariquitas. Recuerdo que en mi clase de cuarto, cuando les contaba historias así, lo asimilaban muy bien, y lo contaban en sus casas a la familia…

Decires

Dime con quién andas y te diré quien eres… Porque no todos somos iguales, aunque algunos somos más iguales que los otros, dijo Felipe, cuando aún parecía creíble. Tal como vas te tratan, y aunque seas un genial genio de los ingenios, si llevas rastras y vaqueros raídos, y una bolsa al cuello a modo de mochila, no cuentas para nada... parece ser que la gloria miserable, está reservada a los ladrones de chaqué y de guante blanco. Y a estos no les hace falta ser un genial genio de los ingenios, sólo con ser un miserable, sin estudios, licenciado en depravación, tienen suficiente. Dime con quién andas, cómo vistes, cómo peinas, cómo es tu corbata, o tus rastras, y por supuesto yo, no te diré quien eres… Las apariencias engañan, dicen, otros engañan en diferido y, últimamente y sin ninguna vergüenza, en vivo y riguroso directo.

dilluns, 25 de gener de 2016

Amanecer a tu lado

Como un angelote de Murillo,
como una gracia de Rubens,
como el calor de una tibieza
que reconforte los buenos sentimientos.
Como la bendición de una sonrisa
que brotó de tu alma conquistada,
como los suspiros que aceleran...
los anhelos en viaje a buen puerto.
Como el sí de las niñas de don Leandro,
como el agua de mayo,
como el deshielo de los entuertos,
como un nacer de nuevas ilusiones,
una estrella nueva, una vida nueva.
Así es un amanecer a tu lado,
un despertar con la caricia...
de tus ojos cerca y al alcance.

Sol frío

Es frío hasta el sol y, en las zonas sombrías, las orejas chirrían y la nariz gotea perlas cristalinas. Pese a todo, he salido a caminar por la urbe, por caminos desconocidos, por barrios que no había transitado nunca. Predominan las sudamericanas de habla melosa, y abundosa, no callan ni en el silencio, van y vienen de compras y de papeles y carteras. Parecen bien instaladas, con una cierta seguridad, y a mi me agrada y me conforta. Sigo mi camino... pretendo llegar hasta la playa, luego, ya en el puerto, será territorio comanche…

Todo llega

Me gusta ir a los mismos bares, restaurantes, espectáculos musicales, al campo del Barca, a la playa cercana, al bosque mediterráneo. Me gusta que allá por donde vaya, me traten con cariño y con respeto, que yo procuro devolver de muy buen grado. Mi padre solía decir: “Allá por donde vayas, que de los tuyos haya”. Supongo que todo hombre tiene un tiempo en el que no tiene opción, pero suele llegar una jubilación gloriosa, donde sólo acudes a los terrenos conocidos y bien adobados. A veces, no se lo digan a nadie, incluso me hacen la ola, y me siento feliz y debilitado…

diumenge, 24 de gener de 2016

En nube de algodón

Tienes la belleza de una tórtola que persiste conmigo,
con jaula abierta y música de bellos ronroneos…
Si un día vuelas y te subes a una brisa
para vagar por otras fuentes y otros nidos,
viviré mi soledad sin llegar al olvido,
y me acercaré a una ventana en busca de un aire...
más rápido que una brisa para ir en tu busca
y propiciar un regreso en nube de algodón,
que nos alucine fácil, que nos americe raudo,
que nos pose en el nido de origen,
y perpetuar nuestra bendecida felicidad original, amén…

La noche y el día

En la desilusión penetrante
te cae la noche encima,
sólo quieres dormirte en los oscuros,
como aquel que ha bebido
con el propósito de alejarse
de la cruda realidad.
No hubo malicia, ni desdén,
ni burla, ni maldad alguna.
Tampoco las noches son eternas,
menos el sueño ficticio...
que pretende esconderte de los hechos.
Y un día, se acaba la noche,
y no hay más sueño que el reparador,
y el amanecer es un principio de vida…

Recuerdos

Aquel día en el instituto,
tu estrenabas falda de cuadros,
como de uniforme de colegio.
Subías las escaleras,
con tus rodillas suavemente firmes
y tu cadencia casi estereofónica,
y yo que siempre te esperaba arriba,
esta vez vi, desde abajo,
la delicia de tus piernas.
Ya en clase, te conté de mi retraso,
y de cuánto me gustó tu falda,
a juego con los rojos suspiros de mi alma.
Casi reímos, y tras la penúltima mirada,
por fin, empezó la clase, contigo…

dissabte, 23 de gener de 2016

Dulce

Como la mirada de tus ojos,
como la cara de la luna cómplice
de todos los amagos furtivos.
Dulce como la miel que sale de tu boca,
en palabras del mejor romero.
Dulce como un suspiro,
que se soltó del contexto por el éxito pleno
de los momentos de la gloria total.
Dulce beso apasionado
con el que empezar el día,
beso eterno hasta el atardecer de los infinitos.
Dulce tu cara entre las rosas de los jardines...
altamente azucarados del amor.

Memorias

Será que tengo memoria de pez…
y me olvido de sus miradas a otra parte,
de su indiferencia siempre explícita,
al sol y al día de cada exposición.
Será que borro fácil y hago cuenta nueva
de las ausencias en extinción.
Es posible que mis heridas sanen bien,
porque no hice terror del desprecio.
No, no se manda más allá del corazón,
y no pudo hacer más, y yo tampoco,
así que amanece un día nuevo,
la calle está limpia y sin pisadas
que no dejaron huellas ni resentimientos.
Memoria de pez, a veces, otras...
memoria de elefante... con mucha trompa.

Una sentada y un café

Dudó de mí, y me mostró su actitud hostil,
no de frente, más bien por el entorno,
propiciando un boca a boca
que las lenguas viperinas, altavoces perpetuos,
aprovecharon sin desperdicio.
A mi me enfadó, me disgustó sobremanera,
sólo el hecho que pudiera sospechar de mi.
También le hice el grueso,
y los silencios de las miradas...
sólo eran agresiones de resentimiento.
Ganó una no verdad, y duró unos años,
hasta que un día, una sentada y un café,
hicieron aterrizar la cordura ausente…

divendres, 22 de gener de 2016

Tu luz

Te llamo,
respondes,
hablamos,
quedamos,
acelero,
llego,
llegas,
hay más luz,
nos vamos,
y en casa...
me llamas,
respondo,
hablamos,
y mañana...
más luz,
es la tuya
que enciende
mi alma…

Mi frase más desafortunada

Cuando me jubilé, se me escapó una de mis frases más desafortunadas: ”A partir de ahora ya no quiero ni enseñar ni aprender nada más”. Seguramente llevaría las alforjas llenas de los avatares de más de cuarenta años de docente, pero no lo justifico… Uno, en su decente humildad, puede ser ejemplo, como mínimo, de sus experiencias y, sin darte cuenta, sigues enseñando, ahora sin tiza ni pizarra, respondiendo a conciencia, a todos los que esperan tus sabias respuestas, un suponer. En cuanto a aprender, diría aquello de Salomón: ”Salomón muriendo y de un niño aprendiendo”. La vida es una hacedora de grande lecciones...

Los suspiros de las flores


Tengo un clavel para ti,
que no osé arrancar...
de aquel manantial de vida,
pero que enseguida pensé en llevarte,
para acercarte a los silencios del aroma,
a la belleza de los deseos,
al placer de la hermosura natural,
a la constancia de los logros
que programamos de antemano.
Tengo los claveles y las rosas blancas,
y un jardín que cobija el amor,
y un amor a quien mostrar...
los mejores suspiros de las flores.

dijous, 21 de gener de 2016

Me quedo contigo

Hoy me divorcio de toda actitud zombi,
de la maldad, de la desatención, del olvido,
de la farsa, del despropósito, del abandono,
del desprecio, de la malicia, de lo superfluo,
del vacío de los llenos multitud,
de la estupidez teatral,
de la búsqueda de otra identidad,
para mejorar y dejar de ser otro,
del orgullo, de la intransigencia,
del silencio obligado y premiado.
Así que me divorcio, o no, porque, realmente,
nunca estuve casado con todo eso.
Me quedo contigo amiga mía, que eres...
la antítesis de todos los sinsabores de la vida.

Un complemento de sonrisa

Te esperaré, ansioso, anhelante, esperanzado,
allí por donde el bosque se complace 
en convertirse en juegos de escondite.
Luego apareceré por donde la hiedra ya no trepa,
porque intuye que el cielo está cerca, a tocar de aroma.
Y si la suerte me es esquiva y el bosque pierde brillo con tu ausencia,
me andaré por las aceras sin farola, por las noches sin luna ni fin.
Quizá en una esquina me sorprenda un prometedor amanecer, 
recién salido de la ducha y, como yo, busque un completo de sonrisa,
una compañera de viaje alado…

Solución


Recogí tus ojos en caída libre,
y nos adentramos por los bosques de pinsapos,
y por los acantilados que contemplan...
embelesados el mar bravío.
La voz que clama en los desiertos,
y el viento que transmite
en aullidos los latidos del alma,
nos contemplan los risorios,
activados en armonías perpetuas.
Perderme contigo para encontrarme contigo,
he aquí la gracia del invento,
y la solución de todos los entuertos...
persistentes o ocasionales.

dimecres, 20 de gener de 2016

Mercado central

He ido al Mercado Central, y he visto las paradas del maravilloso pescado de Tarragona, unas llenas de gente, otras menos. He escuchado las voces de las pescaderas, y las verduleras que no se quedan atrás, y la gracia de las gitanillas que venden ajos al asalto y con gracia zalamera, y a fuera el señor del piano mecánico, y la anciana arrodillada y plañidera pidiendo limosna… El mercado una pluralidad activa, bullicio y arte, vida…

Flora, fauna...

Me gusta ver que el romero ha florecido,
y que los cerezos parecen nevados,
escondiendo sus hojas.
La flor de la granada parece una campana,
una perla con gloria.
Los campos de lavanda relajan con sus lilas,
allá por los campos de soledad.
Los arrozales verdean al sol,
y agradecen los aplausos con espigas generosas.
Me gusta la flora, pasto de la fauna… humana.

Mi padre

En la plaza no hay nadie,
solo unas palomas planean,
entre ronroneos persecutorios.
Pienso en los patios vacíos,
en los pajaritos en busca
de alguna migaja
del “bocata” de madre…
Pienso en la clase vacía,
después del timbre de las cinco,
donde se escucha...
el silencio ruidoso de cada almita.
Pienso en mi padre...
que, cuando llegaba tarde a casa, me decía:
Tú debes mirar a los lados,
y cuando ya no ves a nadie, regresas…
Mi padre, humano y buena gente.

dimarts, 19 de gener de 2016

Un mar azul de sal y sol y cielo...

El agua del mar se desriza,
en ella ya no flotan rosas blancas,
ni hace olas prepotentes...
que no le van a su alegría tibia y noble.
Los yates de los ricos han salido de paseo,
y las barcas de los pescadores
se columpiarán menos,
pero sus tripulantes seguirán...
siendo gente encantadora.
El sol juega con el agua quieta,
y la llena de manchas relucientes,
se aclaran todos los azules,
las gaviotas esperan,
y yo me siento en un banco
a recuperar gemelos...
y a observar y aprender.

Ha venido a soñar

Negra y como enlutada
y como una nube sola,
pasea pausadamente,
ladeando sonrisa linda,
contemplando paisaje…
El mar le hace de espejo,
y el oleaje tranquilo
le da la pauta de cada paso.
No tiene ninguna prisa,
parece ir, no sabe donde,
sólo contempla y se contempla,
y, de vez en cuando, mira a lo lejos,
y parece ver más allá del horizonte,
y aumenta su sonrisa…
Ha venido a soñar,
y parece que ha dado
con el sueño apetecido, justo,
logrado, y hasta bendecido.

La amistad


(A la atención de mi amiga Dolors Pérez Bonet)
Cuando hablamos de amistad, siempre me viene a la memoria, aquella célebre frase: "Amigo Platón, pero más amiga la verdad". Razonando un poco, deduzco que un buen amigo es como tener al lado una verdad rica en decencia y afectos, como una especie de conciencia paralela, que igual que va de fiesta contigo, unas veces, y otras no quieres escuchar porque te hiere en su intención de sacarte de tus errores. El amigo siempre ríe contigo, nunca de ti, y llora contigo para reducir las dramatizaciones y buscar un espacio apropiado para las soluciones. El amigo es aquella persona que no se esconde, que sabes que está allí, con la que puedes contar, no para lo que sea, sino para todo lo que sea justo y mejor para ti. Lo dicho, el mejor amigo, es tu mejor verdad, tu mejor luz paralela…



dilluns, 18 de gener de 2016

Qué importa nada

Le pido un baile,
se levanta lenta,
la miro a los ojos,
la acerco,
medio me deja,
inexperta,
y la música casi para,
y los pasos se ralentizan,
y le noto un suspiro
en disimulo,
y un hablar de su mano
que se explica
en silencios adorables,
y cierra los ojos,
y me quedo sin luz exterior,
pero qué importa nada,
si tengo encendida el alma…

Un colom finiquitant

Pobra senyora, allà, com a mig ajaguda,
en un banc, al racó de la plaça vella…
Té el cap blanquinós, poc pentinat, no massa net…
Tota en si sembla, un acabament d’un projecte inadequat…
Potser un marit a prop, o un fill o una filla responsable,
potser una societat mes justa, potser un servar més recte,
ves a saber, però es depriment veure coses així…
M’ha fet la impressió, la mateixa que quan veig un colom
finiquitant al vell mig de la plaça, davant tothom,
un tothom que no s’immuta per res, ni per ningú…
Realment trist, exageradament lamentable.

Cogí tu mano

Cogí tu mirada en vuelo,
y me la llevé entre las hojas
de un bosque tranquilo,
de senderos sin surcos,
de desmayos profundos,
con ramajes lánguidos
y resinas... cual lágrimas
de los duendes del mejor amor.
Tu mirada, un paseo alado,
miraba por si la miraba,
y en el vuelo de un mismo
viento vespertino, nos perdimos,
y allá, encontrados,
cerca de los pinos, nos amamos...
a la luz de las luciérnagas.

diumenge, 17 de gener de 2016

Oda a los besos

Si hacemos un concurso de besos, seguro que pierdo,
porque no es una técnica o un proceso progresivo,
de ejecución premeditada, más bien es un latido instintivo,
espontáneo, que imparable sale del alma enamorada,
como un obús que sólo estalla en terreno abonado.
Quizá fuera un ganador si hablamos de besos ciertos,
naturales, con proyección de continuidad,
para satisfacer por entero a todos los ciertos
que navegan por los océanos del amor.
Oda a los besos que no son falsos,
menos aún protocolarios, mejor interminables…

Los cascabeles del destino

Dudas, miedo, turbación...
al final pareceré un triste.
Mira que es fácil ejercer
de aquello de que el no ya lo tienes
y que hay que ir a por noticias…
Pero no, me instalo en el incierto,
como un líbido de esperanza,
y allí perpetúo el morbo eterno
de una existencia en trance.
Un amigo, sin pelos en la lengua,
me habló del miedo...
a enfrentarse con la vida.
Dudas, miedo, turbación...
las almas pasean al dictado
de los cascabeles del destino...
un suponer, poco supuesto.

Barba nevada

Cuando llegan las fiestas navideñas, me dejo crecer la barba, mi barba nevada de Papá Noel sin trineo, no muy gordo, ni alto, pero si ya un poco viejo y conocedor de la historia y las historias de mis amadas gentes. En general me escuchan cuando hablo, e incluso se observan mis silencios como lozanas expresiones en discurso. Procuro estar a la altura de las circunstancias, hago de Rey bueno, más que de árbol abundoso. Soy del día a día, un hacedor de bien, diría…

dissabte, 16 de gener de 2016

Cola de caballo amarilla

Hace un día de oscuros grises,
y la niña rubia de edad indefinida
y la cola de caballo al viento,
se ha metido en un prieto chándal,
que le marca la espléndida y vigorosa figura.
Es un placer verla correr,
aminorar, incluso parar, y así observar
aquellos ojos claros, verde azulado,
que relucen y se realzan
en este apagado día de enero.
Habrá que dar la vuelta,
el día amenaza llantos de alegría,
las primeras gotas están al caer.
Que no me mojen la niña,
la de la cola de caballo alta y amarilla,
la de los ojos a juego...
con el mar encendido.

Esperando la vejez

Una gota de rocío viajaba...
por los pétalos de una rosa blanca,
contenta de la firmeza
de aquel firme suavemente deslizante.
De la rosa al jazmín,
intensificando aroma
y perdiendo firmeza en suelo.
Y de allí a la violeta, madre de las flores,
madre del respeto y la prudencia.
A veces creo que todas son la misma flor,
que ha pasado por la pubertad,
la adolescencia y la madurez,
y las gotas de rocío se recrean...
esperando la vejez.

Las rosas

Qué tendrán las rosas,
que cuando asoma un sol
que va catando estaciones,
ellas se asoman y hacen fiesta
y aroma en el jardín.
Me encanta que no las corten,
y que sean los amores
los que acudan a rendir pleitesía.
Las parejas de la mano firme,
escuchando trinos y roces de hojas,
además del chapoteo...
de la fuente que da vida.
Qué tendrán las rosas,
que huelen y alimentan los paisajes
donde el amor pace y circula…

divendres, 15 de gener de 2016

Amor, amar.... amar, amor

La amó en silencio desde los siempres,
ella parecía feliz viviendo al margen,
con su marido y dos hijas,
con su negocio y amistades de otro círculo.
Pero no duró mucho, se torció, se deshizo
y acabó sola con las hijas, sin negocio, sin…
Se enteró de la ruptura y acudió raudo,
se las llevó a su ciudad,
les hizo partícipes de su solvencia,
les dio todo, sobretodo amor,
el amor que había almacenado a través del tiempo,
subsistiendo en suspiros…
El murió, no hace mucho, las dejó ricas...
y un ejemplo del verdadero buen amor.

Amar a través del tiempo

Llegaste como los Reyes Magos,
en camellos o caballos, por el mar,
por el cielo, en nave espacial,
con estrella que encamina…
Y te amé con la intensidad de los tiempos,
a juego con el proceder del momento.
Crecí contigo en la progresión...
de las conquistas tecnológicas,
y te goce en los lenguajes de abanico,
me perdí en la caída de tus ojos,
te abracé en el neón más deslumbrante,
y me recreo en la paz más estridente
de todas las vivencias actuales.
Amar a través del tiempo,
sin tiempo para otros menesteres…