dissabte, 31 de desembre de 2016

Utopías imposibles de la adolescencia

Estoy tan ido, que pienso en raptarte
y subirte en mis alas, y llevarte al mejor nido,
en la encina más fuerte y frondosa…
Y el mundo que zurza sus descosidos, yo contigo,
y los demás... los demás no existen
si no son una extensión de tus fragancias…
Pensamientos de un inmaduro,
maravillosas utopías imposibles
de la adolescencia en flor.

Etapas de la vida

A veces me satisface tener cosas que hacer… programa, horario, prioridades, como cuando era profesor y me pasaba el dia volando, inmerso en mi funcionar habitual. Pero ahora, ya jubilado, también me apetece no tener programa, ni horario, ni prioridades de aquellas que no puedes obviar, y salir de casa para gozar de lo inesperado... un amigo ocasional, un desayuno diferente, un paseo, por una vez sin mar, y el último café, allá donde dicen que lo hacen bien. En mi vida, todas las etapas han tenido sus espacios para el encanto, digo...

Quién no recuerda...

Y quién no recuerda aquella falda de cuadros,
aquellas piernas llenas de futuro,
aquellas escaleras generosas que colaboraban
para hacer más logrado nuestro mirar…
Y aquellos ojos que no eran traicioneros,
y aquella mochila que no era azul…
Aquel ángel de formas humanas,
donde el arte de lo indefinido se recreaba,
y se impregnaba en nuestras mentes,
y ruborizaba nuestros rostros…
¿Quién no recuerda su primer amor de escuela?
¿Quién no recuerda aquella trenza,
aquella cola de caballo, aquellos ojos miel…?

divendres, 30 de desembre de 2016

Queremos seguir

Andamos...
de la mano,
bici, a la par,
coche, copiloto,
vuelo, ala con ala,
hablamos escuchando,
soñamos despiertos,
sentimos con el alma,
amamos intensamente,
vivimos, nuestra vida,
crecemos a la vez,
despertamos juntos,
queremos seguir,
con todo amor, en paz,
con todo bien, en flor,
frente al mundo,
con el mundo, profundo,
de cada dia, contigo…

Carta a los Reyes Magos

Hoy he hecho una carta a los Reyes Magos, y uno, un poco egoísta, les he pedido salud para los míos, un buen curso escolar para la Teresa, y alguna opción convincente para mi hijo. Nada para mi, porque mi felicidad consiste en ver realizados a los míos y, si acaso, por si lo he de necesitar, aquella sutileza mágica que tienen los expertos, para estar a la altura cuando los necesitan. Pues eso, un poco egoísta ¿verdad? pero no hay ninguna duda de que les quiero…

El sueño del buen gusto

De regreso al niño que fui,
soy otra vez soñador de proyectos,
inventor de sueños,
diseñador de aventuras
que, en un principio, sonaban bien
y plasmé al futbolista total, a lo Messi,
y al profesor ideal que despertaba...
en el alumno el interés por aprender,
y como no, imaginé a la niña
con la que sueña el buen gusto,
pero con ojos, claro, y todo lo demás
en puro consenso con la naturaleza...

dijous, 29 de desembre de 2016

La indiferencia

Más allá de un agravio,
de una tirantez, de un desconsuelo...
Más allá de un rostro subido a rojos,
con bajada de ojos a ninguna parte…
Más allá de una gran pretensión
venida a menos sin entrar siquiera a trámite…
Más allá, en aquel más allá más lejos todavía,
vive, mejor malvive, diría,
la señora más malvada... la cruel indiferencia.

Aparece el amor

Al despertar, enciendo la luz de tus ojos,
me baño en tu sonrisa, respiro en tu suspiro…
Al despertar, tu eres primavera que se presencia
preñada de verdes mar, de rocíos azules,
de nítidos cánticos de todos los pajarillos en feliz cortejo.
Al despertar, se hace tu luz y los objetos se iluminan,
y aparecen amapolas, todas novias del amor,
aparece el amor, apareces… tú.

Nos vemos, nos vamos...

Y allí tú,
cerca... yo,
muere el reloj,
acude la tarde,
y el amanecer repica
cual campana
en fiesta mayor.
Y yo siempre cerca,
y tú nunca lejos…
Se detiene
el tam tam
de los luceros,
hay opción
de riesgo justo,
alfombra roja,
ahora o nunca,
fulmino el mañana,
abro los ojos,
veo, te veo,
nos vemos,
nos vamos,
juntos, los dos,
de la mano,
para siempre…

dimecres, 28 de desembre de 2016

Seguim al Delta de l'Ebre

Sóc al Delta. He anat a caminar una estona, més que res per veure els horts que m’agraden molt, tot i que ara no és molt bona pensada, però he vist uns carxofars i unes eres d’alls, i unes coliflors i cols de cabdell, i també faveres en flor i tarongers. Tot es feia mirar, sobretot per la bellesa de proximitat i l’art dels pagesos locals que en saben un pou… He vist el riu i el pont que va a Sant Jaume,”Lo Passador”, que es una passada, com tot el Delta, el de l’Ebre evidentment…

Voy de vuelo en vuelo

Voy de excursión por las nubes,
donde los sueños no tienen final.
La luna está llena de sensaciones,
tentaciones con gran variedad
de habitáculos para dar y vender.
Voy subido en un desdén...
que se escapó de un buen propósito,
y va vagando en mágica sutileza
para merodear por las cercanías
de tu mejor suspiro…
Voy de vuelo en en vuelo,
nunca muy lejos… de ti.

He tecleado música...

A lomos de una inspiración he trepado, cual ardilla,
por la corteza de los pinos piñoneros,
y he respirado la flor del romero,
y me han salido palabras llenas de perfume, poemas en verso,
versos blancos como líneas de un bloc por estrenar,
que están temblando como una doncella en edad de merecer.
A lomos de una inspiración...
he tecleado músicas a la luz de tus ojos mar.

dimarts, 27 de desembre de 2016

La soledad de las nostalgias

Que no caigan en saco roto los suspiros sinceros
que se le escapan a la niña,
en el peñasco de aquella playa de invierno,
a la que no dejan tranquila las desatadas euforias etílicas.
Ella ama la soledad de las nostalgias,
los paseos cuando el sol iba aflojando,
y la caricia de las pequeñas olas en los pies, eran un placer.
Los suspiros sinceros tienen vida propia, resuenan nítidos…

El gris algodón

Si la luna baila con los vientos
que detienen la lluvia
en sus nubes de gris algodón,
no se lo tengas en cuenta,
es porque se ha enamorado del mar
y va de azul a mirarse en el lago
donde reina la fuente del bosque,
y, al verse, se mueve...
en suavidades de felicidad.
La luna baila con los vientos
al compás de las olas del mar
y, aunque lo disimule,
espera un rociado de finas lluvias
que por fin soltará el gris algodón...

Tu sonrisa ama

Si intuyo tu sonrisa penetrante
que me lleva en disimulo una brisa amiga,
me esmeraré en descubrir los atajos
por los espesos inconcebibles,
y escalaré por las borrascas
de las cumbres más inaccesibles,
y me presenciaré raudo, como una aparición,
a la velocidad de un encendido eléctrico.
Tu sonrisa siempre me fulmina,
aunque quizá quiero decir que me ilumina.
No se si quema o es eléctrica,
tu sonrisa emociona, ama...

dilluns, 26 de desembre de 2016

Nuestro banco

La lluvia moja el banco,
y alguna hoja se pega…
es una sensación de azote.
Nuestro banco sin ti, solo, casi triste,
mirando la fuente cercana
con gotas que le saltan
en bailes punzantes.
Se aproxima un paraguas,
y tu debajo, y el banco se alegra,
y yo con otro paraguas
pienso que con uno...
habría de sobras.
Te lo cuento, sonríes,
y luego saludamos al banco.
Volveremos con el sol
y las ranas croarán como aplauso
a los pajarillos que trinan al verte.
Y te cogeré la mano
y se acabará el mundo,
¿o es que empieza ahora?

Reinar conmigo

Te veo en todos los espejos,
en el lago donde te observo al lado de luna,
que se mira extasiada por sus conatos de belleza,
en aquel reflejo que te esparce
al alcance de mi mirada cómplice y amiga,
mirada que nunca es perdida, siempre fija en ti, eterna diana.
Te observo en cada expresión de la rosa blanca,
dorando pétalos después de cada rocío matutino,
y me veo con prisa, buscando en mi alma...
un aposento que te complazca y puedas reinar conmigo.

Tu prudente proclama

¡Qué pocas veces estoy solo!
Incluso cuando voy perdido por lo espeso de los bosques,
o cuando voy por las playas desiertas del invierno,
siempre llevo la luz de los libros amigos,
la experiencia de los expertos,
y, sobretodo, aquella sana clarividencia 
que me proporciona  tu agilidad mental, 
el mirar de tus ojos, tu prudente proclama,
que siempre es firme solución... como un divino acorde.

diumenge, 25 de desembre de 2016

¡Paz y Amor!

En el pueblo colecciono...
sonrisas navideñas.
Parecen sinceras,
salidas del alma,
que por estas fechas
siempre da la talla
y su mejor versión.
Que la bondad nazca
en el corazón de todos,
que todo el mundo deje brillar
esa luz blanca...
que tiene en el interior.
¡Paz y amor amigos!
¡Feliz Navidad!

Se respira amor

Ritmos de los tiempos
con sus músicas de siempre,
silencios de respeto, paz.
Una pena, luce el sol,
anticiclón creo que le llaman,
un intruso que no se da cuenta
que se equivocó de invierno,
porque en éste y para siempre es Navidad,
y aquí hay una sinfonía de suavidad blanca
y se respiran tibios de amor…

Mi casa, mi vida...

Deltebre, mi casa, la de mis padres… Al abrir la puerta siento mi alma manchada por las auras de lo bendecido. Cada rincón es un recuerdo, un espacio donde gocé, sobretodo del regalo de la presencia de todo el amor de mis padres. La higuera que ya no está, la máquina de forrar botones que ya no existe, mi madre cosiendo, mi padre en el huerto, y yo estudiando en mi cuarto pintado de azul. Y en la tienda, alpargatas de esparto y cazuelas de todas medidas, y vasos y platos… Vuestra casa padres, la mía, mi vida de amor con vosotros…

dissabte, 24 de desembre de 2016

Ausencia


Soy una ausencia de vacaciones
por los bosques de pinsapos,
soy una nostalgia que siempre aparece
vagando por las orillas del mar,
oteando horizontes propicios,
soy una lágrima que acude rauda
para recordarte entre las maravillosas
y saladas anécdotas,
soy el que ya no está cuando el atardecer...
se viste de fiesta y de gala enamorada,
y se pasea por los bosques y las orillas del mar,
soy la lágrima que pudo ser de eterna felicidad
...y acabó en ausencia.

Cañas por cerezas

Pretendía correr y esconderme
en las cañas cercanas al río,
pero fui incapaz de sobrepasar
los cerezos en flor,
y cuando empezó a amanecer
y se presenció el sol,
la hermosa blancura de las ramas
me paralizó y cambié las cañas
por los aromas perfumados que...
cual nieve que viste la Navidad,
me cautivó y no me escondí,
más bien gocé complacido...
de los entornos de blanca paz.

Plenitud

Me gusta la palabra plenitud,
suena a felicidad, a satisfacción,
a estar colmado de todo cuanto puedas apetecer,
suena a hogar complacido,
a baile positivo de afinidades,
a perenne primavera de las euforias controladas,
suena a amanecer recibido con sonrisa,
a esperanza en que se perpetúe...
ese aire fresco que cada segundo te acaricia,
o esa fina lluvia que como el aire, nos riega el amor.
Es la plenitud, un alma aplaudiendo…

divendres, 23 de desembre de 2016

Y que ruja...

Aunque me esconda el mar me mira,
me llegan sus bramidos...
y me siento a la deriva,
cual barca desviada por los malos augurios,
en forma de atroz tempestad.
Y después la calma, también a la deriva,
pero ahora sin alivio, sin lucha, sin viento.
Calma, tempestad, templanza,
pues tempestad, y que ruja…

Me gustas

Me gustas cuando andas,
porque lo haces en crujientes melodías
que regalan los asfaltos,
y cuando te acercas...
conllevas un aire de aromas
de colonias frescas, de flores naturales.
Me gustas cuando te escucho,
porque de ti solo salen sugerencias
que el alma dejó salir tímidamente,
para acariciar mis tímpanos…
Me gustas, entera, toda, tal cual.

¿Verdad que no?

Veo mi felicidad reflejada en ti,
el espejo de tus ojos diáfanos
me devuelve una imagen convincente,
un resumen generoso de verdades
que perduran en el tiempo
y ensanchan mi alma agradecida.
Veo tu sonrisa cómplice y tu ademán
que, más que clamar, proclama una dicha
donde ya se han calmado las euforias,
para dar paso a la plenitud de los sentidos.
Veo mi felicidad reflejada en ti,
¿Hay mayor felicidad? ¿Verdad que no?

dijous, 22 de desembre de 2016

Las escarchas blancas

En los inviernos florecen escarchas,
son flores de hielo que se posan
en los árboles caducos
y les dan vida de blancos fríos.
A veces se cuela un sol impropio
y derrite las flores, y se riegan los campos
con aromas de rosas blancas.
Árboles sin hojas, jardines fríos,
donde las nostalgias se bebieron los aromas.
Menos mal que en los inviernos
aún florecen las bellas escarchas blancas.

Al sol de lo decente

Después del fuego, el humo,
y, a veces, huele a leña buena,
y otras a malos brotes,
que generaron malas esencias,
malas raíces.
Pero el ahora, puede ser...
un resultado del ayer,
puede ser un final irremediable,
puede ser un principio,
un futuro de ojos reparadores
que prometen montañas asequibles,
senderos, caminos transitables...
al sol de lo decente
y puramente racional.

Llueven amores

Llueven fríos, vientos helados, inviernos ejerciendo,
pero nada que hacer con las raíces de los árboles.
Despertarán, despertaremos, verán, veremos...
la luz, las luces, y tendrán hojas y nosotros oxígeno,
y tendrán frutos, y nosotros amor.
Llueven silencios, paz en porciones, cual semillas...
en tierra buena, en la piedra, en la acequia.
Llueven amores en globo y te llevan gratis, felices.

dimecres, 21 de desembre de 2016

Nadal al Delta amb la família

La sogra ja no ens farà aquells canelons de rostit a la cassola que tan bé li sortien, però la Teresa i sa germana Marcel·la faran una bona aproximació... ma mare ja no ens farà aquell suquet d’anguila únic, només al seu abast, però nosaltres comprarem uns llamàntols i unes espatlletes de xai, i ho regarem amb un bon cava, i pensarem amb tots aquells que no hi són, que de ben segur se n’alegraran de veure’ns junts. La nit de Nadal, la Titi ens farà alguna virgueria amb aquella màquina que fa de tot i bo, però a més amb la gràcia i amor habituals de la cosineta que és tota una crac.Ja no tindrem a “José” ni al “Joan Ramon” entre nosaltres, només al cor, però hi serà el meu filli, els Margalef, els Reverté i els Chopo, la Teresa i jo i en Joan, autor junt amb la Titi d’aquesta meravellosa criatura que és la Tessa i que és l’ànima de tot allò net i sa que ens aplega a tots plegats. Mon padrí, la tieta Teresita i Teresa, el tiet Benjamín, i tots els qui no hi son, es faran presents en la pau de la nit blanca, encara que no neve, per l’excés de calor dels nostres cors. Una abraçada sincera, sabeu que us estimo. Bon Nadal i Pau i Bé per ara i sempre!!

En la estación

Estoy sentado en la estación del ferrocarril, tranquilo, sin prisa, detrás de un cortadito, no espero a nadie, no voy, ni vengo, sólo observo... y diría que los trenes van más bien de regreso, estudiantes con maletas, personas varias que vienen en busca del calor del auténtico hogar. Me hace gracia, los próximos se ignoran pero, eso sí, todos tienen encendidas conversaciones por teléfono móvil. Algún padre espera al hijo, una novia al novio, y alguna despedida... es la estación. Si algún día le diera por hablar, cuantas cosas les diría a todos los que sólo ven los trenes, sin más.

Cierro y te abrazo

El mar me mira divertido,
y me lanza aromas de sal perfumada,
se abre la puerta y entra tu sonrisa...
y estalla la paz y la ilusión.
Apago la música...
unas canciones románticas de Dyango,
aquel hombre que canta con el corazón,
pero ahora, tu y el mar, y la paz y el bien,
ya estáis en casa...
así que cierro y te abrazo.

dimarts, 20 de desembre de 2016

Dicen que hacen cine...

En el cine nos damos
un buen beso,
y yo no me aparto,
y tu no te alejas,
y dicen que hacen cine,
pero no lo vemos,
y yo me acerco,
acaricio...
tu lóbulo izquierdo,
y tu no te apartas,
cuando más me acerco,
sumiso...
y dicen que hacen cine,
pero no lo vemos…
Se encienden las luces,
todo queda oscuro,
mejor cuando el cine
iba por su cuenta
y nosotros...
pues también,
pero sin poner “fin”...

La muerte es la indiferencia

La lógica destruye la fantasía...
El sentido común, pies en el suelo,
la razón es como la detención del vuelo,
el regreso, el aterrizaje…
La medida para todas las cosas,
no exenta de cordura,
pero tampoco de imaginación,
con miras sin medidas y sin alturas…
Estados de esperanza, de resolución,
de pasión, de incertidumbre…
Estados del estar vivo, vivo de vida,
la muerte es la más cruel de las maldiciones,
la indiferencia…

Aparece una estrella

Como un surtidor de fantasías, aguas de luz,
lluvia de estrellas de colores que serán luciérnagas en la tierra…
La nieve ya bajó de las montañas, ya todo son rocíos,
renacen las rosas, florecen las varas,
el frío se regenera en primavera blanca, estalla la paz…
La noche se relaja, aparece una estrella mostrando camino,
no hay más ciego que el que no quiere ver,
la luz es total, absoluta…

dilluns, 19 de desembre de 2016

El mirar de los ojos

Detrás de un café,
ahora sin Magno,
hablamos de fútbol,
el del Barça, claro,
y de política,
la que no hacen...
ni por asomo, claro,
y hablamos del hijo
y de la familia,
y el café sabe mejor,
y hablamos sin decir,
con el mirar de los ojos,
y decimos sin hablar,
con una sonrisa dulce…

Cinco hermanitos

Los hermanitos, cinco, vienen a desayunar. El primero, una niña de nueve años, menudita y seria, formal. El segundo, un chiquillo patizambo de ocho años, poco desarrollado. El tercero, moreno, simpático. La cuarta, la más hermosa del grupo, con ojos enormes de intenso color verde- azul; la pequeña, una muñequita despeinada. Vienen después de dormir vestidos en el suelo, tal vez en una colchoneta. Pero vienen siempre alegres. Su llegada es un vendaval de alegría. En el centro les lavarán, les peinaran, les cambiarán de ropa si conviene, y desayunarán bien… Y se marcharán más contentos todavía de como vinieron. Si algún día faltan, sería como si no repicasen las campanas de fiesta mayor.

Sonrisas de Dios entre los marginados. H A L ( Hermano de La Salle )

El pequeñín vestido de demonio

En la cárcel de mujeres, la sala para los vis a vis (visitas largas sin rejas ni cristales), está junto a los locutorios ordinarios. Acababa de hablar con una presa y he oído palmas, taconeo y olés… y me he llegado hasta la sala de vis a vis. Un pequeñín de unos 3 años, vestido de demonio con sus cuernos negros y su cola roja, bailaba con su madre, que está en la cárcel. Una hermana y un hermano batían palmas; la abuela cantaba. Y la madre y el pequeño, perfectamente conjuntados bailaban. Al pequeño se le veía feliz. ¡Como reían todos después de cada baile! Cuando ha terminado el vis a vis el pequeño, ya desde el pasillo ha enviado besos a su madre, y le ha dicho: ¡Mamá, volveremos a bailar!

Sonrisas de Dios entre los marginados. H A L (Hermano de La Salle)

diumenge, 18 de desembre de 2016

Silencios afines

Corre por los descampados,
ríe por los descosidos,
baila bajo la lluvia...
y taconea sobre los charcos
que te instalan en la dicha,
no le des paz a la euforia,
y que la ola de bonanzas,
que ahora se avecinan raudas
en blancos reflejos con estrella,
te cojan de mente abierta,
como los brazos, como los poros,
ávidos de amor y silencios afines…

Si quieres un amor verdadero...

Tú me pides un pez
y yo te regalo un río,
y, en mis euforias,
un mar Mediterráneo.
Si quieres una rosa,
te regalo un jardín,
y, en mis sueños en ti,
un bosque repleto...
de jardines naturales.
Si quieres un amor de verdad,
un yo hecho tú,
mira simplemente el río,
el mar Mediterráneo,
una rosa, el jardín natural…

Las olas teclean

Descanso a la sombra de una vieja barca,
pies en la arena, vista bebiendo azules hasta el horizonte.
Por el camino, ya saben, rosas blancas flotando,
almas de marineros que mandan mensajes...
con aromas de amor y sal.
La playa, siempre un remanso de paz,
donde las olas teclean los pianos de las almas nobles
y la melodía envuelve los sueños.

dissabte, 17 de desembre de 2016

Mi abuela

Mi abuela, al levantarse de la cama, se recorría todo el pasillo dando las gracias a nuestro Señor y al sol dichoso por el nuevo dia. Ella, plena de sinceridad, iba diciendo:... “muchas gracias a nuestro Señor y al sol dichoso”… Me hace gracia lo del sol dichoso, el reconocimiento y veneración que le hacía, como una manifestación divina. Mi abuela, buena gente donde las haya y una excelente clueca familiar, un encanto.

Mi hijo es un artista

Hoy me ha caído en las manos, un cuaderno de notas, de esos que siempre tenemos a mano. En él había varios dibujos de mi hijo, todo caras con expresión beatífica, de bonanza, de paz. Luego me he puesto a mirar sus fotos que están por toda la casa… Mi hijo tiene también una expresión de buena gente, inspira ternura, afinidad, sosiego. Es mi hijo, se nota ¿no?

Aquella menjadora

Dia de fred, boirós, plujós, hi ha una mena de foscor blanquinosa, el terra és mullat, i la gent vol arribar a casa per encendre el foc i fer un cafè, i tancar les finestres, i trucar a la família per veure si tothom està bé i recollit… Son dies nadalencs, i jo sempre penso en aquella menjadora que va ser llar del Sol.

divendres, 16 de desembre de 2016

La Cubanita

La Cubanita es una prostituta inmensamente gorda, inmensamente simpática y dulce, de sonrisa triste, inmensa también. Cuando yo iba por la calle Tapies, me ha llamado, y con aquella sonrisa triste me ha dicho:
- Hermanito… ¿Cómo está?... ¿Que no me dice nada?
Nos hemos dado dos besos cariñosos.
- ¿Sabe, Hermano? Yo rezo todos los días por Vd. De veras… Porque cada dia voy a rezar a la iglesia…
Y le he dado otro beso. Porque sé que un Padrenuestro suyo, vale más que un Padrenuestro de un cardenal romano, tan ocupado en tantas cuestiones importantes y con tanta gente por quien rezar. La Cubanita reza por mi y por pocos más… Y, si hemos de creer en el Evangelio, resulta que es una predilecta de de Jesucristo.

Sonrisas de Dios entre los marginados. H A L ( Hermano de La Salle)

El Carita

El Carita es menudito. Tiene seis años; aparenta cuatro. Pero en su carita hay todo un torneo de interrogantes. Viene todas las mañanas a desayunar, y le llevan al colegio. Le atiende una “cuidadora” (una mujer ya vieja que fue prostituta). Pero a veces viene su madre: jovencita, con mini-falda, pintada con minuciosidad. Cuando viene a ver a su hijo, es que viene del “trabajo”. Y entonces le llena de besos, le vuelve a peinar, le arregla los pantalones, lo vuelve a llenar de besos, y se marcha con lágrimas en los ojos… El niño, el Carita, no llora. Pero en su carita se pintan todavía más interrogantes.

Sonrisas de Dios entre los marginados. H A L (Hermano de La Salle)

Isa

La buena de Isa estaba contenta. Isa ha tenido una mala temporada, porque cerraron la pensión donde vivía con su hijito y ha estado noches en la calle. Ahora hace tres semanas que tiene habitación (cama, silla y armario) por lo que paga 1500 pesetas al día. Está contenta. Contenta, además, porque Dios la escucha. Ella, todos los días le pide a Dios que le dé clientes… (es prostituta). Y Dios la escucha, y desde hace tres semanas se hace uno o dos hombres al dia. Lo suficiente para pagar la pensión y comer algo, sobretodo el niño. Dios la escucha…Y Dios le da trabajo todos los días. Dios “le envía clientes”. Lo dice convencida, y no he querido contradecirla, porque también creo que Dios le envía clientes.
Sonrisas de Dios entre los marginados. H A L ( Hermano de La Salle)

dijous, 15 de desembre de 2016

El jugar de los niños

En la plaza solo hay un niño, juega solo, o eso parece, tiene una botellita de plástico con un poco de agua, un culín, y juega... primero la chuta, luego la tira e intenta acercarla al borde de la acera, más tarde la lanza dando vueltas, e intenta que se quede plantada. Y a mi me ha venido a la memoria aquello de que a los niños hay que facilitarles el desarrollo de su imaginación, y no darles tanto juguete mecanizado, hasta tal punto que el que juega solo es el juguete, y el niño mira y no hace nada, como mucho observa un poco y luego se cansa rápido y se aburre. De aquí que muchos juguetes permanezcan, con frecuencia, arrinconados por las casas y olvidados por los niños...

Una taza de tibios procederes

Te inventaré una lluvia fina de fríos
para que te alivien los agostos extremados,
y para el invierno un vuelo de suspiros pensando en ti,
para que te alejen de las indiferencias que me matan.
Y para los tiempos intermedios de primavera y otoño,
te ofreceré una taza de tibios procederes,
a juego con aquel café que todo lo entiende...
y siempre lo mejora.