dimecres, 31 d’agost de 2016

Playas libres, vida nueva

Ya pronto, ya llega, el espacio libre, casi virgen,
el mar oliendo a mar de sal y sol,
y una salsa de algas aromatizando bien.
Ya pronto solo será un paseo de recuerdos,
y me encontraré con algún suspiro con lágrima,
y con algún aliento que surfea,
sin enterarse que ya llegó septiembre.
Pronto, la noche y el vaivén suave de las olas,
playas libres, vida nueva…

El amor y sus tretas

Suele ocurrir...
uno le cuenta a la niña
del amor de un amigo,
y ella responde:
¿y tú qué, de qué bebes y vives,
además de ser mensajero?
Se casó con ella,
se olvidó al amigo,
como una magia hiriente
sin intención de origen.
¿Y por qué no?
Paso, veo y observo
con licencia la ofrecida tentación.
Y me avengo, compongo, convenzo…
el amor y sus tretas,
quizá a la vuelta de la esquina,
esperará a mi amigo,
y la vida continuará,
reparando injusticias,
siempre que pueda, seguro.

Desde el peñasco de los sueños

Final de agosto,
cambio de tiempo,
alguna lluvia,
la vuelta al cole del profe
y la próxima de los niños...
factores que vacían la plaza.
El mar goteado en suavidad
por deliciosas perlas que acarician,
pronto se verá limpio y solo,
y rugirá en silencios,
y almacenará recuerdos...
para contarlos a la niña o al niño,
que irán a la luz de la luna
para contemplar su vida,
desde el peñasco de los sueños…

dimarts, 30 d’agost de 2016

¡Siempre en el alma, Antonio!

Y yo leía tus poemas,
siempre de poesía repletos,
con algún verso recreándose,
con todas las realidades posibles,
las tuyas, bailando en cantes,
profundos, muy sinceros,
llenando el mundo de ecos de verdades,
todas maravillosamente bien contadas.
A menudo pienso en cuán cerca
nos ponías tus vivencias,
y, cual la espada de Darío,
nos anunciabas tus vivos reflejos…
¡Siempre en el alma, amigo!

Besos

Siempre pensé...
estoy cerca
de dos besos a uno.
De amiga...
a mejor amiga,
íntimos,
nos contamos,
nos sabemos,
parecemos buscar
un algo más.
Los dos besos son...
cada vez más lentos.
Su sonrisa cálida
invita a uno,
en la boca,
estamos cerca,
llega, sin remedio,
sin avisar,
el beso,
un beso en fuegos,
directo...
y sin preámbulos.

Tu sonrisa en descanso

Pasaste de largo una vez,
con aquella rapidez en disimulo
de miradas escapadas,
como frenos a la inercia consentida.
Pero tuve tiempo de coger una en vuelo
con mensaje deshaciendo los supuestos
y mostrando caminos, más allá del qué dirán.
Allá donde la calma se impone al ritmo
y la reflexión es un alud de sentimientos,
allá estaré esperando en gozo...
para ver tu sonrisa en perfecto descanso.

dilluns, 29 d’agost de 2016

Una rosa blanca

Un rizo escueto, como travieso,
parecía enredarse en el hoyuelo
de su mejilla cerezada en rojos...
de sana y lozana moza del campo.
Todo natural, todo generoso,
todo comestible, todo respetable,
razonable, como aquella amapola...
novia del campo, dicen.
Ella formaba parte del paisaje,
sobretodo cuando el paisaje
lo había diseñado el artista de lo natural.
Quizá fuera la luz del entorno,
quizá otra flor, una rosa blanca, como no…

Todo es posible

¿Y si fuera cierto el tam tam de los rumores...
de un concierto progresivo de verdades que acarician?
¿Y si fuera verdad que las primaveras se conjuran,
eternizando verdes, recopilando espíritus,
y amando a las brisas suaves,
que nos regalan sus lluvias de pétalos?
Sólo hace falta que sonrías... y la belleza se activa,
en sus mil versiones, y todo es posible...
en ese mundo de ciertos y verdades,
que sobreviven pese a las nubes negras…

Un tramo de irrealidad

Un domingo con sol,
una tarde después de una siesta,
allá en el rincón,
en el ángulo oscuro sin arpa,
me contabas de tu colección de flores
y tus mares de suspiros,
y yo que jugaba con los versos,
te hablé de mis laureles,
los posibles, los soñados,
aquellos que se cobijan en el alma.
Acabamos riendo,
meciéndonos quizá...
en un tramo de irrealidad.

diumenge, 28 d’agost de 2016

Encender la noche

Estaba tan enamorado...
que sonreía en recuerdos,
y empezaba conversaciones
que tuvieron lugar,
y les buscaba un final feliz,
y, en su defecto, inventaba otras
que la ansiedad no le dio tiempo a definir,
y que ahora parecía complacerle.
Le gustaban las soledades...
con luna, para hablar solo,
y encender las luces de la noche
para pasear sus silencios,
sus verdades mejor guardadas…

Las lluvias diarias

Llueven cansancios de otros tiempos,
paseos suicidas, regresos tenebrosos,
llueven sueños perpetrados, dudas,
ritmos de tambores lejanos que nunca bailé.
Llueven ilusiones nuevas, viejas,
y todas las alternativas que ofrece el destino
que después se limpia las manos...
sobre lo que pueda acontecer.
Llueve... de todo menos agua,
y el calor es sofocante,
y, entre las más sugeridas ilusiones,
te apetece quedarte en casa,
y ver que todas tus cosas te sonríen.
Mientras, la vida sigue con sus lluvias diarias,
nunca a gusto de todos…

Una niña de agosto

Llegó del brazo de un aprecio,
mostrando sonrisa,
ofreciendo concordia y peña,
una de las nuestras, dijimos todos.
Además era morena...
con colores de manzana en las mejillas,
y en sus ojos se adivinaban luces,
de aquellas que enriquecen los amaneceres.
Su sonrisa invitaba al consenso,
niña de vinos con medida y canto fácil,
una más, quizá una mejor.
Fue una niña de agosto, y nos dejó su luz…

dissabte, 27 d’agost de 2016

Ir y volver

Y al llegar a casa me abracé con todo,
a mi maravilloso día a día y, como siempre,
de los mejores cielos, la voz de mi abuela:
Hijo del rey dónde vas,
hijo del rey de dónde vienes,
todo lo que buscas, en casa lo tienes
Gran verdad... con matices claro,
porque siempre es un placer viajar hacia el arte
y abastecerse, en lo posible,
de todos sus aspectos y manifestaciones.
Ahora, cargado de paseos, de esos contemplativos,
gozo de mi casa y de mis habitualidades varias…

Buen vuelo de sueños

Llevé mis sueños en vuelo de paseo,
allá por donde los amores y las conquistas,
ofrecieron sus miedos y mostraron sus vergüenzas,
construyendo castillos, y mientras, los artistas...
por libre o pagados por los mecenas, es decir los ricos,
iban esparciendo arte, pinturas y pintores, arquitectos,
catedrales recubiertas de mármol blanco, auténticas bellezas,
la torre de Pisa que no acaba de caer...
porque es demasiado hermosa para morir.
Buen vuelo de sueños: Florencia, Siena, Pisa…
La Toscana... ¡belleza!

Un presente eterno...

En el jardín se perpetúa una rosa,
y en el firmamento hay estrella,
nueva, incandescente, y en el mar...
nuestro Mediterráneo compartido,
las brumas blancas son pétalos,
lágrimas de primavera en sueños.
Tus letras saldrán de los poemas,
y volverán a aterrizar en nuestras almas,
y conversaremos, y tu serás...
el maestro rodeado de aprendices,
y nos bendecirás en poesías varias
y en racionalidad, y al cerrar los ojos...
nos cundirá un abrazo y haremos lo pendiente,
y un presente eterno…

dilluns, 22 d’agost de 2016

Penoso

En la barra, detrás de un vino, a expensas de los vendedores de desprecios, traga y otorga siempre que se cubra el precio del vino que consume. Aparenta un pobre hombre, una víctima del vino y de la vida, pero, a veces, parece un sabio que contesta con acierto a las miserias que le circundan. No es lo mismo un pobre hombre, que un hombre pobre… Quizá los pobres hombres se ríen del hombre pobre, resulta penoso, ¿verdad?

Contenido y continente

Después de digerir la impresión de ver descabalgar tus piernas, prietas y doradas, y de captar el mensaje, que posiblemente en la imaginación se quedó corta, uno no puede por menos que mirar el contenido de tanto continente… A veces la belleza se queda sin mensaje, pero si es auténtica siempre tiene un fondo acorde que hace resaltar los aromas al sol. Aquella rubia impresionante, no tiene porqué ser tonta, como piensan algunos sin mucho arte en contenidos lujo...

Allá en mi piedra

Un saludo a la piedra estratégica,
donde me siento a ver el mar...
cuando todos se han ido.
Por la noche hay inventos de playa
donde acuden las parejas
a refrescar sus fuegos.
Todo está tranquilo, el guerrero descansa,
la brisa lleva de paseo a las olas
que miman a la arena.
La luna se suma al programa
y facilita los regresos…
Algunas estrellas se lucen entre luces,
mañana más, mil ruidos y olor a linimentos,
y por la noche paz, allá en mi piedra,
mirando el mar, y algún amor...
entre sirenas y pescadores,
que no se conforman en juguetear
con las barcas y llegan a la costa…

dissabte, 20 d’agost de 2016

Escuchar la paz

Y en el río, después de unos gozos en paseo,
un puente viejo donde pasaron mil historias,
y ahora la gente pasa, titubeante, hacia la calle nueva,
que lleva al pueblo resurgido.
Me siento para ver la bajada del agua,
nerviosa, arrastrando y rodando piedrecitas de colores.
Se escucha la paz, sobretodo aquella que tiene música...
de hojas y de pájaros exhibiendo sus trinos de cortejo.

Sin destino aparente

Sonrisas que no sonríen,
árboles sin hojas...
que volaron tras tu rastro,
en aquel sinfín de miradas perdidas,
pinchos que protegen las rosas,
y que son el riesgo que hay que correr
para poseer la belleza.
Silencios que no callan,
allá por el laberinto del bosque,
donde sólo los expertos...
no se pierden.
Mar con delfines,
violines del destino azul,
que acompasan el vaivén
de las espumas blancas,
que, a veces, son rosas...
sin destino aparente.

Me quedé sin colas

En la cola,
tras tu cola,
para comprar
un helado,
se hizo corta,
la cola,
la del helado,
la tuya...
la convertí
en cascada,
teñida
de rayos de sol.
Cogimos
el mismo helado,
y me quedé
sin colas,
triste,
pero dulce,
dulce de helado...
y de tu recuerdo.

divendres, 19 d’agost de 2016

17 de agosto del 83

Tu mente prodigiosa persiste,
pese a los treinta y tres años de matrimonio,
son lujos diarios que yo celebro
más allá de lo habitual.
Tus rincones de ternura y de sensibilidad...
siguen intactos, tu discreción,
el don de la oportunidad,
la manifestación de lo adecuado,
la transmisión de pensamientos,
incluso algún ruido en los silencios,
siguen sesteando en sus delicias,
más allá de lo trascendente o lo definitivo.
Quizá no te busqué por lo virgen de lo natural,
simplemente tuve suerte, toda…

Como si no existieran los pájaros

Estabas aquí, existías, eras, eres,
como el agua del río...
que va regando amaneceres,
o la sombra de las acacias,
donde se reúnen los destellos del sol
para dar muestra y esencia
de los interminables paseos del domingo.
Estabas cerca del café, a punto del reloj,
a un paso de la puerta, que siempre te abro.
Y volvías, como si nada, y nada te preguntaba,
y sólo alguna vez me contabas del tiempo
y de las hojas marrones que crujían lentamente,
como si no existieran los pájaros,
increíblemente mudos...
en su interminable cortejo.

La siesta obligatoria

De mi casa a la era sólo había un silbido... el de mi madre. Mi madre que quería que hiciese la siesta, cosa sagrada para las madres de mi pueblo, y yo quería jugar el partido en la era, tocarla, marcar algún gol… Me escapaba, me perseguía, cobraba alguna zurra, luego… había siesta, pero yo ya la había tocado, alguna vez quizá sin gol, pese a intentarlo.

dijous, 18 d’agost de 2016

Fuga de cerebros

En aquel pajar no había aguja,
ni en el jardín de las enredaderas, rosas blancas,
ni en el mar sirenas bailando con delfines.
En la disco, el mercado estaba muy exaltado,
como indicando que no es mi sitio.
En la playa, nadie llenó un bikini negro...
con dorados de melena rubia,
y la facultad, rincón de pensar y de aprender,
está concurrida de vacíos,
no sé si es que nadie piensa,
o es que hay masiva fuga de cerebros.
Pero no se preocupen... habrá gobierno,
están en juego, los retiros dorados,
los habanos y los yates,
la vida padre de los de siempre,
y con esto no se juega, ¿verdad?

Yo también la miro

Vamos de paseo, tú con tu caballo blanco,
y yo con mi yegua azabache, iremos despacio,
nos embeberemos de paisaje, lo miraremos todo,
te veré, nos verán, me verás...
y el camino se llenará de luciérnagas y en el cielo,
las lágrimas San Lorezo, serán de completa felicidad…
A tu lindo caballo, una belleza, se le escapa una mirada ladeada,
la destinataria, mi preciosa jaca negra, se ruboriza un poco,
baja la cabeza, aminora el paso, y yo le cuento, bajito en suspiros,
que el amor tiene miradas escondidas, ya sean personas o caballos,
yo también la miro, yo también suspiro…
diría que estamos los cuatro, en la montura adecuada,
en el paseo definitivo, aprendiendo de las primaveras...

Los sueños de uno

Uno ya no sueña en que cae al pozo,
ni en que le persiguen y no puede andar,
tampoco que por fin pudo cocer sus verduras de juventud.
Ahora sueño con la masía entre chopos y arrozales,
cerca de los patos y los flamencos,
y las lagunas donde se mezclan las aguas dulces y saladas,
y el pescado tiene un extraordinario sabor especial…
siempre cuento que las lisas de alguna parte del Delta,
son mejores que las lubinas…
Uno ya sólo sueña en la descansada vida,
aquella que huye del mundanal ruido,
y se va al Delta, a lo auténtico…

dimecres, 17 d’agost de 2016

Amo los animales

Los animales tienen una belleza implícita, que no esconde su bondad y correspondencia al buen trato. Me encanta la estampa del toro en libertad, la elegancia del caballo, la ternura de un retoño de elefante, o una familia de ánades con la madre a la cabeza, paseando por el río. Ya no les hablo de la fidelidad de los perros, que son ejemplo para muchas personas, ni de los gatos que ronronean felices en su sofá. Amo a los animales…

Dichos...

Y en las bodas, algo nuevo,
algo viejo, algo prestado...
y en la vida, una de cal y otra de arena,
medio higo y media uva,
y en la lluvia, división de opiniones,
nunca a gusto de todos,
y en el amor, como dijo el poeta,
no son todo ruiseñores…
Y aquí paz y después gloria,
o es al revés, con perdón,
yo nunca pretendo ser irreverente,
¿verdad?

Tu belleza especial

Un poco más allá más lejos de lo racional,
como lo que hace Messi en cada partido…
Un mucho más allá, lejísimo, es lo que se ve
a través de tu sonrisa prodigiosa,
sabor que me alegra los días
y hace gozosa mi existencia,
y yo que amo lo natural de campo y huerto,
veo en ti reflejos de no sé qué divinidad,
aquella luz que se supone más allá del horizonte,
donde viven las esencias, que son origen...
de tu belleza siempre especial.

dimarts, 16 d’agost de 2016

El poeta se inspira

El atardecer era un poco más frío de lo habitual.
El poeta, en la roca donde los aficionados
pescan a primeras e intempestivas horas,
se sentó, perdiendo su mirada saltarina...
por las olas cercanas y los horizontes lejanos.
Una brisa le trae una nostalgia y le arranca un verso
que se escapó de un poema con pretensión de poesía.
Poeta, que te inspiras entre humos y cafés,
pero aún más en los cielos que se bañan en el mar,
donde se desdudan las primaveras, rugen los veranos,
sestean los otoños y se afinan los inviernos, como los violines…

Del río al mar

Madrugué y esperé el amanecer,
allá donde el río se abraza con el mar,
cual hijo que, después de curtirse en mil trayectos,
va a su definitiva casa de acogida.
La barca se mueve, el mar abraza en olas al río pródigo,
y yo me doy la vuelta para atracar en el último tramo...
de mi río favorito, el Ebro, por supuesto,
mientras algunos polluelos de ánade con madre,
se pasean por sus patios de cañas,
también alguna moto acuática desbocada,
mancha, junto con mi barca, la Naturaleza…

Cual gacela...

Sus ojos azulean por entre la cascada amarilla de su melena al viento.
El sol se complació en ella, y la cubrió de reflejos de oro.
Apenas sus labios en sonrisa muestran un suave toque de cereza,
luciendo en sus dientes la blanca flor original.
Siempre la imagino trotando en un caballo...
de momento me complazco observándola en su bici blanca,
cual gacela engalanando todo el paisaje de ribera,
haciéndole lucir los verdes maravilla al sol…

dilluns, 15 d’agost de 2016

Llorar con el mar

Y esperé la noche...
y me fui del brazo de la luna a ver el mar,
y allí estaba solo, con un lamento de ola cansina,
casi sin vida, sólo alguna lágrima espumosa,
pero ya muy lejana, buscando el horizonte.
El mar también llora tu ausencia,
y yo me acerco y lloramos juntos…

Paz, pan, justicia...

En mi paseo por la noche,
sin luna ni nubes,
me encuentro con un genio
recién salido de su lámpara...
El hombre, o lo que sea,
me dice que le pida un deseo,
con cara de pícaro,
y yo le cuento que, si está en su mano,
me deje como estoy,
y en su bondad manifiesta,
le ruego que ayude a los que sufren
y tienen sed de paz y de justicia,
y hambre de pan y amor…

Eres lo posible

Quizá nunca te llamé princesa,
o te dije que eres un cielo,
pero seguro que te acerqué
al jardín de las rosas blancas
para compartir aromas,
y doy por hecho que te llevé...
a una playa desierta,
para que vieras, sin más presencias,
todos los cielos posibles
reflejados en las olas.
Quizá te humanizara,
quizá amé obseso tu belleza natural,
por eso comprendí que lo auténtico
no lleva adornos superfluos,
por eso… nunca te llame princesa,
ni te dije que eres un cielo.
Tú eres lo posible...
aquella verdad que no calla y ama.

diumenge, 14 d’agost de 2016

Se estremecen las nostalgias

En muchas playas han peinado las arenas,
incluso las han regenerado con otras de otros lares,
han desaparecido los rincones con dunas,
los apartados de acantilado se han llenado de nostalgias.
La caballería desmontada de la urbe ardiente ha desembocado,
ha sido una invasión sin miramientos,
se ladra de forma compulsiva, ruge el verano,
se estremecen los desesperos y las nostalgias.
El agua y el sol los calmará y activará a la vez,
y el tiempo los devolverá al asfalto, y el mar respirará tranquilo,
pero en los primeros fríos notará en falta su aliento,
y algunos, como yo, volveremos en invierno a recordar pasados,
a celebrar presentes y remansos de paz azul…

A través del mar

Las olas de mi mar
me brindan alivios,
suspiros de sirena,
que ponen mis ansias
por las playas al sol.
Las brisas de agosto
suavizan los amaneceres,
que siempre acarician...
y acompañan a las olas
en sus mensajes de monotonía
amorosa y musical,
dando voz a los cantos y suspiros,
que son alivios, que son ansias,
anhelos, que me llegan de ti...
a través del mar del amor.

Orgullo de Tarragona

Me encanta la encina centenaria que reina por los caminos del Puente del Diablo. Tiene buen diámetro, y unas ramas generosas donde anidan y descansan diferentes alados y en su sombra se cobijan los caminantes para recuperarse de los excesos. Cerca hay un camino empinado, al que hay que subir casi arrastrándote para llegar al sendero que te lleva, otra vez, a divisar el famoso puente romano, orgullo de nuestra querida y estimada Tarragona…

dissabte, 13 d’agost de 2016

Esencias de sal al sol

Te abro la puerta y la compuerta,
y así tus cristalinas aguas
de azulados marinos,
embellecen los entornos
y extienden la hermosura,
más allá del horizonte…
Si quieres, quiero que te quieran,
y les cuento tus roces besando cielos,
y lanzando aromáticas lágrimas al mar,
por eso, las olas tienen la gracia
del vaivén de las esencias,
como una puesta de sal al sol,
con techo azul de cielo...

Hablar de uno, aunque sea bien

Cita, sonrisa,
beso, paseo,
te miran,
me miran,
vencemos...
todos los pronósticos.
Seguimos,
resistimos,
mejorando
los días,
y las noches,
pese a quien pese
y a quien se alegre
del bien…
Nos queremos
y hablan de nosotros,
aunque sea bien,
qué más queremos,
si nos tenemos...
los dos.

La Plaça dels Carros

I en arribar a la Plaça dels Carros,
un seure al meu banc de pedra,
amb reclinatori per escriure, una temptació,
unes paraules de natura urbana,
de pau concentrada, de possessió,
de tinença de lloc en propietat,
per gaudir de l’espai proper i en pau.
Aquí, com sempre, el grup de jubilats amb monitors,
la gent que va i que ve, amb la compra i la pressa,
per arribar a l’hora, de qui sap què, o quina prioritat.
Sempre m’atrau, la bonica Plaça dels Carros…

divendres, 12 d’agost de 2016

Musiqueando alivios

Y no me importa que me vean del brazo y por la calle Mayor,
porque tu tienes el recato y yo la prudencia...
de mostrar, sólo a los cielos abiertos,
la sal de mil saleros de los mares,
que han hecho casi vicio opulente de la generosidad.
No, no se trata de lucirte, cual trofeo de platino al sol,
sino pasear con luz propia iluminando las esquinas oscuras,
amordazando malicias, generando ilusiones,
obviando envidias insanas y musiqueando alivios y corduras…

Quan escric... t'escric

Avui escric lleuger,
pensant en el meu bosc espès,
els meus rius braus
de pedres rodones i rodades,
que semblen cors
a remull i a la fresca.
Els camps d’arròs tan verds,
i la pluja fina que tot ho acarona.
Sempre que escric, t’escric,
i agafo una lletra de cada racó
que de la mà hem passejat,
i et faig paraules i algun vers…
Avui, com sempre,
escric... pensant en tu.

Resolución de problemas

Por el patio va sin control... un empujón, una patada, un grito cerca de una oreja distraída, un zapatazo a una pelota interrumpiendo el partido de los futboleros… De deberes nada, de estudio cero, interés nulo. Se impone una entrevista con los padres… les cuento que el niño ha llegado al punto en el que se perjudica de todo aquello que nosotros hemos hecho mal, tanto en su casa como en el colegio. Urdimos un plan, ilustramos los límites que no deben ser traspasados, aumentamos el diálogo con la intención de hacerlo también con todas las partes implicadas, y más a menudo, con la intención de que viera la posibilidad de reducir su frustración. Un día vi que me defendía delante de otro gallito de mayor edad, otro día vi que había intentado hacer los deberes, pero sin conseguirlo por falta de base… Mejoramos todos, el cariño, la comprensión, el diálogo, padres y profesores y compañeros. Me hubiera gustado hacerle un seguimiento en el siguiente curso... parecía bien encarado, en el buen camino, con mejor disposición…

dijous, 11 d’agost de 2016

Mis tiempos de "profe"

Algunos padres tienen una mala interpretación del amor filial, se ciegan y obran para los efectos contrarios, incluso de sus propios propósitos. Quizá aquella formación que se les ofrece en las escuelas de padres, y que suelen rechazar, les seria básica para un correcto proceder. También algunos profesores no tenemos la sutil delicadeza para hablar con los padres, aquella gracia que, sin ofender, no oculta la verdad. Siempre recordaré, no sé si con orgullo o con una cierta desfachatez, lo que una vez le dije a una madre: “El problema que tiene su hija es usted, que no la deja respirar y este plan no la deja vivir…” Tenía más razón que un santo, pero el gancho directo a su corazón equivocado pudo y debió ser amortiguado con otras palabras que no le alejaran la verdad. La sinceridad y el no mirar a otra parte, pueden crear problemas a los profesores, pero no mayores que esconder la cabeza bajo el ala de la cobardía. Padres y profesores, siempre en edad de soñar y aprender…

Será que soy poco lúcido...o no

En la berrea se pelea por las damas, y en algunas especies el macho dominante, aquel que amedrentó a todos sus competidores, será el rey del harén. Uno piensa que, a veces, la Naturaleza no es tan sabia, y aquello que llaman la ley de la selva, me suena a degradación, a instinto, y en cierto modo a salvajada. La subsistencia basada en comerse unos a otros, para mantener el equilibrio, me parece, como mínimo, un algo en lo que no me resulta fácil, ni cómodo, ni mucho menos, agradable de pensar...

Poetas, humo, café...

Café de poetas, voces libres...
que claman en un supuesto desierto,
refugio de mil melancolías.
Lagrimea la guitarra,
alguien canta desde el alma...
y el aguardiente se presencia en su voz.
Alguna idea se cuela
entre el humo de las pipas,
alguno se atreve con un purito
que le regaló un mecenas.
Café de poetas, entre sueños...
humos y proclamas,
sentidos sentimientos…

dimecres, 10 d’agost de 2016

La Montoliva

Restaurant La Montoliva... un lloc adient on es proclamen totes les virtuts de la gastronomia catalana. Aquell pa de pagès lleugerament torrat, fregat amb all i amb oli verge d’oliva Arbequina, aquell vi de proximitat que conviu amb trot d’acords amb les viandes naturals de la zona. Cargols a la catalana... un ja s’emociona quan qualsevol cosa és a la catalana, però aquests cargols són una emoció en sí, són de casa, són d’autor, són una creació de l’art culinari, marca de la casa en exclusiva. No cal comentar el tracte, l’espai, l’indret, l’atenció i la consideració, la qual cosa fa que sempre en parlis bé arreu on vas, i que et gravis en un lloc preferent, una data de tornada. Sempre hi ha algunes postres que s’ha inventat l’artista de torn i, com no, un cafè del bo i un xarrupet d’herbes, per acabar de fer el plaer intens. Recomano la naturalitat i el bon fer d’aquesta bona gent. Cuina Catalana de debò…

Me confundo con la sombra

Y si un día me doy cuenta y me acelero
y me disparo cuerdo y convencido,
y me arrojo en el delirio de decir
mi verdad sin tapujos ni limitaciones…
Y si un día me proclamo y me presencio,
sin más dilación ni prudencia,
y te cuento de mis noches con escasa luna,
y con las estrellas mostrando ausencias en disimulo...
Igual te dabas cuenta que me confundo con la sombra,
aquella que siempre te sigue, y así te gozo cerca…