dilluns, 30 de novembre de 2015

Sonrisa fina

Tu educada amabilidad sensible
me regaló una sonrisa fina,
y yo me lo tomé por la tremenda,
se iluminó el día y se me encendió el alma,
y, a pesar de todo, pululé en discreto encanto,
cercando tus jardines,
contemplando tus flores en disimulo,
esperando el momento del buen tiempo,
para corresponder a la invitación
que, así entendí, me hizo tu sonrisa fina…
Hoy los senderos que surcan tus paseos
visten de novia la belleza natural,
hoy hay encuentro de deseos en fiesta mayor,
llueven luces de colores, las hojas musiquean,
y todos los cielos alucinan de lunas y estrellas…

Quan els raonaments deixen de raonar

Va arribar com un raig de sol
enmig de les tenebres boiroses...
de l’hivern més cru dels despropòsits.
I, en descobrir els ulls, es va fer el dia,
i el fred esdevingué primavera,
i tot allò sense sentit, va concloure...
en delicada tebiesa i sentiment.
Es va presentar en aquell moment
on la pluja encara et pot salvar la collita,
on encara el problema te pas de solució,
i el raonaments deixen de raonar...
per veure-hi clar del tot.

Me conformo

Te vi con ropa de abrigo,
pieza sobre pieza,
y, encima, como última capa,
cubierta con pieles de lince.
Tu naricilla roja albergaba...
todos los fríos de la costa,
y los guantes no bastaban
para descongelar tus manos,
tiritaban tus dientes de perla,
y, de tus ojos de luna, llovían...
las gotas de escarcha más frías.
Quizá algún suspiro tibio
te templara tus gélidos,
yo me conformo en recordar, feliz,
tu primorosa primavera de verano…

Pere... 27!

Un somriure definit, tendre, fi, amb cert aire de noblesa neta, tot i que proclama estridència d’ànim i d’esperit. És una bondat prop del patiment per la inestabilitat de proximitat. És un seny, una mesura, una pau, una realitat a tocar, una sinceritat a l’abast de tot aquell que té ben aprés, el bo que és tot allò natural i sense cap congelador que transforme les realitats autèntiques. És potser també, un viva la verge, però la verge sempre és l’altre, i els parla amb ulls espurnejants i els rega de bé tot l’entorn. És possible que ho haguéssiu endevinat... estic parlant del meu fill Pere Bonet Torné, en fa 27, y per nosaltres és tot un orgull, tant que la nostra vida està cofoia amb ell.

diumenge, 29 de novembre de 2015

Ganar al Madrid

Para un “culer”, ganar al Madrid en el Bernabeu, es como un orgasmo que dura varios dias, un placer multiorgásmico, como dirían los entendidos en placer. Fue bonito, edificante... Ellos sacaron un equipo de jugones, para jugarle al Barça con sus armas, y se encontraron ante la evidencia que, como equipo, hay un abismo, y les quitaron la pelota y la estuvieron buscando, como aquella alma en pena que persigue sombras. Fueron sólo cuatro goles, pudieron ser algunos más, pero la lección táctica y técnica, y la brillantez del juego “made in Masia”, fue histórica, como para guardar en los libros de texto de las escuelas de fútbol. Ya se sabe, la risa va a turnos, esta vez la felicidad total y merecida es “blaugrana”...

La inmadurez de las otras etapas

Resulta interesante ver las otras etapas de tu vida, desde la supuesta madurez. Interesante, divertido, juicioso, pero también triste, un poco nostálgico, corrector, a veces depresivo, y otras eufórico. He oído comentar a mucha gente, aquello de que las cosas tendrían que pasar dos veces, con opción a poder rectificar en la repetición de la jugada, pero yo... no estoy muy de acuerdo. La inmadurez de las otras etapas no tiene precio, todo pecado venial… no tiene precio.

Árboles amigos

La historia habla de un viejo árbol,
ubicado allá por los espacios de la ternura,
árbol bicentenario que ya cobijó los amores
de nuestros abuelos más geniales.
Qué tendrá este árbol que es refugio,
que es abrazo, que es descanso,
remanso de hogar, pausa buscada y merecida,
de todos los fines y finales felices.
Es una encina de generosa sombra,
pero puede ser un chopo del Delta,
cerca de un desagüe, adornado por ricas setas.
Yo tenía una higuera donde mi padre...
me hizo un columpio colgando un capazo
de una de sus poderosas ramas.
Árboles amigos…

dissabte, 28 de novembre de 2015

Per un tros del teu cos

Per un amor tan tendre
què donaria jo,
què em deixaria prendre
per un tros del teu cos.
Com el pagès que es lleva
per a fer el seu camp d'or,
jo et faria meva,
et llauraria el cos.

Pels teus ulls tan negres,
jo apagaria el sol;
que només les estrelles
fossin el teu bressol.
Junts faríem la drecera
caminant sense por;
jo et trauria les pedres,
i el vent del nord, la pols.

Poemes i cançons
Lluís Llach

Feliz y proclamado

Tímido y sincero,
el alma al mando,
cerré los ojos,
abrí la puerta
y entré en tu fuente
de cristal líquido.
Tímido y sincero,
osado y decidido,
me bañe en tu fuente...
inaccesible,
rompí cristales y bebí,
de cerca, tu sonrisa…
Feliz y proclamado,
abrí la puerta, y tú...
me recibiste ufana.

Quién me iba a decir a mi...

A veces pienso en los caminos que no tomé… ¿No les pasa nunca a ustedes? ...y qué habría sido de mí si hubiese querido a la que me quería, o hubiese aprovechado una oportunidad para trabajar en un banco, o haberme ido a un país cercano donde los maestros ganaban el doble. Caminos que no tomamos por prudencia, o por lo que sea, o lo que no sea, algunos incluso lo llaman destino. Quién me iba a decir a mi, que unos ojos negros tiernos fijaran mi rumbo para siempre…

divendres, 27 de novembre de 2015

El brazo de la dignidad

Buen viento en barca nueva,
y que te salgas de lo infranqueable,
del mundo inaccesible
de la más pura adolescencia.
Madura, sin madurar...
más allá del fino resbalón de la imprudencia,
y vive tu vida que, como ves, no había acabado.
Cuántas veces el genio así duerme...
en el fondo del alma, decía Bécquer,
cuántas veces saltamos los charcos,
infectos de virus malignos,
y encontramos acera, seca y limpia,
donde poder andar del brazo...
de la dignidad perdida.

Los sanos procederes


Ven, siéntate conmigo en la hierba,
debajo de una encina experta,
que contempló a millares de amantes
que salieron de las noches sin luna
para retozarse a la luz de sus ojos…
Ven y trae un mantel grande,
que quepamos los dos,
y yo traigo unas cerezas y unas uvas,
y confundimos tus labios con las frutas,
y endulzamos, aún más, los besos dulces,
y bebemos natural la vida,
y hacemos de todos los excesos...
los más sanos procederes.

A la taverna del Mar

A la taverna del Mar hi seu un vell
amb el cap blanquinós, deixat anar;
té el diari al davant perquè ningú no li fa companyia.

Sap el menyspreu que els ulls tenen pel seu cos,
sap que el temps ha passat sense cap goig,
que ja no pot donar l’antiga frescor d’aquella bellesa que tenia.

És vell, prou que ho sap; és vell, prou que ho nota.
És vell, prou que ho sent cada instant que plora.
És vell, i té temps, massa temps per a veure-ho.
Era, era quan era ahir encara.

I se’n recorda del seny, el mentider,
com el seny que li va fer aquest infern
quan a cada desig li deia "demà tindràs temps encara".

I fa memòria del plaer que va frenar,
cada albada de goig que es va negar,
cada estona perduda que ara li fa escarni del cos llaurat pels anys.

És vell, prou que ho sap; és vell, prou que ho nota...

A la taverna del Mar hi seu un vell
que, de tant recordar, tant somniar,
s’ha quedat adormit damunt la taula.

Poemes i cançons
Lluís Llach, 1977

dijous, 26 de novembre de 2015

Fracasó tu éxito

El frío de la soledad,
el aislamiento...
en celda propia,
autoaislamiento.
La confianza ha muerto,
y la autoestima,
y el orgullo,
y lo digno se desgaja.
Te quedaste sin luz,
y eres un oscuro más
en la noche.
La vanidad...
capitanea tu invierno,
tu nieve se derrite,
tus canas se desnoblecen,
ya lo tienes,
fracasó tu éxito,
ya no engañas, fin.

Te alcanzó la paz

Quien fuera pintor para pintar tus labios del color de las cerezas,
y hacer de tus rizos dorados...
cataratas acariciadas por la tímida brisa de mayo.
Quien fuera poeta de generosa musa y con guitarra
para trobarte en verso y convertirte en poesía.
Quien fuera el tarzán de una selva con lianas y leones,
para llevarte a mi palmera preferida y los dátiles endulzar.
Quien fuera una luz en los misterios
y, en mi colección de aclarados permanentes,
descubrir que te quitas la chaqueta,
porque ya acabaron las prisas y te alcanzó la paz…

Los departamentos de mi azotea

Otro paseo en mi vida de paseos…
Es la hora atípica, las cuatro de la tarde,
donde la gente ya no va a ninguna parte.
En la calle del Mar, simplemente no va,
está vacía y de las casas sale...
un olor a “fumet” de pescador,
algunos incluso harán un buen arroz.
Uno, además del paseo peripateado,
se interna por los departamentos de su azotea,
y gotea gozos y misterios, y hace...
en lo que puede, posibles las metas accesibles.
Voy controlando mis pasos...
Antes era maestro, controlaba, o intentaba...
muchas cosas más.

dimecres, 25 de novembre de 2015

Amar Deltebre

Como tú, gente del pueblo, como yo,
que hablamos con los dejes de la sencillez,
y nos miramos a la cara y lo vemos todo,
porque nada escondemos.
Gente que va de cara y sus decires...
son siempre surtidores del alma.
Pueblo llano, sin montañas,
apenas algún montículo de arena
que juguetón se mueve...
en los inviernos ventosos.
Personas francas que van de frente
y nunca comercializan la dignidad.
Como tú, gente del pueblo, como yo...
que amamos Deltebre, puro corazón del Delta.

Feliz de ver felicidad

Me encanta ver pasear a la gente mayor, como yo o más, que van arrastrando pies diabéticos, gemelos poco regados y otras lindezas, sobretodo años y muchas idas y venidas. Hoy una señora de setenta y pocos, reía con ganas, sin importarle los aspavientos, y quizá su salida de tono... pero es verdad, la risa contagia, y un señor cargado de espaldas, que parecía todo de una pieza, se ponía una mano en la barriga y se le salían los ojos de sus aposentos, de tanto reír. Como siempre, observaba y oía, con disimulo, y en mi interior reía con ellos, feliz de verlos felices, joviales, quizá un poco salidos, con marcha…

Volar contigo

Voy alicaído por vuelos raseados,
vuelo solo, con el peso de la soledad,
solo, sin ti que descansas velando la noche
y esperas, anhelas regreso…
Tu aliento me llega preciso,
y levanto el vuelo, y voy por las laderas altas,
cerca de las cumbres y los acantilados,
con flor segura de su mecanismo de defensa.
Ya casi llego al nido, tu pías placer,
yo te traigo el trigo de los campos
y la certeza de volar siempre por ti,
y, cómo no, volar contigo y surcar todos los cielos…

dimarts, 24 de novembre de 2015

Mis pinares interiores

Pese a los entusiasmos propios de otras primaveras,
prometo no dibujar grafitis en tu espalda,
que desvirtúen el candor de las caricias.
Más bien voy a dar rienda suelta a las yemas del alma,
para que te enciendan los sentidos.
Todo práctico, suave, sencillo,
nada de premeditación o estudio mesurado,
todo natural, a flor de piel...
acudiendo a los auxilios requeridos en suspiros.
No, no saliste de un sueño,
ni de una fantasía regalada en una noche tibia,
tú brotaste sana y sin complejos...
para reinar en mis más preciados pinares interiores.

Más cosas mías...

Como el conejo que sale feliz de su chistera,
o el que se libera del armario empotrado en la inconsciencia…
Como el que bajó a la carrera de un rayo de Neptuno,
o el que muerde la cola de la sirena y se queda sin cuento…
Como el que llega a la cumbre y se queda vacío del todo,
y, en la nada, repara en la estupidez de la bajada…
Como el mono sabio al final de todas las carreras,
escondiendo sus notas brillantes, a la insuficiencia práctica…
Como la espía que surgió de los inviernos polares,
y derrite inhumana las conciencias en acecho…
Como el brazo derecho de las leyes infundadas,
instalado a la derecha de la derecha y de los derechos…
Como una lágrima de luz de San Lorenzo,
que volvió a su origen por disconformidad con este suelo…

Celebro que no pase nada...

Hoy me da por celebrar que no ha pasado nada,
que el sol salió a su hora y se durmió el despertador…
Hoy festejo que no hay noticias nuevas al abrir los ojos,
estamos los de ayer, unos aquí y otros por allá,
y comemos lo que nos apetece, dentro de un orden, claro.
Todo en su sitio, la mano de Teresa a mano,
y el mando de la tele y el sofá a punto.
Hoy celebro el éxtasis del momento que, afortunadamente,
no ha pasado nada, novedoso, significativo…

dilluns, 23 de novembre de 2015

A golpes de experiencias...

Como salido de un rebote, rebotado,
más bien de un coma etílico...
al que le sumergió su eterna adolescencia,
pulula por los andamios de las cercanías de la razón,
perdido y ofuscado, porque en su apuesta al todo o nada,
salió la peor vía... una cruel indiferencia.
La comprensión, el abrazo levantador, la palabra amable,
el acompañarle en el sufrido sentimiento,
le causaron los efectos contrarios al propósito original.
Y mira que son sinceros los pésames,
tanto como falsos los elogios para el éxito.
Te queda poco, la vida te enseñará a entenderla,
y lo harás poco a poco, a golpes de experiencias cotidianas…

Mi soledad acompañada...

Es martes, judías y huevos duros, lo bordo, mi sapiencia en cocciones y tiempos, me hace triunfar, y después un láctico desgraciado y a correr. Bien, a correr no, Teresa sí que sale a las dos y a las tres ya tiene que estar lista para encender ordenadores y pizarras digitales, pero yo he hecho un descubrimiento... Además de una minisiesta de sofá, me encanta dar un paseo a las cuatro de la tarde. Parece que el mundo se para un poco, todos están en su sitio, y uno ocupa los espacios menos transcurridos, con un mar para mi solo, y un sol que me lo enseña con toda claridad. Paseo feliz mi soledad acompañada…

Mi barco velero

Ven, quítame esas ganas locas de besarte,
y luego te quedas y hacemos de los sueños delicias.
Corre, no prolongues mis suspiros que se pierden y evaporan,
y en invierno se congelan, y en otoño se aletargan pálidos.
Vuela y planea decidida hacia mi tierra prometida...
y verás cómo arden las zarzas con el sol imperial de tu mirada.
Ocupa tu espacio en mi alma, toma posesión,
y siéntete reina y patrona de los destinos de mi barco velero…

diumenge, 22 de novembre de 2015

Desesperaba...

Esperaba una llamada, un suspiro en vuelo melodioso,
un pensamiento a lomos de un caballo volador.
Esperaba en desespero atacando la noche,
en mi mesa, cerca de la ventana siempre entreabierta,
para que entren las palabras escapadas del verso,
parte del poema, pura poesía.
Nada llegaba, sólo la noche acechaba en despropósito,
y cogí el papel, y las líneas me parecieron de un pentagrama,
listo para escribir la música que me inspiran tus ojos,
...aún en la distancia.
Te escribí en la espera, y amaneció sin darme cuenta...
que no estabas y reinaba mal frío.

Frustración

Es la hora del patio, un niño de primero, seis años escasos, viene chutando una botella de plástico. Le comento que la eche a la papelera, y me dice que no, que él no la tiró. Le cuento que estaría bien, y que un niño cuando hace cosas bien hechas se pone muy contento.
   - ¿A ti no te gusta hacer cosas bien hechas?
   - Sólo en casa, me contesta.
Y se alejó chutando la botella de plástico, tranquilamente, sin inmutarse. Recuerdo que al llegar a clase se impuso, por supuesto, una puesta en común con mis alumnos. Pienso que, alguna vez, me equivoqué por querer tratar a los niños como más mayores. El niño puede llegar a responsabilizarse de lo que hace y no siempre, pero a mi me gustaban mucho las charlas de grupo y escuchar sus opiniones y poner mis cucharaditas sentidas…

Otro mundo...

Me gustaría un mundo al revés...
donde los príncipes no fueran azules,
sólo seres muy humanos,
las brujas buenas deambularan libres por la calle,
y los piratas honrados tuvieran su morada
en los castillos románticos de las cumbres cercanas.
Un mundo al revés, nada que ver con la panorámica actual,
donde reina el comercio fraudulento,
y el poder es la meta, nunca la democracia,
y la corrupción campa a sus anchas,
como único objetivo del éxito de tanto depravado suelto,
eso sí… las cárceles están llenas de robagallinas.

dissabte, 21 de novembre de 2015

Passeig amb la Teresa

És diumenge, he caminat pel port amb la Teresa, que és com fer-ho en colors, ella sempre veu més coses als colors i ho gaudim. Hem vist un veler preciós, el Christian Radich (Suecia), volíem pujar però hi havia molta cua, i hem decidit anar a veure una exposició de fotos anomenada “Atrapar la vida”, que està força bé, de l’autor l’Eugeni Forcano. Després ens hem apropat fins un altre tinglado on feien un concurs de canaris de diferents colors, a qual més bonic i més entonat. Hem acabat de fer el tomb pel pòsit dels pescadors i cap a casa manca gent, a fer el dinar, bé... la Teresa, jo només a la assessoria moral, i al tast, cosa que té la seva importància si vols aconseguir que l’art implícit que ja porta la mestressa es faci palès a la taula.

Demencia...

Envuelvo mi perfil en cualquier bandera que haya sido bombardeada, ametrallada, o sometida a la explosión fruto del despropósito incontrolado habitual. Muerte, sangre, desolación, madres e hijos, familias enteras que sin comerlo ni beberlo, ven segadas sus vidas, porque a los iluminados de turno, les dio por hacer llover la muerte, en aras de una supuesta justicia, que nunca se adecenta con estas actitudes. Pienso en la demencia, no veo otra explicación, solo así se entiende a los que provocan tanta atrocidad, de manera indiscriminada, sean de donde sean. Igual crimen es un surtido de bombas buscando armas de destrucción masiva en Iraq, que una bomba puesta en una discoteca, todo es guerra donde nunca gana nadie, y aún te cuentan que lo hacen en nombre de una paz más duradera. Yo... no lo creo.

Taconeas, contoneas...

Ya no te sorprende la voz que sale de los andamios,
y te canta sin rubores aquello de que pises fuerte,
que la acera corre a cargo del ayuntamiento.
Ya lo sabes niña, que aceleras los los latidos del personal,
otrora alicaído, y ahora presume de patria y raíces,
delirio de sueños y hembras lozanas…
Por eso andas que taconeas, te contoneas y haces olas...
de todas las miradas extasiadas, llenando la plaza.

divendres, 20 de novembre de 2015

Buenas noches, que descanses...

Te llamo para contarte un cuento,
de esos de bosques habitados...
por hadas madrinas,
de príncipes de colores y uno azul,
tras el que me escondo dando pistas.
Te cuento una historia de vuelos de ardillas
y de caballos blancos,
un relato de enanos saltarines,
que guardan la cárcel donde viven
las brujas espantosas...
que ni salen en mi llamado.
Tu voz de terciopelo,
con algún agudo misterioso,
se va apagando poco a poco.
Estoy convincente, te duermes plácida,
otro día cojo un arpa suavizada.
Buenas noches…

¿Lloramos un poco?

Posiblemente sea un sentimental,
sí, un poco sensible sí lo soy.
Tampoco es que sea aquello
que en catalán llamamos “ploramiques”,
pero me pasa un poco...
como lo cuenta el poeta Rubén Darío:
“Cuando quiero llorar, no puedo,
y a veces lloro sin querer”.
Lo que sí es cierto es que cuando lo hago,
me sale como una explosión de sentimientos,
que rompen todas las incontinencias
y afloran mi verdad...
con toda sencillez y contundencia…
¿Lloramos porque estamos tristes
o estamos tristes porque lloramos?
Me apunto al primer caso, diría…

A golpes de realidad

Buceo por entre las hojas
de un amplio diccionario.
Busco palabras nobles
que sin perder la condición de certeras,
expliquen lúcidas las actuaciones,
en descontrol, de un corazón
que no tenía razones
para llenarse de sueños infundados,
ni de esperanzas vanas…
El amor te penetra cual dardo
caído de un cielo engañoso
y tú te complaces en el sueño,
que te prolongas hasta el día...
en que el sol te despierta
a golpes de realidad maldita.
A veces, claro, otras sigues durmiendo...
en busca de sueños con mejor amanecer.

dijous, 19 de novembre de 2015

Hablemos

Siempre llega un tiempo en el que las bocas se destapan, y entonces los silencios comprimidos verbalizan extasiados sus sentires. Las miradas ajenas que llevaban dardo, incluso los que manejaron alguna comprensión, ahora esquivan, cobardes, y van en silbidos de disimulo… La gente, muchas veces, no entendemos la crueldad y las consecuencias de la cobardía, y es que no siempre el tiempo lo madura todo… La verdad, pese al qué dirán, exalta el alma y el buen callar no siempre es sabio. Hablemos a tiempo y en verdad, hablemos…

Queria a mis alumnos

Siempre me gustaron los niños, sino no hubiese podido pasar con ellos más de cuarenta años de mi vida. Me gusta el niño que hace de niño, y está en la edad plástica y moldeable de su vida, para ser educado con sentido común. No me hacen mucha gracia los niños amaestrados, con los gestos impuestos, los vestidos inadecuados, las atenciones desmesuradas, los acostumbrados a ser reyes de la casa, los que hablan como sus abuelos, los que les ríen todas las gracias insoportables, etc, etc… Siempre me pregunté cómo actuar, para no dañar la mente del alumno. Ideología, religión, conocimientos... cómo dárselos para no dejarlo muy inservible para el resto de su vida libre. Quería a mis alumnos y procuré no tararlos marcando a fuego imposiciones intolerables del poder…

Un vuelo a dos

No te canto una canción preconcebida,
mejor rapeo en metralleta,
y te hago un rociado estereofónico...
de voces del alma.
No me veo en las posturas clásicas,
ni con la voz entrecortada,
rosa en mano, rodilla en suelo…
Más bien me veo fijando tu mirada,
en directo riguroso, en encendido vivo,
y con voz pasada por los aromas
mentolados, diciendo:
Quieres ser mi compañera en viaje
por los inciertos de la vida...
No te prometo el cielo,
solo hacer de la convivencia un vuelo a dos
por las vicisitudes de la vida,
de la mano... siempre.

dimecres, 18 de novembre de 2015

Escriu-me aviat

Escriu-me aviat.
No tardis més,
no deixis que l'angoixa em guanyi.
No facis de la soledat
la meva fidel companya.
Fes-me veure el teu cos
enmig de les teves paraules,
i amb les "os", els teus ulls,
i amb les "tes", les espatlles.

Escriu-me aviat:
cada mot un gest,
cada frase una mirada.
Escriu-me aviat
i, en tant que puguis,
omple el buit de les paraules.
Cada síl·laba, un poc
de la persona aimada,
i amb les "os", els teus ulls,
i amb les "tes", les espatlles

Poemes i Cançons
Lluís Llach

Una rosa blanca entre las flores

Las flores cantan en los altares
a golpes de lágrimas cortadas.
Las flores con vida en sus tallos,
con las hojas cerca...
y con los ojos de mirada noble,
contemplando su belleza natural.
Más que una flor, una maceta,
más que una maceta, un jardín,
más que un jardín, un bosque de jardines.
Las flores, reinas del sendero,
petalean todas y aromatizan a tu paso,
donde una brisa suave, acaricia...
el sol que produce tus destellos.
Tú, una rosa blanca, entre el arco iris...
mejorado de las flores.

Sonreirme intermitencias

Los caminos se quedaron sin flores,
volvió el polvo a la calle...
y el olvido de lo vivo reina en la desesperanza.
Las estaciones secas provocan las ausencias,
los ángulos muertos de las tierras áridas,
la desaparición del sol y de las aguas.
El desierto se proclama y coquetea...
con la muerte de las últimas esperanzas.
Los caminos se confunden...
con la maleza seca, hierba sin vida,
aire irrespirable, contaminado ex profeso.
Se pierden los pasos fronterizos
que soltaron los límites y te atascas en la nada,
muerta y vacía, cuando tus ojos dejan...
de sonreirme con intermitencias musicadas.

dimarts, 17 de novembre de 2015

Matrimonios separados

Confieso que a veces soy un poco chafardero, se me escapa la oreja y me entero, eso creo, de películas que nada deberían importarme. Será que mi visión, no es de lince precisamente y por eso oigo incluso lo más fino y distante. En una terraza, un padre joven y una hija:
     - Hija, ¿verdad que estás bien conmigo?
La niña, sin mirarle, no responde. Su mirada es triste. Retengo un poco el paso, pero no dice nada… Prosigo, y se me ocurren mil finales felices para esta historia, pero me temo que huele a matrimonio separado, y los niños son los únicos que no entienden estas situaciones, sobretodo si las parejas los utilizan para hacerse daño mutuamente. Conocí algún caso, cuando era profesor, que te lastiman el alma…

Aromas de luz

Me mandó un rayo de sol, de luz,
de su sol, de su luz, y lejos de cegarme,
pude ver la inmensidad de la belleza plena,
cuando los ojos interpretan
toda la fluidez de los silencios,
y la sonrisa es la puerta abierta,
de par en par, de todos los cielos mejorados.
Verte así, en vivo y en riguroso directo,
pactado y consentido, llena de emoción el alma,
el saxo ya no está tan lejos,
se acercan los tambores lejanos
para mantener el ritmo y dar paso...
a la exaltación de lo sublime.
Un corazón de fiesta bombea aromas de tu luz,
y las estrellas ocupan el cielo…

Bajo palio

Cuando pienso contigo, lo hago...
en las dunas de las playas desiertas,
que aún conservan las hierbas
a quienes gusta la sal y el sol.
Te veo conmigo en un restaurante
donde sirven comidas de madre,
y el recinto huele a plantas aromáticas.
Después, siempre hay un después,
sin importar de dónde venimos,
paseamos nuestros silencios aparentes,
para dar paso al lenguaje de las manos.
Siempre recurro al jardín dentro del bosque,
o será que contigo se engalanan los senderos,
se alinean los romeros y los pinos...
nos cobijan como si fuéramos bajo palio.
Será por eso que llueve en el desierto
y las rosas también pueden ser blancas…

dilluns, 16 de novembre de 2015

Mi profesor

Después del conocimiento, te haces a la idea, la idea es la representación mental de una cosa, decía mi profesor. Supongo que tendría idea de lo que pretendía que aprendiéramos. Conocimiento puro, racional de la esencia de una cosa… y después de esto fumaba y sacaba el humo, tras visita a los pulmones, en forma de círculos, por los que decía que se le escapaban las ideas.

Profesor, hoy seria impensable encender un pitillo en clase, y mucho menos, invitar a los alumnos. Eso no quita que fueras un gran comunicador de conocimientos pero, sobretodo, un gran educador, pese al tabaco, con el que filosofabas y te acercabas a tus queridos alumnos…

Una era, una pelota...

En la era hacíamos los equipos. Yo mandaba un poco, porque era el dueño de la pelota. Procuraba que hubiera un equilibrio entre la calidad de los dos contendientes, también que nadie se quedase sin jugar, incluso los menos agraciados a los que nadie quería elegir. Después del empate, casi provocado, una prórroga, y al final penaltis, y cuando se hacía de noche, y ya no nos reconocíamos... para casa, allí nos esperaba la madre y la bañera. Yo le contaba la batallita del partido, siempre ganaba y marcaba goles…

Tesoro eterno

Me gusta la juventud porque me recuerda mi juventud,
cuando crees saberlo todo,
y siempre tiras por la calle del medio, siempre.
Eres joven, fuerte, seguro, y hasta tienes un añadido de atractivo,
y se llama así... juventud.
Ahora, cuando los miro y me miro de reojo,
pienso que a lo mejor necesitarían un adulto,
para que les enseñase a saborear las partes nobles 
de las esencias más significativas... 
ya se sabe... las armas de confusión excesiva, los tesoros insinuantes,
y la belleza en desarmonía total con lo establecido.
Juventud, divino tesoro que te vas para no volver... juventud, tesoro eterno.

diumenge, 15 de novembre de 2015

La mosca enamorada

Paseo por el puerto, despacio, tranquilo,
peripateo, pero no se preocupen,
no busco a nadie en el ágora,
como hacía Diógenes…
Simplemente como mi ración de paz en libertad,
gozando de cada paso lento,
como si me supiese mal que acabara el camino…
A la altura del segundo tinglado,
una mosca, enamorada de mi cabeza,
sale intrépida... debe ser la misma de siempre,
ella sabe que soy hombre de una sola mujer,
aunque también la supongo enterada
de que las amo a todas, y claro...
se aprovecha y me tortura.

Aromas de rocío

¿Jugamos al escondite?
Tu te escondes, y yo te busco.
¿Y si no me encuentras?
De acuerdo, si no me encuentras...
estaré en la rama tercera del abeto,
la de las hojas grandes,
que está en el fondo lateral derecho
del bosque de los inviernos…
Perfecto, yo haré como que me caigo,
como un rocío con aromas de verduras,
y la búsqueda, más que un juego,
será una cita, y la cita un encuentro
con bosque y perfumes de rocío...
que lo suavizan todo.

Voy restando círculos concéntricos

Tengo la paciencia del pescador de caña
y el tiempo de quien se ha puesto límites posibles
después de haber vivido las reglas
de lo accesible para la honradez.
Tengo la paciencia para conmigo,
con la generosidad del mejor amigo,
y el tiempo completo para la reflexión profunda
del hacer diario, igual y diferente,
porque diferente podemos hacer todo lo igual,
y igual es el final que a todos nos espera.
La humedad de las hojas me penetra y toso…
Tengo la paciencia y el tiempo,
tengo los otros aspectos de la vida
y voy restando círculos concéntricos
al tremendo árbol de la existencia, quedan pocos…

dissabte, 14 de novembre de 2015

No tenía cabida

Salió de un naufragio
y a duras penas aguantó...
los envites de las olas crecidas,
y los amagos de las saladas...
aguas imbebibles.
Ahora anda tocado y cejijunto,
su mirada no mira,
y su actitud es la del incrédulo crónico,
que está por aquí por imperativo,
más o menos legal y obligado…
Parece ser que lo cazaron bien,
era buena gente, de ley,
no tenía cabida, claro,
en un mundo de libertades “sugeridas”.

Dejó de ver el sol


Era de esos que, cuando llegan,
lo ponen todo patas para arriba,
y entonces ella se pregunta:
- ¿Por qué arriesgarse?
Y yo, que pasaba por allí, por casualidad,
se me escapó la respuesta:
- Porque te lo manda el corazón, ¿te parece poco?
Cuántas veces aquello que llaman...
seguridad con riesgo controlado
contradice al que realmente manda
y lo fuerza a la vida sin vida…
Una vez vi una momia con pieles y diamantes,
pero estaba pálida, porque dejó de ver el sol…