dissabte, 31 d’octubre de 2015

Moto GP

Penúltima carrera del mundial... Lorenzo a once puntos de Valentino, Dani Pedrosa tiene la pole, Márquez anda por ahí ojo avizor. Nervios, hay una tensión increíble, se habla de la carrera del siglo. Valentino la ha tomado con Márquez, dice que hace lo posible para favorecer a Lorenzo, hoy incluso ha dicho que Dani hará lo posible por ganar, pero duda de que Marc lo haga. Me parece ridículo que un piloto como Valentino, que está curtido en mil batallas y lo ha ganado todo varias veces, juegue ahora a una guerra psicológica con el objetivo de poner nerviosos a sus jóvenes rivales. Gran campeón Valentino, pero bastante menos señor de lo que pensaba… Y después de ver la carrera, lo dicho, de señor nada…

La luna como aposento

Ella es una luz especial, una luz mejor,
y no se pone, no hace falta, en el ángulo oscuro,
ella compite, con ventaja, con las miradas melancólicas,
y alcanza el éxito de las incandescencias.
Ella es la luz que se desintegra...
en estrellas fugaces de larga durada,
que pintan los cielos de colores, casi casi, eternos.
Ella es un amanecer que se trajo incluso la luna,
como un aposento de reserva espiritual…

Son las cinco


Me miras,
te miro,
sonríes,
sonrío,
asientes,
asiento,
a las cinco,
donde siempre,
te vas,
me alejo,
me ves,
te veo,
nos vemos,
son las cinco…

divendres, 30 d’octubre de 2015

El despertar de las delicias

En la lejanía,
un saxo y un eco,
cualquier nube propicia
me trajo tu voz…
La niebla parpadea,
entre montañas,
y aflora en mi piel,
mi alma se templa,
un saxo y un eco,
me bailan nostalgias,
sueño despierto,
en una paz a dos,
en una cabaña,
cara al sol,
que asoma poco,
pero colabora
en el despertar multicolor
de las delicias…

Hojas

Las hojas semisecas de los plataneros,
tiñen su verde de marrones…
En pocos días adquirirán el aspecto del cuero,
y alargando las inclemencias,
las veremos crujir para deshacerse
en abonos que enriquecen el suelo…
Más otoño, más recuerdos de escuela,
colección de hojas secas
entre las páginas de un cuaderno,
incluso un pesebre en una pared de corcho
me quedó espectacular…
Hojas por donde respiran los árboles
y facilitan y limpian nuestro aire,
hojas de parra de los vinos…

El íder de la clase

No, no tuve muchos a los que se les podría adjudicar la condición de líder total, más bien algunos que serían líderes en su especialidad. Tuve un futbolero nato que la tocaba como los ángeles, y dominaba el patio con acierto, porque lo único que quería era jugar en paz. Recuerdo también un estudioso, un gran trabajador, que luego iba un poco sobrado, pero que yo, sabedor de su esfuerzo, intentaba comprender. Pero siempre me quedo con una niña, la Julia, que atemperaba los movimientos de la clase, tenía el don de la proporción y una bondad a prueba de cualquier malicia infantil, sufría por todo y por todos y emanaba paz y buenos sentimientos. Fue mi mejor valorada en la mayoría de aspectos. Los líderes, los mejores lo eran sin proponérselo, y yo siempre los valoré por su nobleza y esfuerzo.

dijous, 29 d’octubre de 2015

Tu ventana vacía

Aquella mirada que se oculta tímida tras la ventana,
aquella puerta que no abrió a tiempo...
y ahora otea la calle desde un octavo piso,
sin posibilidad de lanzar la trenza ni la sábana a nudos.
Allá en las más bajas alturas, malvives en el desconcierto
que provocaste por callar tu corazón…
Sola, a merced de los augurios sutiles, buscas consuelo...
en lo que dura, a paso firme, verlo cruzar la plaza.
Buscaré entre mis aciertos, un mañana,
y me iré contigo a cruzar la calle,
y juntos miraremos tu ventana vacía…

Un claro de luna

Verano,
una playa,
una rubia,
dos morenas,
una hora al sol
y un horario a seguir.
¿y después del sol?
la sombra,
la mala sombra,
que me embargaba
cuando las perdía...
por los oscuros nocturnos,
pero hubo mañana,
mientras duró el verano,
y, alguna noche,
tuvo un claro de luna.

Una boa constrictor

Otra para captar la atención de mis alumnos… ¿Habéis estado en el zoo de Barcelona? Alguna vez, sí, no, nunca… ¿Sabéis que departamento me gusta más? ¿Y a vosotros? Ellos empezaron a nombrar animales, y yo les dije que a mi me encanta el terrario. ¿Queréis que os cuente lo que vi una vez? Sí, sí, sí...

A ver, silencio total: Una vez vi una serpiente, una boa constrictor de varios metros, comerse una cabeza de cerdo... el espectáculo era total, sobretodo ver como desencajaban sus mandíbulas, para introducir en su boca, ahora inmensa, aquel suculento manjar que, a simple vista, parecía imposible que pudiese tragarlo.

Para espectáculo... las bocas abiertas de mis alumnos, y algún temor de ojos, pero la atención era total y la concentración... ya la hubiese querido yo en una clase de “mates”.

dimecres, 28 d’octubre de 2015

El placer de los despachos

Ciertamente, las cosas son interesantes porque nos interesan,
y no te das cuenta del desvelo, ni del esfuerzo.
Eres tú quien te llama, y acudes a mil y llegas a tiempo...
hasta para allanar el camino del ansia del propósito.
Pues eso, que la salsa con gusto no pica...
y no importa que llueva si estoy bajo tu paraguas generoso.
No, no me cansa estar a merced de la ilusión,
buscar el logro a través del esfuerzo,
y hacer un placer del camino recorrido y vivir...
la magia de las antesalas y todo el placer de los despachos.

Cançó d'amor a la Llibertat

No sé com, Llibertat,
hem vestit la teva imatge en el temps;
per no haver-te conegut
t’hem ofert cançons d’amor
per a fer-te un poc menys absent.
La Llibertat,
aquesta dama encadenada que ens està esperant.

I el teu nombre, Llibertat,
poc a poc l’abarateixen, meu amor;
sabent-nos enamorats,
venen ombres del teu cos
per calmar la nostra antiga set,
però així no ets tu.
La Llibertat,
aquesta dama enamorada que ens està esperant.

I potser, Llibertat,
ets un somni fet bandera, tant se val.
Cridarem sempre el teu nom
com si viure només fos
ésser pelegrí a la teva font.
La Llibertat,
aquesta dama encadenada que ens està esperant.

Poemes i cançons
Lluís Llach

La lluvia les pone...

Caballos en la pradera, entre montañas.
Destaca una yegua negra,
un río tranquilo y pasto, mucho pasto.
Les une el amor a los caballos
y los tratan con gran cariño,
y se preocupan de los percances,
de cómo traerlos al mundo con todo cuidado.
Cabalgan juntos y, como siempre, llueve,
y se cobijan en una cabaña abandonada,
hace frío y, como dirían ahora, la lluvia les pone,
y encienden un fuego, también en su alma.
Y cuando despiertan, lamentan que ya no llueva…

dimarts, 27 d’octubre de 2015

Todo huele a ti

Huele a ti, el aire y la fragancia de las flores de todos los jardines.
Me pierdo en el aroma que desprenden los tomillos,
y es a ti a quien recuerdo visitando los romeros y lavandas,
y es a ti a quien saben las rosas rojas,
y los claveles de colores de todas las ventanas.
Hace tiempo que perdí la soledad...
por mucho que anduve por las calles retorcidas de interior,
y por los feroces acantilados donde los humos solo llegan de reojo,
tu aura me acompaña siempre y huele a ti…

Raimon

Aquests darrers dies s’ha fet un merescut homenatge a l’entranyable cantant Raimon. Ell ens ha regalar peces tan maques com: Al vent, La pedra, Som, D’un temps, D’un país, Si un día vols, En tu estime al món, La nit, He deixat ma mare, Si em mor, Treballaré el teu cos, Molt lluny, A colps, Punxa de temps… En aquesta carrera, Raimon canta amb la seva mare un bocí de la lletra de la Internacional:
“Arriba los de la cuchara,
abajo los del tenedor,
que mueran todos los fascistas.
Visca el braç treballador...”
Raimon, entranyable, lluitador, sempre per la pau i la llibertat.

Perdido

Ni el silencio me hablaba de ti,
y, en mi tristeza de una noche sin fin,
reparé en la luna, y me lanzó una trenza,
como hacían las doncellas
en los castillos medievales.
El destello me roció de amarillos
y me subió por las antesalas de los cielos,
y pasé por sus recónditas salas
por donde pululan los alumnos despistados
y los amores no encontrados,
que enajenaron los principios de los nobles deseos.
Me embaucó la luna, y parece ser que aún ando...
perdido por los árboles sin selva, desorientado.

dilluns, 26 d’octubre de 2015

Mariquitas

Hoy es un día ventoso, la clase está alborotada y habrá que calmarles un poco o no sacaremos nada en claro. Pido silencio y les hablo de las mariquitas... más o menos, todos conocen esos bichitos rojos con puntos negros, que abren sus alas cuando menos lo esperas y salen volando. Les cuento que son carnívoras y se comen los pulgones de las plantas, por lo que son muy beneficiosas ya que evitan que tengamos que utilizar insecticidas, con lo que supone de gasto, y además son más ecológicas (les cuento el significado). Para terminar, siempre les contaba que en París hay alguna empresa que se dedica a la cría masiva de mariquitas, y la gente se las compra y va echando algún puñado en su jardín y así además de contaminar menos, incluso lo embellecen ¿verdad que sí? A los niños les gustan las historias, sobretodo si son inesperadas, si son interesantes, si les son desconocidas… Los niños, mi clase, mi vida en recuerdos al sol…

Los mortales de proximidad

Tenía cara de madrugada alegre,
de fruta dulce de montaña,
con el color de la alegría
y la luz de los espejos naturales.
Tenía ojos acostumbrados a conceder delicias,
y unas manos que inventaron las caricias.
Por sus cabellos de seda se incrustaron
las cascadas y los rizos...
de las olas de los mares bravos.
Sus cejas marcaron la gloria
de las transparencias de lo inaudito.
Era el cobijo de los fríos
y el mejor abrazo del amanecer,
era un compendio de razones,
donde los mortales de proximidad,
se extasiaban plenamente…

El Joanet de Prades

Tinc un quadern de color verd, i un bolígraf punta fina, blau, i un carrer llarg que va fins l’estació, passant per la Plaça dels Infants, on deixàvem al Pere a l’autobús per anar a l’escola, al Sant Pau, i més enllà la Placa dels Carros, on sempre paro i escric alguna cosa. A tocar és l’estació, que es visita obligada pel que comporta de vida latent i records inesborrables de joventut… Després pujo a la Rambla, a tocar ferro i veure el mar des de la barrera alta, i les barquetes petites, i les ones de la mar que juguen amb la sorra. Al primer toc de bessons girarem cua... a més, el temps és insegur, blanqueja boira i sembla que han soltar al “Joanet de Prades”, un ventet que és molt gelat…

diumenge, 25 d’octubre de 2015

Sería un placer

A esta ciudad tan fría,
yo le pondría dos ríos,
con cañas y chopos…
A esta alma dolorida entre lamentos,
le pondría unas ventanas de esperanza,
un aire fresco y nuevo...
que despierte la muerte a la vida.
A esta niña que mira el mar con ojos tristes,
le haría llegar a través de las olas,
el mejor recuerdo del verano,
y una lluvia de sanas sonrisas.
Sí, me encantaría, como no,
hacer transparencias de lo opaco.

No calles guitarra

Las guitarras también proclaman...
lamentos, gemidos, lloros del alma.
Un gemido es un lamento estereofónico,
una explosión de ternura y dolor,
un dolor del placer, un placer del dolor.
Guitarras que cantan emociones,
y igual se van por la tangente...
de los círculos extremos,
que se enternecen y aminoran
en pequeños arcos interiores.
Guitarra que te sales con mis alegrías,
en la misma intensidad que escondes
tus sones en madera de tristezas.
Guitarra que tienes el alma enamorada...
del amor y lo expresas con temple,
no calles nunca…

Gritos de lluvia

Paseo por entre las hojas menos verdes
de un otoño que va hacia el frío…
Todo es de un color marrón chillón,
como manchado de rayos de sol,
como un atardecer donde las nubes
son alteradas en su despedida,
con un cierto aplauso de luces.
El día es de un gris blanquecino,
cae la niebla, el airecillo se enfría...
y un ataque de tos de ex fumador
me visita sin muchos miramientos.
Prosigo... los pájaros parecen tener prisa,
las hojas del suelo, más bonitas que nunca,
ahora brillan como por la mañana con el rocío,
daré la vuelta, se oyen gritos de lluvia,
incluso algún trueno que, en su estruendo,
proclaman los relámpagos…
El paseo por entre las hojas muertas
es de un encantador recogimiento, casi espiritual,
donde la vida transcurre oliendo a madurez…

dissabte, 24 d’octubre de 2015

Creer en el futuro

Tu mirada desde la azotea de los destinos,
taladra en suspiros de deseo a la élite...
de los pocos elegidos para el descarte final.
Este por esto, aquel por aquello,
y a aquel otro por lo de más allá,
y voy a por éste que me entró por los ojos,
y no me preguntes por qué…
Nuestras sonrisas se encontraron...
en una tarde apacible,
y un café acabo haciendo la pausa,
para que empezase el baile de los conciertos.
Hay tanto sauce que llora por las esquinas...
de los bosques de encinas centenarias,
que, delante de una afinidad, secan sus lágrimas,
y aprenden a creer en los futuros,
más o menos inmediatos…

El mar me habla

Y me fui a ver el mar, mi amigo,
y me subí en el retroceso de las olas,
y me impregné de azul de sal,
y de sol y de cielo y sirenas...
que cayeron en forma de estrellas,
y les salió cola de pez,
para campar por los profundos escondidos,
mostrando luz y cantos,
con los que se inspiran los peces poetas.
El mar me lleva en volandas,
me mece en su cuna de olas
y me desduda, entre paces,
me calma las ansias...
hasta razonarlas y darles sentido.
El mar siempre me habla de silencios
a voces estereofónicas,
el mar me muestra mi interior,
tal cual, así como es…

La vida y sus razones...

Como zanahorias para los conejos,
agua de mayo, maíz para las gallinas.
Como una cruz sin espada a su servicio,
como un amanecer que cruzó la noche
y se trajo los mejores claros de la luna.
Como un enjambre escondido,
cerca de las flores de romeros de montaña,
alejado de las tentaciones humanas.
Como una sonrisa de luz que suena...
al mejor sol al que querías despertar.
Como una mano amiga, un abrazo sincero
que te devuelve a la vida.
Pues eso, la vida, con sus mil razones...
para vivirla con todo amor y toda honestidad.
¿A que sí?

divendres, 23 d’octubre de 2015

Seamos felices, amémonos...

Amanece, despierta el pueblo, un suponer porque es domingo, la gente se da la vuelta y bosteza plácidamente, hoy no hay timbres ni hay que fichar en ninguna parte. Lentamente nos dispondremos para las actividades no habituales y haremos un arroz de pescado, que tampoco está tan mal, aunque a mi me gusta más la paella del Delta, con viandas variadas de mar y montaña. Feliz día de fiesta, sean felices, aprecien lo que tienen, ámense, seamos mejores… Dios dijo que nos amásemos, no que nos amasemos, ¿verdad que sí amigos?

Volver

Si no quieres... no corras,
tampoco vueles, pero acude...
con tu paso de lince silencioso
que acaricia las hojas secas
de los bosques rojizos de otoño.
Si no te place.. no me llames,
pero ponme en algunos...
de tus sueños preferentes.
Entiendo que no insistas,
pero no te pongas a mi altura,
mirando hacia otra parte,
más bien ponte en un sol,
que ilumine de una vez
nuestros pasos de regreso…

El otoño se emociona

El río, tanto tiempo seco,
se pobló de matorral sediento,
pero el otoño lo llueve raudo y generoso,
y ahoga las hierbas semisecas y olvidadas.
Ahora los chopos que anidan
los últimos suspiros de los trinos,
se miran en sus aguas, pronto cristalinas,
cuando hayan limpiado las suciedades,
y convertido en cantos rodados,
todas las piedras de las cumbres…
El río, ya parece un río...
y mi otoño largo, amortece y emociona.

dijous, 22 d’octubre de 2015

Incoherencias

Pobres barquitas de hoja de caña,
a merced de los rápidos del río.
Sueños cobardes que pululan por la noche,
paseando sus miedos invencibles, vergonzosos.
Caras amargas de la sinrazón,
que bendice la impotencia irracional.
Amanecer que se trae la luna...
a trozos de concordia con luces muertas.
Letargo de la evidencia que sigue durmiendo...
en el cuarto oscuro de los trastos puramente inútiles.
Despertar con borrón y cuenta nueva,
y perder los apuntes y todas las lecciones en estudio.
Cosas mías, incoherentes todas, posiblemente…

Una mano, un perfume...

Se para el tiempo,
aterriza la noche,
el hijo del rey...
lo tiene todo en casa.
Cierro la puerta,
abro las luces,
pongo una música,
suave, brasileña,
de ambiente, dicen…
Un sofá, una mano,
un vino, un perfume,
tu perfume…
Se para el tiempo,
se enciende el alma…

La buena gente

Dicen que las buenas obras no tienen que hacerse para ser vistas desde arriba, como hacen los hipócritas. También dicen que de lo que hace la mano derecha, no se entere la izquierda… Se dicen tantas cosas, ¿verdad? Pero hoy reparo en aquellas personas a las que yo les adjudico la condición de buena gente. Ellos van por la vida sin obsesiones, sin dramatismos, sin postulados ni reglas estrictas que hay que cumplir pese a todo y pase lo que pase. Son gente muy normal, con un sentido común que les florece a cada instante, y que hace de la bondad su vehículo de llegada a las otras almas... Son así, no esperan nada, quizá son incluso un poco egoístas, porque hacer el bien con naturalidad, comporta un bien estar sólo al alcance de los elegidos, que son luz en medio de tanta oscuridad…

dimecres, 21 d’octubre de 2015

Trapitos al sol

Clanes, capillitas, jefecillos… algo viví de esto en mis muchos años de profesor. Recuerdo que me preocupaba mucho y no lo podía aguantar, y mucho menos consentir, sobretodo cuando se inventaban historias para amargar la existencia de alguien, que solía ser siempre algún alumno con menos humos y mejor bondad. Cuando tenía hecha una buena composición de lo que ocurría, solía hacer una puesta en común, y sacaba todos los trapitos
al sol... y solían secarse bastante bien.

El sol duerme en otra parte

Cae la tarde, el sol ya es solo un amago,
una fuga rojiza entre las nubes,
que parecen ser descubiertas
en su empeño por desaparecer.
Lo llaman atardecer, un estado con pretensión
de hacer pardos a todos los gatos.
Anochece, y los pájaros pasan
a vuelos decididos a sus sitios de cobijo,
sean nidos, árboles o puentes,
incluso algún tejado generoso les acoge bien.
Se presencia un fresquito otoñal
que reclama chaqueta y paseo movido,
pronto apreciaremos al llegar a casa,
un aroma al caldo que las madres...
siempre tienen a punto, porque cae la tarde
y el sol se va a dormir a otra parte…

Amigo Platón


Amigo, que a veces no te veo
pero siempre estás presto
para acudir raudo, a reconfortar
y apaciguar todos mis estados.
Cuántas veces tu sinceridad...
de buen amigo no me dio la razón,
y lloré solo, para después reír juntos.
Cuántas veces me cortaste unas risas,
porque no eran nuestras sino de otros.
Amigo Platón, dijo el filósofo,
pero más amiga la verdad…
Amigo que estás a mi lado siempre...
con tus verdades por bandera.

dimarts, 20 d’octubre de 2015

La gente del campo

El humo huele a leña buena y a alcachofas a la brasa. Los tomates colgados de una cuerda, duran mucho, hasta el invierno casi, y las anguilas abiertas y secadas, cuelgan de árbol a árbol, cerca del hogar. Es una casa de payés en el Delta del Ebro, donde no hay hambre porque la gente come del trabajo y de la naturaleza cercana, donde hay limpieza de agua de cisterna y jabón hecho de casa. Hoy el humo huele a pato de cuello verde, sano y sabroso. Abrazo a la gente del campo, que también tienen sus buenos momentos de felicidad extrema y merecida…

De charla con los futboleros

La pelota ha quedado desplazada a una zona neutral, y el defensa y el delantero contrario corren a por ella. Uno llega antes y el otro, más lento, en lugar de a la pelota le golpea en la espinilla. Esto puede pasar jugando a fútbol y es razonable, lo que no puede ser es darle a un compañero rival una patada sin pelota de por medio. Desde entonces, el “profe”, cuando le venían los futboleros con las patadas, siempre les decía: Con pelota o sin pelota, y se aclaraban muchos de los problemas habituales…

Por supuesto

Te quiero desde el segundo día,
porque en el primero me tildé de infanticida,
pese al beneplácito de las proximidades sugerentes.
A partir del tercero y los siguientes,
tu te encargaste de florecer en mi alma,
y así hasta hoy, que voy como prendido...
de un rosal de rosas de colores,
con hojas verdes de esperanzas verídicas
rojos de amores perpetuos...
y azules que vienen del mar del cielo
y me presentan en sonrisas de perfume y bienestar.
Quizá pude cuidarte mejor, pero, ya sabes...
nunca te quise quitar protagonismo,
tú cuidas mejor, por supuesto...

dilluns, 19 d’octubre de 2015

El amigo Bach

Un llorar de ojos, un reír,
una sonrisa hasta la oreja,
un sudor repentino de ansia,
un deseo que dijo sí,
sin esperar la noche límite.
Un aspecto de final de esperanza,
un logro con alas blancas,
que voló en una lluvia...
de estrellas consentidas.
Una paz de sofá con el sueño vencido
y el trabajo hecho,
una ausencia de dolor de alma,
una afinidad, una proporción,
un relax de manos ocupadas.
Mientras, Bach se place...
en dormirnos plácidamente.

Germinar

Conozco tu sombra divina que cabalga en mis sueños,
acompasando los suspiros hacia el amanecer,
donde volveré a ser fuerte, aparentemente,
hasta la noche de las crueles soledades,
donde tu compañía ausente sólo es dolor profundo,
pena por lo que fue a tiempo incompleto
y al que le cortamos la vida y el futuro.
Conozco el golpe del recuerdo
y el aturdimiento cruel de la realidad,
pero llovió otra vez, siempre lo hace,
y las semillas acaban germinando…

Miel de romero

Un nido en mi árbol,
como diría Lluis Llach,
una referencia única
en un corazón acogedor,
un abrazo de dulces caricias
de miel de romero…
Un lugar en el sol,
una nube en el cielo,
ascensor que te sube, sublime,
hacia la estrella reina
de la noche más profunda…
Una estancia en la gloria
donde mueren los olvidos
y se presencian las verdades…

diumenge, 18 d’octubre de 2015

Véns amb mi?

Si vols et convido a un passeig, pels fruiters del meu hort.
Anirem de la mà, tot i tenint cura de las branques,
que, a cops, abracen les visites,
sobretot si són nenes tan maques com tu…
Saps què passa? doncs que tenen gelosia,
i no els agrada gens ni mica, que alguna carona preciosa,
amb color de les pomes vermelles al sol,
faci ombra a les seves flors, sempre tan blanques,
encara que també precioses i lluint al sol.
Som-hi, ens ho passarem d’allò mes bé,
i el meu hort es vestirà de bon gust…

En obrir els ulls...

És una criatura dolcíssima,
amb silencis que acaronen,
mirades que t’escalfen l’ànima,
somriures que et transporten
embolcallat cap els somnis
per on viu la pau i la felicitat.
A cops, una paraula tendra,
al moment just, precís, a l’hora,
activa el bo i millor...
de la seva presencia,
i sembla que, en aquest cas,
mai s’arriba al llindar
de la bona sensació.
Potser és allò que parlen del cel,
ella, me’l fa viure aquí, cada dia,
en obrir es ulls…

Ella i els seus gossos

Ella tenia un gos blanc de cua llarga,
de pèl molt llis i brillant al sol.
Ella tenia els ulls d’aiguamarina
i era rossa com aquelles estrelles
que normalment son al cel
i, només de tant en tant, en cau alguna.
Ell tenia un pastor alemany,
de bona mida, ull molt viu i pèl sedós,
simpàtic, afectuós, un bon company.
Ell era ben plantat, d’ulls penetrants,
de color d’un verd sortint de la foscor.
A les vuit del matí, es trobaven sempre,
cada dia, passejant els gossos bonics.
Després, un dia, a les vuit... però de la tarda,
passejaven tots dos, de la mà, sense gossos…

dissabte, 17 d’octubre de 2015

Bailarinas

Ellas, en su rincón de siempre, con su música habitual, bailan… Son cuatro niñas de segundo de primaria, y cada día viene una diferente a decirme si quiero que me enseñen el baile que preparan porque quieren saber quién es la mejor. Un día me acerqué dispuesto a ver la actuación... se lucieron, y les di caramelos de aquellos de gajos de mandarina. También les conté que no había una mejor que otra, sino que era el grupo quien realmente lo hacía muy bien, con gracia y estilo… “y, sobretodo, se nota que os estáis esforzando mucho”. Generalmente, el éxito es el resultado del buen trabajo.

Esos adjetivos...

Adjetivos posesivos,
posesión, pertenencia,
pa mi pa siempre,
mía, tuya, suya...
Te llevaba a mi lado,
con orgullo, como aquel...
que proclama su amor,
como aquel que luce...
pertenencia total,
interminable, eterna.
Adjetivos posesivos,
mía, solo mía,
y enseguida me gustó
lo de la reciprocidad...
Tuyo, mía,
Mía, tuyo...
Copropietarios…

Incluso eso...

Dicen que nació para limpiar el aire.
Cuentan que se presenciaba
entre las hojas de los árboles
que reinaban en la noche...
Hablan de que era la calma
en las más pronunciadas
aceleraciones incontenidas...
Ella era la paz de los espíritus rebeldes,
aquellos que no se conforman nunca
con las contaminaciones ambientales,
a las que nos quieren normalizar
las habitualidades sugeridas en soplos,
como cantos de sirenas...
de ríos contaminados.
Sí, sin duda, fue la mano que abrió...
la ventana de los ambientes viciados,
incluso eso, nació para limpiar el aire…

divendres, 16 d’octubre de 2015

En un abrir de ojos

Mi amigo me habló de mi amiga,
y me dijo que le hablara de él,
y yo le hablé de mi amigo,
y ella me dijo que le hablara de mi...
Cuántas veces escuché alguna historia,
donde el amor escondido
saltó a la palestra...
en aras de otras buenas intenciones,
que no cuajaron, para dar paso...
a una coordinación no prevista,
pero que cuajó de maravilla.
- Que hables por ti, me dijo.
Y ella, en un abrir de ojos,
habló tranquilamente de nosotros,
y yo recordé a mi amigo,
y a la vida que nos destroza...
a golpes de realidad incuestionables.
La vida nos hace...
o nosotros hacemos la vida.

El son de los conciertos

Recuerdo del caminar,
hablando solo,
por los espacios vacíos
de un camino solitario,
donde los únicos interlocutores
eran las hojas de los árboles,
movidas por una brisa comprensiva.
Cuantas veces dibujé un diálogo,
donde puse de relieve
toda la sinceridad que mi alma,
a golpes de latidos de corazón,
era capaz de mostrar,
y tu, herida de otros vientos
que debieron ser intempestivos,
te balanceabas...
entre las dudas razonables,
por la suavidad
de mi brisa penetrante.
Pero esta vez, yo escribía...
el guión de mis delicias,
y la sonrisa de mi alma penetró
en tu corazón y llego a la tuya.
Y nuestras almas bailaron
al son de los conciertos,
con acordes sublimes, vitales…

Santa Teresa de mi casa

Te veo vestida de otoño,
con rizos blanqueados,
pero con ondulaciones
que aún hacen juego...
y magia con tu sonrisa.
Tu hoy es un ayer
en reflejos permanentes
de una vitalidad sin futuro
en la decadencia de las euforias.
Veo tu presente esplendoroso,
tu gracia en abrazo...
a la vida y a mi,
es como el premio
que lleva implícito
el sueño de la realidad
que siempre soñé.
Sabes que te quiero,
Santa Teresa...
de mi casa gloriosa.

dijous, 15 d’octubre de 2015

Apagar el televisor y la radio

Los unos y los otros, y los de más aquí o los de más allá, parecen firmes, convencidos de lo que dicen, sin expresar dudas, como si estuviesen mejorados de verdades absolutas. Y tienen el don de la palabra y el arte del decir y apaciguar a las almas alteradas. Uno les oye y le suenan a verdades mudas y a mentiras trilingües, como diría Baltasar de Gracián que, como Lluis Llach, cada día están más actuales… los actualizan las habituales circunstancias sociales que estamos viviendo, debido a los absolutismos nada ilustrados a los que está sometido el pueblo. Recomiendo apagar el televisor y la radio, para que cada uno pueda pensar, sin que le dirijan el pensamiento, libremente… Si, puede ser un suculento ejercicio de salud mental dejar de escuchar tanto grito malsonante de la voz de sus amos. Realmente ladran como perros, con respeto a los perros que estos sí tienen su gracia…

Mi amigo el viento


El viento te subió la falda,
aquella a cuadros, de colegiala,
y tu no sabias como poner las manos.
Te subieron también los colores,
y tu carita de porcelana fina
pasó de encanto a delicia,
y toda tú eras un cuadro hecho...
a pinceles del mejor maestro
de las desproporciones artísticas.
Otro día te hablé de tus rodillas,
principio inequívoco de todo lo imaginable,
y tu sonreías, recordando...
a mi amigo el viento, tan oportuno él.