dijous, 30 de juny de 2016

Recuerdos del colegio

- Oye niña, ¿tú qué curso haces?
- Primero 
- ¿Y qué comes para ser tan guapa?
La guapita de cara sonríe angelical, me aparto, se acerca a su amiga y le cuenta...
- El Pere es mi amigo
Y parece que presume de serlo… Y yo voy lanzando flores, que no corté de cuajo, y siempre facilité su regreso a sus hogares del jardín. Los niños, en sus primeros años, son suspiros de rosa, rocíos cálidos de las esencias más sanas, aroma musical de los entornos, ternura, verdad, futuro, amor...

Momentum acum

Paseo por la calle Real, por la sombra claro, no sea que mis beldades se derritan. Una pareja de jóvenes en plenitud, de pantalón con agujeros y pelos lacios, se acercan lentamente, ella habla por el móvil, y él, solemne y haciendo del acto algo trascendente, le va contando: “Si yo tengo un problema contigo, es contigo con quien tengo que hablarlo”. Él se para, ella se descabalga del teléfono, yo aminoro el paso. Ellos viven, quizá, un momento del que depende su futuro... creo que en latín lo llaman un “momentum acum”.

Un bikini negro

En verte la primera vez, en la playa,
con aquel bikini negro...
en contraste con el esplendor
de tu magnificencia dorada,
observé que las aguas
te rendían pleitesía,
y las tempestades se olvidaban
de sus iras y sus venidas,
y los ojos de los mozos retozones
se salían de sus órbitas
y te acariciaban el cuerpo…
Son nostalgias de un verano,
de una playa,
de una rubia dorada al sol.
Y no, no era una cerveza…

dimecres, 29 de juny de 2016

Sant Pere 2016

És el sant del meu pare, al cel sigui, i el del meu fill, i el meu… Una cosa tan curiosa, com que al meu pare tothom el coneixia per Pedro, i a mi, fins i tot ara, molts em continuen dient Pedrito, i al meu fill, per fi i afortunadament hem pogut anomenar-lo Pere, així de clar i català. Bé, no cal dir que, tradicionalment, ha estat una festa grossa i entranyable. Sempre fèiem cap a Deltebre, on la mare i el pare, se les inventaven totes per fer un bon dinar i, com molt bé em recordava la cosineta Titi, feien canelons d’estiu amb xinets d’ou dur, amb una bufanda feta amb tires de pebrot vermell… Recordo, com no, les celebracions al meu col·legi de La Salle-Reus, i les particulars amb la Teresa, donant sempre gracies al cel, de la nostra entesa i complicitat… I recordo la foguera que fèiem al costat de la casa, i la saltàvem tot dien allò del: “Sant Joan de la carabassa gran, Sant Pere la bragueta per darrera”, tot fent rodar el “lliman”, que guardàvem d’un any per a l’altre. Actualment, tot és una mica diferent... la Teresa encara treballa, i el Pere també, i el pare i la mare són al cel, i ens miren amb l’amor de sempre. Nosaltres, dilluns ens veurem i ens farem palesos els amors acumulats, i recordarem els pares, també els de la Teresa, i els veurem il·lusionats i oberts de braços, i tots plegats ens abraçarem i brindarem amb un bon cava català, evidentment.

Tu ets la música

Avui et voldria fer una cançó,
un cant amb música d’estels,
que ballen amb el batec
del meu cor sotmès a la nostàlgia.
I si parlo amb lletres que semblin...
notes musicals en un fred de tardor,
no és que l’ànima hagi embogit,
és que més aviat l’accés
a la primavera constant del meu instint,
reneix en cada pensament,
en cada una de les teves...
presencies permanents.
Et faré una cançó i ho tindré fàcil
...tu ets la música!

Mi realización

No importa que el mar sea bravío,
ni las olas, con tintes de agravios
en desafío intempestivo,
yo me subo con arrojo en el barco
que perdió el miedo a los desafíos.
Navego con la cara altiva
por la cresta de las olas
que nunca me rieron la gracia
de mis osadas intemperies,
gritos de alma, soplos inequívocos
de motor acelerado.
En mi no hay bonanza tras la tempestad,
que nunca es calmada en mi,
la realización es la persistencia
por la cresta de las olas locas…

dimarts, 28 de juny de 2016

Cantarle a la luna y a la vida

Casi, cuando se principiaba el amanecer,
fuimos a cantarle, o mejor contarle, a la luna
de la delicia de nuestra compañía,
soledad a dos, multitud de paz...
en la penumbra de un bosque,
que se inventa sombras y arcos iris,
con los rocíos y los primeros atisbos
del sol de nuestras almas…
Contigo se magnifican los entornos,
florecen espléndidas todas las rosas,
y los pájaros se entonan...
y beben de las gotas del rocío matutino,
antes que el sol, previo arco iris,
las evapore... luego, cantan a la vida.

Disfrutar la libertad

Escuelas vacías, playas llenas,
abuelos con nietos,
parques con columpios activos,
perros de paseo, calores, terrazas,
pantalones recortados, sandalias,
bebidas de frutas sin alcohol
y con abundancia de hielos.
Gente que trabaja más que nunca,
otros de vacaciones
y otros a medias pagando el pato,
como les suele ocurrir a los de siempre.
Los jubilados tenemos mucho que observar,
estamos utilizables a la carta,
y mientras no nos impongan procederes,
disfrutamos de nuestra magnífica...
libertad incondicional.

Espérame, que subo...

Vuela, vuela alto niña,
y cuando encuentres por los cielos
un bosque con abetos
visitados por la escarcha,
que purifica los espíritus,
te paras, te cobijas, te acomodas
bajo el techo de una rama protectora,
y me esperas, que me subo
a lomos de una brisa acelerada, casi viento,
y te alcanzo para volar de la mano
por los gloriosos amaneceres,
o por los atardeceres que te invitan
a contemplar la luna de los mares…

dilluns, 27 de juny de 2016

Una oca en el río Matarraña

Un abuelo con niño, pasea por el río Mataraña. En el agua, allá a lo lejos, unos patos toman el sol en una orilla sin vegetación. Una oca con su polluelo, nadan plácidamente y se van acercando al puente, desde donde las observamos. El abuelo y el niño se acercan a la orilla, y la madre y el polluelo, van hacia ellos y, mientras nosotros pensábamos que iban en busca de comida, la oca sale del río y abriendo sus alas en plan altamente agresivo, intenta agredir a picotazos al abuelo, que no tiene más remedio que agarrar fuerte al niño y salir a la carrera. Teresa y yo pensamos que lo haría para proteger a su pequeño, pero... malas pulgas sí tenía la señora oca, hermosa ella, pese a todo, firme y segura…

Tres días de pueblos

Pueblos pequeños y no tanto, los últimos de Cataluña y los primeros de Aragón, donde la gente habla catalán sin que nadie se asombre y con todo orgullo... Gente sana, maja, con gran vitalidad para moverse por sus calles empinadas, algunas con escaleras entre flores y verdes, que son una maravilla digna de fotografía. Sus iglesias antiguas, sus vinos, su requesón con miel, su todo a la brasa, su amabilidad… No me extraña que el Ebro os bese y nos llegue vuestro cariño a nuestra estimada tierra del Delta.

Voy buscando...

Voy buscando espacios con sombra,
cobijos por donde no entren los nocivos aires
que estos días van a pecho descubierto,
como liberadores de las malicias
e inventores de las democracias…
Voy buscando un lugar en el sol,
que no deslumbre a la decencia,
y donde la gente pueda pensar,
sin estar sometida al constante bombardeo
que nos lleva al total desconocimiento...
de aquello que esconden en las cárceles de su alma,
si tuviesen, claro, pese a su comunión frecuente
y a su misa diaria luciendo corbata...
y sacando pechos de lobo.

diumenge, 26 de juny de 2016

¿Celos de la música?

A veces se me escapan algunas notas musicales, de una canción de otras épocas que, posiblemente, tuvo algún significado, pero nada que ver con la maquinación que, según mi mujer, estoy tramando maquiavélicamente. Algo de cierto sí que hay… ¿Será que pienso inmerso en la música? ¿O es que la música, como hace siempre, suaviza mis vuelos? Mi mujer, como todas las mujeres, siempre tienen razón… ¿No será que tiene celos de la música?

Hoy ya es verano

Verano tierno,
tímido, algo frío...
la primavera
se despide recelosa,
con suspiros húmedos,
que, pese a todo,
se les supone
una calidez,
una nostalgia
por los sueños
de las libertades
que se avecinan,
y que siempre circulan
por los enderezados
circuitos de las almas…

Almas nobles

Sale el sol, se va, llega la luna,
pasa un cometa con destellos luminosos,
y en la tarde, por la calle central,
una ráfaga de luces selección, pasas tú,
pisando firme y con cadencias mareantes,
melena suelta al viento,
en busca de las mejores brisas juguetonas.
En alguna parte cae la nieve,
y proclama calma, previo frío...
en otros sitios, cae un sol de justicia, dicen,
aunque yo no sé hasta qué punto es justo,
tampoco la lluvia es a gusto de todos...
Pese a todo, siempre hay un alma noble
que, pese al mal que le hacen, devuelve flores...

dissabte, 25 de juny de 2016

El dia nace a tu luz

Me acarició una brisa,
me cobijó una nube,
me despertó una luz,
una proximidad,
un cielo que penetró
por la ventana,
y se acomodó en mi espíritu.
Despertaba el alma,
y tú te hacías la dormida,
despertaba el día,
y despertábamos a dúo,
a la par y a la paz…
Me acariciaba tu mirada,
nace el día...
y lo hace a tu luz.

Gentil libadora de flores

No, no seas tímido, ven a volar con nosotras,
me dijo una mariposa que revoloteaba
por los corazones altamente enamorados,
y yo me resistía, pese a la incandescencia de mis fuegos.
Pero, por una vez, intrépido, osé alzar el alado,
al compás de tu melena al viento,
y me sentí gentil libadora de flores…
Y después amé la vida y los contextos y las extensiones,
y los panoramas y las verdades merodeando...
como suspiros que cabalgan con norte fijo.

Recordant ma mare

Sovint tinc la mare al cap, però... per sant Joan, en tinc un record especial. Anava atrafegada, il·lusionada, sempre amb aquell somriure tan fi i edificant. Per a la nit de la revetlla, ella ja tenia preparats tots els vestits que li havien encarregat, i feien goig... semblaven una exposició d’una boutique de moda, feta per una modista autodidacta, gran persona, gran professional, gran mare...

divendres, 24 de juny de 2016

Guardé tu sonrisa en mi alma

Yo soy aquel que, en la era,
descubrió la emoción del impacto
que tu presencia magnificaba,
y en el aula bebí tus aromas,
y me alumbré con la preciosidad
de las intermitencias de tus ojos…
Soy aquel que te esperaba ansioso,
después del perezoso amanecer,
que no acababa de llegar, escondido...
detrás de una nube sospechosa.
Y soy aquel que consiguió tu sonrisa,
y la guardó en el alma, reserva espiritual
de los amores más reales y sinceros…

Feliz aquel

Salió victorioso de una indiferencia,
y aterrizó por los sembrados
de un mar de nostalgias indefinidas…
Se paseó altivo entre roces
que escondían despropósitos,
y se posó en la playa, donde las esperanzas
en busca de las afinidades, aún lucen airadas.
Feliz aquel que no lo mató un desprecio,
y encontró un aplomo, y lo atrapó un aprecio.
Dichoso aquel que en otro tren
encontró su música afín
y danzó por los sueños que creía perdidos…

Mi amigo el mar

Y me fui a ver el mar...
y allí me envolvió un rugido acogedor,
de amigo infatigable, de inviernos tempestivos,
de nostálgicos atardeceres otoñales,
de imperiosos veranos fuego,
de delicias esperanza primavera…
Mi amigo el mar, me encanta,
sobretodo en invierno,
con playas removidas por el viento,
y, entre los fríos, se pasean las nostalgias
y los suspiros que llegaron a buen puerto.
Mi amigo el mar ha aprendido a escuchar,
luego hablamos, nos contamos sentimientos…

Una escuela sin niños

Es como un jinete sin caballo, un jardín sin flores,
una comida sin sal, una desolación, un vacío,
un patio donde no acuden ni las palomas,
unas porterías sin gol, una fuente sin agua,
un patio en silencio, sin griterío ni música,
ni discusión, ni roce, ni aprobación, ni desencanto,
ni aplomo, ni desdicha o esperanza.
Hoy me paseé por los afueras del patio del colegio del Serrallo
y dejé una lágrima, como hacía siempre,
en mi querido colegio de La Salle de Reus.
Una escuela sin niños, ahora solo quedan restos de sueños,
notas, goles, y aquellos ojitos que, posiblemente,
el próximo curso definirán su dirección inequívoca…

Aromas de oxígeno

A veces pienso que no se quien soy,
pero creo saber muy bien quien eres tú.
Eres como la mano exterminadora
que aparta las malicias de todos los senderos
por los que pretenden colarse
en toda operación fastidio.
Eres, aquel no se qué...
siempre musical, de hilo sublime,
que te envuelve en delicadezas y proclama la paz,
anulando los espacios nocivos y las multitudes,
siempre pegadas a un panal de dudosa rica miel.
Eres aquel todo que siempre suma y enriquece,
eres, sobretodo, aroma de oxígeno,
un alado de deliciosos alientos permanentes…

Més estiu

El port dels xeics i els rics roman sol,
només el Y&S presideix l’estança,
això sí, majestuós i ple de llum.
Al fons un veler de tres pals,
que, en obrir les veles,
ha de ser una meravella,
omple una mica la buidor
que fa el meu mar mes natural.
És estiu, els iots cars,
van pel ports de luxe
i totes aquelles illes
on regnen els cèntims,
i donen vida i mort,
mort a la vida, vida a la mort…

Una passada pels somnis

Avui, demà, ahir, igual i diferent,
una paraula nova...
una idea, un pensament,
que pot anar del present al futur,
fent parada i fonda al present,
un escrit sorgit de les vivències,
una recreació en allò bonic,
una passada de llarg per les negacions,
una proclama pels somnis que mai moren,
i fan de la vida una joia permanent…

Dardos

Me pasea, se me muestra,
una nube albina a lomos de una brisa,
escapada del mes de mayo.
Pasa, con la frecuencia que la luna...
se llena y se vacía,
como las almas a expensas...
de la intensidad de aquellos ojos,
cuyo brillo crece y decrece,
a los dictados de los dardos,
traviesos a veces,
y otras altamente traicioneros,
de un Cupido audaz y juguetón…

dimecres, 22 de juny de 2016

Termina el curso 2015-.16

Último día del curso escolar… He visto diferentes grupos de alumnos, paseando por la ciudad, en su cara se nota un brillo de libertad, una simpatía juvenil que suena a fiesta, y hacen gala de una convivencia que invita a contactar por los calores que se avecinan. De todo habrá en la viña, incluso quien verterá una lágrima, como aquel que pierde algo que fue suyo, al menos durante un curso. Tierna juventud, bello futuro, esperanza plena, paz y bien, salud.

Contigo por las olas

Hoy no les hablaré de cumbres
por las que deambulan los sueños por soñar,
tampoco de abismos por los que cayeron
las ilusiones desmoronadas ya en su origen.
Tampoco les cuento de las laderas de la mediocridad,
por las que circulan las direcciones sin sentido.
Hoy tengo en mente un pueblo con mar,
un mar con unas olas...
que no sabes muy bien si van o vienen.
Y yo me subo contigo, y no importa el viento,
la dirección ni el sentido.
Belleza ondulada, tu y los azules, contigo por las olas
al vaivén del acorde de nuestros musicales latidos.

Tu origen

Posiblemente surgiste de una sonrisa,
activada desde la esencia de un alma noble.
O fue de una gota de rocío azul,
de esas que nunca abandonan
el cielo del que proceden,
y hacen que en la tierra reinen los azules
de los que se impregnan incluso los mares.
Surgirías… nunca de los fríos,
más bien de las primaveras del verano,
del aroma de las primeras rosas,
o del suspiro de los ángeles caídos
que después se recuperaron para vivir en libertad,
contemplando las mariposas que vuelan felices...
por los corazones que alzaron el vuelo.

dimarts, 21 de juny de 2016

Ya no tengo timbre

No puedo empequeñecer...
más allá de lo que calzo,
ni el río inventar
principios lejos de la fuente,
en la roca que lo parió encantada.
No hay mejor final...
con suerte, que un mar,
previo delta con pantanos y lagunas.
No suelo correr entre los lindes,
más bien por las laderas,
con atajos de libre acceso,
y me quedo soñando en los abismos,
y subiendo por las cumbres sin borrasca.
Luego, despierto y ya no tengo timbres,
y miro los toros urbanos desde la barrera,
y juego con las gacelas del campo,
y voy al huerto, pero no me llevan,
...un suponer chulesquillo.

Se llama amor, dicen...

Mis suspiros acudieron a la cita,
allá por donde se proclaman los lamentos
y, en los campos de la desolación,
se evaporó una lágrima,
cansada de vagar por los valles… de lágrimas.
Qué triste, cuando es triste el recuerdo
de la muerte de las ilusiones,
pero después de la tempestad, la calma,
y después de la calma, otro inicio de anhelo,
y la ilusión cabalga de nuevo, y la vida revive,
renace, y hay un nuevo aire de cordura,
dentro de la inconsciencia pertinente...
lo llaman amor, se llama amor… dicen.

Colores de fuego

Aquí es difícil que caiga la nieve,
las tardes se alargan entre rociados rojos
de un sol que se resiste…
La tarde muere lentamente,
y yo vivo sus últimos instantes,
pintando el cuadro del ocaso
y soñando en el futuro amanecer,
que siempre es de un resplandor creciente,
y que también puede pintarse,
para engrosar la colección...
de los sueños dorados de luz.
Cuánta maravilla de colores de fuego,
que amortecen y luego renacen y relucen...
en busca de dar los buenos días a las flores.

dilluns, 20 de juny de 2016

Despacito y por la sombra

Hoy dirigí mis andares por la sombra...
para que las hermosuras no se dirritieran al sol.
Por allí andaban también,
otros bombones de sesenta y muchos,
y hemos activado el banco del si no fuera,
haciendo posible lo que aún es posible…
Es curioso, hoy no me parecían más mayores,
todos íbamos al unísono vaivén de la subsistencia,
arregladitos, bien calzados, con sombrero,
despacito y por la sombra…

Bailando con la vida

Como el pajarillo que cayó del nido,
antes de tiempo, y voló inseguro...
por los bosques de encinas centenarias.
Siempre fui un poco más allá de mis alcances,
y la gente de mi edad me aburría,
y me solía frecuentar con los mayores,
portadores de supuestas libertades,
a las que yo aspiraba, verde e inexperto.
En general, el tiempo te pone en tu sitio,
y te avanza o te regresa, bailando con la vida,
por los senderos desconocidos por la inmadurez,
entre suspiros de verdades racionales,
por las que circularás cuando habites el suelo…

Es por ti

Y si un día me ves...
allá por donde las dalias proclaman su belleza y plenitud,
y los recónditos rincones son de discretas violetas,
y, en el marco de un supuesto paraíso,
circula el aroma de las rosas, jóvenes aún,
lejos del jazmín de lo decrépito.
Si alguna vez me ves...
inmerso en la obsesión de un objetivo,
ten claro, que es por ti por quien se afinan los violines
y se visten de fiesta y gala los amaneceres…

Blanca y buena gente...

Azul de mar y cielo...
Amarillo de arrozales en la siega.
Rojo, como tus labios...
en un atardecer que no desentona,
y los pintores plasman la plasticidad
de las esencias del buen arte.
Verde, como un sosiego...
en edad de merecer y germinar,
después de los sueños
por los que te cabalga la primavera.
Negro, sólo el del chocolate sin leche,
el vino tinto, la nube protectora…
Colores, a veces se unen...
y van de blanca y buena gente por la vida.

diumenge, 19 de juny de 2016

Ovejas...

Me encantan los chistes de Faro, en el Diari de Tarragona, porque se plasma en vía cómica, muchas de las realidades de nuestros tiempos. El de hoy no tiene desperdicio: Se ve a Rajoy vestido de pastor, a éste no le viene de un disfraz, diciendo: “Conmigo tendréis una España establo”, y en el dibujo se ve un vallado repleto de ovejas, y un par de expresiones: “Estable, perdón, estable, quiso decir el susodicho…” En la otra, más triste, comenta que las ovejas creen que la valla es por su bien…

Escribir versos a los vientos

Un escalofrío, un impacto gélido,
que acaba en sofoco y tembleque…
No esperaba una canalización de sonrisa
tan bien controlada y dirigida,
en un atardecer de luna traviesa…
Y, al salir del frío, por los efluvios del calor
de un corazón feliz y acelerado,
me doy un baño de prudencias delatoras,
y te cuento de mis días buscando tus horarios,
y mis noches eternas...
escribiendo versos a los vientos,
para que te los acerquen
a través de una brisa firme,
y te acaricien la sonrisa,
esa que me vence y gana...
y me lleva en vuelo por los azules.

La paz tiene música y letra

La música acompaña mi paz interior,
casi cierro la puerta para que no se escape
ninguna nota en busca de libertad.
A veces sueño en ponerle letra a la paz,
y le hablaría de los procederes
y de aquella frase en la que alguien proclamaba
que, por su culpa, nadie ha tenido que llorar…
Si, si, la paz tiene su música y su letra,
y yo cierro la puerta con llave
para que no se me escapen,
y me dejen sin audiencia…

Silencios con voces

A mi meditación la golpeó un silencio...
que merodeaba por mis estrecheces más proclamadas,
quise acercarme a la soledad de los horizontes del más allá más lejos,
pero lo dicho, los silencios que te meten en meditación,
campan a sus anchas por todos los atardeceres perdidos de las cumbres
y los vacíos más crueles de las llanuras más significativas.
Tampoco está tan mal, deambular por los desiertos,
a los que sólo tienen acceso los silencios, de esos con voces atroces,
o simplemente cómplices de los inventos…

divendres, 17 de juny de 2016

Sirenas de otro mar

Háblame de los amores...
que se quedaron en suspiro lejano,
de aquellos parados en los áticos, sin bajar,
o en las antesalas, sin subir…
Háblame de lo que fue imposible,
de lo que mató la indiferencia,
de la frustración, que no desprecio,
pero que fue vacío e impotencia…
Y, en lo oscuras que son las retiradas,
se entona una nostalgia...
de lo que pudo haber sido,
un canto de sirena de otro mar,
un mar lleno de ríos, sin sal…

Contemplar el paisaje

Viajar, viajar, por las noches antiguas y las músicas lejanas,
viajar por los sueños que no se cumplieron,
pero que fueron muy bonitos de tener,
viajar por los valles, cuando las luciérnagas estén volando,
antes de aterrizar para señalar los caminos de las glorias.
Viajar, en un tren que te lleva todo lo lejos que quieras,
pero tu te bajas porque simplemente te gusta el paisaje,
y allí convergen todos los sueños de tanto viaje,
por lo exótico de las delicias…

Recuerdos de la escuela

En la escuela clásica de filas rectas y de silencios absolutos, alguna vez también se iba de excursión, con toda la marcialidad persistente y habitual. Había que dar imagen de orden, pose, ejemplo, más importante incluso, que el objeto a aprender… Ayer en el Facebook, vi un chiste que me hizo mucha gracia... y pena a la vez. Se les hizo ilustrar a unos niños sus vivencias de una salida cultural y los alumnos dibujaron, mayoritariamente, las cabezas de sus compañeros que les precedían en la formación de sus filas, prietas y marciales... Y uno piensa, a veces, y recuerda con frecuencia, que hubo mucho de esto, y poco de la supuesta libertad que se requiere en el aprendizaje y educación integral, como dirían los pedagogos más racionales y creativos…

dijous, 16 de juny de 2016

Tu eres la vida misma

Y si un día amanece más temprano,
y tú no estás porque duermes,
y no ves el rocío que besa las flores
y llena de brillos perla
todas las proximidades de la ventana,
es posible que salga el sol,
aunque creas que la noche es perpetua
y la luz no te importe ni impresione…
Tiempos aquellos en que toda verdad
se plasmaba y se acortaban los tiempos,
y los amaneceres llegaban al primer grito,
y el sol se libraba fácil de las nubes negras.
Tú eres luz y amanecer...
tú eres todo lo posible, la vida misma.

Nuestra realización

Me hubiera gustado tenerla, protegerla,
contemplarla, acogerla a tiempo completo,
hacerla partícipe de una mansión
en la paz de un bosque de belleza por inventar.
Me hubiese encantado pasear su exquisitez,
para la ejecución de un diseño sin mácula,
para que su existencia fuera...
un extremado remanso de paces.
No, no quería una jaula dorada,
tampoco un mueble de lujo a exhibir,
sólo alguien que se sintiera libre
para crecer entre mis sueños,
que no serían carceleros sino más bien...
un aliento para nuestra realización conjunta,
racional, aceptada, definitiva, lógica…

Tiempos de profe...

A mis alumnos les encantaban mis clases de ciencias naturales. Según decían, ellos y sus padres, parece ser que lo explicaba bien y al abasto de todos. Una vez se me ocurrió decir que las plantas, también comían macarrones, arroz, chuletas con patatas y de todo lo que tanto nos apetece a nosotros... Quizá me pasé tres pueblos, porque eran alumnos de cuarto de primaria, y no me fue fácil hacerles entender que las sustancias minerales del suelo que absorbe la planta por las raíces, cuando las riegas, son perfectamente restos de las viandas que les nombraba. Recuerdo que recurría al terrón de azúcar deshecho en la leche, para explicar que las raíces, absorbían junto con el agua, disueltas en ella, sus nutrientes necesarios para vivir. Tiempos de profesor…

dimecres, 15 de juny de 2016

Un tesoro irrepetible

Sol, calor, el verano se anuncia con rojos de fuego y se apaga con playas y hielos en terraza. ¡Que bien llevas el bikini niña! Siempre pienso que la Naturaleza estaría mejor libre, sin bikini, ni crema, ni tinte, ni pintura. ¿Estoy guapa ?, te cuentan a veces las muchachas a punto de flor, y yo les cuento, y ellas no entienden, que les sobra todo, que les basta con su piel radiante y sus ojos luz, su juventud, un tesoro irrepetible…

Tener derecho a otros respetos

A veces observo a algún jubilado que se ha olvidado de soñar, que no sabe muy bien qué hacer con su vida, que duda entre el placer de ser utilizado o la indiferencia, que es el peor capítulo de una existencia… Otras veces veo que algunos se buscan la vida, se imponen obligaciones, horarios, prestaciones, y las gozan en concepto de utilidad… pero, diría, que ya tienen derecho a otros respetos y consideraciones, creo…

Empezó un no acabar...

Me acerqué cauto, discreto, lejano, indirecto,
como aquel llegado del frío en busca de un ambiente,
de un cobijo, en la paz de las sonrisas de la era.
Nada fue casual, sólo que vi una forma de proximidad,
un estar, un aparecer como caído en lluvia de diseño,
proclamando plenitud…
Me presencié en uno de los aros del círculo concéntrico,
con pretensión, sin pausa, de adentrarme...
en las esencias de tus proclamados aromas consentidos.
Me hice el ido, y me vi encontrado,
y bebí los efluvios de tus celeridades interiores,
y, en mis deambulares acelerados,
gocé del placer ondulado de las olas de la gloria plena.
Luego, empezó un no acabar…

dimarts, 14 de juny de 2016

Otro tono, otro color...

La vi con canto triste, con unos ojos que no bailan,
y un expresión entre fúnebre y resignada,
molesta y enfrentada con el mundo,
sola y triste, como la escuela en vacaciones.
La vi, como para ir al tinte de las transformaciones,
como con una sublime y notoria necesidad...
de un amanecer que la rocíe de color y de luz.
Era otra, o quizá yo era el de siempre,
por eso hablamos, hasta que nos escondió la luna,
y nos sorprendió otro día...
donde todo tenía otro tono, otro color.