diumenge, 30 d’abril de 2017

Aquella barquita

Siempre pienso en aquella barquita, que posiblemente ya no tendré, barquita a remos y con un motor, por si acaso, que circula plácida por el final del río Ebro, con un buen espacio para tumbarse y mirar todos los azules del mundo reflejados en el agua. Y contemplar la luna y hablar con ella, y ver como cae alguna estrella, y mi barca acercándose a unas matas, se ancla y balancea, y yo me duermo feliz, arrullado en suspiros de sirena que vienen a desposarse en mi río querido.

Me proclamo eufórico

A veces me proclamo eufórico,
y me voy a cantar con los jilgueros en cortejo,
y me Juego un partido de fútbol en el patio del colegio,
dando pases de la muerte y contagiando felicidad…
A veces me voy con los amantes de la noche,
y les muestro la luna oportuna, mostrando el camino,
y me voy a croar con las ranas,
y me arranco unos versos sin rima entre vinos,
y tu ventana cerca, y tu en mi mente, y yo...
me proclamo eufórico, a veces.

Siempre hay un mañana

Entre mil, o más,
entre el mundo... te vi,
con aquel sí que sé
que te hacía diferente,
única, especial.
La luz se posaba en ti,
todo giraba en torno a ti,
y tú eras la música,
la esencia, y el resto...
complementos,
sólo insuficiencias varias,
de lo más banales.
Cuando te ibas,
se incrementaba...
la tormenta,
se apagaba la luz,
enmudecía la música,
moría el ritmo,
reinaba la decepción,
y la parroquia...
ya desfilaba perdida,
hacia ninguna parte.
Pero siempre había
un mañana, lo hay,
y amanece,
y empieza la vida…

dissabte, 29 d’abril de 2017

Tu primera entrega

Recuerdo tu cola de caballo, alta, majestuosa,
como un surtidor de joven belleza,
tus pequeños pechos pidiendo paso,
tus caderas en plena evolución, y tus ojos negros...
pantalla de explicaciones llenas de luz.
Recuerdo tu olor a limpio y a casi mujer,
tu sonrisa a juego con tus inmensos azabaches,
donde los no osados practicaban los respetos,
y los más echados para adelante...
se estrellaban sin remedio.
Recuerdo, con ternura, tu primera entrega,
tus primeros pétalos de puro aroma…

Dos corazones

La vi salir del agua,
y dibujé un pequeño
corazón en la arena…
Se acercó y me dijo,
con su voz más cálida:
¿Así de pequeño
tienes el corazón? ,
Si, le dije, sólo cabes tú…
Me quedé sin respuesta,
pero se sentó a mi lado,
y con su dedo pequeño,
intentó dibujar un corazón
...dentro del mío.
Me dejó su sonrisa
...y se marchó.

Llueve sobre el mar

Llueve en el mar sobre mojado,
y en mi alma reseca... ni una gota.
Pasan los días, sin una nube, sin un aliento,
sólo el recuerdo, la nostalgia,
lugares comunes que compartimos...
sin dar mucha importancia a nada,
y ahora son relevantes,
dan vida a mis silencios
y acompañan mi soledad.
Llueve, en otra parte, lejos…

divendres, 28 d’abril de 2017

De amigos y sardinas

El día se oscurece, quiere llover, y mi tendinitis o lo que sea que tenga en la rodilla, se complace en el reposo. Mi amigo me ha invitado a unas sardinas, allá en la paz del bar de los hombres de sienes plateadas. Hoy me las han servido con una vinagreta de cebolla y aceitunas negras. Siempre es un placer el contacto con mis amigos del alma…

El lagarto y la mariposa

Zapatos nuevos, relucientes,
uñas limpias y cortadas,
buen aliento, ropa deportiva,
buen aspecto, juvenil, todo lo joven...
que se puede ser a los cuarenta.
Es un lagarto de discoteca,
y va de rico y culto, depredador,
muy moderno, actualizado,
tiene un buen surtido de palabras,
labia, creo que lo llaman,
aparenta veinte y pocos
y tiene la experiencia del doble largo.
La chica es especial, dieciocho años,
no le gustan lo que ella llama los niñatos,
se fija en él, se pone a tiro,
como aquella mariposa al abasto del lagarto,
que más que un lagarto es un camaleón,
y le lanza un lenguatazo, certero y sin remedio.
Esto ocurría, alguna vez, en mis tiempos,
supongo que ahora debe haber otro nivel, diría…

Café cargado, humeante

Sin más compañía que el lucero del alba,
el tropel de los que practican los saltos de matas,
me fundo en la noche y me la bebo,
mientras contemplo un café cargado, humeante,
y me apunto a hacer círculos con el humo,
como solía hacer cuando fumaba,
viendo que las ideas fluyan por sus centros.
Luego escribo y, a veces, les gusta,
y me siento como bien…

dijous, 27 d’abril de 2017

El mar me habla

Y el mar me habla, y me cuenta...
y se le atropellan los ritmos,
y se precipita en vocablos...
de olas que fueron gigantes,
y amaga surcando las espumas,
y se confunde entre los silbidos del viento,
y se filtra por el cantar embaucador de las sirenas,
y baila con los delfines, pero el mar me habla de ti...
y yo acudo fiel todos los días del invierno.

Jornada completa deportiva

No, no les hablaré de que Messi fue a por el codo de Marcelo, ni de que Casemiro tiene patente de corso con bula incorporada, simplemente el Barça ganó en el Bernabeu, que vio como Ramos, por fin, no acabó el partido. Ganar al Madrid en su casa, es el sueñodorado de un “culer”. El Español perdió y a mi, sin llegar a odiarlos como ellos a nosotros, simplemente me alegro cuando no ganan. De este equipo, suelen caerme bien los entrenadores, para esto tienen buen gusto. El Nàstic empató en Getafe, y logra un puntito más hacia la permanencia. El Reus empató con el Alarcón y anda renqueante pero con ánimo. Nadal ganó en Montecarlo, y Marc Márquez en las Américas. ¿Qué más se puede pedir?

Canto a mi Teresa

Y después de la rosa, roja esta vez,
capullo con mucho que mostrar aún
y una verde espiga repleta de esperanzas,
en la perpetuidad de lo cotidiano,
llega el día después donde la rosa eres tú,
el aroma de paz y bien,
donde se disuelven los entuertos,
aquel oxígeno de hoja cálida
que purifica las avideces más osadas,
aquella conducta noble de bases lógicas
que siempre te llevan por lo razonable...
o por lo comprensible que puede ser el amor.
Uno concluye que contigo no hay tiempos verbales,
el hoy es un ayer, y el mañana un hoy,
donde cualquier tiempo pasado no fue mejor,
sino igual, espléndidamente igual…
Y este es mi canto a Teresa...
de este venerado “Sant Jordi”.

dimecres, 26 d’abril de 2017

Simpático mes de abril

Son días de abril con pretensión de verano,
casi sin brisa, que se reserva para mayo,
y en el mar no se ven rosas blancas
de graciosas espumas...,
El sol va por la otra parte de la acera,
y en esta la sombra, que siempre es algo fresca.
La playa se está acicalando, limpieza y peinado,
se pone guapa, aun huele a yodo,
pronto olerá a turista, ungüentos, bronceadores…

Hacer poesía del entorno

Una canción, un restaurante,
un cerezo en flor, un acantilado...
como recreo de las aves en libertad,
con fondo de mar azotando las rocas,
el olor del azahar en el huerto,
la pequeña duna en la playa...
que nos hace discretos, incluso invisibles,
el camino del río, el puente que hermana.
Son vivencias contigo, tú en todas partes,
haciendo más bellas las cosas,
haciendo poesía del entorno..

Tàrraco tapes

Y nos iremos de tapas por el puerto, y por la parte alta, y por el centro, y nos iremos de vinos blancos y risas fluidas y manos unidas, y nos iremos de plaza en plaza, sin plazo ni pausa, y uniremos los gustos del presente planificando futuros y, después, un postre, de aquellos sin fin. Del 20 de abril al 1 de mayo, en Tarragona se celebra el Tàrraco Tapes, y por 2,50 euros tienes tapa+quinto o caña. Cada año es una gozada y hay mucha variedad… ¿se animan?

dimarts, 25 d’abril de 2017

El camino hacia el sol

Y después del después,
y del vuelva usted otra vez,
y de mirar a otra parte,
con disfraz de cruel indiferencia,
que es el peor de todos los desprecios…
Después de no acudir por lo habitual,
de desaparecer de los campos
que nunca fueron de batalla
sino de contemplación y admiración,
un día apareció con el sol,
y se proclamó la sombra,
y el camino hacia el sol...
se hizo visible y posible.

¿Y si te canto?

Quien supiera cantar, para hacerlo a la luz de la luna,
y con las estrellas, discretas ellas, aplaudiendo de lejos.
Y le cantaría a tus ojos, que son la fuente...
de donde emana el sol para ser luz del día.
Y le cantaría a tu sonrisa, que es lo que endulza mi existencia,
y a tus manos, que es por donde hablan tus silencios.
Te cantaría con las músicas de la brisa,
para llegar con precisión a tan linda expresión
de la belleza natural en flor…

Una vida sin vida

Hoy he visto una vida sin vida... adulto con barba de mil días, como pegajosa y de blanco y negro, haraposo, y con un cartón de vino entre los pies. No es la primera vez que lo veo, va buscando los bancos que dan al sol para poder tumbarse. Hoy he visto su mirada triste, que no lava ni el vino, y uno piensa en aquella mujer, un hijo quizá, una madre, o un hermano, que pudieron ayudarle y no lo hicieron, o no les dejó, como suele pasar algunas veces…

dilluns, 24 d’abril de 2017

Movimientos positivos

Y me pregunto el por qué...
me gusta tanto ver pasar un tren,
la corriente de agua de un río nervioso,
el vuelo regular de los flamencos,
o, en su defecto, el de los ánades,
con su característico cuello alargado,
la entrada del agua en los arrozales,
o la salida en los desagües,
el majestuoso paso de un barco,
la vuelta de reconocimiento...
de un gran premio de motociclismo,
las hojas que el viento barre del camino.
Ver el movimiento en positivo...
ésta es mi cuestión... que no discuto.

Momentos de plenitud

Todos sabéis que Teresa es mi paz, aquella donde los silencios se hacen música, que siempre acaricia, como por inercia, como por instinto. Pero hoy ha venido mi hijo, y la paz musical que acaricia se magnifica y se viste con sus mejores galas de las fiestas especiales. Nos hemos ido a comer los tres, andando, despacio, sin prisa, con sonrisa interior, parando el tiempo, o al menos, procurando una lentitud para gozar los mejores momentos de plenitud que se nos presentan…

Aquellos brazos que abrazan

Mujer sola, de mediana edad, buena ropa pero vestida con escaso buen gusto, cabellos de peluquería cara para aparentar que va despeinada. Lleva una gran maleta que arrastra con un carrito. Va hablando... y no veo que lleve ningún teléfono de esos que esconden en cualquier parte. Se para, grita, pontifica, se desespera... y acaba llorando derrumbada en un banco de la plaza. Esta vez no pude oír nada de la disertación, sólo espero que aparezca una luz de comprensión y el amor que haga el resto, con aquellos brazos que abrazan de verdad y dan sentido…

diumenge, 23 d’abril de 2017

¡Gràcias maestro!

Sigo tus huellas, maestro,
aquellas que dejaste
en la arena de mi alma,
y pongo mis pies en ellas,
y aunque son pequeños,
parece que me guíen,
como aquella criatura que se pone
los zapatos de su madre
y anda de mayor…
Tú me enseñaste a hacer,
con orden y método,
con gracia y amor, con placer,
mostrando proximidad
y respeto, entrega total, vocación.
¡Gracias gran maestro,
por mostrarme el camino correcto!
¡Gracias!

Lenguaje no verbal

Me gusta recordar la salida del sol en la playa,
cogidos de la mano,
con aquel lenguaje no verbal,
donde se proclamaba...
que empiece lo que empiece, será contigo.
Y aquel baile lento, de moda, “”Ansiedad”,
que sólo tenías reservado para mi
y yo descubrí tu cuello, y temblamos…
Y revivo los paseos por el río y las lisas,
saltando para contemplar la felicidad andante,
y aquel mar cercano de dorada playa y olas cadenciosas,
que acarician cada paso que damos a la vez.
Y aquel montículo entre zarzas
donde nos sorprendió la luna, hasta ver salir el sol.
Recuerdo la evolución de tus ojos,
que conservan la luz sin perder apenas intensidad…

Lloret "la nuit"

Grupos y más grupos, jóvenes, hermosos, llenos de vitalidad, universitarios desfilan disfrazados hacia las discotecas, especie de almacenes semioscuros, donde caben todos, e incluso parecen felices… Es como un escape juvenil, más o menos controlado, más o menos permitido. Me llama la atención, una joven con silla de ruedas, disfrazada de romana y comiendo uvas negras, sus compañeros la llevan en volandas, la miman, diría. Aparece la guardia urbana, parece que uno de los perros ha olido algo, vacían las papeleras cercanas, los desfilantes se callan, se paran, pero en poco tiempo, la fiesta continúa… Ahora pasa un grupo vestidos de sevillana, asesinando un intento de baile. Son jóvenes, vale casi todo, ¿verdad?, o más bien menos, pero son sus tiempos, tan diferentes a los míos...

dissabte, 22 d’abril de 2017

Ell... sant Jordi!!

Ell va més enllà de la rosa,
i li dóna la mà i un petó,
i l’apropa i a cau d’orella,
li diu que l’estima,
i l’estreny i tremola,
i el cor li batega,
tanca els ulls i no la deixa,
i voldria que el temps de l’instant,
fora un sempre...
de braços que abracen,
un Sant Jordi constant...

Ella, sant Jordi!

Ella va més enllà del llibre,
que parla d’allò possible i desitjat,
s’apropa i el mira als ulls,
i li fa aquell somriure convincent,
dolç, que acarona en fi,
tots aquells espais...
del seu cor emocionat.
Ella li fa aquella oferta irrenunciable,
de llavis entreoberts,
color de pruna gairebé vermella,
i ell, amb la rosa a la mà,
i ella amb el llibre triat...
es fan un petó.
ÉS SANT JORDI!

La isla y yo

Desde mi isla desierta,
te mando un mensaje en botella,
y la mar, en un bramido de olas...
a la velocidad de la luz,
te cuentan del bajo tono de las flores,
del cantar amortecido de los jilgueros,
de las hojas sin vuelo ni brillo,
y que la belleza ha perdido su esplendor.
Y tú, te montas en la primera gaviota,
y te vienes, y la isla y yo...
recuperamos la luz y la ilusión de vivir.

divendres, 21 d’abril de 2017

Puedo ser poesía

Y puedo ser mar
y luz azul de cielo.
Y puedo ser rumor de palabras
que nos llegan entrelazadas
a través de las olas.
Y ambiente en la arboleda,
columpio de suspiros...
que no dejan de frecuentar
el aroma de las flores,
y pájaro cantor...
de agudos melodiosos.
Por ti, puedo ser poesía.

La playa, mi nuevo amor

Y después del agosto,
el frío, la soledad...
aquella triste y ausente,
aquellos pasos por el vacío
de una playa desierta,
que recorro uniendo mis lágrimas
a las que me salpican de las olas,
que siempre me acompañan
en el sentimiento…
Amor de verano de adolescente,
que se fue y se llevó todo,
menos la playa...
ella es ahora mi nuevo gran amor.

Quiero verte en la sombra

Y puedo andar descalzo...
por las piedras de tu calle en cuesta,
y llegar a la arena ardiendo de tu playa al sol.
Y puedo atravesar la puerta cerrada...
de lo lógico, lo llamado racional.
Y puedo saltar de nube en nube,
hasta lloverte en rocíos perfumados...
de rosa blanca al sol.
Tu playa al sol, rosa blanca al sol,
quiero llegar al sol y verte por siempre...
en la sombra perpetua de tu proximidad.

dijous, 20 d’abril de 2017

Sol de alma

La simpatía innata,
aquella que es como...
una educación decorada,
la sonrisa perenne,
la actitud noble,
la mirada dulce,
la palabra justa,
en el momento adecuado,
la comprensión,
la misma complacencia,
ser hoja de piña,
brisa de mayo,
sol de febrero,
y mil expresiones más...
emanadas de tus ojos,
luz, calor, sol del alma…

Vulnerabilidad

Y de repente apareció la niebla,
bajó de la montaña,
y el sol cogió miedo y se escondió.
En un minuto, un oscuro blanquecino,
con humedad fresca incorporada,
invadió la playa, vacío el paseo…
Y uno piensa en lo vulnerables que somos
ante cualquier acontecer
de los elementos metereológicos
con los que no pudo ni el rey Felipe ll…

Aquí mandan los otros

Alma de cántaro que vas por la vida
pensando que los perros se atan con longanizas.
Pobre ingenuo, que vas con el corazón en la mano
a merced de los fríos circundantes.
Pardillo, que no creces ni a fuerza de golpes,
buena gente que no aprendes el oficio de vivir
porque tu realidad es de otro mundo.
Eres normal, noble, auténtico,
pero te has equivocado de planeta,
aquí mandan los otros...

dimecres, 19 d’abril de 2017

Paseamos del brazo

Paseamos del brazo, el mar cerca,
otros paseantes bajo el sol,
la playa se llena, la playa te tienta...
pero habría que saltar por los cuerpos
para llegar al agua.
¿Será impresión mía o es que la gente
se ha hecho más guapa?
Si señor, muy buenos cuerpos,
funcionó la operación bikini,
y esto es una alegría para muchos ojos…
Nos sentamos, dos San Miguel sin alcohol,
se huele a mar, luego más paseo,
ahora de la mano, vasos comunicantes…

Volar con las palomas

Hoy saldré a volar con las gaviotas del puerto,
en convivencia con las palomas,
con las que se frecuentan por el final del río,
y veremos las caras de fiesta de los niños
dando pan a los peces del puerto,
y los paseos al sol de los amores que van a ver el mar,
y luego, en la puerta de la iglesia, quizás...
queda algun grano de arroz de una boda reciente.

Paz de hogar

Sentado en mi mesa, la ventana cerca, el mar próximo… Es lunes de Pascua, temprano, la ciudad duerme, se escucha el silencio con sus mil voces en suaves que te tocan el alma. Quizá toque desayuno en la Pineda y comida en la Montoliva, como despedida de la gran semana que Teresa y yo hemos disfrutado, con salud, paz y buena harmonía…

dimarts, 18 d’abril de 2017

Tú, entre las rosas...

Mis ojos se acostumbraron a ti...
y desde entonces soy un pintor de paisajes exóticos,
un artista de lo sublime, un ente plástico que se desvive
en encontrar el marco ideal para tu excelsa foto.
Soy el que busca en el bosque...
aquel jardín natural que abre los brazos
para que entres y te instales cómodamente.
Y soy el poeta que ve en ti la musa perfecta,
y, simplemente, te describe entre las rosas,
tú eres la más hermosa, la más blanca,
la que hace del jardín un cielo…

Costa Brava - Deltebre - Tarragona

El sábado salimos de Lloret de Mar hacia Deltebre, mi hijo y mi cuñada nos tenían preparadas unas alcachofas a la brasa, y unas costillitas de cordero que eran toda una tentación... y caímos de buen gusto. Después de abrazar al resto de la familia, el domingo por la tarde nos fuimos ya para Tarragona... ya saben, mi casa, la nuestra, con todo a mano, todo a punto, todo a nuestro gusto. Las orquídeas, tengo cinco, están espléndidas y los peces del acuario han aparecido puntuales a saludar y a buscar su ración de comida adicional. Hogar dulce hogar, mi casa, nido a dos.

Rincones de Lloret de Mar

El agua va dejando minúsculas bahías en las rocas, incluso algún montículo con pretensión de isla y, bordeando la costa, un surtido de escaleras más o menos naturales, más bien menos, te acercan a un bar musical, como surgido del interior de la montaña, con vistas privilegiadas al mar, donde por el triple del precio normal, puedes tomar un refresco en plan sibarita y tal… Llegamos y lo gozamos, pero uno ya se empieza a cuestionar dejar los llanos, pese a las tentaciones...

dilluns, 17 d’abril de 2017

Mis cariños a Deltebre

Y puestos a volar, dejémonos de historias, y vayámonos a ver el Delta del Ebro en su tramo final, a Deltebre. Será un ir y volver a venir porque... quién querrá perderse semejante arco iris de colores: agua y sus marrones de tierra, variedad única de verdes arrozales, amarillos que acaban en oros de mucha ley… Y cuando te canses de vuelo y belleza, aterriza y acude a los aromas especiales de nuestra original y espectacular cocina virgen. Igual te quedas y alucinas con nuestro río y nuestro mar...

Feliz aquel...

Una voz amiga, una mirada,
una mano cerca, una palabra,
la sangre que brota en familia,
o también un muy cierto afecto
que brota en amistad sincera.
Rodeado de los tuyos,
los próximos, los de siempre,
los que te alivian con su aliento...
que huele a paz y a aprecio,
a desinterés y sana estima.
No hay que pedir permiso para decir,
ni guardar la compostura,
ni pelotear, ni estar en guardia.
Feliz aquel que goza del afecto de los suyos
y obra en consecuencia, goza el bienestar...

En el ascensor

Lloret, Imserso, ascensor del hotel, señor de 89 años y su señora con alguno menos, pero le cuesta más andar, y va con bastón… Ya llevan 20 días aquí, y se han cogido otros 20 por su cuenta, dicen estar muy bien, estupendamente, aquí se lo hacen todo, se come bien, y tienen todos los servicios puedan apetecer. Teresa me cuenta que hay jubilados que viven aquí todo el año, menos los meses de julio y agosto, y que les cuesta más barato que estar en una residencia. Hemos hecho números y, aunque de momento no lo contemplamos, salen las cuentas y vale mucho la pena…

diumenge, 16 d’abril de 2017

Imserso

En el comedor del hotel, jubilados en parejas de a dos, generalmente bien vestidos y en charla tranquila. Paz, comen bien, luego bailan, pasean, hacen excursiones, o van por libre, como nosotros. Imserso, con base en un buen hotel (cuatro estrellas) y luego libertad para volar por las cercanías. Parejas de jubilados de buen ver que aún conservan aquel brote de rebeldía, de aquella juventud no tan lejana, mentalmente…

Se enciende el alma

Hace tiempo que no llueven estrellas
y no se ven luciérnagas por el suelo…
Es un buen momento para las linternas,
ideal para el paseo con la luz de tus ojos,
y quizás aparezca una luna pletórica
que se una a la fiesta y embellezca...
los verdes de nuestro árbol acogedor.
La luz de tus ojos ilumina el camino,
tu proximidad hace que sobre la luna
y si los cierras, y hacemos un alto...
en nuestro banco amigo,
se apagan todas las luces,
se enciende el alma, la nuestra y a la vez.

Amor ciego... o no tanto

¿Es realmente ciego el amor, o es aquella sinrazón que es, a la vez, la mejor razón? No la quiere, decía una gitanilla del marido de su amiga, no le pega ni nada… Las modistillas que aprendían a coser con mi madre, cantaban la canción de moda: “¿Por qué me pegas si sabes que te quiero, te falta algo, te quejas por dinero? ¿No salgo yo mientras tu vas a emborracharte? He de robar para poder acariciarte…”

Ni el maltrato, ni el desprecio, reducen según qué tipo de amor, parece incomprensible, pero es así, sin saber muy bien por qué, nos atrae aquello que siempre elogiamos de la locura, y que hace, casi patética, la normal racionalidad de un sincero amor de buena gente. Como dice la canción... qué bonito seria amor amar, y a dos y a la vez, como digo yo. ¿Es realmente ciego el amor? No tanto, a mi me lo demuestran cada dia…

Vivir con mucho amor

Primavera de la primavera,
también del verano,
del otoño y del invierno.

Me gustan los inicios...
los brotes nuevos en edad de merecer,
los sueños intactos repletos de energía,
las ansias ávidas de ser,
todo lo que tiende a realizarse.
Quién no recuerda...
aquel primer amor de escuela,
y que fue otro en la universidad
que parecía que se acababa el mundo,
...para bien o para mal.

Primavera del verano,
como para comerte el mundo,
y el mundo te pone en tu lugar,
aunque siempre nos llevamos
alguna gatita o gatito...
al que hemos puesto el cascabel.

Primavera de otoño,
con achaques de aviso
y remedios de chapa y pintura,
a mano y a modo de lo que será...
irreversible y sin remedio.

Primavera de invierno,
con todo decidido y aceptado,
con un tiempo para cada cosa,
pero ya con menos cosas accesibles,
en este mercado de la vida.

Estaciones, como para vivirlas...
intensamente y con mucho, mucho amor,
todo el que podamos...

Pals i Peratallada

Avui hem anat de pobles, ens agrada molt, i ho hem encertat: Pals i Peratallada són dos poblets medievals que m’han recordat molt a Santa Pau i a Besalú, que ens van impressionar molt. Són pobles emmurallats, amb alguns llocs estratègics, com una mena de torres de control, i tot plegat amb aquella pinta que sembla que es recreen en la conservació dels temps passats. Dit això, tot enfocat de cara al turisme, botigues, bars, restaurants, que d’alguna manera i tot i que intenten el contrari, li fan perdre un cert encant. Hem dinat al restaurant La Candelària a Peratallada, i realment el recomano, original d’aspecte i excel·lent qualitat…

Poesía sin versos ni rimas

Te cojo la mano y te hablo, te musito cerca del oído
sin dejar de mirar tus ojos miel…
Y te cuento del descanso de los surtidores tormentosos,
y te hablo del suspiro de las musas,
que hasta se sorprenden de su capacidad para inspirar.
Te cojo la mano y la acerco a mis labios,
y continuo con mi mejor poesía de ciertos del alma,
aquella sin versos ni rimas,
aquella que clama en tu campo abonado
para que fertilice en delicias prodigiosas...

divendres, 14 d’abril de 2017

Lloret de Mar

He visto palomas negras,
y gaviotas muy blancas,
y luces en las sombras,
y alcohol en los niños,
y risas forzadas, histéricas,
y procederes sin control…
He visto hacer deporte
y comer ensaladas,
y hacer de la botella de agua
una compañera inseparable…
He visto, sin querer mirar,
que Lloret de Mar
es una unidad de destino
con general concierto,
y alguna y tempranera...
válvula de escape incontrolada.

Besos para ti

Y del calor, los fríos,
y entre lo gélido, lo templado,
y la lluvia que remedia
la extrema sequía del campo.
Y en la hermosura de las flores,
los rocíos como perlas al sol,
que regalan la belleza natural
...de los aromas.
Y en el bosque, la fuente de la roca,
y en el alma siempre llegan...
los suspiros del activo corazón.
Y en el jardín, las rosas y los besos,
las hojas que las bailan, las brisas,
son músicas de mar en verde,
besos sólo para ti, en rigurosa exclusiva…