dimecres, 31 de maig de 2017

Reclamaciones


Despacito, y no solo por la buena letra, que también, sino para que no se escape un ápice del sentimiento que contiene la realidad que atesoro. Tampoco se trata de magnificar nada, pero, a veces, se tienen ganas de manifestar tus más profundas autenticidades… Entonces uno se pone las gafas de ver en colores, y reclama primaveras y veranos, desde sus otoños ya invernales…

Cosas de mi vida

No, nunca anduve por los andamios, tampoco mucho por los trabajos tan infrahumanos del cultivo del arroz, ni por los habituales huertos del Delta. Lo mío fue moverme entre profesores y alumnos, y los padres de las criaturas, aprendiendo siempre de todos, sobretodo de los niños… Tuve la suerte de tener grandes compañeros, con los que me complementaba porque me hacían mejorar constantemente. Mis alumnos eran mi razón, obsesión a veces, de mis actuaciones, y los padres, pues ya saben, los únicos que iban a la escuela de padres, no lo necesitaban…

Potser...

Potser a cau d’orella,
només per a tu,
amb veu tremolosa,
d’una sinceritat inconfusible.
Potser mirant-te als ulls,
de cor a cor,
allà per on cau la tarda
i el sol fa màgia...
amb els núvols,
i tots els vermells
semblen tornar-se
més raonables.
Potser quan la lluna
es fa un bany al riu,
potser al proper somriure,
potser, potser...

dimarts, 30 de maig de 2017

Rosas oliendo a rosas


Nunca me gustaron los ramos de rosas, las rosas sin rosal, sin jardín. Ya sé que la finalidad de muchas flores está en la belleza ornamental, en ser aquel aroma, aquella pulcritud que se regala a la persona amada, e incluso convertirse en los perfumes que hacen más adorables aún a nuestros semejantes. Uno prefiere llevar a su amada a un jardín repleto de rosas blancas, oliendo el olor inconfundible de la rosa.

Una eternidad contigo

El sol está aquí,
puntual, como siempre,
iluminando los brotes
tiernos de la vida.
Los tomillos,
las hojas de menta,
los romeros,
esperan la mano inocente,
que los acaricie
para devolver aromas
que llegan al alma.
Tus ojos tienen azul
de mar y cielo al sol.
Lo de la puntualidad...
es otra cosa,
pero yo espero, sereno,
una eternidad contigo…

Si tuviera nietos

A mis nietos nunca les hablaría de princesas encantadas,
de vivir en una nube sin suelo, 
ni de príncipes, más o menos azules...
que se auto fulminan por las inmensidades de mares y cielos.
Les contaría sobre la esperanza verde en lo auténtico,
en la verdad del corazón, en la razón, en el conocimiento,
en la dignidad, aquella que no se comercializa,
en la mirada a los ojos y en el apretón de manos.
Les hablaría de familia, amor, respeto, suelo...

dilluns, 29 de maig de 2017

Les meves banderes

Avui l’estelada té companyia… la bandera del Barça, que ha guanyat la copa del rei. Tot plegat fa patxoca... les meves orquídies florides, espectaculars, acompanyen cofoies l’autenticitat i el sentiment que representen les meves banderes, que quan romanen juntes a la meva finestra, volen dir que el meu amor a Catalunya i al Barça, continuen intactes, com el primer dia, fidels a la llibertat d’un poble oprimit i rendit a la màxima expressió del millor futbol del món.

Gozar el instante

Aunque contigo...
el tiempo no corre,
quiero ir despacito,
gozando el instante,
beber tu esencia,
y extasiarme...
en semejante contenido.
Coger tu mano y ver...
que nos sentimos conectados,
y ya poco importa el destino
si en él estás tú.
Y a mí qué, del tiempo…
¿Existe? Tú sí…

Tu mano

Hoy noté tu mano tibia desvelando silencios,
y vi lo suave que puede ser la ternura,
y en un falso descuido te solté...
y tú, sin irte, como si pasaras por allí,
como una casualidad en concierto,
te volviste a coger con más firmeza, con más fuerza,
como si el amarre fuera hecho...
para campear los más enfurecidos temporales.
Tu mano, tibieza, ternura.

diumenge, 28 de maig de 2017

Bailar otra cosa

Igual el amor se mide
con la intensidad de un abrazo,
y te estrujo y te rompo los huesos
que tan bien cubiertos tienes.
Pero no, te llevo en volandas,
y te bailo pegado en consciencia,
y te huelo, y te siento, y escucho...
como lates al mismo compás.
Hueles a rosa fresca,
y de ti salen músicas...
que son las mías, y vamos por libre,
la orquesta complementa,
pero nosotros bailamos otra cosa…

Amar en porciones

No, no estoy loco, de momento,
sólo he puesto música a mis silencios.
Parece que ella va diciendo... sí,
y lo hace en porciones progresivas,
y yo voy poniendo palabras a mis suspiros.
Y me desvisto y gesticulo, y el espejo llora de risas,
y, si salgo, me visto de luces impactando colores,
sobretodo en la cara, que cobró vida y dio calma...
a unos ojos que volaban sin cesar por los inciertos.
No, no estoy loco de atar… de momento.

Planear amor a ras de suelo

Pensando en ti puedo construir castillos en el aire,
sin complejos de competir...
con las edificantes bellezas de las nubes.
Y ya en el amanecer, pisando suelo,
y a la luz del sol de tus ojos,
bajar del aire los más preciados sueños,
y hacer del nido arte, en un ambiente inmaculado natural,
de bosque libre, sin asfalto ni negligencia humana.
Pensando en ti, me aparcó del vuelo de la inconsciencia,
y me detengo para gozar mis alegrías.
Mientras, unas golondrinas son también felices,
planeando su amor a ras de suelo…

dissabte, 27 de maig de 2017

Contigo soy todo

Y en verte, conocerte,
conocerte es amarte.
Y entonces me erigí...
en constructor de sueños.
Y me iba andando por los sitios,
con talante inequívoco,
la frente alta y decidida,
la fuerza a punto...
y en su punto álgido.
Y siempre contigo,
no se resistía ninguna puerta,
por cerrada que estuviese.
Y es que contigo...
soy imparable,
bebiendo vida y paz.

Vuelos celestiales

Preciosa, como un ave del paraíso,
me refiero a la flor, no a los ángeles,
que posiblemente también los haya,
así de hermosos, interesante,
como todo aquello que te interesa,
y en este caso más, inmensa,
con aquella grandeza que tienen
las almas sin fronteras y sin límites,
encantadora, con aquella magia...
que de su chistera sólo saca rosas con aroma,
y pétalos en vuelo, que nunca son conejos.
La mujer de mis sueños
acabó los adjetivos racionales,
y en verla de cerca...
comenzaron los vuelos celestiales.

El pétalo vuela en fiesta

Me molesta lo inoportuno de las circunstancias,
la lluvia que no toca, el amanecer que no llega,
la tarde que no termina,
la nieve que olvidó su romanticismo...
y sólo hiela los corazones fríos.
Los vientos huracanados que arrancaron de cuajo
las hojas más tiernas del rosal,
cuando en realidad, con una brisa suave,
las hojas se quedan, florecen los rosales,
y en todo caso, algún pétalo vuela en fiesta...
al paso de la más bella niña del lugar.

divendres, 26 de maig de 2017

Pianos mecánicos

Un bar que se interna en la roca… es viejo, el bar, la roca,
y el viejo del piano que teclea canciones de siempre.
Un espontáneo recita versos, pareados sin sentido,
con mucha rima y poca poesía,
pero él se siente protagonista del momento,
le hacen un mutis que ha provocado su emoción… y calla.
Se huele a ron quemado y a tabaco de pipa.
Cadaqués, años ochenta...
por la calle los pianos eran mecánicos.

Luego... el verano

Háblame de surtidores naturales de agua fresca,
en un bosque agradecido, de los brotes tiernos de la menta,
de las rosas que, pese a todo, aún huelen a rosa…
Háblame de primaveras de mayo y de la lluvia fina
que riega que alimenta…
Háblame de las mañanas, las mejores del año,
para dormir y soñar en felices despertares con amor al sol.
Si quieres, hablamos a la vez, mientras contemplamos
las corrientes aguas de un río que besa nuestros pies,
luego el verano, el agua, la del mar,
nos acariciará del todo, con su abrazo habitual...

Me voy a otra parte

Medio cejijunta, casi cabizbaja,
como dijo el poeta, así, sola,
triste y compungida,
vacía y en llanto inconsolable,
de amargura total,
deambula mi decepción.
Soy un vencido, contemplando...
la muerte de sus ilusiones,
la extinción de todos sus proyectos,
estrellados cual castillos en el aire
y a merced del nefasto temporal.
Soy el otro, el que sobra,
el que estorba, el que hace multitud,
y es por eso que me voy, con mis penas,
que no con mi música, a otra parte,
por el camino triste del olvido...

dijous, 25 de maig de 2017

Llorar, reir...

Para llorar ya están los abismos
donde viven los vacíos y las indiferencias,
a mi buscadme en el jardín natural
de un bosque con vistas al mar,
donde abundan los rosales de rosas blancas,
ofreciendo los aromas que se confunden
con las musas del poeta enamorado del amor.
Y si hay que llorar que sea de gozo,
y en el mismo jardín donde reina la alegría y la concordia.
Y si hay que reír, que nuestras risas se confundan en el bosque,
con los pájaros cantores en cortejo perpetuo…

Preciosa vecinita


En el ascensor, he coincidido con abuela, carrito y niña. Unos ojos enormes, de no menos enorme, dulzura, y una sonrisa tan dulce que para sí quisiera la miel de los mejores romeros, un lacito rosa en la cabeza, aún sin mucho pelo, y unos pendientes pequeñitos a juego. ¡Qué cosita más bonita! Comento que está como para comérsela, a besos claro, y para gozarla cada segundo que luego vuelan, ley de vida, según dicen...

El vagabundo y yo

Mide dos palmos más que yo y tiene unos veinte años menos, por lo menos, de barba pelirroja, y largas manos de uñas negras. Impone, se me acerca, huele a vino, me lanza un aullido seco y, al ver que no estoy muy por la labor de atenderle, me increpa, me grita, me insulta, y yo me evaporo rápido y en silencio, con susto incorporado y una cierta decepción personal. Pensé en llamar a la policía, pero no se muy bien para quién, para el vagabundo ebrio o para mi falta absoluta de sensibilidad. Cosas mías…

dimecres, 24 de maig de 2017

Recuerdos de mi madre

Mi madre tenía las ventanas llenas de macetas: claveles, la llamada flor del día, o las que nombraba como bocas de conejo. El caso es que sus ventanas se hacían admirar y esto sólo era un detalle más de cómo lo tenía todo... buen gusto y buenas manos, para todas las cosas de la casa. De un retal te hacía un vestido, reinaba en la cocina, con su arte habitual, y de un abrazo te encendía el alma, cuidando las vidas que tan feliz le hacían…

Por ti

Por ti aprendo a volar,
para estar cerca de tus fantasías.
Por ti soy suspiro y música,
palabra con aires poéticos,
y viento que recoge aromas de jazmín
y los transformaba en rosa blanca.
Por ti, soy otro tú en intención y en voto,
y soy otro ser, sin dejar de ser yo,
un aprendiz de ti.
Por ti puedo aprender...
y lograr que me comprendas bien.

Me gustan

Me gustan los caballos, y la lluvia,
los elefantes pequeños, y la brisa,
y las cigüeñas con sus nidos y polluelos
por las alturas de las iglesias más antiguas.
Me gustan los perros que hacen cara de perdón,
y la nieve, y los patos aterrizando en el río,
con sus alas abiertas y sus patas palmípedas a punto.
Me gustan los canarios sin jaula,
los gorriones compitiendo en gritos agudos, y el rocío…
Me gusta hacer cantante y actual,
la voz que clama en el desierto,
y que sea el himno natural de las conciencias...

dimarts, 23 de maig de 2017

La vida y la lluvia

La primavera y el mes de mayo tienen sus cosas, hacen incursiones de verano, con calores secos e impropios, y en dos días te hace un cambio brusco a fríos e incluso nieves, que te descolocan y te desorientan. A veces, la vida es un poco así, de vacas gordas o flacas, del sí de la niña a la indiferencia, de la lluvia justa y necesaria a la más impropia y inoportuna… Evidentemente, uno prefiere la coherencia, el orden, el sentido y la lluvia cuando toque.

Aquella pureza original

Hoy me olvido de todo,
dejo los paseos por la luna,
mis andadas río arriba,
mis tumbos por el bosque
acaparando aromas y sonidos,
mis pacíficos deambulares
por la playa cercana,
mis puestas al sol,
mis verdes amaneceres...
en un Delta de ensueño.
Hoy pienso en ti,
como en aquella pureza original,
donde se nutre la poesía,
y donde mi alma empezó a vivir...

Amor poético

Mientras las almas se encandilen
en ver un corazón con ojos…
Mientras un amanecer madrugue ansioso
en busca de sonrisa…
Mientras que una flor abandone el acantilado
y se ponga al abasto de los anhelos delirantes…
Mientras la luna tenga la virtud de esconderse
en el momento del beso...
y se apague todo menos el fuego interior…
Mientras haya vuelos de mariposas
deliciosamente incontrolados…
Mientras exista todo esto, habrá amor,
amor en poesía, amor poético, amor...

dilluns, 22 de maig de 2017

A la luz de las velas

A veces se me apagan las luces,
pero yo siempre tengo velas,
son como una claridad que me permite
ver momentos pretéritos que viven
en los departamentos selección de mi intelecto.
Y me paso cada paso del paseo contigo,
y veo el río entre las piedras,
y el mar de marcha con su olor activo,
y la noche que olvidó la luna en una nube,
y el beso, cada beso, por cada espacio,
se ve nítido a la luz de las velas de mi estancia.

Tu sonrisa me acoge

Te pienso fácil,
te procuro cerca,
te sueño y te presencio
y luego...
cuanto acontece,
es juego tierno
de delicias que surgen
por arte magia
en mi alma…
Lo que haces en mi,
es como el agua
que brota de la roca,
en un supuesto...
desierto con rocas,
es como aquel amanecer
que calma todos los fríos,
como aquella luna
que acompaña silenciosa,
coronando los amores
de amarillos de luz…
Te pienso fácil,
te procuro cerca,
te sueño y te presencio,
y luego...
tu sonrisa me acoge
y me transformo,
soy nuevo como el día,
mis poros respiran felices…

Eternizar el momento

Mañanitas de mayo,
duermes a mi lado,
feliz, pareces gozarlo,
y yo te miro, y te paso...
un dedo por tus labios,
y tú sonríes,
es como un acto reflejo,
que yo eternizo…
Acerco mis labios,
te rozo los tuyos, sin beso,
sigues sonriendo,
más dulce si cabe,
y yo eternizo el momento.
Todo huele a ti y a café,
y un beso profundo y cálido
certifica despertares…

diumenge, 21 de maig de 2017

Mimetismo

Me mimetizaré y seré una perdiz blanca
para confundirme con la nieve,
o como un camaleón que cambia de colores
según cómo esté de cabreos más o menos razonables.
Seré un insecto hoja compartiendo verde y forma,
confundido entre las ramificaciones de una acacia,
y, por qué no, un delfín que azulea...
con las aguas cielo de mi amigo el mar.
Seré… no importa qué, para estar cerca de ti,
incluso unas hojas muy generosas que te regalan oxígeno
que tan sanamente respiras por el bosque.

¿Educamos para la guerra?

Las flores compiten, a cual más bella… la competencia siempre, incluso en la educación. Cuanto más preparado, más posibilidades tendrás de acceder a los escasos puestos de trabajo que se ofrecen. Competir, llegar primero, ser mejor que el otro, el líder, el as, el campeón. Claro, a los alumnos no puedes contarles que la corrupción, instalada en el poder, compra y vende cargos e ilusiones a cambio de votos y dineros, y parece que lo serio y lo sano sea educar para la competencia, para la guerra, para que puedan mantenerse las desigualdades sociales, pobres al servicio de los pudientes para que estos sean cada vez más ricos, y los pobres más pobres. Es lo que hay, nada más…

El termòmetro de mi existencia

Buscaré mi roca en la cumbre,
y me dejaré atrapar por las borrascas,
que no es malo todo lo que cuentan,
aunque suenen a todo lo contrario.
Y de roca a roca,
aquella desde la que veo...
el acantilado con fondo marino,
y vengo en el invierno
a llorar por los veranos.
Tanto en una como en la otra,
Eolo selecciona brisas con mensajes,
del cero al infinito,
y yo me recreo observando
el termómetro de mi existencia,
y me planto observando,
feliz por lo que fue posible,
...sin lamentar lo que no se dio.

dissabte, 20 de maig de 2017

Triste vergüenza

¡Qué tristeza de política y de políticos! ¡Qué vergüenza, qué comedia tan poco edificante! El congreso de los diputados tiene un nivel tan bajo, que hasta hacen bueno al peor presidente de la historia… Escenifican peleas que incluso algunos se las creen, pero a la hora de la verdad, acaban votando a la voz de su amo don dinero, de sus sueldos vitalicios y retiros dorados, habanos de Cuba y mansiones de lujo. Unos son hijos directos del más rancio franquismo, otros los nietos, los llamados “falangitos del Ibex”, y del PSOE sólo decir que han hecho presidente a Rajoy. Así que “Rufián for president” y Tardà... mano izquierda. Ya sé que es utópico, pero decente...

Gran profesora

Es bien cierto que un profesor eficiente puede hacer que te guste una asignatura determinada. A mi me pasó con la Literatura, y siempre cuento la suerte que tuve de tener una docente con tantas luces, sobretodo pedagógicas. La buena señora siempre partía de la explicación de alguna obra de los autores a estudiar y, a partir de aquí, hablaba de la época, la tendencia, el estilo, etc... y te respondía a todos los porqués para el total disfrute y comprensión de la clase. ¡Muy grande mi “profe”!

Ser social, normal...

A veces fui el más listo de la clase, era el niño de casa humilde, el que sabe, el que estudia, el que juega al ajedrez, y al que escuchan incluso los chicos de más edad y los mayores. Me sentía un poco especial, como el ídolo que poco a poco iban construyendo entre todos, pero siendo ya consciente del peligro que supone la facilidad e incluso el placer con el que se derriban los ídolos. Afortunadamente, mis padres siempre me hicieron tener los pies en el suelo, y estos nunca fueron de barro. He sido y soy humilde, natural, social, muy normal y hacedor de buena piña, creo…

divendres, 19 de maig de 2017

Anónima normalidad

Suelo mirar por las estrellas, y no veo mis rastros por ninguna parte, menos aún por aquella excelencia, tan cacareada, que los directores utópicos nos exigían, y a la que solo rocé con el corazón. No, no era un diez en nada aunque, alguna vez, me pusieron alguno, en Literatura, por supuesto, pero sólo fui un supuesto genio en una lámpara, que no fue muy mágica, y uno acabó bendiciendo a gritos, su anónima normalidad…

El amor a lo mío y a los míos

Éste es el primer escrito del cuaderno número 69, el próximo ya tendrá mi edad y, a lo mejor, maduran sus escritos, o languidecen nostálgicos en sensibilidades seniles, veremos… pero de lo que no hay duda, es de la compañía y distracción que me proporciona escribir, ya ven, nada que no sea el amor a los míos y a mi tierra, pero no me cuesta esfuerzo verlos, siempre, con sus mejores galas de cordura y amor. Quien me iba a decir a mi que terminaría escribiendo, como una necesidad que me ayuda y complementa, para decirles al mundo, publicado en el aire que respiro, el amor a lo mío y a los míos, con ríos y mares y bosques y lluvias y rocíos…

El amor, a veces, es otra cosa

El procuraba estar cerca, hacer manar su simpatía innata, incluso su sentido común más natural y más convincente. Ella le reía las gracias, se dejaba querer, incluso le tomó como amigo, confidente, consejero. Parecía que la cosa iba bien encaminada, parecían estar a gusto, pero... el amor, a veces, es otra cosa, va más allá de los respetos y las correspondencias… llega, se instala y es incontestable.

dijous, 18 de maig de 2017

Una loa al placer

A veces alargo la siesta y luego, por la noche, me cuesta dormir. Pienso en la última alineación del Barça, en alguna lucidez de Iniesta, una genialidad de Messi, un golpe decoraje de Luis Suárez. A veces mi Barça no es suficiente, y me regalo mil versiones de ti, y entonces no quiero dormirme, no puedo... quién se pierde tu sonrisa, la dulzura de tus ojos, esa paz llena de luz que emana de tu expresión siempre convincente. Te miro y te veo nítida en la noche, y yo a tu lado, sólo queda hacer una loa al placer…

Es domingo

Siempre me levanto el primero, sin hacer ruido, me gusta escuchar cómo duermen, lo gozo. Me lleno la cara de aguas y voy a mi mesa, se oyen ruidos del pueblo, que despierta sin prisa. Es domingo, con sol y amor, el sol es de ayer que llovió pese a ser sábado, y el amor, es el de casa, recuerdos y presentes, una vida de aplauso constante a cuanto aconteció y acontece, sin más mérito que ser miembro de ese campo tan bien abonado y con sol…

Volar contigo

Después de un vuelo por la fantasía
y la soledad de la noche,
vuelvo con el amanecer,
para transitar mi bosque sin lobos,
y disfrutar la belleza natural del suelo.
Es casi mezquino querer atravesar la plenitud,
buscar quién sabe qué cuando en tu vida...
siguen floreciendo los sembrados.
Cuesta no volar, me resisto,
a volar contigo… no, claro.

dimecres, 17 de maig de 2017

La felicidad de las orquídeas

Nos han regalado cuatro orquídeas más... ya tenemos nueve, a cual más hermosa, sobretodo ahora que están en plena floración. Mis orquídeas, bueno... Teresa dice que son suyas, porque es ella quien las cuida, las mima mejor diría, y las tiene siempre en su mejor forma, pero yo les hablo y les cuento que nada es nuevo para mi. A mi también me llegan de pleno los cuidados de Teresa, así que... un olé por la felicidad de las orquídeas y por la mía, por supuesto. No puedo acabar este escrito, sin saludar a mis geranios, que también se hacen mirar y querer…

Para amar

Para amar no hace falta el sol... pero ayuda,
tampoco un atardecer por un sendero en el bosque,
donde reinan las rosas blancas,
pero que buen marco y complemento, ¿verdad?
No, no hace falta un mar azul de sal al sol,
que va besando playa...
como mordisqueando los delirios,
pero estaría bien para amar, ¿verdad?
Tampoco es imprescindible una luna
que a través de una acacia impacta en tu cara
y se apaga en la luz de tus ojos…
Para amar sólo haces falta tú,
pero... qué bellos complementos, ¿verdad?

A tu paso...

A tu paso acuden las palomas,
y los gorriones en cortejo
dejan sus fantasías amorosas
para, con sus agudos más hermosos,
loar tu aparición...
por las penumbras del bosque.
Los romeros florecen sin ser febrero,
y los pinos sonríen al sol,
las lavandas azulean cual mar sin sal,
y las rosas que, en un supuesto de suspiro,
siempre aparecen… te rinden pleitesía.
Tu paso genera una revolución
de espléndidos verdes de esperanza,
eterna primavera…

dimarts, 16 de maig de 2017

Madre abuela

Las madre abuelas pasean, caminan raudo, reteniendo, bien conservado, lo que la naturaleza tuvo a bien regalarles. Me adelantan, y yo acelero en disimulo y, como no, me entero y chafardeo en su charla apasionada. La cosa va de nietos, y de lo mal que comen, y de cómo ellas intentan, primero solucionar o, en su defecto, complementar, con frutas y meriendas de abuela. Me hace gracia, por eso en Francia a la abuela la llaman la gran madre, todo un grito al respeto, a esa madre de madre, que tanto amor atesora.

"Finde" en Deltebre

Y en el pueblo, la paz de la infancia, mis padres y demás familia ausente, siempre presente. Mi hijo nos pasea con su coche, vamos a ver el río, tomamos unas cañas y hacemos unas fotos, preciosas tomas desde el bar el Mirador, con el pequeño islote de Gracia al otro lado, y unas vistas dignas de película con lugares paradisíacos. El Delta, precioso como siempre, ya está inundado, algunos trozos que sembraron en seco ya verdean, pronto, todo será un baño de las más bellas y hermosas esperanzas super verdes...

Vuelo de mariposas

En el mes de mayo sale a pasear la poesía,
y se encuentra la belleza y los aromas...
en su punto álgido para la explosión definitiva.
En el mes de mayo acuden las brisas que suavizan al sol,
que ya veranea y merodea por nuestras playas.
En el mes de mayo se sienten...
los palpitaciones de las ilusiones,
la armonía de los proyectos,
las cabezas andantes huelen a sol y sal de playa,
y es el tiempo donde suelen aparecer
muchos vuelos de mariposas en celo…

dilluns, 15 de maig de 2017

Pero ya saben, un día...

Pese a no llegar al 1,80 cm de altura, uno también fue de flor en flor, quizá no como un Don Juan, pero sí como un Don Pedro, con cierta labia que tenemos los leídos y más o menos ilustrados. Tampoco es que coleccionara copas y amores, sino más bien mostraba mis inseguridades, y eso no ayudaba en el propósito de encontrar mi otra parte. Pero ya saben... un día, en un tren, detrás de un libro, unos ojos, una cordura, una luz, un invite, un camino, limpio, despejado...

Un aliento compartido

¿Tenerte? ¿Quien tiene a quien? Mejor observarte...
ver que la luz de tus ojos no baja de intensidad,
ver que tu sonrisa fluye natural,
que te complacen los entornos para vivirlos conmigo,
que tu jaula de libertad es un paraíso compartido,
donde no hay posesión ni pertenencia,
sino complemento y amor...
como si formásemos parte de un proyecto
que no se puede hacer por separado.
¿Ser mía? ¿Ser tuyo? Somos nosotros...
una vida a dos, un aliento compartido,
tibio, limpio, suave, apacible, respirable…