divendres, 17 de novembre de 2017

No me los creo

Solía admirar a la gente que está segura de sí misma, la que no duda, la que siempre pontifica y alecciona, y certifica, y proclama convencida. Solía pensar, con la suerte que tienen de ser así, y hasta parecen felices como si hubiesen alcanzado la verdad absoluta. Uno, en cambio, duda de sus dudas, cuestiona y se cuestiona, intenta comprender y razonar y buscar los porqués y, cuando llega a la raíz de los que siempre están seguros, aún duda más, no les cree y, por supuesto, de admiración nada de nada. Siempre hay alguna duda razonable y de verdades absolutas las justas, y te venden tantas...

Nuestro camino

Me gusta pasear...
por las calles vacías de mi infancia,
recordar sus luces escasas,
donde tomaba especial magnitud,
la aparición de la luna,
que me parecía siempre llena,
o al menos muy generosa.
Ahora están más llenas,
pero sus luces...
no tienen aquel resplandor,
ni sus paseos tienen el aliciente
de aquella primera juventud,
donde todo se magnificaba
ante la presencia de unos ojos
que sonreían con naturalidad.
Aquel camino que llevaba a la era,
era tu camino, el nuestro,
y hoy lo recorto contigo,
vamos más lentos,
pero vamos… los dos.

Volver en sí

Recuerdo, alguna vez, no muchas, haber andado de listillo por la vida, haciendo aquello que nadie esperaba que iba a hacer, o llevaba la contraria por sistema, incluso y sobretodo, cuando tenía claro que no tenía razón. Eran aquellos tiempos en los que crees que el álgebra te va a resolver todos los problemas, y tú te crees en una adolescencia de nivel muy superior al resto de los humanos. Menos mal que duró poco y, al tocar suelo y entorno, volví en sí, o en mi…
 

dijous, 16 de novembre de 2017

Se fue sin irse

Llegó el invierno,
dando prisa al otoño,
y se fue, como el sol,
como aquel rosal
que quedó desierto,
y se le secan...
hasta los pinchos.
Se fue y vinieron los fríos,
y las noches sin luna,
y las tardes...
sin esperanza de amanecer.
Se fue y llegaron las nieves,
que invitaban a la reflexión
y al recuerdo…
Se fue, sin irse del todo,
y en cada nostalgia...
hay una fiesta.

Calor y color

Tú eres calor y color,
el calor agradable...
de tu compañía y comprensión,
que desprende paz y luz,
y es el contacto, la palabra,
el aprecio, la afinidad.
Tú eres también color,
como aquella claridad...
que permite ver los objetos,
o como aquellas gafas
que te permiten distinguir el arco iris,
o como aquel aliento permanente
que te lleva a las verdes esperanzas,
a los azules cielo...
y a los más maduros amarillos del amor.

Sueño de poeta

Imparable el poeta vaga por los misterios,
cabalga por las noches oscuras del alma.
Vuela y se para en pleno vuelo, cual colibrí,
para libar la belleza de los entornos elegidos.
Cada poeta es incansable en sus sueños...
y los embellece, o los dramatiza, o los humaniza,
y mientras los sueña, los vive y los mejora.
Cuando pienso en ti, pienso que eres...
el sueño ideal de los poetas que se precien.

dimecres, 15 de novembre de 2017

Unos "Dyangos"

Estoy escuchando canciones de Dyango, ya saben... aquel cantante que canta con el alma a través del corazón. Dice cosas tan bellas como que la luna entra por la ventana, o como que sin ella, no volverá a sonreír el amanecer. A veces, cuando estoy solo en casa me regaló unos “Dyangos” y me emociono con sus versos románticos, tan bien interpretados… Es mi secreto, pero ni se lo cuenten a nadie, que todo se sabe…

Hueles a ti

Hueles a sal de mar,
a fragancias naturales...
de un bosque en primavera,
hueles a primera sensación,
a noticia de estreno,
a flor que reina en su reino,
sin maceta ni abonos...
que distorsionen su naturalidad.
Hueles a hierbas a la sal,
que crecen en las dunas
que juegan a esconder el mar.
Hueles a café y a buenos días,
y a limpia y sana juventud,
hueles a ti y a rosa blanca…

Unos ojos que sonríen

Una paz mental,
un estado de ánimo,
un delirio de paseo,
una ansiedad de fiesta,
un rayo de luz...
de excursión por la noche,
una luna llena...
que regala más día al amor,
un mar en reposo invernal,
un olor de bosque,
unos ojos que sonríen,
que son el motivo...
de una paz mental,
un estado de ánimo,
un delirio de paseo, una…

dimarts, 14 de novembre de 2017

El despertar de un mal sueño

Voy en coche caro, llueve,
soy rico, me llevan,
despacio, como me gusta.
Observo carreras y paraguas,
de los que cubren
y de los que cobijan a dos.
Soy rico y tengo una rica,
vamos en coche de ricos,
lentamente,
para que nos vean.
Qué sueño más tonto,
impensable ¿verdad?
Despierto, sigo siendo rico,
soy un amor...
que cobija un paraguas,
amo la lluvia y el abrazo,
y la vida…
Soy rico en amor, en lluvia,
en río y sol, en amanecer,
en sonrisa con café, soy rico,
existo y amo y soy amado...