dissabte, 28 de febrer de 2015

Tú, yo...

Tú, única, yo, quizá un típico...
¿y quién de los dos será el impredecible...
que alimente los destellos de una depurada lujuria?
Yo sé leer en la lluvia, tú eres el párrafo,
donde cierro el libro y me mojo entre sueños.
Tú, incluso especial entre lo único,
y yo, leyendo entre líneas de aguacero,
como melodía que se escapa de un piano…
Tú, diferente, incluso en lo especial,
y yo, perdido entre las luces oscuras…
Tú me miras de una forma que no merezco,
y yo me proclamo vencedor de miedos...
Tú, única, yo, un típico… ¿imprescindible?

Sin IVA

Ya ni me acuerdo del llorar de los ojos,
de las risas forzadas, ni del parabién.
las situaciones falsas...
con la mentira como arte.
Cuánto he odiado siempre lo hipócrita,
aquello a gusto del consumidor,
para ser bien visto por lo teórico,
por lo oficial… mente corrompido.
Actuaciones teatrales frecuentes,
comunes en la vida real de los falsos hombres.
Los franceses hablan del “llorar de los ojos”,
otros hablan de las lágrimas de cocodrilo,
a mi… me suena más a teatro,
muy bien pagado, por cierto, y con un IVA,
nada que ver con el veintiuno por ciento...

Una sonrisa que llega

Era guapa al natural, sin más,
perfectamente confundible con la naturaleza,
como un almendro o un cerezo en flor,
que muestran su belleza sin importar…
ni el tiempo, ni el lugar, ni la circunstancia.
Su presencia era como un llamado al espejo,
aquel donde todos nos quisiéramos ver…
con ella, claro, ella y el espejo.
El resto, se acuerdan, lo de siempre…
una luz hecha arco iris, magia,
que invade los senderos eternos sin retorno.
Una música de suspiros al compás…
de los latidos de un corazón loco de amor.
Un alma tranquila e ilusionada acude,
y una sonrisa llega y pone,,,
paz y nube, beso y cielo…

Qué bien, ¿no?

Cuando cicatricen los rasguños de un arriesgo,
cuando la piel recupere las frescura del merecer,
cuando la noche se llene de luciérnagas
y los tránsitos sean asequibles y prontos…
Cuando la lánguida frescura del amanecer
vea ciertos sus sueños y anhelos,
cuando el día se desdude
y la sonrisa de la amada sea cierta…
Cuando una luz sin misterio
te invada el alma y su refugio…
Cuando sientas el amor en cada poro,
verás cerca mi realidad más específica…
Me verás y te veré… qué bien, ¿no?
¡Firme, recuperado, seguro… intenso!

divendres, 27 de febrer de 2015

Reflexiones de un jubilado... de buen ver

Ahora, jubilado ya y con las alforjas llenas de un poco de casi todo (tampoco tan mal), me sorprende reparar en cuántas cosas pasé de largo, sin ver, sin considerar… Reconocer lo que me dijo, o quiso decirme, un amigo, un pseudo-amor posible, o alguien de otro bando, idea o sentimiento. Con frecuencia, recuerdo aquella frase que dice que “las cosas no nos interesan por ser interesantes, sino que son interesantes porque nos interesan”, lo cual no es óbice para considerar la de veces que vamos a piñón fijo… y los árboles no nos dejan ver el bosque.

Despotismo sin ilustre

Voy pululando por una zona de principios volátiles,
pero sin sarna, sin escarnio, sólo complicidad…
Como aquella ley hecha para no cumplirla,
como aquella orden explícita, pero consentida…
Voy por el espacio lejano al despotismo,
apartado de los absolutismos inmaculados…
Me ando entre dos aguas sin pisar a nadie,
alejado de los extremos de la ideas “mono”...
Soy, pretendo ser, un aliento de la comprensión,
siempre que ningún terrorista político
me venda democracia a la carta…
No, no soy ni el más allá ni el ayer,
sólo soy un diálogo posible, una mente al abasto,
entre tanta verdad absoluta… incomprensible.

Matices

En la madriguera, los matices variados...
se postulan como complementos del destino.
Hoy, que la ilusión me fertiliza fina,
me visto de esperanza de verde suave.
Ayer, la alegría se vistió de noche,
por eso amanecí en reflejos luna…
Mañana, quizá llueva en mi desierto,
y me extasíe en pleno arrullo…
Un bordado en el vestido blanco,
un color rosado en la mejilla,
un peinado despeinado en delicia,
una postura de envite, una sonrisa…
Generosa madriguera de matices variados…

Los fríos

Los fríos vacían los paseos,
sólo algún intrépido contempla…
Los amarres de los yates de lujo,
el Azzam, el Katara y alguno más,
no tienen gaviotas descansando,
ni alguna osada catando fortaleza,
detalle que los deshumaniza un poco.
Evidentemente, no están al alcance,
al menos de la mayoría de mi entorno…
Las palomas que conviven con gracia
con otras aves del puerto, buscan…
y encuentran algún espacio protegido
donde les visite el sol y el aire no pase.
Los fríos… los peores son los del alma.

dijous, 26 de febrer de 2015

Recordant a Salvat-Papasseit

He caminat, tot sol, per la gespa,
vora el riu, prop del mar…
He sentit el soroll de l’aigua
i una mica la remor de les ones,
i potser… alguna tórtora en zel.
He tancat els ulls tot d’una,
i he somiat despert, no gaire,
que t’agafava de la mà…
o potser eres tu qui ho feia.
El cas és que, nosaltres...
de la mà, vora el riu, prop del mar,
he pensat amb el nostre poeta…
“I tindrem una mida per a totes les coses,
només en dir-nos que ens seguim amant”.

Cenizas

Y… en un cansino de existencia,
me busqué un consuelo en la intemperie,
allá por el reino de los fríos de la noche.
Nada que hacer ante la intensidad del fuego,
volcán en erupción descontrolada...
Castillo derrumbado, montaña infranqueable,
y, luego, sólo fuego y destrucción…
Al niño se le han roto los juguetes,
y al hombre se le quema el alma,
y no hay agua que apague nada,
ya no hay agua, sólo incendio, fuego…
Chamusquina, apenas cenizas pisadas,
que, quizá, abonen algunas esperanzas.
Quizá, alguna vez… posiblemente.

El precio de la dignidad

Que me hablen los estruendos
que el tiempo escondió inoportuno.
Que la prudencia haga vacaciones
y que el grito espontáneo salga
cual logro y conquista en desacato.
Nunca comulgué con ruedas de molino,
nunca fui un pasmo guardado en desuso,
menos un eco de un lamento infundado.
En la explosión de lo noble y cierto
soy los mil reflejos del eterno neón.
Que me hablen las albricias
de aquello que nace en orgullo,
con el aprecio incalculable de la dignidad.

En plan Narciso

Me pareció haber salido del túnel…
pero seguía hablando solo,
allá entre el tumulto de la estación,
entre besos y abrazos en grito…
ninguno era para mi, nada,
misterio en el vaivén de las olas.
No existe entorno para el enajenado,
en reflexión unilateral, monotemática.
Y si la busco y le cuento despacio...
mis sueños con ella entre palmeras,
senderos que se pierden sin retorno,
oasis en las palmeras, reflejos de luna,
y nosotros en plan Narciso, pero…
yo, en lugar de mi, me enamoro de ti…

dimecres, 25 de febrer de 2015

Abrazo en sueño

Desatendí la invitación del despertador,
lo callé con la mano, hasta diestra…
y mis párpados que iniciaron la abertura
cabalgaron en retroceso hacia el sueño,
aquel impagable que dejaron a medias
en el nudo con alicientes pero aún lejos
del esperado y espléndido desenlace…
Una vez más, no acudí a las promesas
de camino con senderos y bici deportiva,
pero amanecí, más bien a las once,
con mi mejor sonrisa natural…
Me levanté como lleno de noche,
con el placer vivido del abrazo en sueño…

Me lo contó Bécquer

Me pregunto si no hay poesía
en el vaivén del mar de los arrozales,
en la amapola que despunta
entre inciertos inseguros en el trigal
y que parece una estrella entre...
sofocos crujientes de espigas de meseta.
No hay poesía, me pregunto,
en el vuelo, cual papel u hoja,
de una paloma con gemido enamorado
y rama en el pico que construye nido
en un supuesto cielo de verdades…
Nunca me pregunté si en ti había poesía…
ya me lo había contado Bécquer.

A cops, la vida...


Un ofec, un nus a la nou,
una llàgrima de sal viva, natural,
sense control ni reflexió.
I és que la vaig veure regalar
un somriure sincer, natural.
I vaig entendre allò del respecte,
allò de ser amic, germà si vols.
Un s’havia fet il·lusions…
i havia imaginat sols per mi
aquell resplendor de la teva rialla.
A cops, la vida pot ser molt cruel,
fins i tot quan els seus components
no en tenen cap intenció…

No cal ser daltònic

A cops, el dia és clos sense remei,
encara que hi hagi un sol de dissabte…
D’altres, el dia és com un incendi,
de llums de colors tot i els núvols,
que volien esclatar en tempesta…
I és que, a la fira, es viuen estats
que poc tenen a veure amb les aparences.
Cadascú se sap el seu i ho viu…
entre dues aigües o dins del mar ple.
I no és que sigui cert allò del color
amb què mires les vivències…
La veritat i la realitat diària
només té un color, no cal ser daltònic…

dimarts, 24 de febrer de 2015

Me tienes...

Qué tendrás... que en mis desvelos
te haces un hueco, inventas un sueño,
y me vuelas contigo en caricia
por un mundo sin fríos ni alergias…
Qué ocurre... que eres luz de inicio,
allá por los oscuros del alma apagada,
camino que sigo, oxígeno que enciende…
esperanza ilusionada contigo.
Qué emanas... de poros generosos,
de voz cálida con graves suaves,
que penetras como un antídoto de salvación…
Tú me liberas y me logras, y yo…
te tengo sin conquista y sin dudas.
¿Qué tendrás que me tienes… feliz?

Impulsos del corazón

Me fui a la playa con el viento frío
y con nadie oteando por los cercas.
Soledad al compás de unas olas alegres,
no hay ni un llorar de ausencias,
ni un suspiro que pasee nostalgia.
Me gustan los fríos que limpian y provocan...
desiertos por los que andar perdido,
y encontrarte contigo mismo y abrazarte.
¿Dónde vas, barquita, entre los vientos
cuando se impone un amarre prudente?
No, no, la prudencia y yo nos divorciamos
también del cálculo y de la mesura…
Ahora, sólo vivo a saltos vivos,
impulsos del corazón, de corazón...

Llegó el amor

De la crisálida emergió un lepidóptero,
que se unió a la fiesta del deshielo…
De la tempestad surgió el estruendo
de un genio que escapó de su lámpara.
Del fondo de los mares verdes
apareció en marea acompasada,
y de los vientos que surcan los olvidos
y arrastran los vicios de los suelos,
se escapó una brisa de esperanza.
Del fuego, allá por los infiernos,
vino la luz en parpadeo calma,
y de la noche y del sueño…
apareciste tú, en caballo volador,
y nació la música y la flor,
y se hizo la belleza y el suspiro,
llegó el amor…

Gemidos de muerte

La decepción te lleva a la profundidad,
donde reina el desencanto y la tristeza,
y te condena a la depresión con lágrima
que no te deja ver los arrecifes,
aquellos de corales de colores
que son partes de la vida que perdiste
incluso antes de negarte evidencias…
Allá en el cuarto oscuro sin derecho…
ni a nostalgia, pasto del olvido,
pululas como una pena sin alma,
como un clamor sin afectos ni comparsa,
como un ahogo sin grito ni lamento,
como una muerte repetida, anunciada…

dilluns, 23 de febrer de 2015

Víctor Manuel

Todas son como tú, dice Víctor Manuel,
pero no te pareces a ninguna…
Hay amor que despierta a las piedras,
hay amor que derriba fronteras,
hay amor como inmenso es el mar…
Me encanta el poeta de lo profundo,
que desaparece y emerge en genio,
guitarra en ristre y voz de ciertos,
en armonía de verdades corazón…
He comprado música de Víctor Manuel,
que me recuerda a Dyango…próximo objetivo.
Soy un romántico y me encantan…
los pensamientos liberados de realidad…

Otra vez... la vida

Te sumes en un tercer grado profundo,
víctima de un desencanto contundente…
que, en su formato, te alejó hundido
de todo alegato racional de la vida…
Estado de febril inconsciencia,
donde ves pasar las rosas por tu lado
portando las sonrisas del misterio…
ves pasar la versión habitable del destino
y tú… sin enterarte, ausente…
El tiempo, dicen, es un reparador nato,
sobretodo de exteriores, el motor...
es otra historia, para un buen mecánico
que entienda de los ciertos interiores.
Pero hay una vuelta posible,
después de que el bosque haga el resto,
y, en la vuelta, volverás a ver…
lo que te negó la ofuscación obsesiva,
y sentirás los aromas de las rosas
que, a tu paso, irán sembrando pétalos
y volverás a sentir las músicas…
y los silencios otrora angustiados
tendrán cada vez más compañía…
La fuente se alegra contigo
y una luz emanada de tus ansias
coloreará los chorros en albricia.
Tu tristeza, en retirada, será un recuerdo…
empieza la vida, otra vez… la vida.

Mal fin de semana deportivo

Mi Barça perdió en casa con el Málaga, con un Messi muy gris y un Neymar que, cuando no está fino, acaba siendo muy negativo para el juego del equipo, reteniendo el juego a lo brasileño y perdiéndose en regates inútiles lejos del área. Con decirles que Mathieu fue el menos malo, está todo dicho. En baloncesto, el Madrid nos ganó en la Final de la Copa del Rey. Fue un partido muy igualado donde ellos jugaron mejor y con más acierto las finales de cada cuarto. Nada que decir, pero lo tuvimos muy cerca. Bien, hay fines de semana que tendrían que durar como dos, y otros que no tendrían que existir…

Un día en el huerto

Mi padre, buena gente el hombre, mi madre, el encanto del buena gente… Te lo llevas al huerto y le enseñas cómo se hace un surco recto, cómo se encañan los tomates de colgar, o a regar el maíz y que te diga cuándo llega el agua al final del surco… Y mi padre lo hacía con cariño extremo, y me enseñó lo de las mariquitas rojas punteadas de negro que se comen el pulgón, y me enseñó el escarabajo de la patata y otros insectos a los que llamaba “alemanes” que se comían las hojas de las verduras…

Cuando apretaba el sol y ya habíamos cumplido mayoritariamente el objetivo, nos sentábamos a la sombra del níspero y bebíamos del agua ya tibia del cántaro. Alguna vez, antes de llegar a casa, pasábamos por el bar de Paca y hacíamos una tapa variada y un refresco. Mi madre esperaba impaciente, con la comida hecha y en la mesa… Y yo le contaba de mi padre, lo artista que era trabajando el huerto, y ella asentía complacida y feliz… Infancia de huerto y padre... y plenitud de madre…

diumenge, 22 de febrer de 2015

Con Teresa en La Montoliva

Dicen que los chinos... se comen todo lo que vuela menos los aviones, todo lo que nada menos los barcos y todo lo que tiene cuatro patas menos las mesas… Nosotros, con respeto, no somos chinos y seleccionamos la selección, y ésta se llama La Montoliva, restaurante de la tierra y patria catalana, de brasa de leña y huerta de proximidad, de vinos y salsas de aquí, de postres de invención casera… Hoy, entre los comensales, había muchos que han acudido con extraordinarios coches de época de diferentes marcas… Les hago una proclama, un aviso, un SOS, una llamada, un regalo: Restaurante La Montoliva (Vilallonga del Camp - Tarragona).


El adolescente y yo

El adolescente me dijo… ¡Qué plasta de clase!
Y yo le dije… si quieres, te musiqueo los radicales,
y le canto a las fracciones y, hasta si me apuras,
te pongo en celuloide las historias de los reyes godos…
Si quieres, puedo intentar comprenderte
en tus peleas contra el mundo,
e incluso asesorarte en tu frustración
porque hoy no te ha mirado,
o, al menos, con los ojos de ayer…
Si quieres, me quedo un rato y te hablo…
de lo infranqueables que son los muros,
aquellos que parecen paralizar tu vida…
Y le hable de la distribución del tiempo
y del orden en las prioridades,
y, cómo no, de la constancia y el esfuerzo,
del ejemplo y de la autoestima,
del buen amor y de la fuerza inmensa
que tienen los latidos a su edad…
Yo era un profesor joven, paciente,
con mucha fe, con poca experiencia…
Él era un adolescente insaciable,
lleno de granos y alteraciones varias,
propicio al sofoco y al sobresalto...
Pero también le vi gratitud y algún aprecio,
y siempre pensé en que algo sembré
en aquel terreno en plena ebullición…

A ver qué pasa...

Una casa no siempre es un hogar,
ni un plato una cena…
Una iglesia no es un edificio "embarrocado",
ni una clase son veinticinco pupitres.
Al agua la bendicen con esmero
pero, no lo olviden, al vino lo consagran…
Un amanecer no es una confirmación de nada,
sólo un final de la paz oscura de la noche…
Una soledad es un retiro en compañía,
y una compañía no siempre es un abrazo…
No es fácil que las orquestas afinen
con tanto solista entre los músicos…
¿Y si humanizamos las frases…
...a ver qué pasa?

No era yo

Nunca fui la liebre que lanza la carrera,
ni el muerto en el entierro de la multitud,
en el día de las alabanzas post mortem...
Tampoco he sido la música de fondo
de una persecución escénica de algo trágico,
menos el hilo musical de una tranquilidad…
Jamás fui una espalda cubierta en fraude,
ni una mala sombra en el estío…
menos fui una intuición beligerante
producto de una ida cerebral incontrolada.
No, no, nunca fui nada de aquello
que la imaginación propone
y la inteligencia hace distribuciones...
ocasionales en despropósito…

dissabte, 21 de febrer de 2015

Una estrella fugaz

Fue un verano de mi primavera,
cuando aún crees posibles los sueños
y la realidad no te ha mostrado,
cruel o sádica, feliz o generosa magna,
sus alternativas de gloria o tumba…
Bajó de un coche descapotable,
melena al viento, rubia, bella,
de un atractivo sin precedentes,
aquí… en la zona del reino natural.
Peripuesta y desgarbada, hermosa,
...como a mi me gustan,
como una preocupación aparente,
escénica, buscando ser una hija natural
salida de un mecanismo en fábrica…
eso sí, con una técnica divina.
La playa erizó sus olas, más de uno...
se puso firmes en sus firmezas,
y entró el color con buen calor.
Se oficializaron sus horarios,
sus paseos y hasta sus baños,
hubo aproximación y simpatías,
la aceleración de algún latido
y la congelación de algún suspiro…
Un día, de los pocos sin sol en agosto,
llegó su amigo, su novio, su amante,
y se fueron con la música a otra parte.
Sólo quedó la luz de una estrella, muy fugaz…

Sábado

Hoy no hay colegio, tengo Teresa…
y, así, las cosas tendrán un buen giro,
se harán realidad los sueños
y se plasmará la complicidad,
el silencio será una sinfonía,
y cada sonrisa una nota musical…
El día será intenso, escaso,
y haremos una cata de placer a dos
por entre las circunstancias,
por entre lo sin forma y lo cotidiano,
porque contigo no existen los entornos,
los tiempos se escapan etéreos,
y la felicidad nos endulza los instantes…

Vida contemplativa

Me encanta la gente supuestamente primaria,
que forma parte del paisaje del campo…
Voy con frecuencia, sino los sueño…
olivares de Jaén, campos de Castilla,
avellanos de Reus, arrozales del Delta,
viñedos del Priorat, naranjos de Valencia…
Al frecuentar lo rural te invade una paz
y, pese a la acción del hombre, lo ves natural,
y hay amapolas en los trigales castellanos,
y aún quedan ranas en el Delta del Ebro,
y entre los viñedos salta algún conejo,
y los avellanos parecen surtidores de una fuente.
Diría que siento una atracción contemplativa,
supongo que los agricultores...
que forman parte del paisaje,
deben verlo de otra manera,
con buenos ojos, sin duda…

divendres, 20 de febrer de 2015

Puesta de largo

Su cuerpo espléndido y generoso
se preñaba de futuras explosiones
en su lucha constante con sus prietas ropas.
Cabello en bandolera, botas y caballo,
nervio sobre arrojo, brío, furia vital…
Alguna vez la imaginé dentro de un vestido,
e incluso sin vestido, pero no crean…
sin malicia, sólo por el arte de las “gracias”,
aunque no fueran las de Rubens…
Hubo una especie de puesta de largo,
que también hacen los pobres en verbena,
y se vistió de virgen blanca con luz,
y las rosas se asomaron expectantes,
y a un trasfondo de jazmín,
lo enriqueció un romero…

Reanudar la marxa

Me despierto captando desubicación,
ya no hay prisa, ni escuela, ni programación,
ya no hay fila, ni niños, ni timbre…
Sólo nostalgia de risas y ojos de niño,
manifestaciones sinceras de juegos, de vida…
Pero esto es mi bendita historia reciente,
que siempre me acompaña y me distrae
en mi soledad ocasional, en mis silencios…
Mi realidad actual es que me estoy apartando
de aquellos sanos propósitos del ejercicio,
y me dejo amar, en demasía de frecuencia,
por todos aquellos placeres de proximidad...
puerto, almuerzo, música, lectura, sofá…
Poco a poco voy reanudando la marcha,
habrá que intensificar…

¡Gracias!

Queridos amigos, grandes poetas, estimados conocidos, bienamados todos… Quiero agradecer sinceramente a cuantos me habéis pedido amistad, o invitado a participar en juegos, e incluso a algún evento literario. Gracias a todos, sabéis que os quiero, como se quiere a la buena gente que hace de las letras una vía de paz, un enlace de cultura y una expresión de bondad. Siento… primero, no estar a la altura de la exposición de tanta belleza y, también, no poder seguir y comentar a tanta riqueza y variedad. Me perdonan… y nunca lo consideren una falta de respeto. ¡Les quiero!

La entrevista

Llamé para una entrevista a unos padres jóvenes, llenos de vida y de amor, entre ellos y a su hijo. El padre me contaba que trabajaba muchas horas porque, decía entusiasmado, “no quiero que le falte a mi hijo nada de lo que yo no tuve… y si hay que ir de colonias, se va, y si hay que lucir marca en el material o en la ropa, pues se luce”. La mujer también tenía ocupación y asentía emocionada las explicaciones del marido. Confieso que me cogieron ya un poco experto y, como siempre, con la única intención de ayudar a mis alumnos. Así que, ni corto ni perezoso, les dije que ya lo entendía todo… “su hijo tiene de todo, menos padres”. Nos entendimos después de una larga explicación…

dijous, 19 de febrer de 2015

Y de repente...

Y de repente, sin estruendo, en suave melodía,
el día, entreabierto y generoso, radiante,
mostró, en reflejo, la explosión de tu sonrisa…
Luciérnaga en la noche del bosque virgen,
lucero en el alba, ojo de gato en la noche…
Solo, en sinfonía de violines en concierto,
luna en una noche fría y sin estrellas…
Una luz en la tiniebla, claridad en lo oscuro,
vibración, latido que emerge al sol…
Sonrisa generosa que alumbra y embellece…
es como un baño de paz, un aliento,
un empuje sin paso atrás, un subidón…
Y, de repente, ahí es nada… ¡tu sonrisa!

Pobreza

Pobre de aquel que siembra vientos,
huracanes que arrastran la verdad y la belleza.
Pobre de aquel ventilador que esparce…
miserias y ensucia, porque algo queda.
Pobre de aquel que enciende fuegos
que alimentan las iras y conserva los odios.
Pobre del que mueve los hilos corruptos
y viste normal el robo y la maldad.
Pobre del que calla y cobra en diferido
y encima te vende la democracia limpia.
Pobre de todo, aquel arquitecto del mal
que maquina y construye y provoca…
la desgracia ajena, la vida pública
de la gente honrada… del pueblo llano.

Soledad, libertad...

Mi amiga Lidia, un encanto de persona, recordaba aquello de que, a veces, la soledad es el precio de la libertad… Pienso que, tanto una como otra, no tienen precio y, si me apuráis, tampoco creo que existan del todo. La soledad siempre se vive en compañía, con el amor o el desprecio de las ausencias o con la presencia de los recuerdos a la carta… De la libertad, siempre he pensado que, en su máxima expresión, acaba siendo, posiblemente, una esclavitud denigrante, aunque el hombre no lo es si no es libre. Recuerdo entrañable a mi amiga Lidia…

Una capa de pintura

Me gustan los detalles...
sobretodo si tienen contenido.
La paloma blanca, nieve de paz y cielo,
que irrumpe en el yate de lujo del jeque…
Y uno piensa, nada que ver, y mira...
que brilla el yate y es blanco…
La famosa cristalina gotita de miel,
que decora el higo maduro, y mira…
que es dulce el higo, pero… nada que ver.
La prudencia que aterciopela los misterios
la despierta la verdad en su esplendor,
y mira… que es suave la prudencia
en sus respetos por no herir a la verdad.
Las capas de pintura y los picantes salados
desvirtúan las esencias,
esconden los ciertos y los sabores…

dimecres, 18 de febrer de 2015

Qué has hecho de mi...

Un día le paseé una mano experta
bajo su sabia dirección, por supuesto,
y el consenso entre aplausos y latidos
se rompió con un repentino…
¿qué has hecho de mi?
Y a mi me sonó a novela mala,
de príncipe y doncella pobre,
o de avezado trovador que canta
a los oídos sordos de la prepotencia.
No dije nada, acabé el paseo,
me llovió un frío, acogí un silencio…
La acompañé a su casa, formal,
y, en unos días, le regalé un libro de amor.
Parece ser que… yo no era el protagonista…

Más allá de la razón

Hoy me voy raudo allá por los valles,
más allá del horizonte de los mares,
donde vive mi polo opuesto…
Habrá consenso después de la atracción,
quizá nos contemplemos las ricuras
y nos limemos las escaramuzas pobres…
Roto para el descosido en desconsuelo
y parche resistente para los dos…
Tú rojo, yo azul… ¡habemus Barça!
Tú leche, yo café… café con leche,
que es el color que suele tener la vida…
Habrá reflexión, sueño, matiz...
nunca táctica, negocio, pacto…
Esa fuerza que atrae a los polos opuestos
se llama amor, y éste va más allá de la razón.

Contigo

Quisiera estar en tus definiciones,
hacerme encontradizo por tus sueños
y ser la otra parte de tu beso,
el que hace que cierres los ojos,
porque tú no tienes oscuros interiores.
Soy la sombra compartida…
que nos mueve a risa en el espejo,
que transforma a lo Greco.
Estar a mano, a tiro de suspiro…
y de lujuria moderada, un suponer.
Ver un rosal sin abejas, florido,
contemplarlo contigo, sin prisa,
y ver tus mejillas a juego, y luego…
encontrarme contigo en los sueños…

Historia al natural

Buenos colegios, mansión, jardinero, lujos, coches, barco… de todo, casi de todo. Él es el encargado de casi todo, mucho todo, de una empresa inmensa. El móvil no para, lo tiene en exclusiva, sin vida, esclavizado. La familia se queja, los aniversarios se olvidan, no puede asistir ni a las actuaciones teatrales que sus hijas hacen en el colegio…

Un día tiene un accidente, preámbulo para la reflexión… Lo deja todo, vuelve a casa, sin móvil, se despoja de todo lujo ante la sorpresa de sus hijas y esposa que ahora, al palpar la realidad de lo que antes les contaron como bueno, les cuesta subsistir… Ella, la esposa, busca un trabajo; la niña adolescente, un chico dudoso, la pequeña va por libre y de padre.

Cuando parecía que todo se iba a pique, incluso con posible amante de la madre incorporado, la cosa empieza un camino de soluciones, a lo película sentimental donde triunfa la esencia sincera del amor, donde hay situaciones extremas a las que éste no puede vencer, convencer, obstruir, completar …

Amanece en blanco, no hay amante, sólo el amantísimo esposo, el chico se desduda, el matrimonio… trabajarán juntos en la nueva empresa, la pequeña es feliz, ahora con madre y padre, y la historia natural acaba bien… natural.

dimarts, 17 de febrer de 2015

Caracoles manzana

Recuerdo que el año pasado, en la otra parte del río Ebro (Sant Jaume d’Enveja) se encontraron puñados de caracoles manzana, colocados de forma estratégica para facilitar su reproducción y extensión por el Delta. Se ve que algún mal nacido, posiblemente de una buena madre, comprado por la corrupción del dinero fácil, ha conseguido que la invasión de esta plaga criminal haya sido un éxito sin precedentes. Desesperados, los payeses, empezaron la pasada cosecha inundando los arrozales de agua salada y parece que, en un principio, fue un tratamiento efectivo, pero después perjudicó tremendamente la producción de arroz, ya que muchas espigas no acabaron bien debido al exceso de sal.

Este año no habrá agua de mar. Las tierras están ahora descansando y tomando el sol, el frío invernal. Los trabajadores del campo están en guardia, siempre alerta con el tiempo, las plagas y las malas hierbas. Payeses, siempre curvados, y, al mismo tiempo, mirando el cielo, hombres de campo que trabajan de sol a sol y, en el Delta del Ebro, en el agua, hombres francos, que van de cara, y de ojos limpios… y, lo peor de todo, la corrupción les siembra los arrozales de caracoles manzana…

Paloma blanca

El barco pirata tiene una paloma...
Ha sido una visita inesperada,
allá en una vela cercana,
lejos del palo mayor…
Los feroces azotes de la costa
aman el vuelo suave que les endulza.
La imagen tiene gracia y poesía,
como la tiene la invasión de la ternura,
o la sonrisa de brazos abiertos
que te ofrece el hijo niño
cuando llegas a casa…
Reparo y me place el pensamiento,
una gota de miel en un corazón de león.
La furia, la ira en odios idos,
y una devolución sin metralleta…
El barco pirata tiene una paloma,
ahora en el mástil…

Amar el suelo

Bueno, respeto la vida espiritual
y contemplativa de la mística,
también la práctica ascética
ejercitando la perfección espiritual.
Mis respetos siempre a todo el mundo,
aunque a veces cuesta comulgar
con ruedas de molinos monstruosos.
Hoy me apetece recordar el suelo,
donde a veces, pese a la lluvia,
no hay tanto fango y lodo.
Hoy me apetece una lucha,
una constancia por la dignidad
y, si no la encuentro...
luego vuelo por la mística,
por por la ascética, por los cielos…

El mal, menos malo...

El cielo está encapotado, como gris,
cargado, plomizo, húmedo, frío…
Estamos en febrero, que no viene de fiebre…
como pensé alguna vez de pequeño,
sino que lleva consigo el despropósito
y el desconcierto más acusado…
Igual te sale un sol de sábado
que, después del amor ocasional,
hay una invasión térmica de fríos,
que llevan implícitos una gripe fea…
Sí, es un tiempo traidor,
que hace explotar el Carnaval
para que el mal sea menos malo…

dilluns, 16 de febrer de 2015

Sabiduría china

Las cometas saben que, para ascender,
tienen que vencer al viento…
luego, quizá, se acoplan y conviven.
Él, pese a su amor, la dejó…
por las circunstancias en contra,
y se lo contó a su sabio padre…
¿Desde cuándo las circunstancias
son un impedimento para el amor?
le respondió su padre…
Las penas y las alegrías
nunca vienen solas,
sino que se les llama…
¿Verdad que suena cierto
y bonito todo esto?
Una invitación a la reflexión,
a la esperanza, al sentimiento…
Muy sabios, los chinos… ¡sí señor!

Nunca digas nunca jamás, nunca...

Pasó de la letanía de improperios destemplados,
como zorra de uvas fuera de su alcance,
a la sumisión de una transformación definitiva.
Sí, sí… aquello del donde dije, digo…
y es que nunca se puede decir seguro
que de esta agua no beberás jamás.
A veces, basta una proximidad,
una explicación no verbal,
una mirada furtiva, inesperada,
una interpretación, una explicación,
un sendero donde algún suspiro,
conservado en alcohol, se encuentra…
con otro que se cerró incondicional…
Nunca digas nunca jamás, nunca…

Emociones

Mi pueblo, mi casa, mi gente.
Sólo quedan mis primas…
y los jóvenes, claro.
La mayoría son recuerdo,
imagen, escena, presencia,
abrazo, nostalgia, ternura…
Siempre con aquella condición
de entrañable, de sangre.
Los noto a faltar, los extraño..
sus sonrisas, sus abrazos,
sus consejos y su entrega…
Abuelos, padres, amigos, vecinos…
hoy os he vuelto a ubicar
en la vida sana del pueblo…
Vivencias, recuerdos emocionados…

Repaso al minizoo...

Ya les conté que mi hijo ha convertido la casa de Deltebre en una especie de zoo exótico que tiene su aquel y su atractivo. La boa constrictor está guapa, crece bien, muda su piel tranquilamente y su cuerpo queda dibujado de una hermosa cenefa y de unos vivos ojos que le dan un aspecto muy saludable. La tarántula está inmensa, se ha tejido una especie de túnel transparente por donde campa y se zampa los alimentos que Pere le pone a su alcance y que a ella le da la impresión que caza furtivamente. Los axolotes han puesto huevos y mi hijo les ha construido una granja con los departamentos y el agua a la temperatura que ellos necesitan… además, cría a parte unos minicrustáceos que servirán de alimento a las crías cuando salgan… todo un proceso muy atractivo. las pogonas se hacen mayores, sobretodo el macho, però con la nueva luz ambiental están más activos y comen mejor. Los perritos de la pradera son un amor, se dejan acariciar a través de la reja y están muy simpáticos. Los camaleones… él, muy bien, se pone verde intenso en sus cabreos, pero ella es fea con ganas, con un amarillo descolorido que espanta, pero comen bien y se ven sanos. Un gecko leopardo impresionante se deja ver a través de una rendija entre las piedras de su guarida. Los petauros y el erizo albino están hibernando y no se dejan ver… Para terminar, un elogio enorme a la reina de la casa, la Lucca, la perrita más maravillosa que he visto en el mundo mundial…